Mises Wire

Home | Wire | Elecciones en el congreso bicameral

Elecciones en el congreso bicameral

  • congress

Etiquetas Historia de EEUU

Capítulo 14 de la obra de Rothbard recién editada y publicada Concebido en libertad, vol. 5, La nueva república: 1784–1791.]

Los nacionalistas que acudieron a la convención se pusieron de acuerdo en ciertos objetivos generales, cruciales para un nuevo gobierno, todos ellos diseñados para remodelar los Estados Unidos en un país con la estructura política británica. Tenían la ventaja definitiva de cualquier grupo que sabe lo que quiere antes de una convención. En primer lugar, debe haber un gobierno soberano con poder independiente para gravar, regular y coaccionar a los estados y a los individuos. En segundo lugar, debe crearse una administración ejecutiva y una cámara legislativa superior independientes y oligárquicas que debiliten a la cámara legislativa inferior, democrática y representativa. Sin embargo, habría un vigoroso debate sobre la naturaleza de la representación en el Congreso bicameral: ¿sería proporcional a la población o se basaría en la igualdad de votos, y se incluiría a los esclavos? Sobre estas cuestiones se debatiría amargamente entre los nacionalistas, entre los estados grandes y los pequeños y entre el Norte y el Sur.

Cuando la Convención Constitucional se inauguró el 25 de mayo de 1787, su primer acto fue una conclusión previsible: la selección unánime de George Washington como su presidente; era demasiado simbólico que Robert Morris fuera el hombre que hiciera el nombramiento. A continuación, se adoptaron las reglas de votación para la convención. Los de Pensilvania tuvieron la presunción de instar a la votación por población, pero Virginia, temiendo la hostilidad de los estados pequeños, vetó la medida, y la votación se estableció como en el Congreso: un voto por estado y la votación por mayoría de estados, una mayoría simple que resolvía todas las cuestiones. Otra regla hizo que todas las votaciones realizadas fueran permanentes, sujetas a una reapertura posterior en la convención. Especialmente importante fue la decisión, ahora y después, de mantener toda la convención en el más estricto secreto para asegurarse de que el público no supiera lo que estaba pasando hasta que la convención presentara sus conclusiones como un hecho consumado. Se trataba de un escenario perfecto para la consecución del designio nacionalista. Esta regla del secreto, propuesta por Pierce Butler de Carolina del Sur, sería demonizada por Thomas Jefferson como «abominable».

La delegación de Virginia llegó pronto y elaboró un programa común. El 29 de mayo, Virginia abrió los procedimientos con la presentación por parte del gobernador Edmund Randolph de sus resoluciones revolucionarias a la convención, redactadas en gran parte por James Madison. Randolph, que había sido rápidamente influenciado por Madison sobre las deficiencias de los Artículos, dejó claro que el Plan de Virginia estaba dirigido «contra» la democracia. Randolph admitió, según escribió Robert Yates, de Nueva York, en señal de alarma, que la propuesta «no pretendía un gobierno federal; se refería a una fuerte unión consolidada, en la que la idea de los estados debería quedar casi aniquilada». En concreto, los virginianos recomendaron:

1. El voto en la legislatura nacional debe ser proporcional a los ingresos fiscales o a la población, en lugar de por la igualdad de los estados.

2. Dos ramas de la legislatura nacional, la cámara baja debe ser elegida por el pueblo de cada estado, no por las legislaturas estatales.

3. Elección de la cámara alta, más pequeña, para largos mandatos por parte de la cámara baja, de entre las personas designadas por las legislaturas de los estados.

4. El Congreso debía estar facultado «para legislar en todos los casos en que los Estados separados sean incompetentes», las ramificaciones debían ser presumiblemente decididas por el Congreso, y el Congreso debía tener poder de veto sobre todas las leyes estatales que considerara contrarias a la Confederación, y obligar a los Estados a obedecer. De este modo, el gobierno de las legislaturas estatales iba a quedar enormemente reducido a ser una reserva de candidaturas para la cámara alta nacional.

5. Establecimiento de un ejecutivo nacional que será elegido por el Congreso, su salario será fijado y elegido por el Congreso, y el ejecutivo estará limitado a un solo mandato.

6. Un poder judicial nacional de tribunales supremos e inferiores, y con jurisdicción suprema para los casos interestatales.

7. La creación de un Consejo de Revisión compuesto por el ejecutivo y parte de la judicatura nacional para examinar cada acto del legislativo y ejercer un poder de veto sobre el mismo, que podría ser anulado.

8. Finalmente, este gobierno sería sometido por el antiguo Congreso, no a las legislaturas estatales como bajo los Artículos, sino a convenciones estatales especiales elegidas por el pueblo para este propósito.
 

En el curso de la aclaración de sus resoluciones, rápidamente quedó claro que los virginianos no querían una unión «meramente federal», sino un «gobierno nacional ... que consistiera en un poder judicial, legislativo y ejecutivo supremo». En resumen, los virginianos se referían a la revolución política más que a la reforma de los Artículos de la Confederación. Gouverneur Morris aclaró aún más el punto de vista nacionalista: el antiguo gobierno federal era «un mero pacto que descansaba en la buena fe de las partes», mientras que el nuevo gobierno nacional debía tener «una operación completa y compulsiva». Fueron estas revelaciones las que hicieron que Charles Cotesworth Pinckney, de Carolina del Sur, y Elbridge Gerry, de Massachusetts, se pusieran nerviosos. Esto era ilegal, revolucionario, y violaba las instrucciones expresas del Congreso y de algunos estados de limitarse a revisar los Artículos. Pinckney expuso que la convención debía terminar realmente, mientras que Gerry pidió a los delegados que crearan un poder legislativo, ejecutivo y judicial «federal» en lugar de «nacional». Pero la convención hizo caso omiso de las protestas y resolvió fatalmente que «debe establecerse un gobierno nacional compuesto por un poder legislativo, judicial y ejecutivo supremos». Esta resolución crítica, propuesta por Pierce Butler de Carolina del Sur, fue aprobada por 6-1-1 (Sí: Massachusetts, Pennsylvania, Delaware, Virginia, Carolina del Norte y Carolina del Sur; No: Connecticut; Dividido: Nueva York entre Hamilton a favor y Yates en contra).1 El Plan de Virginia pasó entonces al Comité Plenario y la convención pasó las dos semanas siguientes debatiéndolo. Esto fue en sí mismo un beneficio para los nacionalistas porque pudieron obtener desde el principio el marco de referencia para los debates de la convención.

Un debate crucial se refería a la demanda de Virginia sobre la representación proporcional en el Congreso (ya sea por población o por contribuciones de ingresos) y la cuestión de la elección de los congresistas por voto popular. Éste había sido uno de los debates críticos en la redacción de los Artículos de la Confederación una década antes. De hecho, había dos razones principales para el énfasis nacionalista en estas cuestiones. Una era el deseo de los estados populosos de dominar el nuevo gobierno asegurándose de que no hubiera igualdad en el voto de los estados. En particular, Virginia, Pennsylvania y Massachusetts estaban ansiosos por conseguir este dominio, ya que eran los estados más grandes, con casi la mitad de la población americana entre ellos. James Madison, de Virginia, y James Wilson y Gouverneur Morris, de Pensilvania, lideraron el impulso de la representación proporcional. Por el contrario, los estados pequeños, incluso los más nacionalistas, se mostraron amargados desde el principio; George Read, un conservador de Delaware, llegó a amenazar con sacar a Delaware de la convención si los estados grandes insistían en este plan, ya que el estado había dado instrucciones a sus delegados de no cambiar «la regla del sufragio». Ante la amenaza de Delaware, la convención acordó posponer la explosiva cuestión de la representación proporcional en el Congreso.

Pero había otra razón más sutil para esta cláusula nacionalista, una razón que se ha vuelto a presagiar en los debates originales sobre los Artículos. Se trataba del oportunismo demagógico, supuestamente democrático, de los antidemócratas para utilizar la elección popular de la cámara grande para destruir el poder de las legislaturas estatales, que eran severamente odiadas por los nacionalistas por ser excesivamente democráticas y contrarias a un gobierno central poderoso. Así, la democracia podría verse frustrada con esta solución aparentemente democrática. Esta cláusula de elección popular de la cámara baja del Congreso fue combatida desde dos direcciones: por los críticos del gobierno nacional y por los antidemócratas, a menudo los mismos que no entendían los entresijos y sutilezas de las maquinaciones nacionalistas. Así, por un lado, Roger Sherman, de Connecticut, exigió que las legislaturas estatales siguieran eligiendo la cámara baja. De lo contrario, los gobiernos estatales se verían gravemente debilitados por el gobierno nacional. Por otro lado, Sherman, los carolinos del sur y Elbridge Gerry, francamente asustados por la rebelión shaysita, advirtieron de los males de la elección popular en el Congreso.

La idea de la elección popular directa del Congreso fue defendida por George Mason, un liberal que no comprendía los designios nacionalistas. Respondiendo a Gerry y Sherman, Mason se limitó a defender esa cámara baja elegida como el «gran depositario del principio democrático del Gobierno». James Madison, que entendía lo que estaba ocurriendo, defendió astutamente la necesidad de la elección popular de un poder legislativo como «esencial para todo plan de Gobierno libre». Pero luego reveló el propósito del plan al suponer que las elecciones populares se perfeccionarían «mediante filtraciones sucesivas» y que tales filtraciones del Senado (la cámara alta), el poder judicial y el ejecutivo pondrían efectivamente al todopoderoso gobierno nacional fuera del control popular. El aún más franco James Wilson puso al descubierto el maquiavélico designio de los nacionalistas: la elección popular de la Cámara liberaría al gobierno nacional del control estatal y elevaría así «la pirámide federal a una altura considerable» al darle «una base tan amplia como sea posible». De este modo, el poder nacional podría ser realmente retirado del control más popular y, al mismo tiempo, la elección popular induciría al pueblo a depositar su necesaria confianza en el gobierno. Pues «ningún gobierno podría subsistir por mucho tiempo sin la confianza del pueblo. En un Gobierno republicano esta confianza era peculiarmente esencial».

Wilson añadió que un gobierno a gran escala daría naturalmente esta confianza debido a la vanagloria de las masas: «El pueblo suponía que estaría más apegado al Gob. nacional que a los Gob. estatales por ser más importante en sí mismo, y más halagador para su orgullo». Además, cualquier peligro derivado de una democracia excesiva podría resolverse haciendo que los distritos electorales fueran grandes y, por tanto, estuvieran alejados del control del propio pueblo. Un incidente divertido ocurrió cuando George Read, exasperado por el deseo de John Dickinson, de Delaware, de permitir algún espacio para los estados en el sistema americano, reveló su afán por ver la abolición total de los estados: «Debemos mirar más allá de su continuidad. Un gobierno nacional pronto se verá obligado a engullirlos a todos. Pronto quedarán reducidos al mero oficio de elegir el Senado nacional». Read atribuyó las reticencias a los «hombres interesados» de los gobiernos estatales. James Wilson, alarmado por la imprudente franqueza de Read, se apresuró a asegurar a todo el mundo que los estados no serían abandonados; de hecho, bien podrían permanecer siempre que fueran «limitados a ciertos fines locales». Dado que Read se negó a captar la indirecta y repitió sus declaraciones, es dudoso que el intento de Wilson de calmar a los pocos liberales presentes resultara muy reconfortante. Finalmente, tras un largo debate, la convención votó, el 6 de junio, a favor de elegir la cámara baja del Congreso por el pueblo y no por las legislaturas estatales. La votación fue 8-3; los tres que se opusieron fueron Connecticut, Nueva Jersey y Carolina del Sur.

En el transcurso del debate sobre esta cuestión, Madison volvió a la carga con una defensa general del concepto de un gobierno central fuerte. En lo que seguramente es uno de los argumentos más engañosos y sobrevalorados que se han dado a favor de un gobierno de gran alcance (y que presagia su argumento en El Federalista nº 10), Madison insistió en que uno de los principales propósitos del gobierno era defender los derechos de varios tipos de minorías. Para ello, cuanto más grande y de mayor alcance sea el gobierno, mejor, ya que entonces sería difícil que se formara una mayoría a partir de la gran multiplicidad de intereses minoritarios. Como dijo Madison:

Cuando una mayoría está unida por un sentimiento común y tiene una oportunidad, los derechos del partido menor se vuelven inseguros. En un gobierno republicano, la mayoría, si está unida, siempre tiene una oportunidad. El único remedio es ampliar la esfera, y por lo tanto dividir la comunidad en un número tan grande de intereses y partidos, que en el 1er. lugar una mayoría no será probable en el mismo momento para tener un interés común ... y en el 2do. lugar ... no pueden ser aptos para unirse en la búsqueda de la misma.

Debería ser evidente que, en primer lugar, las coaliciones para formar una mayoría no son muy difíciles y, en segundo lugar, la centralización del poder en un gran monstruo ofrece muchas más oportunidades -y más incentivos- para pisotear los derechos de las minorías. Lo que está en juego es mayor y las restricciones son más débiles, no mayores, porque el poder está concentrado y consolidado. Por el contrario, es la fragmentación del poder en muchas unidades locales pequeñas lo que probablemente dificulte la opresión de las minorías. Además, las minorías tienden a tener más control en las unidades políticas más pequeñas, ya que es más probable que tengan una representación efectiva en ellas. En otras palabras, cuanto más pequeña es la unidad política, más difícil es para una minoría coaccionar a otra, y mayor es el control que tiene cada minoría.

De hecho, el verdadero argumento de Madison aquí estaba redactado en un lenguaje engañoso. Lo que Madison y sus compañeros nacionalistas estaban realmente ansiosos por asegurar eran los derechos de las minorías contra la mayoría, o más específicamente, el gobierno oligárquico de una minoría especializada a expensas de la mayoría. Lo que el poder del gobierno central facilitaba era precisamente ese gobierno de minorías, ya que el gobierno central era más fuerte y estaba más alejado del conocimiento, la vigilancia y el control del pueblo. Cuanto mayor es el alcance y la fuerza del gobierno, más difícil es que se forme y se una una una mayoría conocedora para levantarse contra su remoto gobierno oligárquico y burocrático.

El irrealismo de la teoría de Madison puede verse en los únicos ejemplos verídicos que se dieron de supuestas mayorías pisoteando a la minoría que hicieron necesario un gobierno central fuerte: «Los deudores han defraudado a sus acreedores. El interés terrateniente ha soportado duramente el interés mercantil». Pero la realidad de la década de 1780 era que los terratenientes estaban siendo oprimidos por la deuda pública y la estructura de impuestos impuesta por los acreedores mercantiles-públicos, y que intentos como la Rebelión de Shays para romper con su yugo fueron uno de los factores importantes para empujar a los nacionalistas a formar la Convención constitucional. En resumen, el gobierno centrista fuerte se ideó en parte para volver a imponer el yugo mercantilista minoritario a la mayoría, que se estaba frustrando en algunos de los estados.2

El siguiente debate crítico fue el de la cámara alta (el Senado), que Virginia había propuesto que fuera elegida por la cámara baja del Congreso, asegurando así el dominio nacionalista de los grandes estados en el Senado y en la Cámara. Aquí la resistencia fue demasiado grande, y sólo Massachusetts y Carolina del Sur apoyaron el Plan de Virginia. James Wilson insistió en aplastar completamente a los estados eligiendo también el Senado según el voto popular, mientras que George Read fue, con mucho, el más reaccionario al defender el nombramiento ejecutivo de senadores entre los miembros de las legislaturas estatales. John Dickinson protestó que se oponía a cualquier «intento de abolir los Estados» por completo. El resultado, el 7 de junio, fue un acuerdo unánime para que los senadores fueran elegidos por las legislaturas estatales por separado.

Así, a principios de junio, la convención había decidido la elección de la cámara baja del Congreso por los pueblos de los distintos estados, y la elección de los senadores por las legislaturas estatales. Pero aún quedaba por resolver un punto crítico sobre la representación: ¿cuántos representantes se concederían a cada estado? Esta lucha se había pospuesto cuando los delegados de Delaware amenazaron con abandonar el país si la representación era proporcional, como en el Plan de Virginia, a la población en el reparto de ambas cámaras del Congreso.3

  • 1. [Nota del editor] Rothbard presenta los votos de varias resoluciones en forma de Sí-No-Dividido. Recordemos que Rhode Island se negó a asistir a la convención y que New Hampshire llegó tarde. Los delegados de varios estados se marcharon periódicamente (incluyendo en un momento dado toda la delegación de Nueva York, que se dividió continuamente entre Hamilton contra Yates y Lansing), y esto explica por qué el número total de estados en los recuentos de votos no fue siempre uniforme.
  • 2. Muchos historiadores han representado la lucha como si fuera sobre el papel moneda y las deudas privadas, pero como se ha visto, casi todos los grupos estaban a favor de la inflación del papel moneda de una forma u otra. El principal conflicto de los deudores privados era el muy justificado del encarcelamiento por el impago de las deudas.
  • 3. Nota del editor] Max Farrand, The Records of the Federal Convention of 1787, vol. 1 (New Haven, CT: Yale University Press, 1911), pp. 30-37, 48-50, 135-37. Los registros de Farrand se basan en gran medida en las notas personales del propio James Madison.
Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Wikimedia
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire