Mises Wire

Home | Wire | Biden quiere tomar el control de las regulaciones locales de uso del suelo

Biden quiere tomar el control de las regulaciones locales de uso del suelo

  • Joe Biden

Etiquetas Burocracia y regulaciónDescentralización y secesiónHistoria de EEUU

06/18/2021

En los últimos años, ha habido un impulso para alejar las decisiones de zonificación del nivel local. En 2019, Oregón aprobó el proyecto de ley 2001 de la Cámara de Representantes, convirtiéndose en la primera ley estatal que suprime la zonificación unifamiliar en muchas áreas. Al ampliar la jurisdicción del gobierno estatal para incluir las decisiones de zonificación que antes manejaban las agencias locales, la ley implica una alarmante centralización del poder estatal. A esto le siguió rápidamente la presentación de proyectos de ley similares en Virginia, Washington, Minnesota y Carolina del Norte. Ahora el presidente Biden intenta aumentar la influencia federal sobre la zonificación local.

El plan de empleo americano de Biden incluye una propuesta que otorgaría subvenciones a las jurisdicciones que eliminen la zonificación unifamiliar y otras políticas de uso del suelo que la administración considera perjudiciales. El plan de Biden ha recibido una amplia oposición por parte de conservadores y libertarios, pero algunos libertarios ven esta propuesta de zonificación como el lado bueno del plan. Estos libertarios esperan que los incentivos federales eliminen los obstáculos gubernamentales a la vivienda asequible. Sin duda, las regulaciones gubernamentales a todos los niveles aumentan los costes y violan los derechos de propiedad. Sin embargo, la centralización política no reducirá el gobierno. Al contrario, la centralización debe entenderse como una expansión y concentración del poder estatal. En lugar de promover los derechos de propiedad, la centralización promoverá un enfoque único para todos, independientemente de las preferencias de los propietarios.

En este punto, algunos pueden objetar que, a diferencia de las leyes introducidas a nivel estatal, la propuesta de Biden podría resistirse simplemente rechazando las subvenciones. De hecho, un funcionario de la Casa Blanca describe el enfoque de Biden sobre la zonificación como «puramente zanahoria, sin palo». Sin embargo, esto ofrece poca tranquilidad. La experiencia ha demostrado que no se puede confiar en que los gobiernos rechacen la financiación y, como señala Murray Rothbard, «la subvención gubernamental conlleva inevitablemente el control gubernamental». Una vez que el público se acostumbra a las normas federales y los gobiernos locales se vuelven dependientes del dinero federal, hay poco que les impida aceptar esas mismas normas como leyes. Sólo hay que mirar a la educación para ver a dónde pueden llevar las subvenciones federales.

El tema de la zonificación es instructivo, porque demuestra tanto cómo el gobierno federal puede hacerse con el control de las funciones locales por la puerta de atrás, como la forma en que el paso del nivel local al estatal puede conducir a una mayor centralización. Dado que la centralización aleja las decisiones de los propietarios individuales y, en última instancia, las lleva al gobierno supranacional, el control federal de la zonificación es el siguiente paso lógico. La descentralización, por el contrario, sería un paso hacia la autodeterminación.

Uno de los argumentos más comunes contra el control local es que la zonificación no puede dejarse en manos de los ayuntamientos porque la zonificación local suele ser excluyente. Pero esta postura es completamente insostenible. Si un propietario ve limitado el control de su propiedad por las ordenanzas de zonificación, su oposición está justificada, porque las ordenanzas violan sus derechos de propiedad. Sin embargo, la oposición a la zonificación no puede justificarse simplemente porque sea excluyente. Después de todo, la propiedad privada es intrínsecamente excluyente. Por lo tanto, si la zonificación se opone por ser excluyente, entonces el concepto de propiedad privada puede oponerse por los mismos motivos. Además, si todos los barrios fueran completamente privados, podríamos esperar que algunos barrios fueran más exclusivos de lo que es actualmente. Rothbard explica,

Con cada local y barrio en manos de empresas privadas, corporaciones o comunidades contractuales, reinaría la verdadera diversidad, de acuerdo con las preferencias de cada comunidad. Algunos barrios serían étnica o económicamente diversos, mientras que otros serían étnica o económicamente homogéneos. Algunas localidades permitirían la pornografía o la prostitución o las drogas o los abortos, otras prohibirían alguna o todas ellas. Las prohibiciones no serían impuestas por el Estado, sino que serían simplemente requisitos de residencia o de uso de la superficie de alguna persona o comunidad. Aunque los estatistas que tienen el prurito de imponer sus valores a todos los demás se sentirían decepcionados, cada grupo o interés tendría al menos la satisfacción de vivir en vecindarios de personas que comparten sus valores y preferencias. Aunque la propiedad vecinal no sería una utopía ni una panacea para todos los conflictos, al menos proporcionaría una solución «de segunda» con la que la mayoría de la gente estaría dispuesta a vivir.

Como hemos visto, los barrios serían tan exclusivos o inclusivos como los propietarios desearan si todos los barrios fueran de propiedad privada. Algunos sólo permitirían viviendas unifamiliares, mientras que otros permitirían dúplex y viviendas multifamiliares. Por lo tanto, debe quedar claro que un código de zonificación uniforme no puede representar los deseos de los propietarios de las distintas localidades.

En claro contraste, uno de los beneficios del localismo es que los deseos de los propietarios tienden a estar mejor representados a nivel local. Sorprendentemente, la revista Reason, ostensiblemente libertaria, utiliza este mismo punto para argumentar a favor de trasladar las decisiones de zonificación al ámbito estatal. Citan con aprobación a Emily Hamilton, del Mercatus Center, argumentando que los responsables políticos locales están demasiado comprometidos con los propietarios locales.

Sin embargo, el localismo es la mejor estrategia en este caso, porque las regulaciones locales son más fáciles de evitar que las estatales. Si las regulaciones de un gobierno local resultan demasiado onerosas, se arriesga a perder a sus ciudadanos más productivos en la siguiente ciudad o pueblo. Sin embargo, a medida que un Estado amplía el territorio bajo su control, resulta más difícil para los ciudadanos escapar de su jurisdicción. Por lo tanto, hay menos razones para que un Estado grande y centralizado se abstenga de imponer tales regulaciones.

La oposición a toda centralización es especialmente importante cuando la medida centralizadora suena superficialmente atractiva. Puede tratarse de una supuesta medida de desregulación, o de utilizar los ejemplos de Hans-Hermann Hoppe,

Sería antilibertario, por ejemplo, apelar a las Naciones Unidas para que ordenen la ruptura de un monopolio de taxis en Houston, o al gobierno de EEUU para que ordene a Utah la abolición de su requisito de certificación estatal para los profesores, porque al hacerlo se habría concedido ilegítimamente a estos organismos estatales la jurisdicción sobre una propiedad que claramente no les pertenece (pero sí a otros): no sólo Houston o Utah, sino todas las ciudades del mundo y todos los estados de Estados Unidos.

En nuestro caso, es cierto que la normativa gubernamental ha aumentado los costes y limitado la oferta de viviendas. Esa no es la cuestión. La cuestión es que los gobiernos lejanos serán previsiblemente aún menos receptivos a las demandas locales en los distintos barrios. Por cierto, sería negligente no mencionar que la mayoría de los que implicarían a los gobiernos estatales y federales en la zonificación local guardan un llamativo silencio sobre la política monetaria. Sin embargo, una política monetaria inflacionista es uno de los principales obstáculos para la vivienda asequible.

No se equivoquen: el poder que los centralistas libertarios concederían al gobierno federal en nombre de la desregulación se utilizaría al servicio del proyecto igualitario más amplio. De hecho, bajo el mandato de Biden, el HUD (Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano) ya se ha movido para restaurar una norma de la era de Obama que el anterior secretario de vivienda, Ben Carson, advirtió que convertiría esencialmente al HUD en una junta nacional de zonificación. No es sorprendente que esto se venda como un intento de reducir la «segregación racial».

Facultar a las legislaturas estatales —o peor aún, al gobierno federal— para abolir las regulaciones locales sería un grave error. En lugar de limitar el gobierno, la centralización bajo cualquier pretexto sólo añadirá nuevas capas de gobierno. Por lo tanto, debemos resistir todos los asaltos al autogobierno local por parte de gobiernos más lejanos y combatir las regulaciones gubernamentales en el lugar donde se producen. De lo contrario, los administradores distantes seguirán acaparando el poder y el control local será cada vez más trivial.

Author:
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Gage Skidmore | Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire