Mises Wire

Home | Wire | El dinero no es neutral: por qué los planes de estabilización económica son contraproducentes

El dinero no es neutral: por qué los planes de estabilización económica son contraproducentes

  • seesaw

Etiquetas Auges y caídas

03/24/2021

Para la mayoría de los comentaristas, la estabilidad económica se refiere a la ausencia de fluctuaciones excesivas en datos económicos clave como el producto interior bruto (PIB) real y el índice de precios al consumo (IPC).

Una economía con un crecimiento constante de la producción y una inflación de precios baja y estable se consideraría estable. Una economía con frecuentes ciclos de auge y declive y una inflación de precios variable se consideraría inestable.

Según el pensamiento popular, un entorno económico estable en términos de una inflación de precios estable y un crecimiento de la producción estable actúa como amortiguador frente a diversas perturbaciones. Esto facilita la planificación de las empresas. Según esta forma de pensar, la estabilidad del nivel de precios es la clave de la estabilidad económica.

Por ejemplo, digamos que se ha producido un fortalecimiento relativo de la demanda de los consumidores de patatas frente a la de tomates. Este fortalecimiento relativo se refleja en el aumento relativo de los precios de las patatas frente a los tomates.

Para tener éxito, las empresas deben prestar atención a las demandas de los consumidores; si no lo hacen, es probable que sufran pérdidas. Por tanto, en nuestro caso, las empresas, al prestar atención a los cambios relativos de los precios, probablemente aumenten la producción de patatas frente a la de tomates.

Según esta idea, si el nivel de precios no es estable, la visibilidad de las variaciones de los precios relativos se distorsiona y, en consecuencia, las empresas no pueden conocer las variaciones relativas de la demanda de bienes y servicios y tomar decisiones de producción correctas.

Esto conduce a una mala asignación de recursos y al debilitamiento de los fundamentos económicos. Según esta forma de pensar, los cambios inestables en el nivel de precios oscurecen la capacidad de los empresarios para determinar los cambios en los precios relativos de los bienes y servicios. En consecuencia, a las empresas les resultará difícil reconocer un cambio en los precios relativos cuando el nivel de precios es inestable.

Según esta forma de pensar, no es de extrañar que el mandato del banco central sea aplicar políticas que aporten estabilidad de precios, es decir, un nivel de precios estable.

Mediante diversos métodos cuantitativos, los economistas de la Fed han establecido que en la actualidad los responsables de la política económica deben aspirar a mantener la inflación de los precios en el 2%. Cualquier desviación significativa de esta cifra constituye una desviación de la senda de crecimiento de la estabilidad de precios.

El supuesto de neutralidad monetaria está en la raíz de las políticas de estabilización de precios

En la base de las políticas de estabilización de precios está la opinión de que el dinero es neutral. Los cambios en el dinero sólo tienen un efecto sobre el nivel de precios, pero no sobre la economía real.

Por ejemplo, si una manzana se cambia por dos patatas, el precio de una manzana es de dos patatas o el precio de una patata es de media manzana. Ahora bien, si una manzana se intercambia por un dólar, se deduce que el precio de una patata es de 0,5 dólares. Obsérvese que la introducción del dinero no altera el hecho de que el precio relativo de las patatas frente a las manzanas es de 2:1. Así, el vendedor de una manzana obtendrá un dólar por ella, lo que a su vez le permitirá comprar dos patatas.

Supongamos que la cantidad de dinero se ha duplicado y, como resultado, el poder adquisitivo del dinero se ha reducido a la mitad, o el nivel de precios se ha duplicado. Esto significa que ahora una manzana puede cambiarse por dos dólares mientras que una patata por un dólar. Obsérvese que, a pesar de la duplicación de los precios, un vendedor de una manzana con los dos dólares obtenidos puede seguir comprando dos patatas.

Según esta forma de pensar, un aumento de la cantidad de dinero conduce a un aumento proporcional del nivel de precios. Mientras que una caída de la cantidad de dinero da lugar a una disminución proporcional del nivel de precios. Todo ello, según esta forma de pensar, no altera el hecho de que una manzana se cambie por dos patatas, en igualdad de condiciones. ¿Por qué esta forma de pensar es problemática?

Los cambios en la oferta monetaria no pueden ser neutrales

Cuando se inyecta dinero nuevo, siempre hay unos primeros receptores del dinero recién inyectado que se benefician de esta inyección. Los primeros receptores, con más dinero a su disposición, pueden ahora adquirir una mayor cantidad de bienes, mientras que los precios de estos bienes siguen siendo los mismos.

A medida que el dinero empieza a circular, los precios de los bienes empiezan a subir. En consecuencia, los receptores tardíos se benefician en menor medida de las inyecciones monetarias o incluso pueden encontrarse con que la mayoría de los precios han subido tanto que ahora pueden permitirse menos bienes.

Los aumentos de la oferta monetaria conducen a una redistribución de la riqueza real desde los receptores posteriores, o no receptores del dinero, hacia los receptores anteriores. Obviamente, este cambio en la riqueza real altera la demanda de bienes y servicios de los individuos y, a su vez, altera los precios relativos de los bienes y servicios.

Los aumentos de la oferta monetaria ponen en marcha una nueva dinámica que da lugar a cambios en la demanda de bienes y servicios y a cambios en sus precios relativos. Por lo tanto, los aumentos de la oferta monetaria no pueden ser neutrales en lo que respecta a los precios relativos de los bienes.

El cambio en las demandas relativas se debe a la desviación de la riqueza real de los últimos receptores de dinero a los primeros. Este cambio en las demandas relativas no puede mantenerse sin un aumento continuo de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria. Una vez que la tasa de crecimiento de la oferta monetaria se ralentiza o disminuye del todo, varias actividades que surgieron a raíz de este aumento de la oferta monetaria se ven sometidas a una presión a la baja.

De ello se deduce que un aumento de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria da lugar a cambios en los precios relativos, que ponen en marcha una estructura de producción insostenible. El resultado de todo esto va a ser la mala asignación de recursos y el empobrecimiento económico.

Por lo tanto, la política monetaria de la Reserva Federal que tiene como objetivo estabilizar el nivel de precios afecta implícitamente a la tasa de crecimiento de la oferta monetaria. Dado que los cambios en la oferta monetaria no son neutrales con respecto a los precios relativos de los bienes y servicios, esto significa que la política de un banco central equivale a la manipulación de los precios relativos, lo que conduce a la interrupción de la asignación eficiente de los recursos.

Obsérvese que, si bien es probable que los aumentos de la oferta monetaria se manifiesten en un aumento general de los precios, esto no tiene por qué ser siempre así. Los precios están determinados por factores reales y monetarios.

En consecuencia, puede ocurrir que si los factores reales tiran en dirección contraria a los monetarios, no se produzca ningún cambio visible en los precios. Mientras el crecimiento monetario sea boyante, los precios podrían mostrar aumentos moderados.

Evidentemente, si prestáramos atención a los cambios en el nivel de precios y no tuviéramos en cuenta el aumento de la oferta monetaria, llegaríamos a conclusiones erróneas sobre el estado de la economía.

Sobre esto, Rothbard escribió en America's Great Depression,

El hecho de que los precios en general se mantuvieran más o menos estables durante la década de los veinte indicó a la mayoría de los economistas que no existía ninguna amenaza inflacionista, por lo que los acontecimientos de la gran depresión les pillaron completamente desprevenidos.

El nivel de precios no puede determinarse conceptualmente

Además, la idea del poder adquisitivo general del dinero y, por tanto, del nivel de precios, no puede establecerse ni siquiera conceptualmente.

Si un dólar se cambia por una barra de pan, podemos decir que el poder adquisitivo de un dólar es una barra de pan. Si un dólar se cambia por dos tomates, también significa que el poder adquisitivo de un dólar es de dos tomates. La información sobre el poder adquisitivo específico del dinero no permite, sin embargo, establecer el poder adquisitivo total del dinero.

No es posible determinar el poder adquisitivo total del dinero porque no podemos sumar dos tomates a una barra de pan. Sólo podemos establecer el poder adquisitivo del dinero con respecto a un bien concreto en una transacción en un momento y lugar determinados.

Sobre esto Rothbard escribió en Hombre, economía y Estado,

Dado que el valor de cambio general, o PPM (poder adquisitivo del dinero), del dinero no puede ser definido cuantitativamente y aislado en ninguna situación histórica, y sus cambios no pueden ser definidos o medidos, es obvio que no puede mantenerse estable. Si no sabemos qué es algo, no podemos actuar para mantenerlo constante.

Resumen y conclusión

Para la mayoría de los comentaristas, la clave de unos fundamentos económicos saludables es la estabilidad de los precios. Se considera que un nivel de precios estable conduce a un uso eficiente de los escasos recursos de la economía y, por lo tanto, da lugar a mejores fundamentos económicos. No es de extrañar que el mandato de la Reserva Federal sea aplicar políticas que generen estabilidad de precios.

Mediante políticas monetarias que pretenden estabilizar el nivel de precios, la Fed socava en realidad los fundamentos económicos. Una injerencia cada vez mayor del gobierno y del banco central en el funcionamiento de los mercados hace que la economía estadounidense se encamine hacia la senda del crecimiento con un empobrecimiento económico persistente y un nivel de vida drásticamente bajo con el paso del tiempo.

Lo que se necesita no es una política de estabilidad económica, sino permitir la libre fluctuación de los precios. Sólo en un entorno libre de manipulación de la economía por parte del gobierno y del banco central pueden producirse fluctuaciones libres de los precios relativos. Esto, a su vez, permitirá a las empresas acatar las instrucciones de los consumidores.

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire