Mises Wire

Home | Wire | El canibalismo económico no salvará a México, ni a ningún otro país

El canibalismo económico no salvará a México, ni a ningún otro país

  • Banxico

Etiquetas Central Banks

Para muchos un signo de una economía moderna -y para los que saben más, un motivo de dolor- el peso de México proviene del banco central del país, el Banco de México. El Banxico, como se suele abreviar, tendrá un nuevo gobernador a finales de año. Andrés Manuel López Obrador (AMLO), presidente de México, anunció el pasado viernes que no nombrará al actual gobernador del banco, Alejandro Díaz de León, para un segundo mandato. Respecto a lo que busca en un sustituto, dijo que el nuevo gobernador «va a ser un economista con dimensión social, que esté a favor de una economía moral».

Esta ambigüedad, por supuesto, provocó más comentarios, que AMLO dio el lunes:

Vamos a proponer a un buen economista con experiencia en el manejo de la economía y las finanzas, una persona seria y responsable que sabrá dirigir el Banco de México para que se mantenga la estabilidad macroeconómica.... No vamos a intervenir en las políticas del Banco de México.

¿Cuáles han sido las políticas de Banxico en los últimos tiempos? Aunque a menudo se le considera de tendencia neoliberal —para escarnio de AMLO—, Banxico no es un bastión de los principios del libre mercado. De hecho, en respuesta al cierre covid-19, la base monetaria de México ha aumentado un 19,3% desde el pasado abril, alcanzando los 2,1 billones de pesos este mes. Comercializada como una política anticíclica dominante, esta inflación de la oferta monetaria de México no ayudará al mexicano medio en lo más mínimo. Además, independientemente de lo que el nuevo gobernador pretenda hacer con el banco, su existencia es una amenaza para el sustento de los mexicanos. De hecho, ya sea que se agregue una dimensión social a la política del banco (lo que casi seguramente significará un mayor envilecimiento monetario y manipulación de las tasas de interés), o que el banco continúe con su estereotipada política monetaria dominante (es decir, bueno, envilecimiento monetario y manipulación de las tasas de interés), sólo causará sufrimiento.

Esto se debe a la propia naturaleza del crecimiento económico y la inflación. Una economía necesita el ahorro y la inversión para crecer, y necesita que los precios reflejen el estado real de la economía para que los recursos se asignen adecuadamente. Los bancos centrales, y sus políticas inflacionistas, no sólo son ineficaces para estos dos fines, sino que son destructivos para una economía.

Imprimir más dinero no aumenta la cantidad de recursos disponibles, sólo la producción puede hacerlo. Por lo tanto, cualquier dinero adicional sólo puede dar lugar a una reorganización de los recursos, y no de manera uniforme. El resultado del nuevo consumo que esto desencadena altera aún más la estructura de la producción, viciando la mala asignación de recursos en la economía. Esta mala asignación provoca cambios en la estructura de los precios, causando más trastornos en la estructura de la producción. Ludwig von Mises también señaló que la inflación genera una especie de canibalismo en la economía:

Sería un grave error descuidar el hecho de que la inflación también genera fuerzas que tienden al consumo de capital. Una de sus consecuencias es que falsea el cálculo económico y la contabilidad. Produce el fenómeno de los beneficios ilusorios o aparentes. (Acción humana, pp. 546, 549)

O, como dijo Rothbard todo esto:

Cualquier plan para inflar la oferta monetaria, ya sea privado o público, sólo puede redistribuir la renta y la riqueza, paralizar o destruir la unidad de cálculo indispensable para una economía moderna, debilitar los incentivos para ahorrar y, en general, paralizar y finalmente destruir el sistema económico. (Controversias económicas, p. 209)

Debería estar muy claro que el camino a seguir por México, si desea el desarrollo económico, debe incluir la abolición de la falsificación legalizada. México no será salvado por un banco central, ni por un gobernador del banco central que favorezca una economía «moral» (a menos que esta simpatía por una economía moral implique la destrucción de Banxico). Tampoco ninguna crisis -local, nacional o mundial, económica o de otro tipo- es causa suficiente para inflar. Parece absurdo tener que señalar que el canibalismo económico, incluso frente a un virus, no puede producir más que devastación, pero ay, vivimos en tiempos absurdos.

Author:

Contact Antón Chamberlin

Antón Chamberlin is a PhD student at Middle Tennessee State University and a Mises University alumnus.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Javier Castañón via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire