Mises Wire

Home | Wire | Deja de culpar al liberalismo clásico por los problemas de la naturaleza humana

Deja de culpar al liberalismo clásico por los problemas de la naturaleza humana

  • priv

10/09/2020

En un reciente ensayo en la nueva revista conservadora en línea IM-1776, el escritor Alex Kaschuta sostiene que el mundo contemporáneo se encuentra bajo «las pesadas cadenas del liberalismo» que, en su mente, han destruido la vida humana, abolido la tradición y dejado a los individuos atomizados cada vez más «libres» de toda restricción social y personal. Estas quejas no son nada nuevo, y algunos de los problemas que señala son demasiado reales, sin embargo, su amplio ataque contra el liberalismo no da en el blanco en casi todos los frentes.

Por un lado, como muchas etiquetas que se utilizan hoy en día, la palabra liberal se ha vuelto tan amplia que su uso abarca muchas corrientes de pensamiento divergentes y se extiende sobre importantes diferencias y matices. Los liberales y los liberales clásicos están íntimamente familiarizados con este problema, habiendo adoptado esas etiquetas como un medio para tratar de abordar la bastardización del término liberal.

En su libro más reciente, The Great Delusion, John Mearsheimer divide el liberalismo en dos diversas escuelas de pensamiento que a menudo están en desacuerdo entre sí. Por una parte, identifica el liberalismo de modus vivendi, que se centra en gran medida en los derechos negativos individuales y se ocupa principalmente de la intrusión del Estado en la vida, y por otra parte, identifica el liberalismo progresista, que se ocupa mucho más de los derechos positivos y la ingeniería social. En particular, el liberalismo progresivo está íntimamente relacionado con los planes de cruzada para rehacer el mundo a su imagen universalista. El liberalismo de modus vivendi, que Mearsheimer ha identificado con F.A. Hayek, carece de este impulso de cruzada universalista.

Sin embargo, como muchos hoy en día, Kaschuta pinta con un amplio pincel y concibe un solo liberalismo en el molde de John Stuart Mill, quien, argumenta, «afirmó que la libertad radica en elevar la elección y dejar de lado la costumbre onerosa, que la única manera de ser verdaderamente libre es desatarse de los lazos de las costumbres sociales, en una elección cada vez más libre».

Sin duda, hay libertarios que parecen identificar la elección individual maximizada y por lo tanto el control sobre cada aspecto de la existencia humana como el núcleo del libertinaje. Por ejemplo, considere esta línea del ensayo de Nick Gillespie y Matt Welch del 2008 The Libertarian Moment: «De hecho, estamos viviendo en la cúspide de lo que debería llamarse el Momento Libertario, el amanecer no de una Edad de Acuario legendaria, cliché y poco convencional, sino un tiempo de elección cada vez más hiper-individualizada e hiperexpandida sobre cada aspecto de nuestras vidas».

Es ciertamente cuestionable hasta qué punto tal enfoque en el «hiperindividualismo» pertenece al campo del modus vivendi.

En cambio, una concepción misesiana del liberalismo apenas se centra en la destrucción de las costumbres sociales y la tradición. Más bien, en palabras de Mises, «el programa del liberalismo... si se condensa en una sola palabra, tendría que leerse propiedad, es decir, propiedad privada de los medios de producción». No sólo se trata de un énfasis diferente al de la máxima elección individual en cada esfera de la vida, sino que Mises en realidad ataca a Mill como «el creador de la irreflexiva confusión de ideas liberales y socialistas que llevó al declive del liberalismo inglés y al socavamiento del nivel de vida del pueblo inglés... Mill es el gran defensor del socialismo».

La obra de Hayek también está ausente de este impulso milenarista y, de hecho, lo contradice directamente en muchas ocasiones al defender la idea de que la tradición es el resultado de un proceso evolutivo de prueba y error que no debería ser desechado casualmente por aquellos que «no pueden concebir nada que sirva a un propósito humano que no haya sido diseñado conscientemente» y de hecho llama a tales personas «casi por necesidad enemigos de la libertad».

A diferencia de muchos analfabetos, Kaschuta reconoce que «el mercado funciona, y ha sido nada menos que milagroso». Sin embargo, procede a culpar al mercado por «el despojo del planeta, la destrucción de las comunidades locales y los ciclos de auge y caída de intensidad cada vez mayor». Cualesquiera que sean las críticas que uno pueda tener sobre un sistema de libre mercado, no son muy buenas.

No faltan datos que demuestran que las sociedades liberales, con su énfasis en los derechos de propiedad, conducen a mejores resultados ambientales. Y basta con mirar la historia de la Unión Soviética, que eliminó casi por completo el Mar de Aral y masacró decenas de miles de ballenas sin ningún propósito, para ver lo bien que un sistema económico no basado en el mercado cuida del medio ambiente. 

Del mismo modo, culpar al sistema de libre mercado por el declive de la comunidad también es un error. Hay muchas razones por las que la comunidad y la sociedad civil han decaído, pero como demuestran los trabajos de los sociólogos Frank Tannenbaum y Robert Nisbet, una de las principales razones es el poder centralizador del Estado que trata de socavar a los rivales del poder social. No se puede culpar de ello al liberalismo de estilo modus vivendi.

Por último, la afirmación de Kaschuta de que el mercado conduce naturalmente a ciclos económicos de auge y caída ignora la totalidad de la teoría del ciclo comercial austríaco que sostiene que, en lugar de ser el producto natural de las fuerzas del mercado, esos ciclos comerciales son el resultado de la mala inversión creada por la política monetaria del banco central.

Kaschuta plantea muchos puntos sobresalientes cuando se queja de que el hombre moderno se ha «liberado» de toda restricción, pero se equivoca al echar toda la culpa de este desamarramiento sobre los hombros del liberalismo. La historia está llena de períodos similares en sociedades de todo el mundo en los que hubo una pérdida colectiva de autocontrol. Estas épocas no son indicativas de las «cadenas» del liberalismo, sino de los grilletes de la naturaleza humana que ninguna ideología terrenal puede esperar soltar jamás. La naturaleza humana es lo que es.

El liberalismo no resolverá la naturaleza humana, pero en la tradición de Mises y Hayek puede ayudar a establecer un sistema social en el que los humanos puedan vivir pacíficamente con prosperidad material. Es un logro tan raro en la historia humana que sus críticos deberían ser más cautelosos antes de enviarlo al basurero de la historia.

Author:

Zachary Yost

Zachary Yost is a Mises U alum and freelance writer.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
mikeinlondon via Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire