Mises Wire

Home | Wire | Cómo el dinero fácil crea el ciclo de auge-declive

Cómo el dinero fácil crea el ciclo de auge-declive

  • bust

11/10/2020

Según el pensamiento popular, diversos datos económicos pueden proporcionar al analista la información necesaria sobre el estado de la economía. Se sostiene que, inspeccionando diversos indicadores económicos, como el producto interno bruto o la producción industrial, un analista puede determinar el estado del ciclo económico.

Según los expertos de la Oficina Nacional de Investigación Económica (ONIE), los ciclos económicos se consideran como amplias oscilaciones de muchos indicadores económicos, que, tras una cuidadosa inspección, permiten establecer picos y bajos en la actividad económica general.

Además, según los expertos de la ONIE, como las causas de los ciclos económicos son complejas y no se comprenden adecuadamente, es mucho mejor centrarse en el resultado de esas causas que se manifiesta a través de los datos económicos.1

Si no se conocen los factores que impulsan los ciclos de auge y caída, como sostiene la metodología subyacente de la ONIE, ¿cómo podrían el gobierno y el banco central introducir medidas para contrarrestarlos?

Contrariamente a la forma de pensar de la ONIE, los datos no hablan por sí mismos y nunca emiten «señales» como tales. Es la interpretación de los datos guiada por una teoría que genera varias «señales».

Al afirmar que los ciclos comerciales se refieren a las oscilaciones de los datos, no se dice nada sobre lo que son los ciclos comerciales. Para establecer qué ciclos económicos son la fuerza motriz responsable del surgimiento de las fluctuaciones económicas es necesario asegurarse.

Por qué tenemos ciclos de auge y declive

Contrariamente al enfoque de los indicadores, los ciclos de auge y declive no tienen que ver con la fuerza de los datos como tales (por ejemplo, para la ONIE una recesión es una disminución significativa de la actividad repartida en toda la economía que dura más de unos pocos meses). Se trata de actividades que surgieron a raíz de las políticas monetarias laxas del banco central.

Así pues, cada vez que el banco central afloja su postura monetaria, pone en marcha un auge económico mediante el desvío de los ahorros reales de los generadores de riqueza a diversas actividades no generadoras de riqueza que un mercado libre y sin trabas no facilitaría.

Cada vez que el banco central invierte su postura monetaria, se frena o se pone fin a la desviación del ahorro real hacia actividades que no generan riqueza real y que socavan su existencia. El desencadenante de los ciclos de auge y caída son las políticas monetarias del banco central y no algunos factores misteriosos.

Por consiguiente, siempre que se introduzca una postura más flexible, esto debe considerarse como el comienzo de un auge económico. Por el contrario, la introducción de una postura más firme pone en marcha una caída económica, o la fase de liquidación.

La gravedad de la fase de liquidación viene dictada por el alcance de las distorsiones causadas durante el auge económico. Cuanto mayores sean las distorsiones, más grave será la fase de liquidación. Todo intento del banco central y del gobierno de contrarrestar la fase de liquidación mediante el estímulo monetario sólo socavará la reserva de ahorros reales, debilitando la economía.

Una vez más, dado que las políticas del banco central ponen en marcha los ciclos de auge y declive, estas políticas son las que provocan las fluctuaciones económicas.

Cada vez que el banco central cambia su postura monetaria, el efecto de la nueva postura no se afirma instantáneamente—sino que lleva tiempo.

El efecto comienza en un punto concreto y se desplaza gradualmente de un mercado a otro, de un individuo a otro individuo. La anterior postura monetaria puede dominar la escena económica durante muchos meses antes de que la nueva postura empiece a imponerse.

Desaceleración económica frente a la recesión

Por lo general, los síntomas de una recesión surgen después de que el banco central endurece su postura monetaria (hay un desfase temporal). Lo que determina si una economía cae en una recesión o sólo sufre una desaceleración económica ordinaria es el estado de la reserva de ahorros reales.

Mientras este fondo se siga expandiendo, una política monetaria más estricta del banco central culminará en una desaceleración económica. A pesar de que varias actividades que no generan riqueza se verán afectadas, el crecimiento económico general será positivo, ya que hay más generadores de riqueza que consumidores de riqueza. El aumento de la reserva de ahorro real refleja esto. Mientras la reserva de ahorro real se esté ampliando, el banco central y los funcionarios del gobierno pueden dar la impresión de que tienen el poder de deshacer una recesión mediante el bombeo monetario y la reducción artificial de los tipos de interés.

En realidad, sin embargo, estas acciones sólo frenan o detienen la liquidación de las actividades que surgieron a raíz de la política monetaria fácil, con lo que se sigue desviando el ahorro real de los generadores de riqueza a los consumidores de riqueza.

Lo que de hecho da lugar a una tasa de crecimiento positivo de la actividad económica no es el bombeo monetario, sino el hecho de que la reserva de ahorros reales sigue creciendo. La ilusión de que mediante el bombeo monetario es posible mantener la economía en marcha se hace añicos una vez que la reserva de ahorro real comienza a disminuir. Una vez que esto sucede, la economía comienza su caída, es decir, cae en una recesión.

El aflojamiento más agresivo del dinero no revertirá el declive. De hecho, en lugar de invertir la caída, la política monetaria relajada socavará aún más el flujo de ahorro real y, por lo tanto, debilitará aún más la estructura de producción y, por ende, la producción de bienes y servicios.

En sus escritos, Milton Friedman culpó a las políticas del banco central de causar la Gran Depresión de los años treinta. Según Friedman, la Reserva Federal no consiguió inyectar suficientes reservas en el sistema bancario para evitar el colapso de la masa monetaria.2 El colapso de las acciones de dinero según Friedman fue el factor clave para hundir la economía en una depresión económica.

Para Friedman, el fracaso del banco central de EEUU no fue que causara la burbuja monetaria durante la década de los veinte, sino que permitió la deflación de la burbuja.

Sin embargo, una depresión económica no es causada por el colapso de las acciones monetarias, como lo sugirió Friedman, sino más bien por el colapso de la reserva de ahorros reales. La contracción de esta reserva se pone en marcha por el bombeo monetario precedente del banco central y por la banca de reserva fraccionaria.3 El bombeo monetario pone en marcha un intercambio de nada por algo, es decir, el consumo sin una producción precedente—lo que socava la reserva de ahorro real.

Además, la caída de la reserva de ahorro real desencadena una disminución de los préstamos bancarios «de la nada» y, por lo tanto, de la reserva de dinero. Esto, a su vez, implica que las políticas monetarias laxas anteriores provocan la caída de la reserva de ahorro real y desencadenan colapsos en la actividad económica y en la masa monetaria.

La disminución de los precios de los bienes y servicios sigue a la disminución de la masa monetaria. La mayoría de los economistas consideran erróneamente que esto es una mala noticia que debe ser contrarrestada por las políticas del banco central. Sin embargo, cualquier intento de contrarrestar la disminución de los precios mediante políticas monetarias flexibles socavará aún más la reserva de ahorros reales. Además, incluso si las políticas monetarias laxas consiguieran elevar los precios y las expectativas inflacionistas, ello no podría revitalizar la economía mientras la reserva de ahorro real estuviera disminuyendo.

Por último, es erróneo considerar que la caída de los precios de las acciones es la causa de las recesiones. La teoría popular sostiene que una caída de las cotizaciones bursátiles reduce la riqueza de los individuos, lo que a su vez debilita los desembolsos de los consumidores. Dado que se sostiene que el gasto de los consumidores representa el 66% del PIB, esto significa que una caída en el mercado de valores hunde a la economía en una recesión.

Una vez más, sostenemos que es la reserva de ahorros reales y no la demanda de los consumidores lo que permite el crecimiento económico.

Además, los precios de las acciones reflejan las evaluaciones de los individuos con respecto a los hechos de la realidad. Debido al bombeo monetario, estas evaluaciones tienden a ser erróneas. Sin embargo, una vez que el banco central modifica su postura, los individuos pueden ver mucho más claramente cuáles son los hechos de la realidad y reducir las evaluaciones erróneas anteriores.

Aunque los individuos pueden cambiar sus evaluaciones de los hechos, no pueden alterar los hechos existentes, y estos últimos influyen en el curso futuro de los acontecimientos.

  • 1. Citado en Allan P. Layton y Anirvan Banerji «What Is a Recession?: A Reprise», Applied Economics 35, no. 16 (2003): 1789-97, https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/0003684032000152853.
  • 2. Milton Friedman y Rose Friedman, Free to Choose: A Personal Statement (Orlando, FL: Harcourt, Inc, 1980), pág. 85.
  • 3. Murray N.Rothbard, America's Great Depression (Kansas City: Universal Press, 1972), pág. 153.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
jamesteohart via Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire