Mises Wire

Home | Wire | Cómo la inflación de la Fed está impulsando la recompra de acciones

Cómo la inflación de la Fed está impulsando la recompra de acciones

  • swapping money

Etiquetas Mercados financieros

03/13/2021

La senadora Elizabeth Warren apareció en la CNBC la semana pasada, discutiendo con los presentadores Becky Quick y Joe Kernan sobre la recompra de acciones.

Ambas partes se olvidan, o no dan prioridad a los principales incentivos de comportamiento que impulsan esta actividad.

Es cierto que los directivos de las empresas son agentes de los accionistas y están obligados a perseguir proyectos con el fin de maximizar la riqueza. Si los directivos perciben que no tienen suficientes proyectos con valor actual neto positivo que perseguir, suelen pagar dividendos o hacer recompras de acciones.

Sin embargo, también es cierto que la práctica de la recompra de acciones lleva a inflar los beneficios por acción (BPA) y, en última instancia, impulsa los precios de las acciones al alza, hasta el punto de que, en la última década, muchas empresas emitieron deuda de forma extremadamente barata para recomprar acciones y devolver capital a los accionistas. Esto agotó los balances de las empresas y dejó a muchas empresas de muchos sectores diferentes totalmente desprevenidas para una perturbación de los ingresos como la respuesta al covid-19. En última instancia, esto provocó despidos y rescates, ya que las empresas no estaban preparadas.

Dicho esto, nada de esto llega a la raíz del problema: ¿por qué las empresas no tienen mejor uso para el capital que recomprar sus acciones?

Digan lo que quieran de él, de su pasado o de lo que está haciendo con su empresa en este momento, pero es Michael Saylor, presidente y director general de la empresa de inteligencia empresarial Microstrategy, que recientemente decidió hacer del bitcoin el componente principal de su reserva de tesorería, quien parece destilar de forma más convincente el argumento del «por qué» aquí. Los argumentos de Saylor implican que la razón por la que las recompras se han vuelto tan comunes es porque las tasas de rendimiento requeridas para los fondos propios, esencialmente el porcentaje de rendimiento mínimo que un inversor aceptará por poseer las acciones de una empresa, y un criterio teórico de rentabilidad del proyecto, se han distorsionado tanto con el tiempo que los directivos no han tenido más remedio que devolver el capital a los accionistas.

Existen muchos métodos y fórmulas para calcular la tasa de rendimiento requerida. Sin embargo, la opinión de Saylor es que, en la práctica conductual, la tasa de rendimiento requerida que exigen los accionistas es, en última instancia, la tasa de expansión monetaria. La tasa de expansión monetaria ha aumentado progresivamente a lo largo del tiempo. En 2020, sin embargo, la tasa de rendimiento requerida en términos de este pensamiento se aceleró hasta acercarse al 25% cuando los bancos centrales se embarcaron en una relajación cuantitativa (QE) ilimitada.

La razón por la que la tasa de expansión monetaria tiene sentido como medida de la tasa de rendimiento requerida tiene que ver con el hecho de que esto es esencialmente inflación en sí misma, devaluando las unidades monetarias que están en manos del público. El poder adquisitivo del dinero disminuye —aunque esto puede no ser evidente al principio, principalmente porque el dinero recién «impreso» a menudo se queda dentro del sistema financiero, tiene consecuencias a lo largo del tiempo, provoca el ciclo de auge y caída que lleva a la destrucción económica generalizada aproximadamente cada diez años, y castiga a los ahorradores. También ha contribuido a alimentar las subidas extremas del coste de la sanidad, el coste de la educación, el coste de la vivienda, distorsiona el mecanismo de los precios (que son la señal de información clave para cualquier economía funcional), suscribe las guerras que parecen no terminar nunca, y está justo en la raíz de los problemas socioeconómicos a los que se enfrenta la otrora muy próspera clase media estadounidense.

Los tenedores de acciones observan entonces racionalmente la inflación monetaria y tratan de aparcar su capital en lugares donde se mantenga o supere la tasa de inflación monetaria; lo hacen para mantener o aumentar el poder adquisitivo de su capital. Este capital había acudido a los mercados de valores en primer lugar debido a la incapacidad de obtener un rendimiento suficiente en las cuentas de ahorro y otras inversiones tradicionales de renta fija. A la luz de la inflación, el deber de un equipo directivo para con sus accionistas se convierte en hacer crecer la empresa a un ritmo que supere la tasa de inflación monetaria, y ayudar a los accionistas a mantener su poder adquisitivo.

Si no ha escuchado a Saylor opinar sobre estos temas, es muy recomendable. A continuación intentaremos captar la esencia de lo que dice.

En un entorno en el que las monedas fiduciarias se debilitan, las empresas tienen que esforzarse más para generar un rendimiento de los fondos propios que supere el listón artificialmente alto provocado por la inflación monetaria. Esto inclina artificialmente la balanza de las decisiones de inversión de las empresas, alejándolas de los proyectos que serían rentables de no ser por la tasa de rendimiento exigida, excesivamente alta. Dado que el capital pierde valor con tanta rapidez, se necesitan los proyectos y las oportunidades empresariales más rentables para mantener el ritmo. Desgraciadamente, muy pocas empresas tienen las oportunidades de negocio requeridas debido a estas condiciones económicas y a las políticas a las que están sometidas.

Invertir y ejecutar proyectos que superen la tasa de rendimiento exigida se ha convertido en una tarea tan hercúlea para muchos directivos de empresas que no les queda más remedio que repartir dividendos o recomprar sus acciones. Los activos de las empresas se van deteriorando a medida que se mantienen en efectivo, por lo que los grupos de accionistas presionan a los directivos para que devuelvan el capital. De este modo, se preserva el capital para los accionistas, pero es un método de destrucción empresarial y, en última instancia, de la sociedad, ya que las empresas se descapitalizan cada vez más a través de las recompras y los dividendos: las empresas crean los puestos de trabajo, los productos y los servicios, pero se les desincentiva cada vez más.

La forma en que Saylor ha evitado esto ha sido proteger los activos de su empresa invirtiendo el capital de los accionistas en bitcoin, lo que considera que prolonga la vida de su empresa, manteniendo el capital dentro de la compañía y manteniendo los puestos de trabajo, los productos, los servicios y las oportunidades de negocio a largo plazo. El comentario sobre esto va más allá del alcance de este artículo, pero el punto general es claro: la presión macroeconómica a lo largo de las décadas se ha vuelto tan grande que las empresas no han tenido otra opción racional que recomprar sus acciones. Esto es lo que muchos en el ámbito de esta discusión, en ambos lados, no se han dado cuenta, ni han reconocido, ni han hablado con suficiente eficacia.

En última instancia, este problema se reduce, como muchos de los problemas a los que nos enfrentamos en la sociedad actual, a que necesitamos dinero sólido. Necesitamos mejores medios para transmitir el valor no sólo a través del espacio, sino también a través del tiempo: el poder adquisitivo debe transmitirse de forma fiable en el futuro. Cuando la gente tenga más confianza en el dinero de la sociedad —que es un depósito de valor fiable e inmutable, un medio de intercambio y una unidad de cuenta—, los mercados libres podrán funcionar y lo harán, permitiendo a los emprendedores crear productos y servicios que sirvan a los clientes y creen puestos de trabajo, elevando el nivel de vida a lo largo del tiempo.

Author:

Brian Carus

Brian Carus is a Financial Technology professional currently focused on solution and product development within Wealth and Investment Management. He is a 2021 level II candidate in the CFA Institute Program, and graduated in 2016 from Lafayette College in Easton, PA, where he studied Economics and Psychology.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire