Mises Wire

Home | Wire | Biden quiere un impuesto mínimo global para compensar su propuesta de enorme aumento del impuesto de sociedades

Biden quiere un impuesto mínimo global para compensar su propuesta de enorme aumento del impuesto de sociedades

  • 4-D chess

Etiquetas Impuestos y gasto

05/15/2021

En la clásica película de 1939, The Roaring Twenties, un desesperado James Cagney le dice a Priscilla Lane: «Si quieres el puente de Brooklyn, sólo tienes que pedirlo. Si no puedo comprarlo, lo robaré». Como un desesperado cachorro enfermo de amor que intenta forzar al objeto de su afecto a enamorarse de él, el presidente Joe Biden ha prometido al pueblo estadounidense el puente de Brooklyn, confiando en un elixir de impuestos más altos para llevar a cabo sus planes. Pero supongamos que no logra satisfacer a los dos tercios de los estadounidenses que respaldan sus planes de gasto. En ese caso, esta gente podría enamorarse del posible candidato presidencial republicano de 2024 que pueda ofrecer los bienes de la prosperidad y el crecimiento. Biden podría intentar todo bajo el sol para cortejar a su enamorado y asegurarse de que baña al amor de su vida con diamantes y perlas, incluso si eso significa apelar a los peores instintos de los globalistas: la confiscación.

Ajedrez 4D: Impuesto mínimo global

Recientemente, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, desveló una nueva propuesta para implantar un impuesto mínimo global sobre las corporaciones, con el fin de evitar que estos enormes negocios busquen el tipo más bajo. Esto se sumaría a la subida del tipo del impuesto de sociedades al 28%. Dado que gran parte de los planes de gasto de Biden dependen de desplumar más al sector privado, las corporaciones que huyan de Estados Unidos en busca de pastos más verdes abrirían una brecha importante en su esquema de gran gobierno. Pero un asesor económico clave de la Casa Blanca cree que un compromiso sería suficiente para generar suficientes ingresos.

En una entrevista concedida a Fox News Sunday, la presidenta del Consejo de Asesores Económicos, Cecilia Rouse, propuso un impuesto mínimo global para contrarrestar el aumento propuesto. Afirmó que el concepto consiste en asegurarse de que las mayores empresas de Estados Unidos paguen lo que les corresponde y en tapar algunas de las lagunas jurídicas para evitar una mayor asignación financiera en el extranjero. En última instancia, según Rouse, se trata de poner fin a la carrera a la baja en el impuesto de sociedades, una política pública adoptada por países como Irlanda y Luxemburgo.

Ella le dijo a la red:

«El presidente Biden está diciendo realmente: "Mira, todo el mundo debería pagar su parte justa". Sí, a nivel internacional no queremos estar en desventaja, así que también está trabajando con otros países para que tengamos un impuesto mínimo a nivel internacional para que no haya una carrera hacia el fondo.

«Lo que hemos visto en las últimas décadas es que los americanos más ricos, las grandes corporaciones son cada vez más ricas, y contribuyen menos en términos de ingresos federales».

Las corporaciones han advertido que revertir la medida del ex presidente Donald Trump perjudicaría la competitividad de Estados Unidos y frenaría el crecimiento salarial. Pero, ¿se contentarían estas multinacionales con un compromiso de suspender una subida de impuestos a cambio de un tipo mínimo global?

¿Un caso de asesinato o de suicidio?

Los políticos regurgitan el concepto de que las corporaciones y los americanos más ricos tienen que empezar a pagar su parte justa. Las corporaciones y los hogares acaudalados se libran de una factura de impuestos más baja porque explotan las innumerables lagunas del código federal, algo que el legendario economista Ludwig von Mises tenía claro: «El capitalismo respira a través de las lagunas».

Dicho esto, tanto si se trata de grandes empresas como de particulares, el 10% más rico ya cubre cerca de dos tercios de la cuenta del país, y el 1% más rico paga cerca del 40% de los impuestos.

Pero, independientemente de los dólares y centavos, está claro que el aumento de las sanciones a las empresas encarece la inversión. Cuando esto ocurre, se ahoga una plétora de oportunidades, como la inversión en nuevos equipos empresariales o el aumento de los salarios, que van unidos. Mises escribió en La mentalidad anticapitalista:

«Como el empresario, en consecuencia, estará en condiciones de obtener de los consumidores más por lo que el empleado ha producido en una hora de trabajo, puede —y, por la competencia de otros empresarios, se ve obligado— a pagar un precio más alto por el trabajo del hombre».

Gravar a los ricos puede ser una gran economía de calcomanía, pero este nostrum progresista carece de realidad.

El Tío Sam está cargado

El gobierno de Estados Unidos no sufre un problema de ingresos. Washington recauda aproximadamente 4,5 billones de dólares al año en impuestos sobre la renta y la nómina. Incluso durante la pandemia de coronavirus, la capital del país confiscó unos 3,5 billones de dólares al pueblo estadounidense. Basta con decir que el Tío Sam está forrado. El verdadero problema en Estados Unidos es que el gobierno sufre de una adicción patológica al gasto. Los políticos y los burócratas rara vez admiten este hecho, ya que haría que sus posiciones fueran injustificables. Biden argumenta que no añadir billones al ya hinchado presupuesto multimillonario perjudicará las finanzas de la nación, si es que eso tiene algún sentido. Si esta es la política pública tildada de visionaria y brillante, el país está condenado. ¿Qué más podían esperar los conservadores fiscales cuando el presidente revirtió 26.000 millones de dólares en recortes de gastos por temor a que esto perjudicara a la nación?

El duro giro a la izquierda de Estados Unidos en 2020 puede acabar despeñándose por el acantilado fiscal. Qué apropiado para un presidente salido de los Looney Tunes.

Publicado originalmente en Liberty Nation.

Author:

Andrew Moran

Andrew Moran is the Economics Correspondent at LibertyNation.com and is the author of The War on Cash. You can find more of his work at AndrewMoran.net.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here