Mises Wire

Home | Wire | El multimillonario plutócrata Jamie Dimon quiere eliminar el techo de la deuda

El multimillonario plutócrata Jamie Dimon quiere eliminar el techo de la deuda

  • dimon

Etiquetas Dinero y bancos

10/13/2021

En una reunión con el presidente Binden y otros CEOS la semana pasada, el director general de JP Morgan Chase & Co, Jamie Dimon, predijo una catástrofe mundial si no se eleva el techo de la deuda.

Dimon se hizo eco de las palabras —casi textuales— de la secretaria del Tesoro de Biden, Janet Yellen, al utilizar el lenguaje más extremo posible, con palabras como «catástrofe total». Dimon también repitió la mentira de Yellen de que EEUU nunca ha entrado en impago, afirmando que un impago «no tendría precedentes». Dimon —pasó a exigir que el techo de la deuda sea abolido por completo, para que el gobierno de EEUU ya no esté libre de impedimentos inconvenientes para las cantidades interminables de deuda y gasto federal.

Este tipo de cosas, por supuesto, es precisamente lo que hemos llegado a esperar de los multimillonarios y otros capitanes del sector financiero que se han ganado la vida convirtiendo la política monetaria inflacionaria en grandes beneficios para ellos y sus compañeros corporativos.

[Leer más: «Los plutócratas de Wall Street y Silicon Valley están estafando a América» por Ryan McMaken]

Wall Street y el sector financiero se han vuelto cada vez más dependientes de la política monetaria inflacionaria para apuntalar sus carteras, y las enormes cantidades de gasto deficitario han sido la clave de esta ecuación.

Después de todo, a medida que los déficits federales (y la deuda en general) se han disparado, el régimen de Washington ha dependido cada vez más del gasto deficitario para seguir pagando las facturas. Sin embargo, con más de 25 billones de dólares de deuda en los libros, el servicio de la deuda resultaría agobiante para el régimen si no fuera por la monetización de la deuda por parte del banco central.

[Más información: «Cómo la Fed está permitiendo los déficits billonarios del Congreso» por Ryan McMaken]

En otras palabras, el gobierno federal tendría que pagar el doble o el triple de la cantidad de intereses que paga ahora —lo que obligaría a hacer grandes recortes en programas gubernamentales populares— si no fuera porque el banco central estaba comprando enormes cantidades de deuda pública. De hecho, las tenencias de deuda del Tesoro por parte de la Reserva Federal se han multiplicado muchas veces durante la última década, pasando de «sólo» medio billón de dólares en 2008 a 4,6 billones en la actualidad. Esto también representa más de la mitad de la cartera total de la Reserva Federal en 2021.

Estos activos se han comprado utilizando dinero recién creado que—cuando se gasta en bonos del Tesoro—entra en la economía a través del sector financiero primero. Esto significa grandes comisiones y enormes ventajas para el sector financiero, ya que puede gastar el dinero recién creado en activos y bienes antes de que los precios se ajusten para reflejar la realidad de una moneda cada vez más inflada.

Además, esta necesidad de tipos de interés bajos para la deuda federal impulsa una política monetaria general dovish comprometida con la política de tipos de interés ultrabajos. Esto, como muestra Karen Petrou en su libro Engine of Inequality, ha beneficiado desproporcionadamente al sector financiero y a los ultra-ricos.

Así que no debería sorprendernos que los representantes de la clase ultra rica de Wall Street, como Dimon, aparentemente no vean mucho inconveniente en que los déficits federales sigan aumentando en espiral. El juego del gasto deficitario ha sido genial para ellos.

Sin embargo, sus esfuerzos por defender el statu quo son a veces notablemente torpes. En sus esfuerzos por acabar con el techo de la deuda por completo, Dimon enumeró sus tres razones por los enormes déficits deben continuar:

El número uno es realmente un punto de moralidad: Todos enseñamos a nuestros hijos que debemos cumplir con las obligaciones y no creo que la nación deba ser diferente. En segundo lugar, nunca deberíamos llegar a este punto: ya se están soportando enormes costes económicos... [y] ya está afectando al mercado de valores», dijo Dimon, y «número tres, deberíamos deshacernos de este techo de la deuda: no necesitamos tener este tipo de brinksmanship cada par de años».

El primer punto, por supuesto, es risible viniendo de cualquier representante de la América corporativa. Los líderes empresariales de América apenas rechazan la bancarrota como método para evitar el pago de las deudas, cuando ayuda a los resultados. Es una práctica habitual, y nunca se ven muchas quejas sobre si estamos enviando un buen mensaje a «los niños» cuando una empresa se declara en bancarrota. El intento de Dimon de poner una pátina de moralismo en el pago de las deudas debe ser considerado como cínico en extremo. Además, al participar en políticas que conducen a la inflación de los precios —ya sea en los precios de los activos o de los bienes— el régimen ya está adoptando los esquemas de un moroso. Está pagando sus deudas en dólares deliberadamente devaluados.

El segundo punto simplemente ilustra la visión de túnel con la que opera Wall Street. Desde los primeros días de la puesta en marcha de Greenspan a finales de la década de 1980, los banqueros centrales y Wall Street han estado cada vez más de acuerdo en que la inflación de los precios de los activos en los mercados de valores es de alguna manera sinónimo de prosperidad americana en general. Sin embargo, como ha demostrado repetidamente David Stockman en su libro The Great Deformation, Wall Street y Main Street no son en absoluto lo mismo, y no deberíamos tratarlos como tales. Además, una cantidad desproporcionada de estos «enormes costes económicos» que se soportarían en caso de impago sería percibida en gran medida por el propio régimen y por la clase inversora. Aunque el impago frenaría por fin el gasto desbocado del gobierno—liberando gran parte del presupuesto para otras cosas que no sean el servicio de la deuda—los tenedores de deuda pública sufrirían sin duda. Pero, como señala Rothbard, estas personas asumieron ese riesgo voluntariamente. Los contribuyentes, por otra parte, no tienen nada que decir al respecto y no deberían ser obligados a pagar sin cesar las facturas que los contribuyentes nunca han consentido.

Y por último, está la condena de Dimon al «brinkmanship». Sin embargo, lo que Dimon llama aquí «brinkmanship» es lo que los opositores a la tiranía monárquica llamaban antes «disidencia» o «libertad». Después de todo, el gobierno parlamentario—en la medida en que era un control del poder ejecutivo—fue creado en la práctica con fines de brinkmanship. Es decir, el control del cuerpo legislativo sobre el gasto del gobierno estaba ahí precisamente para hacer responsable al ejecutivo—generalmente un monarca—reteniendo los ingresos fiscales hasta que el monarca accediera a concesiones de diversos tipos. Por lo general, el ejecutivo intentaba forzar algún tipo de crisis—a menudo una crisis relacionada con la guerra—para asustar a los legisladores y que cedieran a sus demandas. Es una táctica política consagrada. Sin embargo, la mayoría de las veces, los opositores al poder ejecutivo sólo consiguen triunfar si se niegan a pestañear durante los periodos de «brinkmanship».  El hecho de que la actual cosecha de legisladores esté motivada en gran medida por objetivos de ventaja partidista es irrelevante. Así ha sido siempre. Esa no es una razón para enderezar el camino del régimen hacia otra ronda de estafa a los contribuyentes. 

En consecuencia, la posición de Dimon es esencialmente esta: «¡abandonar todos los controles y equilibrios si eso amenaza las carteras de Wall Street!» Lo que Wall Street quiere es saber con seguridad que el régimen mantendrá el flujo de dinero. Eso no deja espacio para una oposición significativa.

También un problema ideológico

Sin embargo, es poco probable que Dimon esté motivado estrictamente por las perspectivas de una mayor remuneración. Apoyar el gasto desbocado es simplemente la ideología dominante hoy en día en las salas de juntas del sector financiero y en las escuelas de negocios. Mientras los conservadores se obsesionaban con miopía por «elegir a las personas adecuadas» o ganar las próximas elecciones, los ideólogos intervencionistas se apoderaban de las escuelas de negocios y de las facultades universitarias. Se aseguraron de que la próxima generación de líderes empresariales y economistas abrazara las ideas del gasto infinito, la intervención gubernamental a gran escala y la política monetaria inflacionista. Por eso, cuando los Jamie Dimons del mundo presionan para abolir el techo de la deuda—o para que el banco central monetice otro billón de deuda pública—es probable que no sea sólo una táctica cínica. Esto es especialmente poco sorprendente para alguien como Dimon que se sentó en la junta de la Fed de Nueva York desde 2008 hasta 2013. El pensamiento aquí es probablemente mucho más matizado que una mera lucha por los beneficios.  En otras palabras, estas personas son probablemente verdaderos creyentes. Esto es, después de todo, lo que aprendieron de sus profesores de economía.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire