Mises Wire

Home | Wire | El nuevo plan presupuestario de Biden significa que el mega gasto de la era Trump continuará

El nuevo plan presupuestario de Biden significa que el mega gasto de la era Trump continuará

  • biden

Etiquetas Impuestos y Gasto

04/10/2021

La realidad del gasto federal bajo el mandato de Donald Trump hizo mucho para dejar de lado la noción obviamente errónea y largamente desmentida de que los republicanos son el partido político de la «responsabilidad fiscal». Con George W. Bush y Ronald Reagan, fue más o menos «a toda velocidad» en lo que respecta al gasto federal. Con George W. Bush, algunos de los años de mayor recorte presupuestario fueron aquellos en los que los Republicanos también controlaban el Congreso.

Trump, por supuesto, llevó la tradición derrochadora del GOP mucho más allá de cualquier nivel antiguo de manera dramática, pidiendo un gasto deficitario sin trabas, impresión de dinero y una serie de paquetes de rescate y «estímulo» multimillonarios.

Esta vez, hay pocas razones para suponer que los Demócratas se apartarán de la tendencia del Partido Republicano. Al fin y al cabo, en el último año, expresar preocupación por el déficit o por cualquier otro problema de gasto desbocado se considera irremediablemente anticuado. Ahora es de rigor gastar un billón por aquí o un billón por allá, además del habitual y gigantesco presupuesto. Estamos en la era del New Deal. ¿Necesitas un billón más? Imprímelo.

No obstante, aunque es probable que los Demócratas mantengan el aumento del gasto en los nuevos niveles de Trump, los Demócratas tendrán sus propias ideas sobre cómo gastarlo. Y esta ha sido una de las principales diferencias entre los dos partidos todo el tiempo. A ambos partidos les encanta gastar dinero. Sólo que les gusta gastarlo de maneras ligeramente diferentes.

El mito de los recortes presupuestarios

Pero incluso en este aspecto, las diferencias en el gasto tienden a ser exageradas y distorsionadas. Por ejemplo, ahora que Biden ha dado a conocer su nueva propuesta de presupuesto, la Casa Blanca está aprovechando el evento para afirmar que durante los años de Trump, el gasto social soportó años de recortes y negligencia presupuestaria.

Por ejemplo, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, ha afirmado hoy que el gobierno de Biden estaba «heredando un legado de infrainversión crónica». (En la jerga de Washington, «inversión» sólo significa gasto financiado por los contribuyentes).

Pero, ¿hasta qué punto fueron significativos estos supuestos recortes de gastos? No mucho.

El gasto social ajustado a la inflación aumentó de 2016 a 2020

La verdad es que bajo el mandato de Trump, el gasto social en las «cuatro grandes» categorías de gasto en bienestar social —Seguridad Social, Medicare, gasto sanitario no relacionado con Medicare y «estabilidad de ingresos»— aumentó aproximadamente un 17 por ciento de 2016 a 2020 (en dólares corrientes). Durante ese tiempo, el índice de precios al consumo (IPC) aumentó un 7,8%. En términos ajustados a la inflación, el gasto en estas categorías aumentó de 2,69 billones a 2,92 billones durante el mismo período. Esto supone un aumento del 8,5%. En 2020, este gasto social comprendía más del 62% de todo el gasto, y el 72% del gasto no militar. En otras palabras, los programas sociales apenas se vieron obligados a soportar algo que podríamos llamar «destripado» o «recortado».

bud
Fuente: Cuadros históricos de la Casa Blanca, cuadro 3.1.

(Téngase en cuenta que estas cifras no incluyen los billones adicionales gastados en diversos programas de «emergencia» y «estímulo». Sólo estamos hablando del gasto ordinario presupuestado).

La única categoría que experimentó un descenso real fue la de «seguridad de los ingresos», que incluye el gasto del seguro de desempleo, los cupones de alimentos y otros programas similares. Pero eso no significa que todos los programas de bienestar social se hayan visto afectados. El gasto en Medicaid y otros programas dirigidos a los hogares de bajos ingresos (etiquetados como «salud» en el gráfico) aumentó un 16% (ajustado a la inflación) de 2016 a 2020.

Los defensores del gasto social, sin embargo, insisten en que son las víctimas porque de 2016 a 2020 el gasto militar (en dólares de 2019) aumentó un 22%, superando ampliamente el crecimiento total de los programas de gasto social.

bud
Fuente: Cuadros históricos de la Casa Blanca, cuadro 3.2.

Y es este hecho el que contribuye a alimentar la noción incorrecta de que el gasto social es víctima de una «subinversión» porque no aumentó tan rápido como el gasto militar.

Así es como se habla del gasto público en Washington. El gasto en bienestar social, el gasto militar y el gasto total —que se disparó gracias al gasto en ayuda a los damnificados— superaron claramente la inflación de 2016 a 2020. Sin embargo, en Washington, se supone que todo el gasto debe expandirse al ritmo de la categoría que aumenta más rápidamente. Cualquier cosa que no «siga el ritmo» —incluso si realmente experimenta un aumento del gasto— se dice que se está quedando atrás o que se ha descuidado. Así, dado que el gasto militar aumentó rápidamente durante este período, el gasto social debe aumentar al menos con la misma rapidez, o de lo contrario es víctima de la «subinversión». Así que, ahora que Biden es presidente, las nuevas propuestas presupuestarias -como dice el Washington Post- «darán la vuelta al guión» sobre las prioridades presupuestarias. Ahora la administración prestará por fin una atención muy necesaria a estas partes del presupuesto federal que supuestamente se han dejado marchitar en la vid.

Pero para cualquiera que no haya bebido el Kool-Aid de Washington, DC, está claro que no ha habido falta de gasto ni de inversión, ya sea que hablemos de gasto militar, gasto social o cualquier otra cosa. Todos estos programas están claramente inundados de lo que solía ser el dinero de los contribuyentes, y nadie en Washington está en peligro de perder mucho en la forma de «inversión».

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power&Market, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire