Mises Wire

Home | Wire | Antal Fekete, oro y bancos centrales

Antal Fekete, oro y bancos centrales

  • antal fekete

Etiquetas Política monetariaDinero y bancos

El catorce de octubre de 2020 falleció en Budapest Antal E. Fekete, el economista húngaro-canadiense que se consideraba un teórico monetario siguiendo la tradición de Carl Menger. Atrás quedaba una vida agitada y fructífera, muy típica del alocado siglo pasado. Sus experiencias acabaron llenando a Fekete de oscuros presentimientos para el siglo actual. Sólo podemos esperar que este año loco no se convierta en la característica de toda una época, como lo fue su año de nacimiento.

Antal Endre Fekete nació el 8 de diciembre de 1932 en Budapest. El desempleo masivo era moneda corriente en medio de una profunda crisis económica mundial. Hungría se encaminaba hacia el nacionalsocialismo tras una grave crisis bancaria. El totalitario y antisemita Gyula Gömbös había asumido el gobierno poco antes del nacimiento de Fekete. Por todas partes, la creencia en la omnipotencia de la política conducía a una espiral de intervencionismo y polarización que acabaría por destruir la vieja Europa con el totalitarismo y la guerra. La política monetaria desempeñó un papel que hasta hoy se subestima.

Fekete fue uno de los pocos viejos europeos que reconoció el papel central del dinero, en el lado positivo como medio de división amistosa del trabajo, en el lado negativo como víctima y palanca de las espirales de intervención política. Esto llevó al matemático a la teoría monetaria, en la que trató de ampliar y actualizar la vieja escuela austriaca de economía. Como ocurre con todas las contribuciones originales, es demasiado pronto para evaluar definitivamente si introdujo nuevos errores y cuáles fueron estos. Sin embargo, su protagonismo como pensador agudo que combinó la teoría con un profundo conocimiento histórico está infravalorado. Esto se debe, en parte, a su personalidad pendenciera, que se interpuso entre él y casi todos sus compañeros de armas y de vida. Pero también se debe en parte a que la economía toca cuestiones de la existencia que difícilmente permiten una sobriedad objetiva. Incluso los representantes de la escuela austriaca de economía tienen que mostrar sus colores una y otra vez en la locura del tiempo, y el discurso está influenciado por la ideología, los miedos y los deseos.

La historia proporcionó a Fekete lecciones drásticas y de riesgo para la vida. En 1932, Hungría aún utilizaba el patrón oro, un pengö se definía como algo más de un cuarto de gramo de oro (unos quince euros actuales). Cuando se introdujo el forint en 1946, sustituyó a 400 octillones (¡veintinueve ceros!) de pengös, tras la peor hiperinflación de la historia. Los precios se triplicaban cada día. Hoy un forint vale poco más de un cuarto de céntimo de euro.

A la luz de este desarrollo, es sorprendente que Hungría no haya producido más grandes teóricos monetarios. Probablemente, esto se deba a que las consecuencias intelectuales de tales trastornos socioeconómicos son siempre dramáticas. Entre las consecuencias está la disminución de la aptitud para el aprendizaje y el aumento del escapismo, por lo que, paradójicamente, la percepción del daño disminuye a medida que éste aumenta. Por eso la política monetaria es tan popular, tan formidable y tan subestimada.

La desgracia que alejó a Antal Fekete de su patria hasta su posterior regreso resultó ser una suerte para la economía. También lo fue para otros representantes de la antigua escuela austriaca. Esta tradición no habría sobrevivido en Europa. El legado de Menger y Mises se conservó principalmente en Norteamérica.

Fekete emigró junto con casi todos los demás húngaros amantes de la libertad en 1956, cuando un levantamiento popular fue aplastado sangrientamente por el ejército soviético. Primero se fue a Viena, justo al otro lado del Telón de Acero, y luego rápidamente a Canadá. Allí comenzó su carrera académica como profesor universitario de matemáticas. Escribió un libro de texto sobre álgebra lineal y un puñado de artículos especializados. Consideraba que su mayor contribución era su propuesta de un sistema de numeración que expresara los valores numéricos, por elevados que fueran, con el menor número de dígitos posible, es decir, de la forma más económica posible. El sistema de «números escalonados» no recibió ningún reconocimiento y es típico del enfoque idiosincrático de Fekete, que también limitó su impacto en el campo de las ciencias económicas.

Su verdadero interés y protagonismo residen en el campo de la economía. Al igual que su sistema de números escalonados, sus planteamientos económicos son potencialmente muy significativos, pero escasos y caracterizados por sus peculiaridades. A pesar de estas peculiaridades, Fekete nunca se adornó con plumas prestadas; prefería mencionar por su nombre a los autores de las buenas ideas o de los pensamientos sabios con mucha frecuencia que con poca. Además, siempre animaba a sus compañeros de armas a comprobar los argumentos y a realizar las mejoras o correcciones necesarias.

Lamentablemente, Fekete no logró completar la obra de su vida. Pero la riqueza de sus diferentes ideas y esquemas resulta ser una mina de oro para cualquier economista que luche con las cuestiones más difíciles en torno a la teoría del dinero, el interés y el capital, y sea sensible a las devastadoras consecuencias sociales de ir por el camino económico equivocado. La motivación de Fekete para mostrar las consecuencias inhumanas de la historia del dinero impregna su obra económica. Su empatía con las víctimas de la guerra y la inflación fue la base de su trabajo. Su formación matemática se reveló en una lógica rigurosa que, sin embargo, siempre se mantuvo humilde ante la imprevisibilidad de la singularidad humana.

Fekete se dio a conocer como economista cuando fue invitado a compartir sus conocimientos de historia monetaria en el seminario de Paul Volcker en 1974. Volcker pronto se convertiría en presidente del Sistema de la Reserva Federal. Diez años después, Fekete fue invitado al Instituto Americano de Investigación Económica como investigador visitante. Finalmente, en 1985, recibió su llamada a la política: el congresista William E. Dannemeyer contrató a Fekete como asesor para la reforma monetaria.

Fekete desarrolló una solución para la financiación pública tras una crisis de deuda: el bono de oro. La atención de Fekete siempre se centró en las alternativas para financiar una economía moderna sin crear cantidades ilimitadas de dinero. Una reducción en relación con el oro físico le parecía insuficiente: si los bancos no creaban dinero, los bonos y, especialmente, las letras de cambio volverían a tener un papel importante.

Fekete recibió su primer reconocimiento europeo en 1996, cuando recibió un premio del banco suizo Lips por un ensayo sobre el papel del oro en un sistema monetario («¿Hacia dónde va el oro?»). Ya entonces criticó duramente la política monetaria, y muchos aspectos de su crítica resultaron ser proféticos. Su detallada definición y posterior desarrollo del concepto de Menger de Absatzfähigkeit (comerciabilidad) puede considerarse una de sus mayores contribuciones a la teoría monetaria. El ensayo no ha perdido nada de su actualidad y revela el conocimiento enciclopédico de Fekete sobre la historia de la moneda y las ideas.

Tras su jubilación, Fekete trabajó -como en su día hizo Ludwig von Mises- en la Fundación para la Educación Económica de Irvington-on-Hudson (Nueva York) y enseñó en la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala y en la Universidad rumana Sapientia. Asesoró al empresario y filántropo mexicano Hugo Salinas Price en sus planes de reforma para monetizar una moneda de plata como alternativa de ahorro más estable. Salinas Price hizo una importante valoración de algunas de las contradicciones entre Fekete y Mises, a quien admiraba: «Conocí a Mises personalmente y no tengo ninguna duda de que habría aceptado generosamente las refrescantes ideas de Antal E. Fekete».

Desde 2002, Antal Fekete había estado enseñando a un número creciente de personas interesadas a través de Internet y en seminarios regulares, especialmente en Hungría y España, donde atrajo a un competente economista, Juan Ramón Rallo, como su compañero de armas. Apareció en varias ocasiones bajo el imprimátur del Gold Standard Institute, la Gold Standard University y, más recientemente, la «nueva escuela austriaca de economía». Desgraciadamente, la creación de instituciones siempre resultó insostenible por desavenencias personales.

Afortunadamente, Fekete distribuyó sus escritos en gran medida de forma gratuita a través de Internet. Así, poco a poco fue creciendo su influencia. El agudo intelecto de Fekete nos permite pasar por alto su forma de ser, a veces demasiado aguda. Observó que la escuela austriaca moderna carecía de desarrollo intelectual en contraste con su antigua predecesora austriaca. Hay que admitir que remediar esta carencia es una tarea demasiado amplia para los hombros de una sola persona, incluso si esta persona está de pie sobre los hombros de gigantes.

Fekete vio una enorme contradicción en su defensa de la llamada doctrina de los billetes reales de Adam Smith, que considera que los billetes respaldados por oro son una forma legítima de expansión monetaria, ya que se ajustan al mercado y se autoajustan. Los que interpretan la teoría del dinero de forma más estricta, como el alumno estadounidense más destacado de Mises, Murray N. Rothbard, vieron aquí una puerta de entrada a la creación arbitraria de dinero. ¿Se puede confiar en estos bancos de cambio? ¿Se dedicarían a su vez a ejercer presión política con los beneficios del señoreaje y así, gradualmente -como un cártel protegido- impulsarían la creación cada vez más generosa de dinero? ¿Sólo las restricciones más estrictas de la oferta monetaria, que no permiten prestar más allá de la suma de los depósitos, pueden evitar estos incentivos para la desposesión progresiva de la población? Ni Fekete ni Rothbard pueden responder de forma concluyente a este tipo de preguntas. Pero debemos agradecer a pensadores de este calibre que no hayan rehuido la claridad de su discurso, que no hayan buscado una falsa armonía, sino que hayan defendido la búsqueda de lo verdadero y lo bueno.

En el contacto personal, Antal E. Fekete era una persona conmovedoramente encantadora y generosa, cuyo espíritu fue inusualmente agudo hasta una edad muy avanzada. El espíritu de la vieja Europa irradiaba toda su personalidad. Hacia el final de su vida, se volvió cada vez más oscuro, al igual que Carl Menger. La última nota manuscrita que vi me produjo un escalofrío. En pocas palabras, esbozaba las consecuencias del inminente colapso de la deuda. Es mejor callarlas para no poner en marcha una profecía autocumplida.

Vivió de cerca la locura del siglo pasado, que envolvió su ser con una melancolía característica. Espero que sea sólo el húngaro que hay en él, ese eco de la cruel y paradójica historia de la nación más melancólica de Europa. Pero quizás Fekete era una persona sensible como Roland Baader. Al menos es alentador que Fekete buscara soluciones, alternativas para nuevas instituciones para cuando las existentes se desmoronen en medio de una gran decepción.

Author:

Contact Rahim Taghizadegan

Rahim Taghizadegan (info@scholarium.at) is director of the academic research institute Scholarium in Vienna, Austria, lecturer at several universities and faculty member at the International Academy of Philosophy in Liechtenstein.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
verlagjohannesmuller
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire