Mises Wire

Home | Wire | El progreso económico requiere pensamiento a largo plazo

El progreso económico requiere pensamiento a largo plazo

  • long view

Etiquetas Burocracia y regulación

11/05/2021

Robert Luddy dio una conferencia en el añorado 2019 titulada «El pensamiento económico a largo plazo de Henry Hazlitt: fundamento de la excelencia empresarial». A lo largo de su charla, queda claro que Hazlitt ha tenido un profundo impacto en Luddy, un empresario que ha exhibido la excelencia durante décadas. ¿Cómo es que Luddy personifica el éxito? Una posible explicación es que ignora la tentación de las ganancias a corto plazo y se centra en alcanzar objetivos a largo plazo. Hans-Hermann Hoppe probablemente describiría a Luddy como alguien con poca preferencia temporal. Al escribir sobre su charla, Luddy comenta cómo la obra más famosa de Hazlitt —Economía en una lección— pretendía basarse en el ensayo de Frédéric Bastiat «Lo que se ve y lo que no se ve». «Hazlitt va un paso más allá», dice Luddy, «resumiendo la economía no simplemente como una serie de transacciones con implicaciones ocultas, sino en términos de efectos a largo plazo que superan los efectos a corto plazo de cada principio o política económica.»

En la charla de Luddy, no se centra en Economía en una lección, sino en una obra menos conocida que le influyó mucho. «El pensamiento económico de Hazlitt era revolucionario, pero sus ideas sobre la moral eran primordiales». Está claro que Luddy se esfuerza por encarnar la sabiduría de The Foundations of Morality de Hazlitt. «Al igual que en su comprensión de la economía, [Hazlitt] se dio cuenta de que los intereses a largo plazo del individuo servirían a los intereses a largo plazo de la sociedad». A diferencia de los libertarios de izquierda, Luddy no descarta la moral: «El mercado requiere líderes morales porque el mercado no puede funcionar sin integridad», y un individuo moral no puede «servir mejor a los intereses a largo plazo de la sociedad» si no es libre de cooperar con otros individuos. Es la reputación de uno —no la legislación— lo que permite la cooperación, como recuerda John Tamny a sus lectores con la idea de Muhammad Yunus: «El crédito es reputación». De The Foundations of Morality:

La libertad es la base esencial, la condición sine qua non, de la moral. La moral sólo puede existir en una sociedad libre; puede existir en la medida en que existe la libertad. Sólo en la medida en que los hombres tienen el poder de elegir se puede decir que eligen el bien.

Para Luddy, la libertad y la moral son de suma importancia. «Esta libertad se aplica directamente a los empresarios: para tener la libertad de triunfar, debemos tener la libertad de fracasar». La libertad -siempre de doble filo- no se aplica sólo al mundo de los negocios; impregna todos los aspectos de la vida. El intercambio voluntario no tiene por qué describir sólo «el mercado libre»; la distinción con el ámbito social es una distracción innecesaria, ya que la economía abarca la acción humana, no sólo el «dinero». Durante su charla, cuando Luddy habla de la comprensión de Hazlitt sobre la moralidad, dice: «Si es moral, es muy probable que se mantenga a largo plazo; a la inversa, si se mantiene a largo plazo, es muy probable que sea moral». Las empresas no «tienen libertad para fracasar» cuando los efectos negativos de sus aspiraciones a corto plazo pueden ser socializados o fomentados perversamente por las normas que supuestamente protegen a los individuos de las prácticas empresariales inmorales (¿Todas las empresas son «libres de fracasar»?). Dicho de otro modo: la moral funciona como un regulador natural del mismo modo que la competencia regula las empresas. Una vez consagrada en la ley, la libertad se pierde, por lo que la moralidad también se pierde, independientemente de las intenciones que impulsaron la ley. El «pensamiento moral es un pensamiento a largo plazo» de Luddy también es aplicable a los mandatos de las vacunas, ya que sacrifican la libertad en aras de lograr la comodidad de los cobardes a corto plazo.

Michael Rectenwald escribió: «La responsabilidad de protegerse del virus y sus variantes recae en quienes temen la infección, y no en los demás, estén o no vacunados». Prohibir todo lo que asusta a la gente y obligar a todo lo que la reconforta condicionará a un pueblo antes libre a retroceder horrorizado de pensar a largo plazo, y si el corto plazo es el único marco temporal en el que las masas se sienten cómodas reflexionando, entonces el otrora celo primordial exhibido al perseguir la gratificación instantánea volverá a ser el estado mental dominante. Quizás ese estado servil ya se ha materializado. Pero volviendo a la comprensión de Luddy sobre la moral, para aquellos que se deleitan en la proliferación de mandatos de vacunas, ¿cuál es su objetivo final? Si sus impulsos autoritarios estuvieran satisfechos, es decir, si el 100% de la población estuviera vacunada para cuando sus mimadas cabezas volvieran a soñar con que todo el mundo se acomodara a su miedo, ¿cuál sería su siguiente decreto miope? La noción de que la gente no puede actuar moralmente sin edictos que la acorralen insulta tanto a la historia como a la humanidad. Si la mayoría de la gente fuera inmoral —si la mayoría fuera asesina, violadora y ladrona—, ¿cómo podría haber florecido alguna civilización? Las que prosperaron, pero luego decayeron, no sufrieron por falta de leyes, sino por un exceso de ellas. «O te inyectas o te metes en el paro» es una opción falsa, impuesta por la fuerza de la ley, no por la asociación voluntaria. Si se pudiera imponer la prosperidad, América no aparecería, como lo hace actualmente, como un imperio herido de muerte que suplica que lo saquen de su miseria.

Ahora que los depredadores, los parásitos y sus aduladores en los medios de comunicación (y en su vecindario) han dejado claro que el derecho a elegir les importa un bledo, y después de haber dejado muy claro que no les importan los «pobres», quizás esta multitud viciosa —muchos de los cuales se consideraron en su día «pro-elección»— sería prudente deshacerse de su velo de compasión. La hipocresía no se presta a la persuasión. Independientemente de la ideología de cada uno, si se basa en las leyes —o en la falsa amenaza de las mismas— está moralmente en quiebra. Las leyes protegen las prácticas inmorales de su inevitable fin: la extinción. Como en los negocios, si una práctica inmoral es libre de fracasar, no durará mucho; sin embargo, si se subvenciona o prohíbe, el Estado proclama con arrogancia lo que debe o no debe perdurar. Si los individuos son libres de elegir, las prácticas morales ascenderán a la cima, del mismo modo que los mejores productos y servicios ascienden a la cima cuando los individuos pueden elegir voluntariamente entre ellos. Sólo sin leyes que restrinjan o promuevan la acción humana podrá la humanidad alinearse con «los intereses a largo plazo de la sociedad». Sin embargo, lo que es claramente inmoral hoy y siempre es el Estado que dicta la moralidad, una vil mafia que nos vemos obligados a financiar. Si algo se impone o se prohíbe, ya sean las vacunas y las mascarillas o el aborto y la esclavitud, entonces la ley que pretende imponerlo o prohibirlo sólo interferirá con el proceso evolutivo evidente, un proceso que, cuando no se obstaculiza, causará menos daño a largo plazo que cualquier intervención no natural.

Author:

Casey Carlisle

Contact Casey Carlisle on Twitter and Gab

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here