Mises Wire

Home | Wire | El Estado moderno no puede existir sin dinero fiat

El Estado moderno no puede existir sin dinero fiat

  • printing money

Etiquetas Historia de EEUUCiclos EconómicosPatrón OroTeoría Monetaria

01/19/2023

La aparición del dinero es un fenómeno de mercado. Al entregar menos bienes comercializables por más bienes comercializables, los individuos se acercan a los bienes que en última instancia desean consumir pero que no pueden adquirir mediante el intercambio directo. Los bienes más comercializables se convierten en medios comunes de intercambio (es decir, el dinero).

Con el dinero en un lado de cada transacción, se reduce el número de precios relevantes, se amplía la división del trabajo y se hace posible la especialización en las fases de producción. La función básica del dinero, por tanto, es facilitar el intercambio. En contra de este propósito, la sustitución del dinero mercancía por monedas nacionales de papel ha dificultado el comercio.

Hans-Hermann Hoppe lo ha descrito como un sistema de trueque parcial. Entendido esto, puede decirse que el propósito del dinero fiat global es totalmente diferente.

En un patrón monetario de mercancías, como el oro, el poder del Estado es limitado. Ludwig von Mises explica que

La excelencia del patrón oro reside en que hace que la determinación del poder adquisitivo de la unidad monetaria sea independiente de la política de los gobiernos y de los partidos políticos. Además, impide que los gobernantes eludan las prerrogativas financieras y presupuestarias de las asambleas representativas.

Sin embargo, una vez que el Estado controla el sistema monetario, puede emitir sus propios billetes. Los billetes de papel se aceptan porque representan una reclamación de dinero mercancía con un poder adquisitivo establecido. Aunque el Estado está obligado a reembolsar sus billetes, su poder inflacionista es ostensiblemente limitado.

El objetivo del dinero fiat es eliminar esta limitación para aumentar el gasto público. Para ilustrar esto, repasaremos algunos de los principales acontecimientos que transformaron a EE.UU. de una confederación limitada y descentralizada en un estado grande y centralizado. Como veremos, estos acontecimientos coincidieron con pasos hacia una moneda fiat pura.

Thomas DiLorenzo ha argumentado convincentemente que la presidencia de Lincoln sentó las bases del moderno Estado benefactor. Lo más significativo fue que la Guerra entre los Estados aplastó el derecho de secesión, eliminando así el medio por el que los estados podían controlar el poder federal. Sin embargo, para financiar la guerra se necesitaban nuevas fuentes de ingresos. Con este fin, las Leyes de Ingresos de 1861 y 1862 impusieron el primer impuesto federal sobre la renta a los americanos y establecieron una burocracia de ingresos internos.

Sin embargo, los ciudadanos no están dispuestos a tolerar demasiados impuestos directos. En consecuencia, se aprobó la Ley de Moneda de Curso Legal de 1862, que facultaba al secretario del Tesoro para emitir «billetes verdes» inconvertibles. Las Leyes Bancarias Nacionales de 1863 y 1864 crearon un sistema de bancos autorizados a nivel nacional. Este sistema era inherentemente inflacionista y los billetes verdes se depreciaron rápidamente.

El impuesto sobre la renta acabó expirando en 1872, y la Ley de Reanudación del Pago de Especies de 1875 allanó el camino hacia un patrón oro. Sin embargo, ya existía un precedente de un impuesto sobre la renta y un papel moneda nacionalizado. Además, la Ley de Ferrocarriles del Pacífico de 1862 había proporcionado subvenciones federales directas para la construcción de un ferrocarril transcontinental.

Las subvenciones públicas provocaron mucha corrupción e ineficacia y, como cabría esperar de los misesianos, estos efectos dieron lugar a peticiones de una mayor intervención. Así, la Ley de Comercio Interestatal de 1887 estableció la primera agencia reguladora federal de la historia de los EEUU y la Ley Sherman Antimonopolio le siguió tres años más tarde.

Esta mayor regulación de la economía se inició con la Era Progresista, que culminó en 1913 con el establecimiento de un banco central y del impuesto sobre la renta como instituciones permanentes. Aunque el tipo impositivo marginal máximo comenzó siendo del 6%, en 1918 se había disparado hasta el 77% tras la entrada de los EEUU en la Primera Guerra Mundial. La inflación de la guerra fue seguida de una depresión en 1920, pero una respuesta relativamente laissez-faire permitió una rápida recuperación a mediados de 1921.

Sin embargo, a principios de 1922, la Reserva Federal se había embarcado de nuevo en una política inflacionista que no se estabilizaría hasta finales de 1928. Esto alimentó un auge inflacionista que culminó en el crack bursátil de octubre de 1929.

Un año después del crack, la crisis económica no era más grave que la depresión de 1920. Sin embargo, el presidente Herbert Hoover llevaría a cabo un programa intervencionista sin precedentes de altas tasas salariales y expansión de la inversión, subsidios agrícolas, obras públicas y una política de dinero barato y expansión del crédito. Las intervenciones de Hoover agravaron aún más la depresión, y fue derrotado en las elecciones de 1932 por Franklin Roosevelt (FDR).

No obstante, el New Deal de Roosevelt ampliaría los programas de su predecesor, no sin antes retirar oficialmente a los Estados Unidos del patrón oro. Al no poder canjear dólares en oro, se había eliminado uno de los principales frenos al poder inflacionista del gobierno federal.

Posteriormente, Roosevelt cartelizaría la industria y la agricultura, daría poder a los sindicatos, gastaría miles de millones en obras públicas y establecería un Estado benefactor federal con programas como la Seguridad Social, leyes de salario mínimo y un seguro nacional de desempleo. Como señala Robert Higgs, ésta fue «la mayor expansión del poder del gobierno federal en tiempos de paz del siglo [XX]».

Sin embargo, la expansión del poder de FDR no se limitaría a los tiempos de paz, y la Segunda Guerra Mundial consolidó a los EEUU como la potencia mundial dominante. Así, en 1944 —hacia el final de la guerra— se convocó una conferencia en Bretton Woods, New Hampshire, para establecer un nuevo sistema monetario mundial con el dólar de EEUU como moneda de reserva. Según el Acuerdo de Bretton Woods, sólo los gobiernos y bancos centrales extranjeros podían canjear dólares en oro. Los EEUU colocaría los dólares sobre el oro, mientras que los países europeos colocarían sus monedas sobre los dólares.

Los Estados Unidos comenzó la posguerra con un dólar infravalorado y grandes reservas de oro. Sin embargo, al continuar con su política inflacionista, el poder adquisitivo del dólar disminuyó y el oro salió de los EEUU. A mediados de la década de 1960, Bretton Woods empezaba a desmoronarse. Simultáneamente a la guerra de Vietnam se produjo la expansión del Estado benefactor mediante los programas de la Gran Sociedad de Lyndon Johnson. Para financiar estos gastos, el gobierno recurrió a una inflación sin precedentes.

Pero a medida que la cantidad de dólares aumentaba rápidamente, los gobiernos europeos se mostraron insatisfechos con la subvención de un dólar sobrevalorado y optaron por canjear los dólares en oro. Esto aceleró el flujo de oro fuera de los EEUU hasta que este país cortó el último vínculo del dólar con el oro en agosto de 1971.

Bretton Woods fue sustituido por el Acuerdo Smithsoniano en diciembre de 1971, pero este sistema resultó inviable. Al cabo de poco más de un año, fue sustituido por el sistema de monedas fiat puras y tipos de cambio fluctuantes que sigue vigente hoy en día. Para entonces, ya se había establecido el Estado benefactor y guerra tal como lo conocemos.

Debe quedar claro que la capacidad de aumentar el gasto público mediante la emisión de sus propios billetes de papel permitió la gran expansión del poder del gobierno de EEUU. Sin embargo, una moneda nacional respaldada por una mercancía sigue estando controlada por el Estado. Por lo tanto, el Estado puede suspender el patrón basado en una mercancía siempre que sus necesidades fiscales lo requieran. Así pues, el patrón oro clásico no pudo impedir el establecimiento del leviatán moderno. De hecho, Ryan McMaken sostiene que, al consolidar el control del Estado sobre el sistema monetario, el patrón oro clásico sentó las bases para la flotación de las monedas fiat.

Sólo si volvemos a la moneda mercantil privada podremos revocar el siglo XX. Si no lo hacemos, cualquier esperanza de limitar el poder del gobierno seguirá siendo ilusoria.

Author:
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here