Mises Wire

Home | Wire | Abeconomía: Engáñame una vez

Abeconomía: Engáñame una vez

  • shinzo1.PNG
0 Views

11/30/2018

La economía de Japón es un cadáver sin vida. En la década de 1990, Tokio apoyó bancos zombis: instituciones que son solventes solo de nombre. Tras la Gran Recesión, Japón aseguró que estas compañías permanecieran abiertas. Hoy, el Primer Ministro Shinzo Abe preside una economía zombie, y cree que tiene una solución para inyectar nueva vida en el cuerpo podrido: ¡otra ronda de Abeconomía!

Después de una serie de desastres naturales el verano pasado, la tercera economía más grande del mundo se contrajo un 0,3% en el tercer trimestre. En general, el gasto de los consumidores disminuyó un 0,1%, las exportaciones cayeron un 1,8%, los gastos de capital disminuyeron un 0,2% y los precios de los alimentos básicos aumentaron. Una encuesta reciente de economistas sugiere un rebote en el cuarto trimestre, pero el gobierno federal no está tomando ningún riesgo, especialmente con una inminente disputa comercial con los Estados Unidos en el horizonte.

El ministro de Economía, Toshimitsu Motegi, dijo a los asistentes a un reciente Consejo de Política Económica y Fiscal (CEFP) que el primer ministro está exigiendo un programa de estímulo que incluya un gasto agresivo en infraestructura:

El primer ministro me pidió que tomara medidas firmes para garantizar que nuestra recuperación económica continúe. También dijo que el programa de gasto en obras públicas previsto para fines de este año debería compilarse con este punto en mente.

Si me engañas una vez, la culpa es tuya, pero no esperes que funcione por segunda vez.

Abeconomía: una política fallida

Desde que llegó al poder en 2012, Abe ha intervenido en la economía nacional en múltiples ocasiones. Como parte de los esfuerzos para estimular el crecimiento, Abe ha adoptado la economía keynesiana (una combinación de gasto gubernamental, aumento de impuestos e impresión de dinero) para lograr sus objetivos. Los resultados han sido decepcionantes.

Aquí hay una lista de políticas que Abe y su administración han implementado en los últimos seis años:

  • Aumento de los impuestos sobre las ventas: se espera otro aumento el próximo año.
  • Salarios más altos por obligación.
  • Ordenó al Banco de Japón a comprar 1 billón de dólares en bonos.
  • Aumentó la deuda nacional al 240% del producto interno bruto.
  • Introdujo varios programas sociales, incluido el cuidado infantil nacional.

Algunos de estos anuncios impulsaron el mercado de valores, principalmente porque Japan Inc. se fue de compras impulsado por la expansión crediticia del Banco de Japón. Sin embargo, el zumbido se desvaneció rápidamente, lo que llevó a Tokio a implementar un estímulo adicional para revivir el mismo nivel. Avance rápido hasta 2018: la economía de Japón está en soporte vital. El Banco de Japón ha confirmado que mantendrá una política monetaria flexible: tasas de interés bajas y más compra de bonos. A diferencia de las iniciativas anteriores, una estampida de osos ha corrido por todo el país. Los analistas y los economistas no son optimistas de que Japón pueda abrirse camino.

El desempleo puede ser bajo, pero todos los elementos críticos para el crecimiento no son estimulantes para los espíritus de los inversores. Solo necesita examinar el índice de coincidencia de la Oficina del Gabinete, una medición de los trabajos, la producción industrial y las ventas minoristas. Cayó 2,1 puntos en septiembre a 114,60, un mínimo de 18 meses.

¿Por qué nunca funciona?

Cada vez que la economía tropieza, los líderes responden rápidamente, ya sea a través de la apariencia de un proyecto de obras públicas "listo para la pala" o una inyección financiera como un cheque de reembolso. Es raro encontrar líderes dispuestos a capear la tormenta económica, como hizo el ex presidente Warren G. Harding después de la Primera Guerra Mundial. Temen que si no actúan, la oposición se lanzará y el electorado preguntará: "¿Por qué no está haciendo algo?"

Pero es un truco de confianza.

Por lo general, hay tres formas de financiar estas extravagantes actividades de prosperidad: impuestos, préstamos e impresión. En los últimos años, los gobiernos de todo el mundo han adoptado las tres políticas, y ahora billones de dólares, euros y yuanes han ingresado a la economía global. La deuda es generalizada, los déficits son la nueva norma y el crecimiento tibio está provocando dolores de cabeza en los bancos centrales de todo el mundo.

Todos los gastos dirigidos por el Estado deben pagarse de alguna manera, por lo que gastar es un impuesto. Este es dinero sacado del sector privado; la gente no puede ahorrar, las empresas invierten menos en capital y el capital restante se consume. Esta es una terrible noticia para la economía.

Pero es necesario porque proporciona empleos y estimula la economía, dice el economista estatista. Este es el beneficio visto: los votantes ven a hombres con asfalto y palas que reciben cheques de pago. ¿Qué pasa con lo no visto? Dado que este esfuerzo fue financiado por el robo de $ 1 billón de los contribuyentes, eso es $ 1 billón menos para que el sector privado contrate trabajadores, compre cosas o invierta en un nuevo negocio. La propiedad no construida, el teléfono no fabricado o la comida no vendida, estas cosas no pueden suceder porque hubo una desviación y una mala asignación de recursos por parte de los burócratas.

¡Los ladrones no pueden ganar elecciones si los votantes no ven las ceremonias de corte de cinta!

El legendario economista Walter Williams lo dijo mejor:

El hecho de que el Congreso no tenga recursos propios nos obliga a reconocer que la única forma en que el Congreso puede dar un dólar a un estadounidense es primero, mediante la intimidación, las amenazas y la coerción, confiscar ese dólar de algún otro estadounidense a través del código impositivo.

O, en este caso, la Dieta Nacional de Japón no tiene un solo yen propio.

Andrew Moran is the Economics Correspondent at LibertyNation.com and is the author of The War on Cash. You can find more of his work at AndrewMoran.net.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Wikipedia
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire