Mises Wire

Home | Wire | El plan de rescate de Biden no reducirá la pobreza

El plan de rescate de Biden no reducirá la pobreza

  • piggy bank

Etiquetas Pobreza

03/19/2021

Imagina que piensas que el gobierno puede reducir la pobreza.

Para la mayoría de los lectores de este sitio web, la idea es risible. Y con razón. El gobierno no tiene recursos propios. Cada dólar que gasta tiene que ser gravado, prestado o impreso. Los impuestos y los préstamos desvían el dinero del sector voluntario y productivo de la economía a las manos de los políticos. La impresión de nuevo dinero erosiona el valor de la moneda que ya poseen los ciudadanos, perjudicando de forma desproporcionada a los hogares de bajos ingresos, al tiempo que distorsiona importantes señales del mercado, como los tipos de interés, que son vitales para coordinar los complejos modelos de producción e intercambio de la economía.

Sin embargo, el Instituto Urbano —un grupo de reflexión de izquierdas muy influyente y con mucho dinero— acaba de publicar un informe en el que afirma que el recientemente aprobado Plan de Rescate Americano reducirá la tasa de pobreza en un tercio en 2021.

Los principales medios de comunicación, como el Washington Post y la CNN, no perdieron tiempo en informar sobre las conclusiones del estudio.

Sin embargo, las metodologías e hipótesis del informe son muy cuestionables y ponen en duda la legitimidad de sus conclusiones.

El estudio del Urban Institute afirma que el Plan de Rescate reducirá el número de personas en situación de pobreza en 2021 «en unos 16 millones, de más de 44 millones a 28 millones». Esto se logrará, según el estudio, porque el plan aumentará los «recursos netos agregados» de los hogares que actualmente están por debajo del umbral de la pobreza en 87.000 millones de dólares, o una media de unos 3.850 dólares por familia.

El informe, sin embargo, revela el juego desde el principio. «Nuestro análisis no incluye los efectos macroeconómicos de los cambios políticos». Esto suele denominarse un análisis «estático».

Esta sola admisión debería bastar para desestimar las conclusiones del Instituto Urbano. Suponer que los cambios masivos en la oferta monetaria, la deuda pública y los incentivos para trabajar, gastar o ahorrar no tendrán ningún efecto sobre el comportamiento u otros «efectos macroeconómicos» como la inflación de los precios es totalmente irreal.

Para empezar, ¿cuántos hogares volverán a caer por debajo del nivel de pobreza cuando la inflación de los precios haga subir el coste de la vida, especialmente el de las necesidades comunes del hogar, como la comida, el gas y los servicios públicos?

En enero, los precios de los comestibles ya habían subido un 3,7% en comparación con el año anterior, el mayor aumento en una década, con la carne de vacuno a la cabeza, con una subida del 8%.

El precio de la gasolina ya ha subido más de 50 céntimos por galón este año, y se espera que supere los tres dólares por galón este verano. El precio del petróleo ha subido más de un 20% este año, y sigue subiendo.

Si se añade un «plan de rescate» de 1,9 billones de dólares, la mayor parte (si no toda) de los cuales será moneda fiduciaria de nueva creación, cabe esperar que el aumento de los precios se acelere aún más. El plan de rescate costará casi 5.800 dólares por cada hombre, mujer y niño del país (más de 23.000 dólares por familia de cuatro miembros). Sin embargo, según los cálculos del Urban Institute, incluso los hogares a los que se destina la mayor cantidad de ayuda recibirán una media de 3.850 dólares por familia.

Las matemáticas básicas indican que los hogares de bajos ingresos tendrán dificultades para seguir el ritmo del aumento del coste de la vida, incluso con el alivio financiero.

Más concretamente, el Instituto Urbano intenta evaluar el impacto de cuatro medidas específicas contenidas en el plan de rescate.

Prestaciones de desempleo

El plan añadirá otras veinticinco semanas de prestaciones federales, junto con 300 dólares más a la semana. Esto se sumaría a las prestaciones normales del seguro de desempleo estatal, que tienen un promedio de unos 300 dólares semanales.

A un ritmo anualizado, un hogar con dos personas que cobran una media de 600 dólares semanales en prestaciones de desempleo estaría recibiendo el equivalente a más de 62.000 dólares al año, casi igualando la media nacional de ingresos por hogar de 68.703 dólares.

Evidentemente, esto supone un fuerte incentivo para que la gente no trabaje y se aferre a oportunidades de trabajo ideales y bien remuneradas que quizá nunca se materialicen. Menos gente trabajando activamente significa menos producción, lo que limita la cantidad de bienes y servicios disponibles. Una oferta limitada de bienes y servicios perseguida por una cantidad cada vez mayor de dólares contribuirá a hacer subir los precios de forma más significativa.

Desalentar el trabajo y la actividad productiva es lo contrario de ayudar a aliviar la pobreza.

¿Y qué pasa con los efectos a largo plazo para los beneficiarios una vez que las prestaciones expiren? ¿Cuánto más difícil será para ellos volver a encontrar trabajo después de otros seis meses de estar fuera de la fuerza laboral? El Instituto Urbano no aborda estas cuestiones.

Beneficios del SNAP

El informe del Urban Institute también estima que la ampliación de las prestaciones del Programa de asistencia nutricional suplementaria (SNAP) serviría para reducir la pobreza en una décima de punto porcentual.

También aquí se supone que el valor de las prestaciones no se está compensando con el aumento de los precios de los alimentos, una suposición que, en el mejor de los casos, es ingenua y, en el peor, intelectualmente negligente. El aumento del coste de la vida puede obligar a más personas a situarse por debajo del umbral de la pobreza de lo que las prestaciones permitirían superar.

«Cheques» de estímulo

De las cuatro medidas analizadas en el informe del Instituto Urbano, se prevé que los cheques de «estímulo» de 1.400 dólares para la mayoría de los estadounidenses «produzcan la mayor reducción de la pobreza prevista».

Se pretende que los cheques proporcionen un «alivio» a las familias que pasan por dificultades financieras gracias a los cierres de las covachas. Pero a pesar de los importantes picos de desempleo, especialmente concentrados en los sectores de la hostelería y el ocio, la mayoría de las personas que reciban los cheques de estímulo apenas habrán sufrido interrupciones en sus ingresos.

Sin embargo, una vez más, el Instituto Urbano se limita a sumar los importes de los cheques de estímulo a los ingresos de los hogares de bajos ingresos y declara que los ingresos adicionales impulsarán a muchos hogares por encima del umbral de la pobreza con el supuesto de que los cheques de estímulo no tendrán otros «efectos macroeconómicos» como la inflación de los precios.

Crédito fiscal por hijos

Por último, el estudio afirma que el aumento de la desgravación fiscal por hijo del Plan de Rescate de 2.000 a 3.600 o 3.000 dólares (según la edad del niño) «aumentará sustancialmente los ingresos de las familias con hijos.»

Recuerdo que Nancy Pelosi describió los recortes fiscales de 1.000 dólares para los trabajadores estadounidenses como «migajas» en 2018. Pero ahora una cantidad similar es descrita por el Urban Institute como un aumento sustancial de los ingresos.

Sin embargo, aunque en los márgenes este ingreso adicional del crédito podría empujar a algunas familias por encima de la tasa de pobreza medida, sigue siendo irresponsable que el Instituto Urbano se limite a desear el impacto negativo del aumento de los precios en los hogares de bajos ingresos en su análisis.

Sólo la productividad reduce la pobreza

Las afirmaciones de que el gobierno puede «impulsar» la economía, o «crear» puestos de trabajo, o reducir la pobreza deben ser recibidas con un duro escepticismo.

Sin recursos propios, el gobierno puede, en el mejor de los casos, reordenar los puestos de trabajo, los ingresos o los modelos de producción. Pero lo más probable es que el proceso de hacerlo obstaculice el progreso económico, destruya puestos de trabajo en la red y agrave la pobreza.

Como afirmó John Chamberlain, el difunto historiador económico, «la pobreza en la sociedad se supera con la productividad, y de ninguna otra manera. No hay ninguna alquimia política que pueda transmutar la disminución de la producción en un aumento del consumo».

Los planes de «estímulo» o «ayuda» del gobierno se centran en fomentar el gasto de los dólares recién creados, pero no en fomentar la producción real. Esta combinación es una receta perfecta para la inflación de los precios, pero no para la reducción de la pobreza.

El hecho de que un informe como el elaborado por el prestigioso Urban Institute tenga que recurrir a supuestos tan condenatorios para concluir que el Plan de Ayuda reducirá la pobreza refuerza mi argumento.

Author:

Bradley Thomas

Bradley Thomas is creator of the website EraseTheState.com, and is a libertarian activist and writer with nearly fifteen years of experience researching and writing on political philosophy and economics.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire