Mises Wire

Home | Wire | Consecuencias imprevistas: algunos problemas con la contabilidad de la renta nacional

Consecuencias imprevistas: algunos problemas con la contabilidad de la renta nacional

  • gdp

Etiquetas Valor e Intercambio

01/20/2021

Es trivial decir que cualquier número cardinal puede ser añadido a otro para responder a la pregunta de «cuántos» o «cuánto» de algo hay. El truco está en sacar alguna relevancia de la suma resultante. La contrapartida pertinente en la construcción de cualquier agregado es entre la ventaja de la menor complejidad de una figura única que resume los datos y la desventaja de la información que se pierde de cualquier figura individual dentro del conjunto.

Esta realización fue lo que Friedrich Hayek tenía en mente al revisar el Treatise on Money de 1930 de John Maynard Keynes. Decepcionado con el giro que vio tomar a la economía, Hayek lamentó que «los agregados del Sr. Keynes ocultan los mecanismos de cambio más fundamentales» (1931: 277).

Hay un atractivo permanente para la teorización macroeconómica. La urgencia del problema de 2,8 millones de estadounidenses desempleados (5,8 por ciento de la fuerza de trabajo) parece ser un problema más importante que, por ejemplo, que tu vecino pierda su trabajo. Asimismo, el hecho de que el ingreso per cápita canadiense fuera de 52.000 dólares en 2013 parece una estadística más útil que el salario de, por ejemplo, Mike, de Canmore. Los agregados son atractivos. También son peligrosos cuando se aplican mal.

Aunque la aplicación incorrecta de los macroagregados es bien conocida, existe un compromiso muy arraigado entre la profesión económica de aceptarlos a su valor nominal, consciente de sus limitaciones. En este sentido, he escrito (2013) acerca de cómo la velocidad del dinero que se discute comúnmente es una de esas aplicaciones erróneas. El beneficio de la ecuación de intercambio es la simple relación entre el dinero y los gastos. Lo que el cálculo común de la velocidad del dinero pierde de vista es que no todos los gastos se pagan con dinero: las compras en cuenta corriente y la financiación inicial proporcionada por el dinero creado por los bancos de reservas fraccionarias son dos ejemplos de ello. No es incorrecto decir que la velocidad es la relación entre el gasto nominal (PY) y algún agregado monetario (M), pero lo que esta velocidad significa (si es que significa algo) es la clave para entender sus implicaciones.

La tasa de desempleo ofrece un ejemplo similar. Puede ser que el 5,8 por ciento de los estadounidenses que quieren un trabajo no lo tengan, pero para cualquier individuo sólo hay dos tasas de desempleo relevantes. O se tiene un trabajo o no se crean tasas de desempleo propias de 0 o 100 por ciento.1 En lugar de discutir una «tasa» de desempleo, tal vez deberíamos discutir el desafortunado fenómeno en términos de la tasa de búsqueda de empleo, como he sugerido en Howden (2014). Esto también es un agregado, aunque uno que golpea un poco más cerca de casa para cualquier individuo desempleado.

No es que necesitemos deshacernos completamente del bagaje de las macroestadísticas. Más bien, necesitamos 1) evaluar críticamente si son apropiadas, si es así, 2) para qué papel, y finalmente 3) si son consistentes como herramienta que podemos usar para contar la historia que queremos.

Considere las cuentas de ingresos nacionales. Que el producto interno bruto es análogo al ingreso agregado de una economía es algo que cada estudiante de economía de primer año aprende. El PIB ciertamente parece ser importante, incluso para aquellos que piensan que el dinero no importa. El autor del libro de texto que utilizo en mi clase de Principios, Greg Mankiw, concilia esta paradoja al señalar que [un] gran PIB nos ayuda de hecho a llevar una buena vida. El PIB no mide la salud de nuestros hijos, pero las naciones con un PIB mayor pueden permitirse una mejor atención sanitaria para sus hijos. El PIB no mide la calidad de su educación, pero las naciones con un mayor PIB pueden permitirse mejores sistemas educativos. El PIB no mide la belleza de nuestra poesía, pero las naciones con un mayor PIB pueden permitirse enseñar a sus ciudadanos a leer y a disfrutar de la poesía... En resumen, el PIB no mide directamente las cosas que hacen que la vida merezca la pena, pero sí mide nuestra capacidad de obtener los aportes para una vida que merezca la pena. (Mankiw y Taylor 2010: 485)

Los propios ingresos, y los ingresos agregados en particular, son útiles en la medida en que permiten llevar la «cuenta» de su contribución monetaria a la sociedad. Más concretamente, permiten ver cómo varía esta contribución a lo largo del tiempo. Literalmente, te dicen cuando te enfrentas a un cambio de fortuna.

Seguramente, cualquier objeción a los agregados no puede basarse únicamente en la pérdida de vista de los árboles para el bosque. Los empresarios anotan su éxito o fracaso sobre el año anterior agregando las ventas y los costos para determinar los ingresos netos. Incluso las expresiones vulgares basadas en unidades, como las ventas por cliente, son útiles. Esta utilidad no es a pesar de, sino por el hecho de que ningún cliente será el promedio. En una vida anterior me encontré como empleado en una tienda de ropa. Las ventas totales y los beneficios me preocupaban poco, pero podía depender de que el cliente medio gastara $x y me ganara $y en comisiones. Me motivaba en consecuencia.2

Los agregados son mucho más útiles que la aparente insignificancia de mi propia paga. Durante el debate sobre el cálculo socialista, Mises (1985: 71-72) dejó claro que «sólo porque los precios de todos los bienes y servicios en el mercado pueden expresarse en términos de dinero [es posible] que, a pesar de su heterogeneidad, entren en un cálculo que implique unidades de medida homogéneas». Y, como nos recuerda Joe Salerno en un sentido similar, sólo mediante el uso de unidades homogéneas, creadas a su vez y hechas posibles mediante la agregación monetaria, puede tener éxito el cálculo económico (2010: 469). Alguna forma de agregación es la base de las asignaciones racionales previstas en el mercado.

Los economistas austriacos son reacios a utilizar medidas de ingresos agregados, como el PIB, no porque estén necesariamente mal construidas, sino porque no son útiles para la tarea en cuestión. El alcance de las transacciones que tienen lugar en un momento dado es mucho más amplio que el de las que se centran únicamente en el pago de «bienes y servicios finales», como se centra el PIB. Si bien la crítica de Hayek al agregado puede ser la más famosa, Skousen (1990; 2010) ha proporcionado la alternativa más utilizable (una que muchos economistas austríacos apoyan firmemente) en sus cifras de gasto interno bruto (GIB). (De hecho, gracias a sus esfuerzos, la Oficina de análisis económico de Estados Unidos publica ahora datos trimestrales sobre la cifra que se remonta al primer trimestre de 2005 bajo el disfraz de «producción bruta»). El GIB de Skousen incluye todas las transacciones monetarias y, en general, muestra que los bienes intermediarios (excluidos en los cálculos estándar del PIB) representan aproximadamente el doble del valor que se obtiene centrándose exclusivamente en las transacciones finales. (En 2013, el GDE estadounidense totalizó 29,7 billones de dólares frente a los 16,8 billones de dólares del PIB).

El GIB puede ser un paso en la dirección correcta, pero no está claro qué dirección es esa. David Colander (2014) lo ve como otra estadística más para confundir a los estudiantes, aunque no es razón para excluirlo como una herramienta de análisis útil. (Muchas cosas confunden a los estudiantes, así como a los economistas).

Me vienen a la mente dos críticas a la GIB, ambas de origen austriaco. En los primeros días del desarrollo de una estadística de ingresos agregados hubo un vibrante debate sobre si los servicios del gobierno debían ser incluidos. Por un lado, es cuestionable cuánto valor representa realmente la porción de los gastos del gobierno. Después de todo, «los ingresos fiscales y los ingresos deficitarios del gobierno son cargas impuestas a la producción, y la naturaleza de esta carga debe ser reconocida». Dado que es más probable que las actividades del gobierno sean depredaciones y no contribuciones a la producción, es más exacto hacer la suposición opuesta: a saber, que el gobierno no contribuye en nada al producto nacional y que sus actividades socavan el producto nacional en servicios improductivos» (Rothbard 1962: 1293). Esta crítica puede ser válida en algunos casos, pero el mero hecho de que un gasto sea ineficiente o a expensas de otra empresa productiva no puede ser una razón para excluirlo. (De lo contrario podríamos contar una cantidad innumerable de gastos privados que satisfarían ambos criterios). En una línea similar, se podrían excluir los servicios gubernamentales ya que no se negocian a precios de mercado, ya sea porque se pagan a través de impuestos, o porque se venden a través de servicios monopolizados (Coyle 2014: 29-30). Por otra parte, los servicios gubernamentales suelen representar bienes intermediarios que de otro modo quedarían excluidos. En cualquier caso, los economistas austríacos deberían ser cautelosos a la hora de rechazar una medida porque incluye los servicios de gobierno (PIB) mientras que abrazan otra con una inclusión similar (GIB).3

Desde un punto de vista técnico, el número de transacciones monetarias en una economía (la suma monetaria que mide el GIB) es en sí mismo un producto de la estructura de las empresas. Las empresas de mayor tamaño, las aglomeraciones y el resultado de las fusiones y adquisiciones hacen que se haga más hincapié en las transacciones dentro de las empresas a expensas de las que tienen lugar entre ellas. Hayek aludió a esto en su análisis de las dificultades de variar la oferta monetaria para satisfacer las necesidades de la economía, porque no está del todo claro cuáles serían esas necesidades. En un extremo, una gran empresa (o una economía completamente socializada) no tendrá, por definición, necesidad de ninguna transacción extrafirma (o de dinero para realizar tales transacciones). Para la misma cantidad de producción, una empresa por proceso de producción llevaría a la cantidad máxima de transacciones extrafirma. El tamaño de las empresas y el número total de empresas son importantes para la construcción de la GIB.

En cierto sentido, los ingresos importan de una manera que la suma de los gastos no. No estoy seguro de si un individuo considera la cantidad total de compras o ventas que hace en el curso de un año, aunque ciertamente considerará a menudo la cantidad de ingresos que gana.

Lo que hay que hacer es una reconstrucción de las estadísticas de ingresos agregados de una manera más significativa. Sugeriré tres de esas cifras.

El primero desglosa los ingresos entre los que se obtienen de forma privada y los que se obtienen a través de actividades gubernamentales. El uso de Rothbard (1963: 296) del «producto privado bruto» (PPB) es útil. Efectivamente el PPB resta los gastos del gobierno del cálculo del PIB. Normalizar el GPP asignándolo entre los trabajadores privados que lo crean da una idea de lo que es el ingreso promedio creado por un trabajador privado. (Alternativamente, como las cuentas de ingresos nacionales están determinadas por clases de gastos, esta cifra equivaldrá al costo promedio de cada trabajador privado).

Así como el PPB/trabajador privado de Rothbard es útil para calcular la subida y bajada de las fortunas del sector privado, tomar el total de los gastos del gobierno y normalizarlo para el número de empleados públicos (P/trabajador público) nos da una idea de lo bien que le va a la fortuna del gobierno. De nuevo, dado que las cuentas de la renta nacional son capaces de tratar los ingresos y los gastos más o menos como variables intercambiables, esta cifra nos dirá lo caro que es cada trabajador público, o lo lucrativo que es ser empleado como tal.

Por último, es instructivo comparar estas dos cifras con el ingreso medio obtenido por trabajador, tanto público como privado. A diferencia de la cifra más común de PIB/capita, esta estadística utiliza como denominador sólo a los empleados (en lugar de toda la población). El resultado es una cifra que muestra el promedio de contribución generadora de ingresos por trabajador, o el gasto medio en que incurre el empleo de cada trabajador. 4 La figura 1 ofrece una instantánea de estas cifras desde 1960.

Figura 1: Cifras de ingresos agregados de Estados Unidos, 1960-2014
Fuente: Banco de la Reserva Federal de St. Louis

Concluiré con una breve interpretación de estas cifras de ingresos agregados. Desde 1960 el ingreso promedio generado por un trabajador privado ha crecido a una tasa anual del 4,57%. Esto es ligeramente inferior a la media del total de trabajadores (públicos y privados), que es del 4,77%, y muy inferior a la media de los empleados públicos, que es del 5,20%. En cierto sentido, el crecimiento de la renta privada ha ido a la zaga del promedio mayor, y se ha comportado mucho peor que su homólogo público. No sólo eso, sino que la volatilidad en el crecimiento de los ingresos privados también ha sido mucho más pronunciada que en el sector público. Las recesiones son mucho más perjudiciales para los trabajadores privados. Entre el tercer trimestre de 2008 y el segundo trimestre de 2009, el trabajador privado medio vio sus ingresos reducidos en más de un 5%. (El trabajador público promedio, en cambio, vio aumentar su contribución a los ingresos en casi un 9% en el mismo período).

Hay una forma alternativa de ver las cifras anteriores. En lugar de tratarlas como los ingresos generados por cada trabajador, se puede pensar en ellas como el gasto creado por cada trabajador. Bajo esta interpretación uno puede señalar uno de dos hechos. El primero es que el empleado público promedio es casi tres veces más caro que el trabajador privado promedio. Esta forma de interpretar los datos no es tan reveladora, ya que podría ser que el gobierno se especialice en servicios que son inherentemente más caros de producir (por ejemplo, defensa nacional, aplicación de la ley y la justicia, atención médica, etc.). Alternativamente, y de mayor relevancia, se podría señalar el hecho de que la tasa media de crecimiento de los gastos por empleado público ha aumentado mucho más rápidamente que la de los trabajadores privados. Más concretamente, esta divergencia ha crecido especialmente desde el año 2000.

Referencias

Colador, David. 2014. «Gross Output: A Revolutionary Way to Confuse Students about Measuring the Economy». Eastern Economic Journal 40: 451-55.

Coyle, Diane. 2014. GDP: A Brief but Affectionate History. Princeton y Oxford: Princeton University Press.

Hayek, Friedrich A. 1931. «Reflections on the Pure Theory of Money of Mr. J. M. Keynes». Economica 33: 270-95.

Howden, David. 2014. «Measuring Unemployment, Take Two». Artículo del diario Mises Canada, 21 de junio. https://mises.ca/posts/articles/measuring-unemployment-take-two/.

Howden, David. 2013. «The Quantity Theory of Money». Journal of Prices & Markets 1(1): 17-30.

Mankiw, N. Gregory y Mark Taylor. 2010. Economics. 2ª edición. Andover, Reino Unido: South-Western.

Mises, Ludwig von. 1985. Liberalism in the Classical Tradition. Traducido por Ralph Raico. 3ª edición. Irving-on-Hudson, NY: Fundación para la Educación Económica.

Rothbard, Murray N. [1962] 2009. Man, Economy and State with Power and Market. Auburn, AL: Instituto Ludwig von Mises.

Rothbard, Murray N. 1963. America's Great Depression. Kansas City: Sheed y Ward.

Salerno, Joseph T. 2010. Money, Sound and Unsound. Auburn, AL: Instituto Ludwig von Mises.

Skousen, Mark. 1990. The Structure of Production. Nueva York: New York University Press.

Skousen, Mark. 2010. «Gross Domestic Expenditures (GDE): the Need for a New National Aggregate Statistic». Paper de economía no. 113. Centre for Comparative Economics, SSEES, UCL: Londres, Reino Unido.
  • 1. Excluyendo a los trabajadores marginales o sobrecualificados. Incluso las tasas binarias de desempleo propio de 0 y 1 son sospechosas si se consideran en relación a si uno quiere un trabajo o no. De alguna manera, la tasa de desempleo propio de 1 en el caso de que yo quiera un trabajo no puede ser muy diferente de mi tasa similar de desempleo de un Ferrari de 1, aunque dudo que muchos economistas le den mucha importancia a la segunda cifra.
  • 2. El estadístico clásico en mí disfrutaría de una semana de ventas pobres por las implicaciones que tiene en las comisiones de la semana siguiente.
  • 3. Uno podría imaginar cuál sería la respuesta austriaca a una cifra creciente de GIB atribuida a un aumento de los gastos del gobierno ante una caída de las transacciones privadas.
  • 4. En las tres cifras citadas, PPB/trabajador privado, P/trabajador público y PIB/trabajador no es estrictamente exacto equiparar la cifra resultante con el coste medio o los ingresos generados por el trabajador correspondiente. Hay muchas fuentes de ingresos (por ejemplo, intereses, dividendos, etc.) que no están relacionadas con los salarios, y también muchos gastos (por ejemplo, costos de capital, pagos de intereses, etc.) que no están relacionados con los salarios. En todos los casos, la cifra que se da no debe ser tomada como sinónimo de lo que el trabajador promedio incurre, sino más bien de cuál es el costo/ingreso total relevante asociado a ese trabajador.
Author:

Contact David Howden

David Howden is Chair of the Department of Business and Economics and professor of economics at St. Louis University's Madrid Campus.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire