Mises Wire

Home | Wire | El «crecimiento histórico» de Biden no es tal

El «crecimiento histórico» de Biden no es tal

  • Biden voter

02/04/2022

Me sorprendió ver un tuit del presidente Joe Biden en el que mostraba el producto interior bruto (PIB) de Estados Unidos para 2021 en comparación con el crecimiento medio del PIB bajo otros presidentes. El tuit decía: «Esto no ocurrió por accidente. Gracias a las medidas que tomamos, el año pasado logramos el crecimiento económico más rápido en casi cuatro décadas».

image

Lo primero que debemos recordarle al presidente es que la recuperación de una crisis masiva no es «crecimiento». Por desgracia, esta táctica de marketing no es nueva. Cuando Biden era vicepresidente con Barack Obama, siempre comparaban el crecimiento y el empleo del mandato del presidente excluyendo el primer año, 2009. Los presidentes suelen comparar sus cifras favorablemente, pero hablar de 2021 como el «crecimiento económico más rápido en casi cuatro décadas» es engañoso.

En primer lugar, recuperar el PIB tras una crisis masiva no es crecimiento. Después de caer un 3,5%, una recuperación del 5,7% no es «el crecimiento económico más rápido» en cuarenta años. Es un rebote. Además, cuando la acumulación de existencias contribuyó en 4,9 puntos porcentuales al aumento del 6,9 por ciento del PIB real del cuarto trimestre, debemos ser cautos. Es probable que este factor se desvanezca en el primer trimestre y apunte a un crecimiento más lento en 2022.

En segundo lugar, en 2020 y 2021 se produjo el mayor aumento de la deuda federal en décadas. Tras un déficit de 3,1 billones de dólares en 2020, el mayor de la historia, y otro déficit récord histórico en 2021 de 2,7 billones, la economía de Estados Unidos ha mostrado un aumento de la deuda mucho mayor que la recuperación del PIB. El PIB en dólares corrientes aumentó en 2,10 billones de dólares en 2021, hasta un nivel de 22,99 billones de dólares, en contraste con una disminución del 2,2%, o 478,9 mil millones de dólares, en 2020. Esto significa que la economía de Estados Unidos apenas ha crecido después de ajustar el enorme aumento de la deuda.

El gobierno de Estados Unidos ha consumido 3,5 veces más deuda que el PIB acumulado en dos años.

En tercer lugar, el crecimiento del PIB en 2021 viene acompañado de la cifra de inflación más alta en treinta y nueve años, un aumento del 7% del IPC. Esto significa que los salarios reales se han desplomado y que los consumidores están sufriendo, mientras que las pequeñas y medianas empresas ven disminuir sus márgenes.

La ralentización del crecimiento económico que probablemente experimentará Estados Unidos en 2022 es un riesgo importante. La producción industrial, las ventas minoristas y la creación de empleo se han ralentizado notablemente en los últimos tres meses. No olvidemos que la tasa de participación de la población activa lleva un año estancada.

Estas cifras muestran que la recuperación es extremadamente complicada. Y lo que es más importante, lo que muestran estas cifras es el pobrísimo efecto multiplicador del gasto público y de los planes de estímulo.

Si situamos esta recuperación en el contexto del mayor estímulo monetario y fiscal de la historia reciente, con dos impresiones de déficit récord, lo que muestra el tuit de Biden es la recuperación más pobre ajustada a la deuda y al apoyo monetario en muchas décadas.

Ninguna administración desde la Segunda Guerra Mundial ha utilizado acciones políticas tan inmensas para lograr un crecimiento superior a la tendencia y una rápida recuperación. Sin embargo, a pesar del uso casi ilimitado del gasto público y de los recursos de la Reserva Federal, incluidos los tipos reales negativos y el coste de endeudamiento más bajo de la deuda pública en décadas, la realidad muestra un rendimiento extremadamente pobre y decreciente del espacio fiscal y monetario.

Este es también el problema de los análisis de muchos economistas y bancos de inversión. A nadie parece importarle el enorme aumento de la deuda y el pésimo rendimiento de los planes de estímulo. Si hay algo que se parezca al «crecimiento», los políticos están contentos.

Pero hay una cuestión mucho más profunda. La deuda acumulada será una carga para el crecimiento y el empleo en el futuro, es probable que provoque subidas masivas de impuestos y, además, el efecto placebo de los planes de gasto se desvanece rápidamente. El gobierno de Estados Unidos consume planes de estímulo por valor de 1 billón de dólares como si no importara.

Hay un rebote después de una inyección masiva de adrenalina en la economía. Pero el rebote es claramente insuficiente y de baja calidad. El resultado es una mayor inflación y ningún efecto multiplicador discernible de los programas de gasto aprobados, porque la mayor parte de la recuperación proviene de la reapertura de la economía, no del estímulo.

Esto, por desgracia, es típico en muchas economías. Mucha más deuda para un crecimiento más débil y una mayor inflación.

El tuit de Biden afirma que «esto no ocurrió por accidente». Tiene razón. Es más bien un choque de trenes keynesiano.

Author:

Daniel Lacalle

Daniel Lacalle, PhD, economist and fund manager, is the author of the bestselling books Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap (2017), The Energy World Is Flat (2015), and Life in the Financial Markets (2014).

He is a professor of global economy at IE Business School in Madrid.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Christopher Michel via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here