Mises Wire

Home | Wire | Capital y trabajo sufren bajo los mandatos de salario mínimo

Capital y trabajo sufren bajo los mandatos de salario mínimo

  • walmart

Etiquetas Burocracia y regulación

03/08/2021

El presidente Biden y el Partido Demócrata han presionado mucho para duplicar el salario mínimo nacional de 7,25 dólares por hora a 15 dólares por hora en los próximos cuatro años. Esta agresiva intervención en el funcionamiento de los mercados laborales ha sido muy criticada, incluso en dos artículos recientes de Mises Wire. Recurriendo tanto a argumentos teóricos como a resultados de estudios empíricos, Robert Murphy y Martin Jones demuestran de forma convincente que un aumento tan drástico del salario mínimo está destinado a tener un impacto negativo en el empleo y, en particular, en los trabajadores poco cualificados. Sin embargo, su argumentación se centra sobre todo en las pérdidas de empleo a corto plazo derivadas de una política tan poco adecuada. No hay que pasar por alto que el aumento del salario mínimo puede perjudicar también la acumulación de capital, el crecimiento de la productividad y los salarios futuros. Esto significa que esta medida, que supuestamente aumenta el bienestar, en realidad va a obstaculizar no sólo el empleo, sino la mejora del nivel de vida en general.

Como escribió Ludwig von Mises en Acción humana, los salarios se fijan en un mercado libre de acuerdo con la productividad marginal de los servicios laborales prestados. Como los tipos de mano de obra suministrados y su rendimiento son muy específicos, no existe una tasa salarial uniforme en toda la economía. En este sentido, fijar una tasa salarial universal para toda la economía, aunque sea un umbral mínimo, tampoco tiene sentido. Además, una vez que el gobierno o los sindicatos consiguen imponer un nivel salarial superior a la productividad marginal del trabajo, se produce un desempleo institucional. Es difícil imaginar cómo un salario mínimo nacional obligatorio de 15 dólares por hora se mantendría por debajo de la productividad marginal de todos los empleados actuales en EEUU y no produciría más desempleo. De hecho, el aumento propuesto convertiría el salario mínimo de EEUU en el más alto de los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) y probablemente del mundo, tanto en términos absolutos como en relación con el salario medio de la economía (gráficos 1 y 2). Cuanto más cerca esté el salario mínimo de la mediana, mayor será la probabilidad de que los trabajadores de menor productividad no puedan ser contratados con un nivel de salario mínimo impuesto artificialmente, y pasen a engrosar las filas de los desempleados. El riesgo de que se produzca un gran aumento del desempleo es bastante elevado, dado que un nada despreciable 19% de la población activa asalariada gana actualmente menos de 15 dólares por hora.

Gráfico 1: Salario mínimo en diferentes países (USD/hora)

 

Fuente: OCDE.

Gráfico 2: Relación entre el salario mínimo y el salario medio en diferentes países

Fuente: OCDE.

Decenas de estudios empíricos han demostrado que el aumento del salario mínimo socava las oportunidades de empleo entre los trabajadores poco cualificados y aumenta el desempleo, en particular cuando el aumento es masivo como el que proponen los demócratas. Un estudio de la Oficina Presupuestaria del Congreso citado por Murphy y Jones estima que el empleo se reduciría en 1,4 millones por el aumento del salario mínimo, mientras que el número de personas en situación de pobreza disminuiría en novecientos mil. Pero el impacto económico negativo no terminaría con los efectos en el mercado laboral. Según el mismo estudio, un salario mínimo más alto también «reduciría ligeramente el PIB real, principalmente debido a la reducción del empleo», redistribuiría la renta familiar y aumentaría el déficit presupuestario en un total de 54.000 millones de dólares a lo largo de 2021-31. Se produciría una importante redistribución de la renta desde las familias más ricas, que sufrirían una disminución de los ingresos empresariales estimada en 333.000 millones de dólares a lo largo de 2021֪-31 o tendrían que hacer frente a precios más altos de los bienes y servicios, hasta las familias de los trabajadores que se benefician de los salarios más altos o que han perdido el empleo a causa de la subida del salario mínimo.Varios estados de EEUU ya han impuesto salarios mínimos más altos que el nacional de 7,25 dólares la hora. Sin embargo, ninguno de los topes estatales ha alcanzado los 15 dólares por hora a partir de 2021, lo que significa que el impacto negativo sobre el empleo se dejará sentir en todo el país. Sin embargo, los estados donde los salarios medios son más bajos y que aún no han dorado el salario mínimo nacional serán los más afectados. Un somero vistazo a las estadísticas salariales muestra grandes diferencias entre los salarios medios anuales de los estados de EEUU Un aumento del salario mínimo a 15 dólares/hora equivaldría a un salario mínimo anual de unos 31.200 dólares (datos de la OCDE), lo que representa alrededor del 90% o más del salario medio anual de 2019 en unos doce estados de EE.UU: Florida, Oklahoma, Kentucky, Nuevo México, Idaho, Alabama, Dakota del Sur, Carolina del Sur, Luisiana, Virginia Occidental, Arkansas y Misisipi. Esta proporción es muy alta en comparación con la media de la OCDE, que es de aproximadamente el 55%. Siete de los estados de EE.UU. ni siquiera han superado hasta ahora el salario mínimo nacional obligatorio de 7,25 dólares por hora, lo que ilustra lo desastrosos que podrían ser los efectos de esta medida única.

No debe pasarse por alto que, además del aumento directo del desempleo institucional, es probable que los efectos de segunda ronda en términos de disminución de la producción y de la renta nacional real y de una nueva redistribución de la misma en beneficio de los hogares con menor propensión al ahorro repercutan negativamente en el ahorro y la inversión. Aunque no se puede predecir la forma en que las familias estadounidenses configurarán sus pautas de ahorro e inversión en el futuro, las estadísticas muestran que en las últimas tres décadas sólo los dos quintiles de ingresos superiores registraron tasas de ahorro positivas de forma constante. El ahorro medio de los dos quintiles de renta más bajos ha sido obstinadamente negativo, mientras que la diferencia entre el ahorro de los grupos de renta más altos y más bajos se ha ampliado (gráfico 3).

Gráfico 3: Ahorro medio en EE.UU. por quintil de renta

Si se mantienen las tendencias de ahorro del pasado, es probable que la subida del salario mínimo prevista reduzca aún más la propensión al ahorro relativamente baja de los hogares estadounidenses. Estos últimos sólo ahorran alrededor del 8% de su renta disponible, lo que forma parte de una tendencia a la baja a largo plazo desde principios de los años 70 (datos de la OCDE). Además, este descenso duradero ha ido de la mano de una persistente desaceleración de la inversión privada, la acumulación de capital y la productividad laboral. Es obvio que la economía estadounidense debería ahorrarse otra intervención gubernamental en forma de aumento masivo del salario mínimo, que sólo puede reforzar estas tendencias y socavar el aumento del nivel de vida. Además, si los salarios mínimos deprimen realmente el ahorro y dificultan la acumulación de capital, ¿cómo podrían las empresas responder a un aumento obligatorio de los salarios sustituyendo la mano de obra por más maquinaria, como afirman algunos expertos? Con el deterioro de la inversión y del stock de capital, esto sólo sería posible en casos concretos y no para el conjunto de la economía. De hecho, la causalidad va en la dirección opuesta: la acumulación de capital y la mejora tecnológica apoyan el aumento de los salarios, mientras que los salarios mínimos obligatorios los socavan.

Conclusión:

El impacto negativo y duradero de los salarios mínimos, no sólo sobre el empleo, sino también sobre el nivel de vida en general, sólo puede comprenderse plenamente si se tienen en cuenta también sus efectos a largo plazo sobre la producción, la acumulación de capital y la productividad del trabajo. Mises1 comprendió muy bien este fenómeno cuando afirmó que «nadie ha logrado demostrar que el sindicalismo pueda mejorar las condiciones y elevar el nivel de vida de todos los que están deseosos de ganar un salario. «Como en el caso del sindicalismo, los supuestos beneficios de los salarios mínimos obligatorios se limitan a una minoría de trabajadores que ven aumentar sus salarios a corto plazo. Para el resto de la sociedad, que debe financiar esta redistribución inmediata de la renta y que, además, se enfrenta a menores perspectivas de mejora del nivel de vida en el futuro, los salarios mínimos no suponen ningún beneficio.

Author:

Contact Mihai Macovei

Dr. Mihai Macovei (macmih_mf@yahoo.com) is an associated researcher at the Ludwig von Mises Institute Romania.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Mike Mozart via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire