Mises Wire

Home | Wire | Cuando Biden «crea empleo» busca los costes ocultos

Cuando Biden «crea empleo» busca los costes ocultos

  • biden jobs

Etiquetas Impuestos y GastoHistoria de EEUU

01/29/2021

Los empleos gubernamentales de Biden son lo «visto», los empleos perdidos del mercado son lo «no visto»

En un futuro próximo, cualquiera que lea las noticias es probable que encuentre un artículo titulado «Puestos de trabajo creados con Biden» o un informe sobre cuántos puestos de trabajo se han añadido gracias a los programas de Biden. Estos empleos los verá el lector de noticias, pero los trabajos que los trabajadores habrían estado haciendo si el gobierno no los hubiera contratado serán invisibles para este lector.

¿Cuáles son los trabajos que se ven y los que no se ven?

En «La ventana rota» de Bastiat, este describe dos escenarios, uno en el que el hijo de un tendero destroza el escaparate de su padre y el tendero tiene que pagar para reparar el escaparate, y un segundo escenario en el que el niño no destroza el escaparate y el padre puede gastar su dinero en otra cosa, es decir, en el sastre para comprar un traje nuevo. Los efectos del primer escenario los explica mejor Hazlitt, que en La economía en una lección comentó que

Como ha tenido que sustituir la ventana, tendrá que ir sin el traje...

O bien, como pensaba comprar el traje esa misma tarde, en lugar de tener tanto una ventana como un traje, debe contentarse con la ventana y ningún traje..... En resumen, la ganancia de negocio del vidriero es simplemente la pérdida de negocio del sastre

En el mundo de la política se ignora por completo la realidad de la pérdida de riqueza debida a los cristales rotos.

En la página web de su campaña, Biden promete crear los «puestos de trabajo que necesitamos para construir una infraestructura moderna y sostenible ahora y ofrecer un futuro energético limpio y equitativo» (la frase completa está en negrita en el original). Pero, ¿qué se sacrifica en nombre de la «creación» de esos nuevos empleos?

Piensa en los empleos netos creados, no en los empleos vistos

Los trabajadores a los que se paga para, por ejemplo, crear automóviles eléctricos como parte de la inversión de 2 billones de dólares para crear 1 millón de puestos de trabajo en la industria automovilística son 1 millón de trabajadores que podrían haber estado creando jets, gestionando la cadena de suministro de una empresa de reparto o haciendo consultoría privada. Así que incluso si tomamos la cifra de 1 millón de puestos de trabajo como cierta, no significa una ganancia neta de puestos de trabajo sobre la industria privada. Al igual que en el ejemplo de la ventana rota, se creó un puesto de trabajo para el cristalero, pero se destruyó para el sastre.

¿Cuántas ventanas hay que romper para «crear empleo»?

Un partidario del plan de Biden podría señalar que todo el gasto gubernamental de Biden no es como el ejemplo de los cristales rotos porque el efecto del plan de empleo será crear valor de alguna manera: la construcción de infraestructuras creará algún valor, a diferencia de romper y arreglar cristales. Pero, ¿quién determina cuál es el valor de esto? ¿Y podría ser cero?

La respuesta es que no tenemos forma de calcularlo

En el mercado privado, los particulares valoran el producto según sus propias valoraciones subjetivas.

En cambio, cuando se mide el valor de un plan de regulación o de gasto del gobierno, los burócratas gubernamentales simplemente adivinan cuánto valor aportan los nuevos artículos o servicios que se ofrecen. A menudo, el valor se calcula incluso en gran medida utilizando el coste de producción del producto, a pesar de que el coste de producción no dicta en absoluto cómo lo valoran los consumidores.

Además, los recursos que ahora se dedican a una nueva prioridad o proyecto gubernamental son recursos que se quitan a otros bienes y servicios como la escolarización, el seguro médico, la alimentación, la vivienda y otros innumerables productos y servicios que demandan los consumidores.

El valor real de un producto creado por el gobierno puede ser desde cero dólares hasta una cifra muy superior a la necesaria para producir el producto.

Esto significa que el valor real de un producto o servicio gubernamental está realmente dictado de forma arbitraria por las preferencias de los responsables políticos. No se establece en absoluto por lo que los consumidores quieren realmente.

El ahorro se ve afectado por la crisis

Todo este gasto público tendrá un efecto de «exclusión» del ahorro, lo que elevará los tipos de interés para las empresas privadas y los consumidores que intenten gastar. Esto se debe a que, como explica Jeff Madura en el capítulo 2, sección 1 de Mercados e instituciones financieras, en el modelo de fondos prestables, los tipos de interés están determinados por «factores que controlan la oferta y la demanda de fondos prestables».

El gobierno está en el lado de la demanda cuando tiene un déficit. Para explicar cómo esto aumenta los tipos de interés, podemos utilizar imágenes de los Principios de economía política de Menger. Menger explica que los demandantes (es decir, el gobierno) deben subir el precio del bien que desean (es decir, el dinero) para poder comprarlo, ya que los vendedores de ese bien tratarán de vender al mayor postor posible. Esto tiene como consecuencia «invisible» que cuando los consumidores o las empresas intentan pedir dinero prestado, deben superar la oferta del gobierno, que es visto como el prestatario de menor riesgo en el mercado. Como resultado de esto, otro efecto «no visto» es que como el precio del préstamo es más alto, los consumidores e inversores podrían comprar menos. Esto conlleva el «no visto» adicional de que todos los productos que las empresas habrían creado si hubieran tenido acceso a tipos de interés más bajos no aparecen en el mercado.

Desplazamiento de la mano de obra

Otro efecto «invisible» del gasto del gobierno para contratar trabajadores, o de que el gobierno subvencione a determinadas empresas para que los contraten, es que ahora nuestro lector de noticias no puede ver las empresas que no están siendo subvencionadas para contratar trabajadores. Estas empresas deben «pujar más» que el gobierno y otras empresas para contratar trabajadores. En esta subasta, especialmente porque la demanda del gobierno es relativamente inelástica (lo que significa que no reacciona mucho a un cambio en el precio) estas empresas pagarán un costo más alto para hacer negocios y como resultado podrían poner su dinero en factores de producción que les darán un mayor rendimiento, pero no uno tan alto como la contratación de trabajadores al precio original (como antes de la participación del gobierno en el mercado).

Sin embargo, algunos economistas podrían señalar que no deberíamos preocuparnos por el crowding out porque, como dicen Paul Krugman y Robin Wells en su libro, «la política fiscal expansiva durante [las recesiones] pone a trabajar los recursos desempleados... y genera mayores ingresos».

El economista Robert Murphy escribe sobre este argumento a favor del estímulo que «es absurdo pensar que el gobierno puede idear programas de gasto que se basen únicamente en los recursos de los desempleados» El estímulo también se basaría en «los trabajadores cualificados que seguían teniendo un empleo remunerado incluso en medio de la recesión, y por lo tanto no podrán trabajar en tantos proyectos del sector privado como lo habrían hecho». Para relacionar esto con nuestro ejemplo de las ventanas rotas, sería como si el gobierno creara un programa para financiar la reparación de ventanas rotas: todos los sastres se convertirían en vidrieros, en lugar de ser sólo vidrieros desempleados los que repararan los daños.

Una segunda crítica que se puede hacer a la crítica de Krugman y Wells es que los trabajadores pueden generar mayores ingresos. La ley de Say dice que cada uno puede comprar las producciones de los demás con su propia producción» La afirmación de Krugman y Wells sobre los «mayores ingresos» supone que lo que producirán estos trabajadores previamente desempleados es superior a lo que habrían producido en un mercado libre.

Conclusión:

En conclusión, los efectos «vistos» del plan de empleo de Biden serán todos los puestos de trabajo que cree a través de la subvención y la contratación para trabajar para el gobierno, así como los productos que estos trabajadores fabrican. Los efectos «no vistos» serán los puestos de trabajo que el mercado privado habría creado si el plan de Biden no hubiera salido adelante y los productos que se habrían creado en este mercado. Cuando la gente lea las estadísticas de los puestos de trabajo creados por estos programas, debería preguntarse si se trata de una ganancia neta de empleo o si el mercado habría contratado a estos trabajadores en lugar del gobierno. ¿Y el producto para el que el gobierno ha utilizado a los trabajadores tiene un valor superior al que el mercado privado habría utilizado para hacer este recurso o la inversión es un uso ineficiente del factor de producción?

Author:

Asim Hussain

Asim Hussain is a student at Brunel University.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire