Mises Wire

Home | Wire | El problema de los gremios: son monopólicos y derrochadores

El problema de los gremios: son monopólicos y derrochadores

  • guild houses Brussels

Etiquetas Historial mundial

01/15/2022

Los economistas han iluminado nuestra comprensión de los gremios en la Europa medieval, pero todavía sabemos bastante poco sobre sus funciones en otras partes del mundo, especialmente en África. En Occidente, el enfoque ha sido cuestionar la relevancia de los gremios como plataforma para acentuar el crecimiento económico. En la literatura económica, la mayoría coincide en que los gremios inhibieron el crecimiento en la Europa medieval; sin embargo, esta idea es rebatida en el texto Guilds, Innovation, and the European Economy, 1400-1800, editado por Stephen Epstein y Maarten Prak. Este volumen ataca la afirmación de que los gremios funcionaban principalmente como instituciones de búsqueda de rentas responsables de frenar el ritmo de crecimiento económico.

En cambio, los autores responden que fueron fundamentales para facilitar la adquisición de conocimientos y la difusión de la tecnología. A pesar de admitir que, en determinadas circunstancias, los gremios se oponían a la innovación, la conclusión es que este argumento se ha exagerado.  Sin embargo, Sheilagh Ogilvie, en su libro meticulosamente documentado European Guilds: An Economic Analysis, desmonta la suposición de que los gremios cumplían una función laudatoria. Ogilvie retrata a los gremios como instituciones políticas que instituyeron barreras ocupacionales, limitando así algunas profesiones a los miembros del gremio.

Los hallazgos de Ogilvie complementan investigaciones anteriores que sostienen que los gremios discriminaban a las mujeres, los judíos, los hombres pobres y los inmigrantes. En contra de la literatura revisionista que describe a los gremios como facilitadores de la competencia, Ogilvie señala que regulaban los mercados otorgando a sus miembros derechos exclusivos para dedicarse a la producción económica en un lugar determinado. Tales ventajas implicaban derechos de monopolio sobre la producción de determinados productos; por ejemplo, los gremios de mercaderes otorgaban a sus miembros derechos comerciales exclusivos para adquirir determinados productos, mientras que un gremio de tejedores podía prohibir a los no miembros la venta de telas a los consumidores y comerciantes.

Al trabajar conjuntamente con las élites políticas, los gremios solían estar aislados de la competencia. Los monarcas apreciaban que la formación de alianzas con los gremios podía debilitar la autoridad de los rivales. En el caso de Francia en el siglo XVI, la monarquía intentó asegurarse de que todos los comerciantes y artesanos estuvieran bajo un mismo paraguas. Amalia D. Kessler, en su provocador estudio A Revolution in Commerce: The Parisian Merchant Court and the Rise of Commercial Society in Eighteenth Century France ilustra cómo la monarquía empleó a los gremios para socavar la autoridad de las instituciones rivales: «En febrero de 1674, la monarquía intentó consolidar el poder del Chatelet —y, en particular, su recién creado poder de policía— suprimiendo los diecinueve tribunales señoriales que seguían funcionando en París y sus alrededores. Con ello, la monarquía pretendía asegurar su primacía sobre las manufacturas y el comercio (arts de métiers) y, por tanto, sobre las cuestiones de regulación gremial, asuntos de gran interés para su recién creada policía».

La monarquía no sólo se apoyaba en los gremios para obtener réditos políticos, sino que también eran una fuente de ingresos para la corona, ya que la pertenencia a un gremio se adquiría tras el pago de una cuantiosa cuota. A pesar del coste de los gremios, algunos creen que eran fundamentales para la formación del capital humano, aunque las pruebas recopiladas por los economistas sugieren que los gremios tenían un bajo nivel de exigencia e incluso concedían certificados sin examen. Analizando la bibliografía sobre los gremios, Ogilvie desacredita su supuesta eficacia al señalar que un miembro descontento se lamentaba de la escasez de formación de calidad hasta el punto de solicitar que se le liberara de su cargo, «con el argumento de que el sellado se hace muy mal, y cuando uno dice algo al respecto se gana una gran enemistad».

Resulta chocante que los miembros más jóvenes no recibieran una instrucción adecuada, como observa Ogilvie: «En segundo lugar, los selladores carecían de los conocimientos necesarios para detectar el trabajo de baja calidad. No se hizo ninguna pretensión de nombrar a maestros hábiles o experimentados como selladores. En su lugar, el cargo era una sinecura que rotaba entre los maestros cada dos años según la antigüedad, para que todos los miembros del gremio tuvieran la oportunidad de disfrutar de los honorarios del sellado.»

Nuestro estudio hasta ahora revela que los gremios imponían limitaciones al crecimiento, pero veamos qué indican las pruebas para África. A.O. Y Raji y T.S. Abejide, al escribir sobre la importancia del sistema gremial en la tierra precolonial de Yoruba, enumeran tres categorías principales de gremios:

  • El gremio de comerciantes generales (Egbe Alajapa), que comerciaba principalmente con objetos inanimados, como hierbas medicinales, frutas y otros artículos alimenticios.
  • El gremio de comerciantes (Egbe Alaroobo) que se especializaba en diferentes tipos de objetos animados como aves, cabras, etc. Se observa que los miembros de ambos gremios solían dedicarse al comercio a media y larga distancia, ya que se desplazaban por otros pueblos y aldeas para recoger sus artículos para venderlos en otras ciudades más grandes o en los mercados de su propia ciudad.
  • Los gremios especializados de comerciantes, mercaderes o profesionales. Estos gremios recibían el nombre de los artículos que comerciaban o de su profesión. Por ejemplo, Egbe Alaso (gremio de comerciantes de telas), Egbe Olose (gremio de jaboneros), Egbe Alaro (gremio de tintoreros), Egbe Alata (gremio de vendedores de pimienta), Egbe Eleni (gremio de fabricantes de esteras), Egbe Onisona (gremio de talladores), Egbe Alagbede (gremio de fundidores), etc.

Al igual que los gremios europeos, en tierra Yoruba estas instituciones elaboraban normas profesionales que exigían el cumplimiento de los miembros. Aunque la economía estaba poco regulada, el Estado ejercía un control indirecto sobre la gestión de los gremios al ratificar la instalación de los dirigentes y reforzar la autoridad del ejecutivo de los gremios para ejercer la disciplina. Además, los gremios de tierra Yoruba daban mucha importancia a la inversión, lo que dio lugar a la aparición de un régimen contributivo conocido como Esusu. Raji y Abejide explican el funcionamiento interno del programa:

Se trataba de una especie de acumulación de capital conseguida mediante la reinversión constante de los beneficios obtenidos en las actividades comerciales por parte de los miembros de los respectivos gremios... mediante la cual cada miembro del gremio aportaba regularmente una cantidad fija generalmente cada cinco, nueve o diecisiete días, correspondiente a los días periódicos de mercado.... Una parte importante de la cantidad recibida a su vez por cada miembro solía invertirse en empresas comerciales para mejorar la base económica de los respectivos miembros del gremio.

Por otra parte, a diferencia de la mayoría de los gremios europeos que restringían la afiliación a los hombres de clase media, las mujeres dominaban los gremios en tierra Yoruba. A excepción de la herrería, el gremio de cazadores (Egbe Ode) y el de guerreros (Egbe Olugun), las mujeres estaban inmersas en la mayoría de las profesiones. Algunos gremios contaban exclusivamente con mujeres como el de la sal (Egbe Oniyo), el de los vendedores de pimienta (Egbe Alata), el de los comerciantes de ollas (Egbe Onikoko), el de los comerciantes de aceite de palma (Egbe Elepo) y el de los vendedores de pescado (Egbe Eleja). Además, el poderoso gremio de vendedores de nueces de cola (Egbe Olobi) era predominantemente femenino. Su influencia en este gremio subraya el papel fundamental que desempeñan las mujeres en la organización de la considerable red de comercio de kola entre Yoruba y Hausaland.

Sin embargo, una diferencia importante entre los países yorubas y los europeos es que, mientras que en Europa los gremios y las élites políticas se asociaron para asegurarse el poder y los privilegios económicos en detrimento de los ciudadanos de a pie, en tierra yoruba existía un desequilibrio de poder que favorecía a la clase política en detrimento de los gremios. Raji y Abejide profundizan en las tendencias de apropiación de las élites políticas:

La lealtad y la eficacia del sistema gremial también proporcionaban apoyo económico a la élite gobernante tradicional en la tierra precolonial de Yoruba.... Este apoyo se materializaba en la aportación regular o periódica de productos o artículos por parte de los miembros de un determinado gremio o profesión; la presentación de bienes o artículos de la mejor calidad para distinguirse y ganarse los elogios de la élite gobernante; y la orden o instrucción constante dada a los miembros del gremio de entregar una cantidad determinada de bienes, con la directriz adicional de que se esperaba que aquellos que estuvieran bien establecidos o fueran conocidos en sus oficios o gremios especializados entregaran una mayor cantidad de productos.

Además, el Imperio de Benín presenta un caso peculiar porque en Benín, el sistema de gremios surgió para asegurar los productos básicos para la monarquía. La génesis de los gremios en Benín se remonta a Ogiso Ere, el segundo gobernante de la dinastía Ogiso. Los historiadores sostienen que Ogiso Ere decidió formalizar el sistema de gremios debido a su deseo de controlar el oficio de la fundición del hierro para que los productos le llegaran primero a él en su calidad de monarca. Desde el punto de vista político, el acto tenía sentido, ya que como imperio militarista, al gobernante le convenía tener jurisdicción sobre los productos que se utilizaban durante la guerra.

El éxito del sistema gremial estaba inextricablemente ligado a la autoridad monárquica. Así lo explican Michael Ediagbonya, Abiodun William Duyile y Yemi Ebenezer Aluko: «El pueblo llano de Benín estaba organizado en grupos ocupacionales de artesanos y profesionales que abastecían las necesidades específicas del Oba a cambio de los derechos de monopolio de éste en sus diversos oficios. La razón de ser del sistema gremial era que cada gremio se formaba para suplir algunas necesidades del Oba».

En los casos de Yoruba y Benin, es evidente que algunos artesanos habrían obtenido riqueza del sistema gremial. Pero desde el punto de vista económico, es evidente que en el primero, el carácter apropiativo de las élites políticas habría frenado el crecimiento al privar a los comerciantes de recursos vitales para ayudar a la formación de capital, y en el segundo, los gremios pueden interpretarse como una extensión de la casa del Oba. Para protegerse del vilipendio, los artesanos tenían un incentivo para prestar servicios gratuitos al Oba a costa de sus negocios. Así que, aunque unos pocos se beneficiaran del mecenazgo, el dominio del Oba a la hora de dictar las preferencias a los gremios les habría impedido dedicarse a actividades más valiosas, registrando así una pérdida para los profesionales. Ciertamente, se necesita más investigación para África, pero las pruebas actuales sugieren que, en promedio, los gremios no han sido un impulso para la economía.

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Merion West, The Federalist, American Thinker, Intellectual Takeout, mises.org, and Imaginative Conservative. Visit his YouTube channel, with numerous interviews with a variety of scholars, here. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire