Mises Wire

Home | Wire | Dinero sólido versus dinero fiat: efectos en el ciclo de auge-caída

Dinero sólido versus dinero fiat: efectos en el ciclo de auge-caída

  • gold nuggets

Etiquetas Dinero y Bancos

06/23/2021

Según la teoría austriaca del ciclo económico (TACE), el ciclo de auge y declive surge como respuesta a una desviación del tipo de interés de mercado con respecto al tipo de interés natural o de equilibrio. Se sostiene que la causa principal de esta desviación es el aumento de la oferta monetaria. De ello se desprende que, en un patrón oro sin banco central, un aumento de la oferta de oro pondrá en marcha un ciclo de auge y caída.

Es probable que un aumento de la oferta de oro provoque una bajada de los tipos de interés del mercado. Esto, a su vez, es probable que haga que los tipos de interés del mercado se desvíen del tipo de interés de equilibrio. En consecuencia, siguiendo la TACE, un aumento de la oferta de oro va a poner en marcha el ciclo de auge y caída.

Según Robert P. Murphy, Ludwig von Mises sostenía que un aumento de la oferta de oro podría desencadenar el ciclo de auge-caída.1

Aunque sugería que el patrón oro podría generar ciclos económicos siempre que un aumento de la oferta de oro hiciera que el tipo de interés del mercado se desviara del tipo de interés natural, o del tipo de equilibrio, Mises, sin embargo, veía esta posibilidad como algo remoto.

Mises consideraba que el patrón oro era el mejor sistema monetario para mantener la expansión del crédito bajo estricto control. Murphy cita a Mises al respecto:

Incluso un rápido incremento en la producción de los metales preciosos nunca puede tener el alcance que la expansión del crédito puede alcanzar. El patrón oro era un control eficaz de la expansión del crédito, ya que obligaba a los bancos a no sobrepasar ciertos límites en sus aventuras expansionistas. Las propias potencialidades inflacionistas del patrón oro se mantuvieron dentro de unos límites gracias a las vicisitudes de la minería del oro. Además, sólo una parte del oro adicional aumentó inmediatamente la oferta ofrecida en el mercado de préstamos. La mayor parte actuó primero sobre los precios de las materias primas y los salarios y sólo afectó al mercado de préstamos en una fase posterior del proceso inflacionista. (negrita añadida)2

Según Murphy, Mises concluyó que

El auge insostenible se produce cuando una cantidad de dinero recién creada (o extraída) entra en el mercado de préstamos y distorsiona los tipos de interés, antes de que otros precios de la economía hayan tenido tiempo de ajustarse. En principio, este proceso podría ocurrir incluso en el caso del dinero mercancía con una banca con 100% de reservas.3

Al contrario que Mises, Murray Rothbard sostenía que el aumento de la oferta de oro no podía poner en marcha ciclos de auge-caída. Para él, la razón clave detrás de los ciclos de auge y caída es el acto de malversación provocado por las políticas monetarias de los bancos centrales y los préstamos bancarios de reserva fraccionaria. Tanto la política monetaria como los préstamos de reserva fraccionaria ponen en marcha una expansión de la oferta monetaria de la «nada».

Según Rothbard, el aumento de la masa monetaria de la nada es la causa principal de los ciclos de auge-caída. Sostuvo que, el ciclo económico no puede surgir en una economía de libre mercado donde el dinero es oro y no hay banco central. Según Rothbard,

La inflación, en este trabajo, se define explícitamente para excluir los aumentos en el stock de especies. Aunque estos aumentos tienen efectos tan similares como el aumento de los precios de las mercancías, también difieren notablemente en otros efectos: (a) los simples aumentos de la especie no constituyen una intervención en el mercado libre, penalizando a un grupo y subvencionando a otro; y (b) no conducen a los procesos del ciclo económico (negrita añadida).4

Para Rothbard, pues, el fenómeno del ciclo económico se debe a las políticas inflacionistas del banco central, que ponen en marcha un acto de malversación mediante el desvío de la riqueza real de los generadores de riqueza a los no generadores.

Un aumento en la oferta de oro, según Rothbard, no conduce a un acto de malversación, como lo hace el aumento de dinero de la «nada», y por lo tanto no da lugar al ciclo de auge y caída.

Por qué el aumento de la oferta de oro no conduce a los ciclos de auge-caída

Empecemos con una economía de trueque en la que Juan, el minero, produce diez onzas de oro. La razón por la que extrae oro es porque hay un mercado para él. El oro contribuye al bienestar de los individuos. A continuación, intercambia sus diez onzas de oro por diversos bienes y servicios.

Con el tiempo, los particulares han descubierto que el oro—que originalmente era útil para fabricar joyas—también lo es para otras aplicaciones. Ahora empiezan a asignar al oro un valor de cambio mucho mayor que antes. Como resultado, Juan el minero podía cambiar sus diez onzas de oro por más bienes y servicios que antes.

Los particulares también han descubierto que el oro también es útil para servir como medio de intercambio. El beneficio adicional que el oro ofrece ahora eleva aún más la demanda de oro por parte de los individuos. Como resultado, el precio del oro en términos de bienes y servicios aumenta aún más, en igualdad de condiciones.

Obsérvese que el oro forma parte del conjunto de la riqueza real y promueve la vida y el bienestar de los individuos. Cuando Juan el minero intercambia oro por bienes, está realizando un intercambio de algo por algo. Está cambiando riqueza por riqueza.

Si por alguna razón se produjera un gran aumento de la producción de oro y si esta tendencia persistiera, entonces el valor de cambio del oro mostraría un descenso persistente frente a otros bienes y servicios, en igualdad de condiciones.

En tales condiciones, es probable que la gente abandone el oro como medio de intercambio y busque otra mercancía que cumpla esta función. Independientemente de los cambios en la oferta de oro, el oro seguirá formando parte del stock de riqueza mientras los individuos lo encuentren útil para apoyar sus vidas y su bienestar.

Los recibos sin respaldo establecen ciclos de auge-caída

Contrasta todo esto con los recibos de oro sin respaldo que se utilizan como medio de intercambio. Estos recibos se emiten sin el correspondiente oro depositado para su custodia. Esto establece una plataforma para el consumo sin contribuir a la reserva de riqueza real.

La impresión de recibos de oro sin respaldo pone en marcha el proceso de desviación del ahorro real de las actividades generadoras de riqueza hacia los titulares de los recibos sin respaldo. Esto conduce al llamado boom económico. Siguiendo a Rothbard, podemos sugerir que la emisión de recibos de oro sin respaldo establece la plataforma para la malversación una vez que estos recibos se emplean en un intercambio por bienes y servicios. Pone en marcha un intercambio de nada por algo.

Una vez que la impresión de recibos sin respaldo se ralentiza o se detiene por completo, se detiene el flujo de ahorro real hacia las diversas actividades que surgieron debido a los recibos sin respaldo. Como resultado, estas actividades se ven sometidas a presión, surgiendo una crisis económica.

Pero en el caso de un aumento de la oferta de oro, no se comete ninguna malversación. El proveedor de oro—la mina de oro—ha aumentado la producción de una mercancía útil. Por lo tanto, en este sentido no tenemos un intercambio de nada por algo. Un minero de oro (productor de riqueza), por el hecho de haber producido algo útil, puede cambiar el oro por otros bienes útiles. No necesita dinero vacío para desviar la riqueza real hacia él.

Para aclarar más este punto, consideremos un dinero falso generado por un falsificador. El dinero falsificado tiene el mismo aspecto que el dinero auténtico. (Obsérvese que el dinero honesto se obtiene vendiendo algunos bienes útiles por él. En cambio, para obtener el dinero falso no se ha intercambiado ningún bien. El falsificador simplemente imprimió el dinero; de ahí que el dinero falso surgiera de la «nada»). Una vez que el dinero falsificado se intercambia por bienes, esto da lugar a que nada se cambie por algo. Esto lleva a la canalización de bienes de los individuos que han producido bienes al falsificador.

Además, el falsificador, al embarcarse en las compras de diversos bienes, eleva el apoyo a estos bienes. Nótese que el aumento de la demanda de estos bienes surge por el aumento del dinero falsificado o del dinero salido de la «nada». El aumento de la producción de bienes no surgiría en ausencia del dinero falso. El ahorro real se canaliza ahora hacia la producción de bienes que son apoyados por el falsificador. Como resultado, esto socava la producción de bienes que demandan los no falsificadores.

Una vez que el apoyo a los bienes que surgieron a causa de las actividades de los falsificadores comienza a disminuir o desaparece, la demanda de estos bienes también se ralentiza o desaparece. En consecuencia, la producción de estos bienes disminuye o se interrumpe por completo. Obsérvese que, debido al aumento del dinero procedente de la «nada», se produce un aumento de la producción de bienes gracias a ese dinero. Una disminución del dinero de la «nada» resulta en una disminución de la producción de estos bienes. Por lo tanto, lo que tenemos aquí es un auge de las actividades que surgieron como resultado del dinero salido de la «nada» y su quiebra debido a una disminución del dinero salido de la «nada».

Ahora bien, un aumento de la oferta de oro puede hacer que los tipos de interés del mercado se desvíen del tipo natural. Esto, a su vez, puede provocar fluctuaciones en la actividad económica durante el proceso de ajuste. En una economía de libre mercado, hay cambios todo el tiempo, y no hay estabilidad como tal. Pero los ciclos de auge-caída no tienen que ver con las fluctuaciones del libre mercado. Estos ciclos tienen que ver con el empobrecimiento de los productores de riqueza provocado por el aumento de la oferta monetaria de la «nada».

Conclusiones

La clave de la aparición del ciclo de auge y caída es la expansión de la oferta monetaria de la nada. El aumento de la oferta de oro no tiene nada que ver con todo esto. El aumento de la oferta de oro es, de hecho, un aumento de la oferta de riqueza real. Este aumento no se traduce en un intercambio de nada por algo. Por lo tanto, un patrón oro no favorece los ciclos de auge y caída.

  • 1. Robert P. Murphy, «More Than Quibbles: Problems with the Theory and History of Fractional Reserve Free Banking», Quarterly Journal of Austrian Economics 22, nº 1 (primavera de 2019): 3-25.
  • 2. Ludwig von Mises, Human Action: A Treatise on Economics, edición académica. (1949, repr., Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 1998), 571-72, qtd. en Murphy, «More Than Quibbles», p. 7.
  • 3. Murphy, «More Than Quibbles», p. 8.
  • 4. Murray N. Rothbard, Man, Economy, and State, with Power and Market, 2d scholar's ed. (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2009), p. 990n.106. The author of this article wants to thank Dr. David Gordon for assisting in finding this quote.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire