Mises Wire

Home | Wire | Cuando visité Berlín Oriental con Murray Rothbard

Cuando visité Berlín Oriental con Murray Rothbard

  • east german border 1962

Etiquetas Dinero y Banca

El año 1982 me cambió la vida. También fue el año en que conocí a Murray Rothbard y recorrí lo que entonces era Berlín Oriental con él y su esposa, y con muchos otros. Y gracias a Rothbard y a otros miembros de la escuela austriaca de economía, pude entender por qué los comunistas consideraron necesario construir un muro para impedir que la gente saliera de su país.

He puesto mucho material en ese primer párrafo y necesito explicar algunas cosas. A principios de 1982, yo era profesor de estudios sociales en la escuela secundaria de Rossville (Georgia) y decidí participar en un concurso de ensayos económicos patrocinado por Olive Garvey cuyos ganadores presentarían sus trabajos en las reuniones de la Sociedad Mont Pelerin que se celebrarían en Berlín Occidental en septiembre de ese año. El difunto William H. Peterson me había introducido en la economía austriaca un año antes, y aunque sabía que no tenía ninguna posibilidad de ganar nada, me apunté de todos modos.

Por suerte para mí, nos cayó una rara tormenta de nieve que mantuvo las escuelas cerradas durante una semana y me dio tiempo para escribir un borrador tras otro. Finalmente, escribí la copia que me gustaba y la envié, y luego me olvidé por completo de ella. Unos meses más tarde, recibí una llamada telefónica para decirme que había ganado, así que hicimos planes para viajar a Alemania. El hecho de haber quedado en primer lugar todavía me sorprende, ya que en realidad sabía muy poco de economía y la escuela austriaca y la escuela de posgrado no estaban en mi lista de prioridades.

Durante el verano antes de ir a Alemania, leí el clásico de Rothbard America's Great Depression, además de escribir varios artículos que fueron aceptados por The Freeman. Habiendo leído también Free to Choose de Milton Friedman, me di cuenta rápidamente de que la tesis de Rothbard difería en gran medida de la narrativa estándar de «la Fed no infló lo suficiente», que era el mantra de Alan Greenspan y Ben Bernanke cuando se enfrentaban a las crisis provocadas por la propia Fed. El libro de Rothbard fue para mí una experiencia educativa que no he olvidado y, casi cuarenta años después, sigo utilizándolo como herramienta de enseñanza.

Como era muy nuevo en el pensamiento económico (y en la escritura), no estaba familiarizado con muchos de los «grandes nombres» de la economía de aquella época. Había leído a Ludwig von Mises y a F.A. Hayek (gracias a Bill Peterson, que me consideraba un protegido), así como casi todo lo que pude encontrar sobre economía austriaca en esta época anterior a Internet, pero mi formación económica estaba en pañales y tenía mucho que aprender.

Habiendo leído muchas de las columnas de Rothbard en la revista Reason (me hice suscriptor), me familiaricé tanto con sus opiniones libertarias como con su análisis económico y llegué a comprender que era un pensador coherente, y estaba deseando conocerlo. Tendría esa oportunidad en Berlín.

Llegamos a Berlín con un gran desfase horario, con dos horas de sueño en cuarenta horas. Después de registrarnos en nuestra habitación del Hotel Intercontinental, fuimos a la reunión de apertura, donde Hayek era uno de los oradores. Ya escribí sobre la locura de cena que tuvimos al final de las reuniones, pero al menos tuve la oportunidad de conocer al difunto Walter Williams.

Esa misma semana tuve por fin la oportunidad de conocer a Murray N. Rothbard, y no se parecía a lo que había imaginado. Donde había esperado a un incendiario, encontré, en cambio, a un tipo agradable que se reía con una carcajada. No hablamos mucho tiempo y dudo que se impresionara con mis preguntas, pero finalmente pude conocerlo. Nunca lo vi después de esa semana.

Las actividades de la semana incluían una visita en autobús a Berlín Oriental. Mi esposa y yo sabíamos qué esperar, ya que habíamos hablado con otras personas que ya habían estado allí, pero ni siquiera la preparación mental era suficiente, y un autobús lleno de economistas y escritores conservadores y libertarios no iba a tener una visión muy comprensiva del paraíso comunista al otro lado del muro. No con gente como Murray Rothbard, Henry Manne y Morgan Reynolds a bordo.

Ni Murray ni su mujer, Joey, hablaron mucho durante la visita y no recuerdo haberles dicho nada a ninguno de los dos. Para mí, la lectura de Rothbard y de los austriacos había resultado valiosa al ver el abandono y la decadencia que era Berlín Oriental y entender por qué era así. ¿Por qué? Los austriacos, desde Mises, habían explicado el concepto de cálculo económico y cómo el socialismo, tal y como lo concibieron sus partidarios, no podía sobrevivir.

En otras palabras, Murray Rothbard no necesitó explicarme en el autobús por qué Berlín Oriental, el llamado París de Europa del Este, era un vertedero desvencijado. Ya me lo había explicado en sus numerosos escritos.

Author:

Contact William L. Anderson

William L. Anderson is a professor of economics at Frostburg State University in Frostburg, Maryland.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Don O'Brien via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire