Mises Wire

Home | Wire | «El escuadrón» rechaza ampliar los poderes de terrorismo doméstico dirigidos a los partidarios de Trump

«El escuadrón» rechaza ampliar los poderes de terrorismo doméstico dirigidos a los partidarios de Trump

  • squad

Etiquetas Historia de EEUU

01/29/2021

No son solo los partidarios de Trump los que están indignados por las nuevas propuestas de leyes de terrorismo doméstico dirigidas a ellos. Ninguna del «escuadrón», incluyendo a la representante Alexandra Ocasio-Cortez y otras declaradas izquierdistas, están acompañando a muchos de sus colegas Demócratas.

Los acontecimientos del 6 de enero, o cómo se cubrió el «ataque al Capitolio» en los medios de comunicación, despertaron un frenesí entre los Demócratas y sus partidarios para desplegar alguna represalia no sólo contra los llamados terroristas domésticos de ese fatídico día, sino también contra muchos de sus compañeros partidarios de Trump.

El presidente Joe Biden ordenó investigaciones de tres agencias de inteligencia sobre el «extremismo violento doméstico», mientras que en el Congreso se están haciendo gestiones para establecer nuevas oficinas en el FBI, el Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Justicia para perseguir a enemigos públicos mal definidos.

A pesar del aumento de las tensiones partidistas en las últimas semanas y meses, algunos demócratas progresistas se oponen a la ampliación de los poderes del Estado policial sobre los disidentes políticos.

La representante Rashida Tlaib (D-MI), una de las cuatro prominentes progresistas de la Cámara de Representantes que conforman el núcleo del «escuadrón», encabezó a ese grupo y otros cinco representantes al escribir una carta a la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi (D-CA), y a otros líderes del Congreso de ambos partidos.

La carta condena los poderes de seguridad nacional y vigilancia que ya existen en los libros como «demasiado amplios, indefinidos y sin responsabilidad».

En su lugar, Tlaib anima a los líderes Demócratas a centrarse en los medios legales ya disponibles para perseguir a los implicados en actividades delictivas el 6 de enero.

Los cofirmantes incluyeron a los representantes Earl Bluemenauer, Jamaal Bowman, Pramila Jayapal, Ro Khanna, Mondaire Jones, Ilhan Omar, Ayanna Pressley, Alexandria Ocasio-Cortez y Barbara Lee, la misma congresista que emitió el único voto en contra de la resolución de 2001 que dio al presidente autoridad general, para librar guerras injustificadas bajo la Resolución de Poderes de Guerra y la Constitución.

El hombre del saco del «terrorismo doméstico»

Después de vender la falsa acusación de que el motín del Capitolio fue un intento de golpe de Estado, los medios de comunicación heredados lo compararon con los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. En el Congreso, Pelosi redobló la apuesta, llamando a los alborotadores «terroristas domésticos».

Biden también ha advertido a los estadounidenses: «No se atrevan a llamarlos manifestantes».

«Eran una turba alborotada. Insurrectos. Terroristas domésticos. Es así de básico. Es así de simple», dijo el 7 de enero.

En el Senado, el jefe de la mayoría, Dick Durbin (Demócrata de Illinois), presentó la Ley de Prevención del Terrorismo Doméstico.

La excandidata presidencial Demócrata y representante de Hawaii, Tulsi Gabbard, calificó el proyecto de ley de Durbin como un intento de socavar las libertades civiles de los estadounidenses, y añadió que el hecho de «poner en el punto de mira a casi la mitad del país» no contribuiría a unir a Estados Unidos.

En su carta a Pelosi, Tlaib se hizo eco de las preocupaciones de Gabbard:

Ampliar los poderes de seguridad nacional del gobierno una vez más a expensas de los derechos humanos y civiles del pueblo estadounidense sólo serviría para socavar aún más nuestra democracia, no para protegerla.

Para concluir, Tlaib pidió al Congreso «que tenga el valor de hacer lo que es correcto, no lo que es fácil y popular».

Aunque según ese criterio el escuadrón debería dejar de apoyar la mayoría de las políticas (ejemplos 1, 2, 3) que han defendido durante su estancia en DC, es refrescante ver que al menos algunos Demócratas no están totalmente dispuestos a reavivar otra guerra imposible de ganar.

Author:

Alice Salles

Alice Salles was born and raised in Brazil but has lived in America for over ten years. She now lives in Fort Wayne, Indiana with her husband Nick Hankoff and their three children.  

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
ruperto miller via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire