Mises Wire

Home | Wire | Bombeo monetario y recursos inactivos

Bombeo monetario y recursos inactivos

  • idle car

Etiquetas Dinero y Banca

05/05/2021

Como resultado de las recientes políticas de estímulo empleadas por el gobierno de EEUU y la Reserva Federal, la mayoría de los comentaristas opinan que el riesgo de que la economía de EEUU sufra una profunda recesión a causa de la pandemia del covid-19 ha disminuido.

Otros comentaristas no están tan seguros de que el riesgo haya disminuido, argumentando que la economía todavía se dirige hacia tiempos difíciles. Estos comentaristas opinan que, para prevenir las posibles dificultades económicas que se avecinan, las autoridades deberían seguir aplicando políticas fiscales y monetarias flexibles hasta que la economía se sitúe con seguridad en la trayectoria de un crecimiento económico estable.

La mayoría de los comentaristas opinan que, al no actuar con rapidez, las autoridades corren el riesgo de aumentar el coste de una recesión económica en términos de recursos ociosos o no utilizados, como la mano de obra y el capital.

Esta forma de pensar la resume sucintamente Ludwig von Mises en Acción Humana,

Aquí, dicen, hay plantas y granjas cuya capacidad de producir no se utiliza en absoluto o no en toda su extensión. Aquí hay montones de mercancías invendibles y multitud de trabajadores desempleados. Pero aquí también hay masas de personas que serían afortunadas si pudieran satisfacer sus necesidades más ampliamente. Lo único que falta es el crédito. El crédito adicional permitiría a los empresarios reanudar o ampliar la producción. Los desempleados volverían a encontrar trabajo y podrían comprar los productos. Este razonamiento parece plausible. Sin embargo, es totalmente erróneo.

El pensamiento convencional sostiene que el aumento de la demanda global de bienes y servicios va a reforzar la oferta de estos bienes y servicios—la demanda crea la oferta.

Sin embargo, ¿por qué un aumento de la demanda global debe ir seguido de un aumento de la producción de bienes y servicios? Esto requiere una estructura de producción adecuada que va a permitir el aumento de la producción.

Ahorro vs. riqueza

Para mantener su vida y su bienestar, los individuos necesitan tener acceso a los bienes de consumo. Lo que permite el aumento de la producción de estos bienes es la mejora de la infraestructura de una economía. Con una mejor infraestructura, se puede generar una mayor cantidad y una mejor calidad de bienes de consumo—se puede producir más riqueza.

La mejora y el mantenimiento de la infraestructura son posibles gracias a la disponibilidad de bienes de consumo que sustentan la vida y el bienestar de los distintos individuos que se ocupan de ampliar y mantener la infraestructura.

Obsérvese que son los productores de bienes de consumo los que pagan a los distintos individuos que se dedican al mantenimiento y a la mejora de las infraestructuras. Los productores de bienes de consumo pagan a estos individuos, es decir, a los productores intermedios, con la producción ahorrada o no consumida de bienes de consumo.

Obsérvese que cuando un productor de bienes de consumo decide ahorrar más (es decir, consumir menos), la disminución de su consumo se compensa con el aumento del consumo de los individuos que se dedican a las etapas intermedias de la producción. Esto significa que el consumo global no disminuye debido a un aumento del ahorro—como dice el pensamiento popular.

De nuevo, lo que mantiene el flujo de la actividad económica es el hecho de que los productores de bienes de consumo—los generadores de riqueza—invierten parte de su riqueza en la expansión y el mantenimiento de la estructura de producción. Esto permite el aumento de la producción de bienes de consumo.

Dado que el ahorro real permite la producción de bienes de capital, es evidente que el ahorro real está en el centro del crecimiento económico que eleva el nivel de vida de las personas. Además, una vez que se ha producido un aumento suficiente de la reserva de ahorro real, las personas pueden aspirar a mejorar su bienestar buscando otras cosas, como productos relacionados con el entretenimiento y los servicios—como el tratamiento médico, etc.

Obsérvese que los bienes de consumo ahorrados sostienen todas las etapas de la producción, desde los productores de bienes de consumo y servicios hasta los productores de materias primas y todas las demás etapas intermedias.

Los recursos ociosos surgen debido a las políticas de los bancos centrales

Los comentaristas que abogan por el bombeo monetario para absorber los recursos ociosos han pasado por alto que estos recursos se han convertido en ociosos debido al auge anterior provocado por la política monetaria flexible previa del banco central.

Como resultado de la anterior política monetaria flexible, surgen varias actividades no productivas o «burbujas». Estas actividades dependen, para seguir existiendo, del mantenimiento de la política monetaria flexible, que permite el desvío de la riqueza real de los generadores de riqueza hacia las actividades de burbuja.

Una postura más estricta del banco central detiene este desvío, reduciendo así el número de actividades de burbuja y, en última instancia, refuerza el proceso de generación de riqueza.

Según Mises en Acción Humana,

Del colapso del boom sólo hay un camino de vuelta a un estado de cosas en el que la acumulación progresiva de capital salvaguarde una mejora constante del bienestar material: el nuevo ahorro debe acumular los bienes de capital necesarios para un equipamiento armonioso de todas las ramas de la producción con el capital necesario. Hay que proveer los bienes de capital que faltan en aquellas ramas que fueron indebidamente descuidadas en el auge. Las tasas salariales deben bajar; la gente debe restringir su consumo temporalmente hasta que se restablezca el capital desperdiciado por la mala inversión. Aquellos a los que no les gustan estas dificultades del período de reajuste deben abstenerse a tiempo de la expansión del crédito.

Continúa Mises,

Si las mercancías no se pueden vender y los trabajadores no pueden encontrar trabajo, la razón sólo puede ser que los precios y los salarios solicitados son demasiado altos. El que quiere vender sus existencias o su capacidad de trabajo debe reducir su demanda hasta encontrar un comprador. Tal es la ley del mercado. Tal es el dispositivo mediante el cual el mercado dirige las actividades de cada individuo hacia aquellas líneas en las que pueden contribuir mejor a la satisfacción de las necesidades de los consumidores.

Cualquier intento de «reactivar» la actividad económica mediante una política monetaria laxa reanudará el desvío del ahorro real de los generadores de riqueza a los no generadores de riqueza, debilitando así el proceso de generación de riqueza real.

Una política monetaria agresiva mientras la reserva de ahorro real esté disminuyendo probablemente profundizará la depresión económica

Mientras la reserva de ahorro real siga creciendo, lo que mantiene la ilusión de que la política monetaria fácil «funciona», las políticas de los bancos centrales parecerán estar funcionando.

Sin embargo, una vez que la reserva se estanca o disminuye, la «música se detiene» y ninguna inyección monetaria del banco central va a «funcionar».

Por el contrario, cuanto más agresiva sea la postura del banco central para intentar reactivar la economía, peor irán las cosas.

Se podría argumentar que, independientemente de las razones de la aparición de recursos ociosos, el papel de las autoridades y, en particular, del banco central es aplicar políticas que permitan un mayor uso de estos recursos.

Sugerimos que el empleo de los recursos requiere un aumento de la reserva de ahorro real para emplear esos recursos. Sin este aumento, no habrá suficientes medios para el empleo de los recursos ociosos. Una política monetaria flexible destinada a impulsar la demanda no servirá de nada, ya que un aumento de la demanda no puede sustituir el ahorro real necesario para emplear dichos recursos.

Algunos comentaristas opinan que las políticas monetarias y fiscales fáciles pueden impulsar la demanda global, que a su vez va a aumentar la producción de bienes y servicios. En consecuencia, el aumento del crecimiento económico va a generar la financiación necesaria. El problema de este argumento es que la demanda no genera la oferta automáticamente; primero debe haber una cantidad adecuada de ahorro real para mejorar la infraestructura, lo que a su vez permitirá un mayor crecimiento económico.

La política monetaria flexible, solución recomendada por muchos expertos para evitar la aparición de recursos ociosos, sólo parecerá «funcionar» mientras la reserva de ahorro real esté en expansión. Una vez que esta reserva empieza a disminuir, se hace visible la naturaleza ilusoria de la política monetaria flexible. Sólo entonces queda claro para la mayoría de los individuos que no es posible crear un crecimiento económico real, es decir, la expansión de la riqueza real mediante la expansión de la oferta monetaria.

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire