Mises Wire

Home | Wire | Cómo pensar el cálculo económico

Cómo pensar el cálculo económico

  • byl

11/15/2022

[Capítulo 7 del nuevo libro de Per Bylund How to Think about the Economy: A Primer].

El dinero, como hemos visto en el capítulo anterior, hace posible muchos intercambios que son impracticables o imposibles con el trueque. Por ello, estamos mejor. Pero el dinero tiene mayores implicaciones que a menudo se pasan por alto o se malinterpretan. La más importante es el cálculo económico, que es el proceso de determinar cómo deben utilizarse los recursos escasos para producir los resultados más valiosos posibles. El cálculo económico es el núcleo de cualquier economía.

Podemos utilizar los conocimientos tecnológicos para maximizar los resultados de un proceso de producción, dados los insumos y los productos, y para rechazar los insumos que no son adecuados para ese tipo de producción. Pero qué insumos utilizar, qué proceso de producción emprender, qué tecnologías de producción producen el mejor resultado (de mayor valor) y qué resultados perseguir son decisiones fundamentalmente económicas.

Por ejemplo, el conocimiento tecnológico puede decirnos que el oro es demasiado blando para utilizarlo en las vías del tren. Pero no puede decirnos qué metal más duro es mejor —más valioso— para usar: ¿el hierro, el acero o el platino? La respuesta requiere saber para qué más se pueden utilizar esos metales, qué valor tienen esos usos y qué cantidad de cada metal está disponible. El conocimiento tecnológico tampoco puede decirnos cuándo, cómo o si hay que construir el ferrocarril. ¿Dónde debe construirse el ferrocarril? ¿Debería construirse o los recursos deberían destinarse a la construcción de otro tipo de infraestructura, —o a otra cosa? Todas estas cuestiones son económicas—  y se basan en nuestro cálculo del valor relativo de los resultados.

Un metal que dista mucho de ser tecnológicamente perfecto puede ser, en realidad, la mejor opción, aunque suponga colocar nuevos raíles de vez en cuando. La mejor solución en términos de tecnología nos da poca o ninguna información sobre el resultado del valor del coste de producción. Sin el cálculo económico, una economía es incapaz de economizar los recursos escasos.

El dinero facilita el cálculo económico, un mecanismo esencial en una economía de mercado, al servir de unidad común. En otras palabras, permite el cálculo monetario.

La naturaleza de una economía productiva

Los economistas saben desde hace tiempo que la productividad está estrechamente relacionada con la especialización. En el capítulo 5 vimos que el capital aumenta la productividad y lo hace haciendo que el trabajo sea más productivo. Obtenemos más de nuestro esfuerzo laboral si utilizamos herramientas y máquinas adecuadas. El intercambio de mercado también hace que el trabajo sea más productivo porque la gente puede centrarse en producir las cosas que crean más valor, independientemente de si las valoran o las utilizan personalmente. En lugar de que las personas sean autosuficientes y produzcan todo lo que necesitan para su vida cotidiana, los mercados les permiten desarrollar sus habilidades únicas y aprovechar las economías de escala —de cómo el coste medio disminuye con mayores volúmenes de producción— para aumentar su producción de valor global.

La especialización, o la concentración de nuestro tiempo y esfuerzo en un conjunto más reducido de actividades productivas, tiene dos efectos principales.

En primer lugar, cuando nos especializamos, nos volvemos mejores en la realización de actividades productivas específicas. Adam Smith señaló que la especialización nos hace mucho más eficaces y productivos porque (1) no perdemos tiempo cambiando de una tarea a otra, (2) desarrollamos y aumentamos la destreza y la mano de obra, y (3) podemos identificar más fácilmente cómo utilizar máquinas simples o desarrollar nuevas herramientas para ser aún más eficaces.

Smith ejemplificó esta «división del trabajo» con una fábrica de alfileres en la que la producción de un alfiler requiere dieciocho operaciones distintas. En el ejemplo de Smith, «un obrero... apenas podría, tal vez, con su máximo esfuerzo, hacer un alfiler en un día, y ciertamente no podría hacer veinte». Pero si diez obreros, en cambio, se especializan en la realización de determinadas operaciones, «podrían hacer entre todos más de cuarenta y ocho mil alfileres en un día». Es una diferencia enorme— la especialización aumenta el rendimiento de la mano de obra al menos 2400 veces.

La diferencia no está en las herramientas o las operaciones, que son las mismas en ambos casos, sino en una mejor organización del proceso de producción. O bien, la especialización permite a los trabajadores ser mucho más productivos.

En segundo lugar, cuando nos especializamos —y porque nos especializamos— pasamos a depender de que otros hagan su parte del proceso de producción— y ellos de nosotros. La división del trabajo en serie en un proceso de producción crea interdependencia: los diez obreros del ejemplo de Smith pueden producir juntos un enorme número de alfileres, pero sólo mientras todos ellos realicen sus tareas. Si uno de los trabajadores, que se encuentra en mitad del proceso de producción, no se presenta a trabajar, se crea un vacío en el proceso. Los trabajadores de las operaciones anteriores hasta el punto en el que comienza la tarea del trabajador que falta podrán hacer su parte, pero los trabajadores que requieren la entrada del trabajador que falta no pueden realizar sus operaciones, por lo que no se producirán alfileres. Para que el proceso genere algún alfiler, todas las tareas deben llevarse a cabo. En pocas palabras, los diez trabajadores especializados se mantienen en pie y caen juntos. Si la cadena se rompe, por la razón que sea, pasarán de producir cuarenta y ocho mil alfileres a unos míseros doscientos (el máximo para diez trabajadores no especializados en el ejemplo de Smith).

Esta interdependencia es arriesgada y puede parecer una mala idea, pero no lo es. Cada uno de estos trabajadores tiene interés en completar el proceso; de lo contrario, no habría alfileres que vender ni trabajo. (Como trabajadores no especializados no podrían ganar más de veinte alfileres cada uno y tendrían un nivel de vida más bajo). Por tanto, como sus esfuerzos productivos especializados son interdependientes, los trabajadores comparten el interés por completar el proceso de producción.

El argumento de Smith es más general y no se limita a la producción fabril. La propia estructura del capital es el resultado de la especialización: una división de recursos que facilita, refuerza y potencia la división del trabajo.

Cuando el panadero de pan plano construye un horno (véase el capítulo 5), no sólo aumenta su productividad como panadero, sino que también desarrolla el conocimiento y la habilidad para fabricar hornos. Si hay otros panaderos interesados en utilizar su innovación, nuestro panadero podría especializarse en la fabricación de hornos en lugar de en la panificación. Podría abastecer a otros panaderos, que a su vez podrían especializarse en la producción de pan al horno. El papel del panadero ha pasado de hornear pan a suministrar hornos, y su medio de vida depende ahora de la disponibilidad de los recursos necesarios para producir hornos y luego venderlos. Es una oportunidad para crear más valor —y aumentar su nivel de vida— y el de todos los demás.

Este sencillo ejemplo del panadero muestra cómo se adopta un proceso de producción más largo, mediante innovaciones y la consiguiente división intensiva del trabajo y el capital, porque produce más valor. Es más productivo que utilizar los recursos escasos, especialmente la mano de obra, de forma más eficaz. La economía moderna tiene procesos de producción extremadamente largos con especializaciones tan estrechas que la mayoría de nosotros no podría sobrevivir sin el resto de la economía. Piensa en todo aquello de lo que dependes y utilizas en tu vida diaria pero que no has producido tú mismo —y probablemente no puedas producir—. Dependemos de que muchos extraños hagan su parte en la producción.

Por otro lado, una economía no podría sostener a la gran cantidad de personas que viven hoy en el mundo sin la especialización. Y la menor población que podría sostener no tendría las comodidades y el número de bienes de que disponemos. Nuestra prosperidad moderna es el resultado de la división del trabajo y del capital, que se potencia y mejora constantemente gracias a la innovación y la competencia en el mercado.

El mercado reduce los riesgos y los posibles inconvenientes de la interdependencia en las cadenas de producción y suministro al influir en los procesos de producción paralelos: la redundancia. Cuando un proceso de producción nuevo y especializado obtiene beneficios, será rápidamente copiado por empresarios deseosos de compartir ese beneficio. En otras palabras, si el fabricante de hornos obtiene grandes beneficios con sus hornos, otros intentarán hacer lo mismo. Desarrollarán estructuras de producción paralelas para hacerse con una parte del mercado.

Con este tipo de competencia imitativa, el riesgo de que la producción no se complete disminuye en gran medida. Imagínese que el fabricante de hornos empleara a varios trabajadores para construir los hornos mediante un proceso de producción especializado. El éxito de toda la empresa depende de que todos los trabajadores hagan su parte. Pero cuando otros imitan este proceso para captar parte de los beneficios en la industria de los hornos, pueden utilizar y completar un horno a medio terminar que otro empresario no pudo completar. Así, el fracaso debido a la interdependencia es poco preocupante en los mercados, en contraste con los procesos centralizados.

¿Es la redundancia ineficiente? ¿Por qué tener muchos productores que ofrezcan los mismos bienes en lugar de una sola fábrica que produzca a mayor escala? Esto pasa por alto el hecho de que el mercado es un proceso (más adelante se habla de ello), que una sola empresa no es suficiente para establecer todos los procesos altamente especializados. Hay dos razones principales para ello. En primer lugar, el carácter incompleto: esos procesos altamente especializados y únicos serían de alto riesgo porque cada tarea especializada los haría o los rompería. No es obvio que el uso de las economías de escala proporcione más beneficios que la falta de redundancia, que además corre el riesgo de que todo el proceso fracase. En segundo lugar, el perfeccionamiento: las innovaciones en la producción nunca son perfectas desde el principio, sino que mejoran gracias a la competencia, ya que los nuevos empresarios descubren cómo mejorar el funcionamiento. Sin la redundancia del mercado, nunca conseguiríamos que los procesos de producción fueran lo suficientemente buenos como para crear economías de escala.

El segundo punto requiere cierta elaboración. El perfeccionamiento y el progreso se producen a medida que la competencia del mercado divide los procesos de producción en tareas y procesos cada vez más pequeños y especializados. Los empresarios intentan constantemente superar la producción existente innovando y encontrando mejores formas de producción. Sustituyen partes de los procesos existentes por subprocesos más especializados de los que se espera que sean más productivos y puedan proporcionar una ventaja competitiva. La innovación orientada al beneficio de los empresarios subdivide y descentraliza cada vez más los procesos de producción. Lo que antes eran partes especializadas de un proceso de producción novedoso se convierten en bienes de capital y servicios estandarizados que se comercializan en el mercado.

Considere este ejemplo. Al principio, los empresarios pusieron en práctica nuevas ideas para controlar y gestionar la producción, así como para aumentar las ventas. Estas ideas se extendieron a los departamentos de contabilidad y marketing, cuyas especializaciones hicieron más productivas estas tareas. Hoy en día, la contabilidad y el marketing son negocios separados porque los empresarios descubrieron que era más productivo especializarse en uno u otro y vender estos servicios a las empresas como entidades separadas. Esto permite a los productores centrarse en la producción, a los contables en la contabilidad y a los comercializadores en el marketing. Cada uno de ellos puede especializarse en su oficio, mejorar sus respectivos procesos y aumentar su producción global. Es la misma razón por la que los agricultores no construyen sus propios tractores, no desarrollan sus propias semillas, ni fabrican sus propios fertilizantes y pesticidas.

La interdependencia productiva también tiene un resultado social positivo. En la discusión anterior hemos señalado que nuestra capacidad de demanda —nuestro poder adquisitivo— proviene de la producción de valor para otros. A medida que la economía se vuelve más especializada, nuestra contribución personal depende cada vez más de las contribuciones productivas de los demás. Y viceversa. Esto significa también que yo, en este entorno de mercado, debo servir a otros para servirme a mí mismo, porque mi capacidad de demanda se basa en el valor de mi oferta. En consecuencia, cuanto más interactúe, aprenda y comprenda a los demás, mejor podré producir lo que más valoran. Esto se aplica tanto a los empresarios autónomos, que buscan servir a sus clientes, como a los empleados de las grandes empresas, a los que se les paga por lo bien que sirven a sus empleadores. Así pues, la producción de mercado es empática: tu capacidad para proporcionar valor a los demás determina en última instancia el valor que obtienes a cambio de tus esfuerzos.

Esto significa que el proceso de mercado no se limita a la producción, sino que es un proceso civilizador: requiere y aumenta la cooperación social para nuestro beneficio mutuo y común. No hay contradicciones en la producción del mercado abierto: sólo hay valor y su búsqueda a través de la producción empática. La competencia es, de hecho, una cooperación: no está dirigida ni diseñada, sino que se lleva a cabo a través del mecanismo de los precios. Y con ella viene una mejor comprensión y respeto por los puntos de vista de los demás, porque esto nos hace mejores. Ludwig von Mises fue muy claro:

La sociedad es el resultado de un comportamiento consciente e intencionado. Esto no significa que los individuos hayan celebrado contratos en virtud de los cuales hayan fundado la sociedad humana. Las acciones que han dado lugar a la cooperación social y que diariamente la vuelven a dar no tienen otro objetivo que la cooperación y la coadyuvancia con otros para la consecución de fines singulares definidos. El complejo total de las relaciones mutuas creadas por tales acciones concertadas se llama sociedad. Sustituye la vida aislada de los individuos, al menos concebible, por la colaboración. La sociedad es división del trabajo y combinación del trabajo. En su calidad de animal actuante, el hombre se convierte en un animal social.1

La economía y la sociedad son dos caras de la misma moneda. No es posible separar el proceso de mercado de la sociedad y la civilización.

La fuerza motriz

Nos hemos referido a la economía de mercado como un proceso, pero aún no hemos hablado de lo que la convierte en un proceso.

El mercado con el que interactuamos y podemos observar es en realidad una serie de procesos de producción que generan los bienes y servicios que podemos comprar. Estos procesos generan puestos de trabajo que nos permiten obtener una renta y con esa renta podemos optar por comprar bienes.

Pero el proceso de mercado no es sólo la producción de bienes que se está llevando a cabo. ¿Quién decide qué nuevos bienes deben producirse? La respuesta es sencilla: los empresarios. Ellos piensan en nuevos bienes y nuevos procesos de producción que creen que beneficiarán a los consumidores y, por tanto, les reportarán beneficios. Pero los empresarios no pueden saber si lo que producen y ponen a la venta tendrá éxito, ni a qué precios están dispuestos a gastar los consumidores. Así que los empresarios especulan: apuestan por que lo que imaginan que es valioso será valorado por los consumidores. Al hacer esto, los empresarios impulsan el proceso de mercado. Desafían constantemente el statu quo en su afán por crear más valor.

Los empresarios intentan crear un nuevo valor e impulsar la evolución de la producción a largo plazo. Por ejemplo, en el año 1900, la producción de transporte personal se centraba en la puesta a disposición de caballos y calesas. Pero en el año 2000, se trataba de fabricar automóviles. Este cambio es lo que es el proceso de mercado: el cambio constante y el perfeccionamiento de lo que se produce y cómo se produce.

El emprendimiento es la fuerza motriz del proceso de mercado. El gran cambio del caballo y la calesa al automóvil fue una cuestión de innovación empresarial, parte de lo que el economista Joseph A. Schumpeter llamó famosamente «destrucción creativa». El aspecto creativo del cambio fue la aparición del automóvil, un nuevo tipo de transporte personal ofrecido a los consumidores. En concreto, fue la introducción del Modelo T de Henry Ford —un automóvil asequible y producido en masa— lo que hizo que los nuevos automóviles fueran accesibles a tantos consumidores. La gente no optó por eliminar los caballos y las calesas, sino que eligió los automóviles porque ofrecían más valor. Ahí está la «destrucción»: el mercado del transporte a caballo y en calesa se derrumbó porque los consumidores recibían más valor en otros lugares.

Por decirlo de otro modo, los automóviles aportan más valor a los consumidores que su medio de transporte preferido anteriormente. En consecuencia, las personas que habían criado y adiestrado caballos y construido calesas ya no aportaban suficiente valor. Por tanto, sus negocios y profesiones fueron pronto sustituidos por otros que los consumidores valoraban más.

Las empresas y las profesiones que habían surgido para apoyar el transporte de caballos y carros desaparecieron o tuvieron que evolucionar hacia la producción de otros bienes. Así, hoy sólo tenemos unos pocos establos, pero hay muchas minas de hierro, plantas siderúrgicas y gasolineras para apoyar al automóvil.

Estos cambios hacia un nuevo valor se producen constantemente en el mercado. A veces somos conscientes de ellos porque son rápidos y nos afectan personalmente. Pero a menudo no somos conscientes de los cambios. Esto último suele ocurrir cuando se producen cambios importantes en los procesos de producción, pero que no afectan a los bienes de los consumidores. El ordenador, por ejemplo, revolucionó tanto los procesos de producción como el funcionamiento de las empresas. Aunque los ordenadores pueden hacer más eficiente un proceso de producción —o reestructurarlo por completo—, los consumidores no suelen notar la diferencia en los bienes ofrecidos en las tiendas. Pero los productores sí la notan, ya que empiezan a aparecer nuevas profesiones y especializaciones. Estos nuevos trabajos de creación de valor ofrecen salarios más altos y nuevos tipos de carreras. No había profesionales de la informática en 1900, pero era una carrera común y respetada en el año 2000, y ganaban un nivel de vida mucho más alto que los carpinteros más cualificados que producían carritos de alta gama en 1900.

La producción de valor

Los empresarios compiten tanto con las empresas existentes como con otros empresarios para producir nuevo valor para los consumidores. Los empresarios tienen un papel más importante. Al especular y apostar por la creación de nuevo valor, los empresarios proporcionan los medios para el cálculo económico: determinan los precios monetarios de los medios de producción. Esto es fundamentalmente importante: es lo que hace posible la economía. Sin los empresarios que proporcionan esta función, sería imposible economizar recursos y descubrir nuevos procesos de producción innovadores.

Para entenderlo, tenemos que considerar lo que hacen los empresarios. En concreto, debemos considerar lo que significan sus acciones en su conjunto. Como ocurre con muchas cosas en la economía, los fenómenos observables surgen de las acciones de la gente, pero no son creados por una sola persona. En cambio, son patrones (orden) que surgen de las acciones de las personas. Por decirlo de otro modo, si yo conduzco por un lado de la carretera pero no por el otro, no es un gran problema. Lo mismo ocurre con otros conductores. Pero si todos los conductores conducen por el lado derecho de la carretera, se crea un orden en el tráfico (en conjunto) que es beneficioso para todos: menos accidentes y viajes más rápidos. Este orden también afecta a las decisiones individuales de los conductores: tiene más sentido conducir por el mismo lado que los demás, porque lo contrario sería inseguro y muy poco eficiente.

Del mismo modo, lo que hace un empresario es importante e incluso puede ser disruptivo, como vimos con el Modelo T de Henry Ford. Del orden de mercado previamente existente, que es el conjunto de las acciones de productores y consumidores. Así pues, los empresarios pueden actuar individualmente de determinadas maneras (el corolario de conducir individualmente por un lado de la carretera) y, en conjunto, crear un orden (conducir por el carril derecho) que nos beneficia a todos.

Vamos a explicarlo para que quede claro. El empresario imagina un nuevo bien o proceso que aún no se ha probado. Henry Ford imaginó un automóvil utilizando la producción en cadena, Johannes Gutenberg una imprenta y Thomas Edison una bombilla. El empresario está convencido de que el nuevo bien aportará más valor a los consumidores que los bienes existentes. Cree que el valor potencial es tan alto que los consumidores estarán dispuestos a pagar por su nuevo bien. En otras palabras, espera obtener un beneficio.

El cálculo de los beneficios del empresario se basa en los costes de los recursos disponibles: los salarios de los trabajadores, las instalaciones de producción, los materiales y las máquinas, la electricidad, etc. Estos costes son fáciles de estimar porque los recursos están disponibles en el mercado y sus precios ya se han determinado (esto es importante, y volveremos sobre ello). En el caso de los recursos que son difíciles de conseguir, el empresario puede calcular cuánto le costará superar la oferta de otros productores. También se puede estimar el coste de construir un nuevo tipo de máquina porque todo lo que se necesita ya está disponible para su compra. Prácticamente todos los costes pueden estimarse en precios monetarios, por lo que un empresario puede calcular fácilmente el coste de producción de este nuevo bien.

¿Valdrá la pena? ¿Generará la empresa suficientes beneficios? Para averiguarlo, el empresario debe estimar el valor del nuevo bien para los consumidores. Ese valor da una idea aproximada de los precios que los consumidores estarán dispuestos a pagar y de la cantidad vendida a esos precios. Este precio —derivado del valor— es la base para que el empresario decida cómo, cuándo y dónde producir. Los ingresos esperados en precios monetarios constituyen el máximo que un empresario estaría dispuesto a pagar a los trabajadores, a los vendedores de capital, etc. Al restar los costes de los ingresos previstos, el empresario se hace una idea de la rentabilidad de un producto y de su tasa de rendimiento prevista. Este cálculo monetario es posible porque tanto el coste como el beneficio se expresan en dinero: se pueden comparar y se puede calcular un resultado, aunque se base en parte en conjeturas y estimaciones, aunque sea un resultado previsto. En función del beneficio previsto, el empresario puede decidir si la inversión merece la pena. El cálculo monetario permite economizar a nivel de mercado.

Esto puede parecer obvio, pero no lo es. Muchos pasan por alto el hecho de que es el resultado del valor lo que guía a los empresarios e informa de sus decisiones sobre cómo dirigir la empresa. Los empresarios están motivados por los beneficios, que pueden obtenerse cuando los consumidores valoran el bien. En otras palabras, el valor está fuera de las manos del empresario, pero el coste es una elección.

Consideremos el efecto combinado de todos los empresarios que toman decisiones sobre los costes basándose en sus mejores conjeturas sobre el valor que proporcionarán a los consumidores. Constantemente pujan por los recursos y reconsideran sus costes, compitiendo entre sí. Al igual que el empresario anterior, pueden tener que motivar a los trabajadores o atraer a los vendedores de materiales o servicios ofreciendo un precio más alto. Incluso si ya tienen un negocio, tienen que elegir si renuevan los contratos anteriores, los renegocian, revisan la producción, etc. Estas elecciones y decisiones se basan en el resultado de valor esperado: para los empresarios que prueban algo nuevo, se trata de su mejor estimación del valor que los consumidores podrían ver en sus productos; para los empresarios que siguen produciendo un bien existente, podría ser su suposición de que las cosas seguirán como antes (¡o no!).

Aquellos empresarios que esperan producir más valor pueden ofertar precios más altos por los insumos, y les resultará más fácil conseguir los insumos que desean. Los que esperan producir menos valor no pueden permitirse comprar los insumos más caros y tendrán que considerar otros, probablemente inferiores. Esto significa que los recursos más útiles y que aportan valor se venderán a los precios más altos y, por tanto, se utilizarán donde se espera que creen más valor para los consumidores. De este modo, los empresarios dirigen indirectamente los recursos hacia sus «mejores» usos.

El proceso de licitación no es sólo una forma de dirigir los recursos hacia donde se espera que sean más valiosos, aunque esto es muy importante. También determina los precios de mercado de esos recursos. Existen precios ya determinados que los empresarios pueden utilizar en sus cálculos de rentabilidad. Para evitar pérdidas, los empresarios se mantendrán alejados de los recursos que son demasiado caros (lo que es una señal de que el mercado espera que alguien cree más valor a partir de ellos) y, en su lugar, elegirán recursos más asequibles que puedan generar beneficios.

Así pues, la oferta competitiva de los empresarios dirige los recursos y determina sus precios y, por extensión, qué proyectos deben llevarse a cabo. Sólo los proyectos con el mayor valor esperado pueden obtener beneficios (y, por tanto, se llevarán a cabo). Un empresario que se anticipa a la creación de nuevo valor puede permitirse superar la oferta de la producción existente.2 Esta es la razón por la que las grandes empresas tienen poca influencia sobre los empresarios. Lo que importa es la aportación de valor esperada, no el tamaño de la organización.

Este curioso proceso de fijación de precios de mercado de los medios de producción, en el que los empresarios toman decisiones basadas en precios en cuya determinación también participan, es lo que permite que un mercado utilice los recursos escasos de forma racional, es decir, económicamente desde la perspectiva del resultado de valor futuro. Este proceso no crea un resultado perfecto, lo cual es imposible porque las decisiones de producción, incluidos los costes que hay que asumir, son siempre anteriores a las valoraciones de los consumidores. El resultado de cualquier producción es incierto y depende en última instancia de lo que los consumidores decidan comprar. Recuerde que es un proceso: no puede ser maximizador porque el resultado no es ni puede ser conocido, pero puede ser mejorado.

La incertidumbre del futuro explica el fracaso de tantos empresarios. Sin conocer el futuro, muchos de ellos calcularán mal, quizás sobreestimando el valor para el consumidor de lo que se proponen producir. Sin embargo, los empresarios que fracasan hacen una importante contribución porque su fracaso pone de manifiesto a otros empresarios lo que no funciona y pone sus recursos a disposición de otros empresarios.

Este sistema funciona porque se basa en la propiedad privada: los empresarios ganan o pierden personalmente. Si no se arriesgaran a perder su propio dinero y su propiedad, muchos de ellos serían menos cuidadosos a la hora de elegir los costes que van a asumir, y los precios, por tanto, no serían estimaciones de valor racionales. Si los empresarios no obtuvieran beneficios de sus empresas inciertas, tendrían pocas razones para probarlas y aún menos para elegir sus costes de forma inteligente.

En resumen, el proceso de mercado distribuye racionalmente los recursos escasos porque los empresarios arriesgan su propiedad personal y, por tanto, hacen todo lo posible por tomar las decisiones correctas. Si fracasan, son eliminados sin piedad y tienen menos capital para volver a intentarlo. Los empresarios que tienen éxito, que han elegido bien sus costes y han producido bienes que los consumidores valoran mucho, son recompensados con beneficios. Esta dinámica empresarial crea una «división del trabajo intelectual» en la que los mejores y más brillantes pueden probar sus ideas y beneficiar a los consumidores.

Iniciativa empresarial y gestión

El proceso de mercado, tal y como se describe aquí, es mucho más que lo que podemos observar en cualquier momento. Como es un proceso, todo lo que existe en un momento dado es el resultado de lo que vino antes, y será cuestionado por lo que vendrá después. En otras palabras, las empresas que existen hoy son el resultado del proceso de depuración del mercado: han «ganado» la puja empresarial por los recursos. Si los consumidores hubieran elegido otra cosa o los empresarios hubieran tenido otras ideas, habría otras empresas que producirían otros bienes.

Del mismo modo, algunos de los empresarios que actualmente están en proceso de conseguir financiación, poner en marcha sus negocios o experimentar con los procesos de producción están creando los negocios del mañana. Los productores existentes sólo permanecerán en el negocio si siguen creando valor, y creando más valor que las empresas del mañana. Por eso las empresas existentes, incluso las más grandes, no pueden sentarse y relajarse, sino que deben innovar. Sólo tienen un lugar en el proceso de mercado mientras nadie más ofrezca más valor a los consumidores.

En otras palabras, si analizáramos la economía y nos centráramos únicamente en las empresas que existen, ¡nos perderíamos la mayor parte del proceso! No podríamos entender por qué existen estas empresas (y los bienes que producen), y no entenderíamos cómo o por qué empresarios con mejores ideas podrían sustituirlas pronto. Si nos fijamos únicamente en el statu quo —la economía que podemos observar en el presente— o en los cambios que se han producido en el pasado reciente, podríamos concluir fácilmente que la economía es un sistema bastante estático que está lejos de maximizar el uso de los recursos. Sería fácil encontrar ineficiencias y plantear otras posibles soluciones. Pero esto sería un enorme error. El proceso de mercado consiste principalmente en averiguar cómo crear nuevo valor para los consumidores, no en maximizar el rendimiento de la producción actual.

Es un proceso empresarial. El statu quo no es más que la expresión más reciente del proceso: son los ganadores de ayer antes de ser sustituidos por los de mañana. El proceso de mercado está en constante cambio y se caracteriza por la renovación y el progreso.

El proceso de mercado va mucho más allá de la simple gestión de la producción. Deberíamos desear que las empresas tuvieran una buena gestión que agilizara la producción, redujera los costes y ajustara y mejorara los bienes que producen. Pero la gestión es lo que tiene lugar en la producción después de que el empresario haya acertado. Como decía Mises, el gestor es el «socio menor» del empresario.

  • 1. Véase Ludwig von Mises, Human Action: A Treatise on Economics, scholar's ed. (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 1998), p. 143.
  • 2. Los empresarios que no disponen de capital propio deberían poder conseguir financiación externa si el valor esperado es lo suficientemente alto.
Author:

Contact Per Bylund

Per Bylund, PhD, is a Senior Fellow of the Mises Institute and Associate Professor of Entrepreneurship and Johnny D. Pope Chair in the School of Entrepreneurship in the Spears School of Business at Oklahoma State University, and an Associate Fellow of the Ratio Institute in Stockholm. He has previously held faculty positions at Baylor University and the University of Missouri. Dr. Bylund has published research in top journals in both entrepreneurship and management as well as in both the Quarterly Journal of Austrian Economics and the Review of Austrian Economics. He is the author of three full-length books: How to Think about the Economy: A Primer, The Seen, the Unseen, and the Unrealized: How Regulations Affect our Everyday Lives, and The Problem of Production: A New Theory of the Firm. He has edited The Modern Guide to Austrian Economics and The Next Generation of Austrian Economics: Essays In Honor of Joseph T. Salerno. He has founded four business startups and writes a column for Entrepreneur magazine. For more information see PerBylund.com.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here