Mises Wire

Home | Wire | 2021: bienvenido a América pospersuasión

2021: bienvenido a América pospersuasión

  • yelling

Etiquetas AntipolíticaMedios y culturaEstrategia

01/01/2021

Escuché por primera vez este término usado por Steve Bannon, arquitecto de la sorprendente campaña Trump 2016, en un documental de PBS Frontline titulado «America's Great Divide». Hablando en los días previos a la época del covid de principios de 2020, Bannon afirmó que la era de la información nos hace menos curiosos y dispuestos a considerar visiones del mundo diferentes a la nuestra. Tenemos acceso a virtualmente todo el conocimiento acumulado de la humanidad y la historia en dispositivos en nuestros bolsillos, pero la pura sobrecarga de información nos hace escarbar en lugar de abrirnos. Cualquiera que quiera cambiar de opinión puede encontrar todo un universo de puntos de vista alternativos en la red, pero muy pocas personas lo hacen (especialmente después de cierta edad). Para Bannon esto significaba que la campaña de Trump, y la política en general, se trataba de movilización más que de persuasión.

Debido a que siempre podemos encontrar fuentes mediáticas que confirmen nuestra perspectiva y sesgos —y descartar los que no lo hacen— la noción de política por argumento o consenso se pierde casi por completo. Y no importa cuál sea nuestra perspectiva política o cultural, hay alguien que crea contenidos adaptados a nosotros como consumidores estratificados. Así, los progresistas, los conservadores y las personas de cualquier otra franja ideológica viven en mundos mediáticos digitales muy diferentes, incluso cuando viven en estrecha proximidad física.

Esta abrumadora cantidad de ruido blanco curado y segregado viene a nosotros todos los días, desde las noticias de 24 horas hasta Facebook, Twitter y YouTube. Plataformas idiotas como TikTok y Discordia compiten con los videojuegos por la atención de nuestros hijos. Todo ello nos deja entumecidos y exhaustos. Nuestra atención se ve afectada. Lentamente perdemos nuestra aptitud para el pensamiento profundo y la lectura seria. Intentamos reemplazar la sabiduría y la comprensión con datos y hechos.

Pero debido a que la información es tan abundante y fácilmente disponible, cada vez vale menos. La información es barata, literalmente.

Para nuestros abuelos, el conocimiento era análogo y tenía un precio. Los guardianes, en forma de medios de comunicación, universidades, bibliotecas y librerías, actuaban como editores y filtros. Walter Cronkite, el propagandista más confiable de América, entregaba una versión de las noticias cada noche. El periódico local hacía lo mismo cada mañana. Incluso hace sólo 30 años no era una tarea fácil, y no era un costo pequeño, obtener libros y literatura que no se encontraban fácilmente en las bibliotecas locales o universitarias.

Si alguien hoy en día quiere leer economía austriaca, por ejemplo, (un cuco particular de Bannon), puede hacerlo prácticamente sin más costo que el tiempo. Ni siquiera necesitan salir de casa. Su teléfono inteligente en la palma de la mano tiene toda una vida de lectura y aprendizaje en sólo esta disciplina. No hay libros de física, no hay universidad, no hay matrícula, y no se requiere bibliotecario.

Entonces, ¿por qué no lo hace más gente? La respuesta corta es: la mayoría de la gente está más allá de la persuasión.

Esto no significa que debamos rendirnos a las fuerzas del analfabetismo económico, o dejar de intentar ganar corazones y mentes para la libertad política. Por el contrario, debemos redoblar nuestros esfuerzos para cultivar a todos los interesados en la sociedad civil, la economía real, los mercados, la propiedad y la paz, especialmente a los menores de 30 años. Pero esto no es un juego de números. Deberíamos centrarnos en aquellos a los que se puede llegar, no en alguna mayoría mítica. Nuestra tarea es llegar a algunas personas de forma estrecha y profunda, no a una mayoría de personas superficialmente. Nos oponemos al ruido blanco, y a la superficialidad y el anti-intelectualismo de nuestra época. Movilizar a unos pocos es mucho más importante y efectivo que intentar persuadir a la mayoría.

HL Mencken tenía razón al creer en la libertad, pero no lo suficiente como para obligar a nadie. Así como nos oponemos al intervencionismo extranjero, deberíamos dejar de intentar rehacer las ciudades y estados de EEUU que están más allá de la ayuda. Tenemos que reconocer que decenas de millones de estadounidenses están más allá de la persuasión en la dirección de los puntos de vista políticos o económicos sensatos. Millones más son socialistas comprometidos que estarían dispuestos a nacionalizar industrias enteras y a redistribuir radicalmente la propiedad. Por definición, estos son puntos de vista irrazonables, así que ¿cómo se usa la persuasión cuando no hay razón?

El Estados Unidos pospersuasión requiere que pensemos en cómo separarnos y desunirnos políticamente de DC. Nuestro futuro inmediato está en el federalismo duro, que encaja con la secesión suave que ya está ocurriendo cuando millones de estadounidenses votan con sus pies. La movilización y la separación, no la persuasión, es el camino a seguir.

Author:

Contact Jeff Deist

Jeff Deist is president of the Mises Institute. He previously worked as chief of staff to Congressman Ron Paul, and as an attorney for private equity clients. Contact: email; Twitter.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here