Mises Wire

Home | Wire | El saqueo legalizado se ha disparado en América

El saqueo legalizado se ha disparado en América

  • looter

10/16/2021

Como alguien que ha escrito sobre políticas públicas durante tres décadas y media, a menudo he luchado con lo resbaladizo del uso de las palabras, porque mucha gente se confunde al usarlas sin pensar. Eso da poder a quienes pueden manipular los significados de las palabras para engañar a los demás. A su vez, incentiva el equívoco (cuando se cambia el significado de un término o frase clave en el transcurso de un argumento) en los debates sobre políticas públicas, porque esa falacia lógica puede utilizarse para crear una cornucopia de formas de robar a Pedro para beneficiar a Pablo utilizando el poder coercitivo del gobierno.

Leonard Read, creador de la Fundación para la Educación Económica y que escribió sobre políticas públicas durante una década más que yo, también tuvo que combatir las distorsiones creadas por las fábricas de confusión lingüística 24/7 que se alimentan del crecimiento del gobierno más allá de su justificada función de defender nuestros derechos, lo que permite la creación de incontables redistribuciones posibles de Pedro a Pablo. Merece la pena volver a sacar a la luz las reflexiones de Read sobre esta cuestión en «Saqueo», capítulo 3 de su libro Visión, de 1978, ya que la política actual gira en torno a más saqueos que nunca.

Las ideas... dan forma a nuestra manera de vivir y moldean nuestro propio ser. Sin embargo, pensamos con palabras; y lo que queremos decir con las palabras que utilizamos, y lo que otros creen que queremos decir con ellas, puede oscilar entre las brillantes luces de la creatividad y las oscuras sombras de la destrucción [debido a] su mal uso y la consiguiente incomprensión y confusión.

También necesitamos... palabras para explicar cómo la libertad hace sus maravillas. ¿Y qué palabras describirán y explicarán mejor lo contrario de la libertad? ¿Cómo se puede dejar claro que aceptar los «beneficios» confiscados coactivamente es tan pecaminoso como la propia confiscación ... verdad de miles de ... esquemas innobles[?]

La distorsión retórica particular que le preocupaba a Read en «Loot» era la transición de pensar en términos de privilegio especial y saqueo, con connotaciones fuertemente negativas, a considerar simplemente en términos de beneficios, lo que elimina las connotaciones negativas al ignorar la violación de los derechos de los demás involucrados.

La aceptación del saqueo es tan pecaminosa como el propio saqueo. Pero, ¿dónde están las palabras para describir la naturaleza pecaminosa del saqueo?

Muchos de nosotros, a lo largo de los años, hemos utilizado las palabras «privilegio especial» para describir lo contrario de la libertad: el modo de vida expoliador. Pero estas palabras ya no sirven para describir lo indeseable; han perdido su impacto despectivo. La práctica del saqueo está tan extendida que lo que en su día se concibió como concesiones especiales de poder político —y se reconoció más o menos claramente como tal— se reclama ahora como derechos inalienables de la clase especial engendrada por tales privilegios. Entre los cerdos en el comedero, no hay ningún estigma.

Read tiene en mente un término diferente para restablecer la comprensión anterior, más precisa, y las connotaciones negativas justificadas de privilegio especial y saqueo.

¿Por qué no utilizar otra palabra que tenga la posibilidad de aclarar nuestro significado? Probemos con un acrónimo... Living Off Others Thoughtlessly—LOOT! (Vivir a costa de los demás sin pensar... ¡SAQUEO!)

Saqueo es un sinónimo exacto de despojo y sigue teniendo un agudo aguijón verbal que la mayoría de nosotros preferiría evitar.

¿Cómo mejora nuestra sociedad el pensar en términos de saqueo facilitado por el gobierno?

Hoy en día, muchos de nosotros viven irremediablemente del trabajo de los demás.

A lo largo de la historia ha habido saqueadores de tal o cual variedad. Pero ahora parece que nos enfrentamos a una progresión de ese comportamiento dañino. A medida que más y más personas han abandonado los escrúpulos morales —alimentando su nido a costa de los demás— el saqueo en sus innumerables formas se ha convertido cada vez más en una forma de vida.

Emerson escribió: «El pensamiento es la semilla de la acción». El pensamiento honesto, moral y económicamente sólido da lugar a una acción encomiable y creativa; cada persona se sirve a sí misma mediante el servicio a los demás. Pero si prevalece el pensamiento deshonesto, inmoral y antieconómico, los resultados deben ser perjudiciales, no sólo para los demás, sino también para uno mismo. Esta irreflexión, entonces —en lugar de un pensamiento cuidadoso— es la semilla de las acciones que actualmente nos atormentan. Y las semillas, la mayoría de las veces, son palabras con significados confusos... deformados de lo malo a lo bueno.

Cada vez es más evidente que innumerables millones de personas de todas las profesiones y condiciones sociales «viven» irreflexivamente de los demás; saquean y no lo saben. Son las víctimas involuntarias de su propia ingenuidad, tropezando en el camino de la devolución... con orgullo en lugar de culpa.

Frederic Bastiat nos ayuda a ver a través de esta vergonzosa práctica:

Mira si la ley [el gobierno] quita a algunas personas lo que les pertenece, y se lo da a otras personas a las que no les pertenece. Mira si la ley beneficia a un ciudadano a costa de otro haciendo lo que el propio ciudadano no puede hacer sin cometer un delito.

 

La clave para Read era que los individuos reconocieran el saqueo por lo que era, incluidas las formas de saqueo facilitadas por el gobierno de las que compartían los beneficios, en las formas casi ilimitadas en que aparecía.

El gobierno no quitaría a unos para dar a otros si éstos rechazaran el saqueo. Se deduce entonces que los receptores de las ganancias mal habidas son tan pecadores como el gobierno que efectúa la transferencia por la fuerza.

Sólo los criminales profesionales empedernidos... se darían personalmente ese gusto. La gran mayoría se abstendría de realizar acciones inmorales si se tratara de una relación entre tú y yo. La honestidad prevalecería.

Sin embargo, cuando el gobierno se encarga de tomar y repartir de forma coercitiva, la mayoría de los ciudadanos —los que no piensan por sí mismos— se ven liberados de cualquier sensación de complicidad en los delitos. En cambio, experimentan una falsa sensación de absolución.

Al elaborar una lista de saqueadores, tengamos cuidado de no limitarla sólo a los «beneficiarios»... debemos calificar todo el saqueo como tal.... Debemos incluir todos los casos en los que la coacción, ya sea privada o pública, se emplea para «beneficiar» a unos a costa de otros. La lista es demasiado larga para contarla.

¿Existe una comunidad en EEUU sin ... monumentos al saqueo?

El saqueo está tan extendido que todo el mundo está más o menos implicado —participando inconscientemente o atrapado más allá de la huida—.... ¿Qué debemos hacer los críticos del saqueo? ¿Cuál podría ser la táctica correcta?

Read llegó a la conclusión de que saldríamos ganando si más individuos vieran la luz (light) sobre el saqueo.

Tal vez otro acrónimo pueda ayudar a aclarar la fuerza creativa: Living In Good High Thought: LIGHT! (Viviendo en el buen pensamiento elevado: ¡LUZ!)

Para ver la LUZ necesitamos lo que yo llamaría prismáticos intelectuales. Debemos ver, no sólo con uno, sino con los dos ojos.

La gran mayoría ve con un solo ojo y, en consecuencia, observa sólo las apariencias superficiales o falsas.

Afortunadamente, hay quienes ven con un ojo la falsedad del SAQUEO, y con el otro observan la verdadera LUZ. Ver así por debajo de la superficie trae iluminación-aliento... [porque] un número creciente... está empezando a ver la destructividad del saqueo y cómo la libertad hace sus increíbles maravillas.

Hoy en día, los americanos no sólo se enfrentan al saqueo del gobierno que ha hecho metástasis durante las décadas transcurridas desde que Leonard Read escribiera estas palabras, sino a los esfuerzos para sobrealimentar el alcance de la extracción política por valor de billones más. Eso justifica ciertamente que se piense con más claridad y urgencia en ello, porque la recompensa de superar esas distorsiones aún mayores es también mayor. Y la breve descripción de Read de lo que implica —ver la destructividad del saqueo y cómo la libertad hace sus increíbles maravillas— ofrece grandes consignas para la tarea.

Author:

Gary Galles

Gary M. Galles is a Professor of Economics at Pepperdine University and an adjunct scholar at the Ludwig von Mises Institute. He is also a research fellow at the Independent Institute, a member of the Foundation for Economic Education faculty network, and a member of the Heartland Institute Board of Policy Advisors.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire