Mises Wire

Home | Wire | ¿Desea más inversión y espíritu empresarial? Hay que proteger la propiedad privada

¿Desea más inversión y espíritu empresarial? Hay que proteger la propiedad privada

  • africa.PNG
0 Views

Tags El EmprendedorEconomía Global

06/03/2019

Los principios del pensamiento económico nos dicen que las inversiones fluirían a lugares con menor acumulación de capital, la razón es que habría menos competencia y, por lo tanto, una mayor tasa de rendimiento de las inversiones. De hecho, como señaló Adam Smith en la Riqueza de las Naciones, la acumulación de capital sería el obstáculo inevitable para el crecimiento económico.

Sin embargo, esto no es como lo tenemos en el mundo real. Muchos países, especialmente los del Sur Global, tienen muy poco capital, pero aún así no están inundados de inversiones. La razón es simple: no hay seguridad de que sus propiedades e inversiones estén protegidas por la ley.

Imagine esto, ¿por qué alguien invertiría en una propiedad, parcela de tierra o participación en un negocio cuando hay una alta probabilidad de que un bandido al azar, aún peor, el Estado, pudiera robarla en cualquier momento sin garantías de compensación? Esta es sin duda la norma en muchos países autoritarios. Por ejemplo, un informe del Business Anti-corruption Portal describió a la policía de Nigeria «como la institución más corrupta del país», ya que a menudo impiden a las empresas y actúan por encima de la ley. Si un país quiere atraer inversiones extranjeras directas y de cartera, debería existir un marco que responsabilice a las personas del uso arbitrario de la fuerza: esto es el estado de derecho.

Esto también va de la mano con los derechos de propiedad, ya que el estado de derecho es la condición necesaria para que los derechos de propiedad puedan ser utilizados con éxito. De hecho, como señala James Robinson en su ensayo «Property Rights and African Poverty», la falta de derechos de propiedad ha sido el principal obstáculo para la prosperidad económica en el África subsahariana. Esto es contrario a las opiniones más comunes que culpan a los legados de la colonización y también a la ubicación geográfica del África subsahariana de sus deficiencias económicas.

Además, la mayoría de estos países están llenos de abundantes recursos naturales —por ejemplo, los diamantes en el Congo, el oro en Ghana y el petróleo en Nigeria— pero no están inundados de inversiones. Algunos comentaristas han llamado a este fenómeno la «maldición de los recursos». Esto ocurre cuando los gobiernos se centran únicamente en los recursos naturales como medio para obtener ingresos, ignorando al mismo tiempo otras partes de la economía, lo que empeora la situación del país en su conjunto.

Aunque hay algo de verdad en esta declaración, el hecho de que estos países no posean ni mantengan un marco de leyes que protejan a las personas y a la propiedad de la interferencia arbitraria del gobierno sigue siendo la explicación clave de este problema. Como lo expresa brillantemente Thomas Sowell en su libro Basic Economics, «Los países cuyos gobiernos son ineficaces, arbitrarios o completamente corruptos pueden seguir siendo pobres a pesar de la abundancia de recursos naturales, porque ni los empresarios extranjeros ni los nacionales quieren arriesgar el tipo de grandes inversiones que se requieren para desarrollar los recursos naturales y convertirlos en productos acabados que eleven el nivel de vida general».

Por otro lado, podríamos tomar un país, Hong Kong, que no tiene abundancia de recursos naturales, pero que se ha visto inundado de capital en los últimos tiempos. Además, Hong Kong ha sido clasificado continuamente como uno de los lugares más libres en términos de libertad económica por grupos de reflexión como el Fraser Institute y la Heritage Foundation.

Lo que también es fascinante de Hong Kong es el ritmo al que se produjo su rápido desarrollo. El fallecido economista, Milton Friedman, señaló que «de 1960 a 1996, la renta per cápita de Hong Kong aumentó de aproximadamente un cuarto de la británica a más de un tercio más grande que la británica».

Lo que sin duda fue el catalizador de este desarrollo económico fue el establecimiento del estado de derecho y los derechos de propiedad. Friedman, que había estado estudiando Hong Kong desde la década de los cincuenta, dijo que, a diferencia de otras naciones como la India, que veían al socialismo como un modelo de desarrollo económico, Hong Kong, bajo la influencia de John Cowperthwaite, un «discípulo de Adam Smith», perseguía una economía de laissez-faire que incluía el respeto de los derechos de propiedad, el libre comercio y los bajos impuestos.

Además, los países del África subsahariana que están empezando a recibir alguna transacción en términos de inversiones extranjeras — por ejemplo, Botswana y Ghana — tienden a tener elecciones relativamente estables, funcionarios responsables y mercados más libres en comparación con otras naciones africanas.

Por cierto, como Thomas Sowell observó en su libro, Intellectual and Race, no es raro que los países menos desarrollados apunten a poblaciones de expatriados exitosos —denominados «Middlemen Minorities»— y usen su éxito como una razón de los fracasos de su país. Esto se ha visto con los chinos en el sudeste asiático, los libaneses en África occidental, los indios en África oriental y los judíos en Europa oriental. Esto es extremadamente contraproducente para fomentar el crecimiento económico, y a menudo ha tenido repercusiones devastadoras, como lo demuestra el colapso de la economía ugandesa cuando los indios fueron expulsados en la década de los setenta.

Es justo decir que conceptos como el estado de derecho y los derechos de propiedad no son innatos en ninguna civilización; de hecho, países como los Estados Unidos y Gran Bretaña, que podríamos decir que tienen instituciones civiles, sufrieron revoluciones violentas para poner en práctica estos principios. Esto no quiere decir que los actuales países menos desarrollados económicamente deban seguir un camino similar. Huelga decir que es necesario cambiar el clima intelectual en estas naciones. Esto podría lograrse mediante una menor dependencia de la ayuda exterior, la imposición de controles y equilibrios a los políticos y la aplicación de políticas económicas de libre mercado, como el libre comercio y la reducción de impuestos.

Kaycee Ikeonu is an undergraduate student at the University of Victoria in Canada where he studies political science and economics.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire