Mises Wire

Home | Wire | Ecoimperialismo: el nuevo tipo de colonialismo de Occidente

Ecoimperialismo: el nuevo tipo de colonialismo de Occidente

  • finger

Etiquetas El medio ambiente

08/03/2021

En todo el mundo existe un movimiento para eliminar los residuos del imperialismo occidental de todos los ámbitos de la sociedad. En todo el mundo se están derribando monumentos dedicados a exploradores y estadistas occidentales. Los activistas del mundo en desarrollo y sus aliados en Occidente afirman que se debe permitir a los países en desarrollo trazar un nuevo rumbo sin la interferencia cultural de Occidente.

Sin embargo, Occidente continúa con una forma de colonialismo en África: el eco-imperialismo. Como a los progresistas de Occidente les gusta este tipo de imperialismo, rara vez se oye hablar de él. Las personas razonables creen que los países en desarrollo tienen derecho a la autodeterminación, pero la agenda ecoimperialista de Occidente no ha provocado el mismo veneno. En otras palabras, Occidente ha demostrado que tiene toda la intención de inmiscuirse en los asuntos internos de las naciones en desarrollo en nombre del ecologismo.

Los países occidentales, en cambio, se permitieron el lujo de explotar sus recursos y fuentes de energía sin encontrarse con sermones sombríos sobre el cambio climático, y los países africanos deberían tener el mismo privilegio. Los países africanos, por ejemplo, reciben habitualmente sermones de Occidente sobre la necesidad de reducir las emisiones y utilizar fuentes de energía más caras y menos productivas. Esto es costoso para estos países y limita la autodeterminación local.

Además, en contra de lo que se dice, el cambio climático es un problema antiguo y la historia registra nuestra capacidad de adaptación a un clima imprevisible. Tampoco hay consenso en que el CO2 sea un contaminante. Estas cuestiones no se van a repetir en este artículo, porque ya se trataron a fondo en un artículo anterior. Por tanto, sólo cabe renunciar al emocionalismo de quienes prefieren que los países africanos arriesguen su salud financiera basándose en datos no concluyentes.

Este problema va más allá de las cuestiones relacionadas con el cambio climático, por supuesto.

En Kenia, por ejemplo, se utilizó el DDT para frenar la propagación de la malaria, hasta que desapareció en 1990 a instancias de un gobierno inspirado en la propaganda occidental. Afortunadamente, para Kenia, la perspicacia de algunos burócratas hizo que se reanudara el uso del DDT en 2010. Como informó en 2009 el entonces jefe de la unidad de control de la malaria de Kenia, Willis Akhwale «nuevos estudios han demostrado que las acusaciones anteriores sobre el DDT son en gran medida incorrectas. El pesticida es seguro para el control de la malaria, si al igual que otros productos químicos se utiliza de forma responsable».

La verdad es que el DDT nunca fue objeto de una audiencia imparcial antes de la decisión de poner fin a su uso. El economista Roger Bates expone la cuestión sin rodeos: «A pesar de que muchos de los temores en torno al DDT se basaban en estudios inadecuados y poco científicos, la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés) prohibió el DDT en 1972..... El administrador de la EPA, William Ruckelshaus, anuló los informes científicos y las pruebas de numerosos testigos expertos que se oponían firmemente a la prohibición del DDT».

De hecho, un estudio de 2011 descubrió que el impacto del DDT en los lagos de África no solo era moderado, sino que los bajos niveles de contaminación explican la abundancia de la población de flamencos menores en estos entornos acuáticos. Por razones políticas, los países pobres se ven obligados a poner en marcha costosos programas para acariciar el ego de los ecologistas acomodados, cuyo nivel de vida no se ve afectado por sus malas ideas. En consecuencia, Paul Driessen pinta un panorama desolador de las consecuencias del activismo medioambiental en África: «Ahora, incluso cuando las langostas acaban con los cultivos de alimentos básicos, las ONGs rabiosas están presionando al parlamento de Kenia para que prohíba más de 200 pesticidas que han sido aprobados como seguros para los cultivos, la vida salvaje y las personas por las autoridades de Kenia y por los reguladores de EEUU, Canadá y otras naciones».

Como argumenta acertadamente Driessen, en lugar de promover técnicas agrícolas modernas para África, anuncian el insidioso programa de la agroecología con una fijación en las prácticas indígenas percibidas, excluyendo los conocimientos, las tecnologías y los equipos que podrían reducir la pobreza y otros males sociales en África. Resulta aún más inquietante que el ecoimperialismo de Occidente no sea suficientemente cuestionado por los líderes africanos. Los combustibles fósiles alimentan a las energías renovables y son responsables de la mejora del nivel de vida en el mundo desarrollado al facilitar una producción eficiente, pero, como señala Samuel Ayokunle Oyo, los responsables políticos están considerando imprudentemente la prohibición de los combustibles fósiles: «En Nigeria, por ejemplo, las políticas propuestas que exploran una prohibición total de los sistemas independientes de combustibles fósiles podrían erosionar el progreso en la extensión de la electrificación en todo el país.... Estos sistemas de combustibles fósiles forman parte de las redes híbridas de energía renovable que desempeñan un papel importante en la electrificación sostenible de las comunidades desatendidas del África subsahariana».

Los líderes africanos están tan distraídos por la retórica vacía de los ecologistas que pueden empobrecer a sus pueblos para señalar puntos en común con las equivocadas élites occidentales. Además, a pesar de la proclividad de los políticos africanos a denunciar el neocolonialismo, parece que en el terreno de la gestión medioambiental están dispuestos a hacer concesiones a Occidente. Sin embargo, lo cierto es que, aunque la civilización occidental es frecuentemente ridiculizada, la mayoría de las regiones toman sus referencias de Occidente. Por tanto, aunque las políticas climáticas del mundo occidental sean dudosas, debido al capital cultural de Occidente, se exportarán a otros lugares.

Pero para ejercer verdaderamente la soberanía, los africanos deben desprenderse del encanto del izquierdismo occidental. Es ilógico oponerse al imperialismo occidental y, sin embargo, aceptar políticas ecológicas elaboradas por Occidente que son antitéticas al progreso de África. Esencialmente, adoptar la retórica de los ecologistas puede estimar a los líderes africanos a los ojos de sus homólogos occidentales, pero lamentablemente, sus electores serán recompensados con la pobreza.

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Merion West, The Federalist, American Thinker, Intellectual Takeout, mises.org, and Imaginative Conservative. Visit his YouTube channel, with numerous interviews with a variety of scholars, here. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire