Mises Wire

Home | Wire | El gobierno británico retrasa el «día de la libertad» sin dar explicaciones

El gobierno británico retrasa el «día de la libertad» sin dar explicaciones

  • Big Ben with British flag

Etiquetas Burocracia y regulaciónTeoría Política

07/12/2021

Durante la pandemia, los gobiernos han ganado en poder a costa de la sociedad. Las numerosas leyes votadas y los decretos anunciados han limitado gravemente las libertades individuales en muchos países, a pesar de que desde el principio existían muchas dudas sobre la eficacia, la pertinencia y la legitimidad de estas medidas draconianas utilizadas para luchar contra la pandemia. Los sucesivos confinamientos patronales, la obligación de llevar máscaras al aire libre, el cierre de colegios e institutos, son sólo algunos ejemplos flagrantes.

Sin embargo, ahora que la pandemia está en remisión en la mayoría de los países, muchos gobiernos no parecen tener prisa por eliminar estas restricciones y dejar que las condiciones vuelvan a ser las que eran antes de que estallara esta crisis sanitaria en todo el mundo a principios de 2020. Al menos en la mayoría de los países occidentales, la emergencia médica ha pasado; los ancianos ya están vacunados en su mayoría. En Estados Unidos, muchos estados como California y Nueva York mantuvieron las duras limitaciones a las libertades individuales, aunque otros estados, como Florida y Texas, se abrieron mucho antes y podría decirse que no mostraron peores resultados. En el Reino Unido, la fecha para el levantamiento total de las restricciones, llamada eufemísticamente «Día de la Libertad», acaba de ser pospuesta sin una razón clara. En Francia, tampoco hay mucho celo por restablecer rápidamente las libertades individuales prepandémicas.

¿Qué ocurre aquí? La naturaleza del poder político tiene la respuesta.

La insaciable sed de poder del Estado

Cuando el Estado se arroga nuevos poderes, es naturalmente difícil que renuncie a ellos. Esto se puede ver con los gobiernos que se han acostumbrado, durante la mayor parte de la pandemia, a ejercer una influencia significativa sobre los detalles más pequeños de la vida cotidiana de los individuos, como cuándo se puede salir, cuándo se debe volver a casa, ¡o incluso si se puede invitar a los amigos a cenar!

Esta insaciable sed de poder se observa también en el tamaño del Estado y en la extensión de su ámbito normativo, que no dejan de crecer en la mayoría de los países. En Estados Unidos, el gobierno federal se ha expandido dramáticamente en los últimos cincuenta años, prácticamente en todas las medidas. En Francia, el Estado ha añadido alrededor de un millón de burócratas a sus filas desde el año 2000. Por supuesto, siempre es posible encontrar casos en los que algunos políticos han conseguido frenar al Estado, pero tales esfuerzos suelen ser sólo temporales y ciertamente sólo excepciones a una tendencia más amplia.

Ludwig von Mises identificó en su obra Bureaucracy esta tendencia de un estado administrativo a crecer en tamaño y alcance, en un momento en que, en retrospectiva, la expansión del poder del estado realmente sólo estaba empezando. Advirtió contra la introducción de la burocracia en las principales esferas económicas y sociales de la vida, porque una burocratización de la actividad humana tenderá necesariamente a reducir la libertad individual.

Las reacciones de los gobiernos de todo el mundo ante la pandemia pueden entenderse entonces como el esfuerzo de los estados burocráticos por aumentar su control sobre la sociedad. Las crisis son excelentes oportunidades para que el Estado aumente su poder. Se han utilizado innumerables veces en la historia con este fin. Este fue el caso especialmente durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial, que dieron a muchos gobiernos la oportunidad de ejercer un poder excepcional en tiempos de guerra, al que sólo renunciaron parcialmente cuando volvió la paz.

La necesidad de permanencia y previsibilidad de las leyes

Por supuesto, hay que condenar enérgicamente las numerosas regulaciones sin precedentes que han impuesto los gobiernos durante la pandemia. Pero lo que a veces se descuida en esta crítica es la constante variabilidad de estas normas.

Hayek señaló precisamente este punto; que, como mínimo, un ciudadano debería poder esperar del gobierno la previsibilidad y la permanencia de las leyes. Puede haber muchas leyes y normas, pero si al menos son predecibles y permanentes, los individuos pueden planificar con serenidad y las empresas pueden controlar mejor el riesgo político.

La seguridad jurídica permite que los individuos no pierdan el tiempo para entender los cambios legales, sino que puedan dedicarse a sus negocios en un entorno legal conocido. Sin esa certeza, hay que hacer un gran esfuerzo para evitar infringir las normas vigentes. La permanencia y previsibilidad de la ley no garantiza la libertad, pero al menos permite una vida más tolerable.

Durante la pandemia, una plétora de leyes y decretos han sido derogados y sustituidos en todo el mundo, es decir, exactamente lo contrario de la deseada seguridad jurídica. Un artículo reciente resumía bien la sensación en el Reino Unido, similar a lo que ocurre en otros lugares: «¿Y quién sabe ya cuáles son las normas? ¿Quién ha sido capaz de mantenerse al día con los cientos de cambios, y distinguir entre la ley y la orientación? La policía no, y los ministros tampoco».

Es probable que parte de la ansiedad experimentada por millones de personas durante la pandemia se deba también a la falta de seguridad jurídica.

La paradoja del poder político

La tercera reflexión se refiere a lo que puede llamarse la paradoja del poder político. Murray Rothbard identificó las constantes tensiones que existen en la sociedad entre el «poder estatal» y el «poder social». Brevemente, la paradoja proviene del hecho de que un Estado débil hace fuerte a la sociedad, que a su vez fortalece al Estado. Y viceversa, un Estado fuerte debilita a la sociedad, lo que hace que el Estado sea más débil.

El proceso es el siguiente. Un Estado débil es un Estado de tamaño y alcance reducidos, dedicado esencialmente al laissez-faire. Se trata de un Estado que no puede interferir, ni lo hace, en las actividades de la sociedad. La sociedad es entonces fuerte, porque es mayoritariamente libre y se basa en gran medida en la economía de mercado sin trabas. El poder social domina entonces el poder del Estado.

Con el tiempo, esta sociedad dinámica tiende a fortalecer al Estado al proporcionarle ingresos fiscales cada vez mayores. Además, la tentación de pedir préstamos a tipos de interés preferentemente bajos da al Estado los medios para desarrollarse con el tiempo. Inevitablemente, comienza a crecer.

En su voluntad de poder, el Estado comienza a ejercer presión sobre la sociedad. A medida que el Estado aumenta su control burocrático, reglamentario y fiscal sobre la sociedad, la debilita. La sociedad se ve entonces lentamente despojada de sus fuerzas innovadoras y de su energía empresarial.

El gasto público sigue aumentando, hasta cierto punto más rápido que los ingresos fiscales. Los tipos de interés propuestos para asumir más deuda ya no son tan atractivos como antes. La economía se vuelve cada vez menos competitiva y ya no puede sostener a un Estado que se vuelve gigantesco. Este Estado burocrático empieza a tener déficits presupuestarios crónicos, se endeuda mucho y trata de resolver sus problemas financieros inflando la oferta monetaria. La sociedad se asfixia y reina una decadencia cultural, social y política general. El poder del Estado domina entonces el poder social.

Cada vez son más las voces que reclaman una liberalización de la sociedad para que pueda desarrollarse y florecer de nuevo. Finalmente, es inevitable una crisis económica y política debido al estancamiento de la sociedad, a las dificultades para reformar el Estado y a la corrupción que inevitablemente acompaña a la falta de oportunidades.

Evidentemente, es posible percibir un largo ciclo en esta paradoja del poder político, a menudo superior a un siglo, en el que la sociedad se caracteriza en ciertos periodos más por el poder estatal y en otros periodos más por el poder social.

Hoy, la crisis sanitaria se hace eco de esta paradoja del poder político. Los países que más han potenciado el poder estatal a costa de la libertad durante la pandemia, aplicando restricciones y todo tipo de obligaciones a la sociedad, son también los que sufrirán el mayor impacto económico y social de estas medidas a largo plazo. El poder del Estado se verá entonces notablemente debilitado y probablemente estallarán crisis políticas en estos países.

Aprender el valor de la libertad

En el contexto de la actual crisis sanitaria, entender la naturaleza del poder político es especialmente relevante. En términos más generales, el libertarismo ofrece las herramientas intelectuales esenciales para comprender la economía y la política de la sociedad moderna.

Sin embargo, a veces una experiencia personal nos hace entender la cuestión mucho más rápido que la teoría política. La gente suele dar por sentada la libertad que tiene y sólo empieza a apreciarla cuando la pierde. La crisis sanitaria de Covid habrá tenido al menos la ventaja de exponer con mayor claridad la naturaleza del poder político.

Author:
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire