Mises Daily Articles

Home | Mises Library | Una teoría libertaria de la guerra

Una teoría libertaria de la guerra

Etiquetas Mercados libresGuerra y política exterior

10/30/2021Murray N. Rothbard

El movimiento libertario ha sido reprendido por William F. Buckley, Jr. por no utilizar su «inteligencia estratégica» para afrontar los grandes problemas de nuestro tiempo. En efecto, con demasiada frecuencia hemos sido propensos a «proseguir con nuestros pequeños y ocupados seminarios sobre si hay que desmunicipalizar o no a los recolectores de basura» (como ha escrito despectivamente Buckley), mientras ignoramos y no aplicamos la teoría libertaria al problema más vital de nuestro tiempo: la guerra y la paz. Hay un sentido en el que los libertarios han sido más utópicos que estratégicos en su pensamiento, con una tendencia a divorciar el sistema ideal que imaginamos de las realidades del mundo en el que vivimos.

En resumen, demasiados de nosotros hemos divorciado la teoría de la práctica, y nos hemos contentado con mantener la sociedad libertaria pura como un ideal abstracto para algún momento futuro remoto, mientras que en el mundo concreto de hoy seguimos irreflexivamente la línea «conservadora» ortodoxa. Para vivir la libertad, para comenzar la dura pero esencial lucha estratégica de cambiar el insatisfactorio mundo de hoy en la dirección de nuestros ideales, debemos darnos cuenta y demostrar al mundo que la teoría libertaria puede ser llevada con agudeza a todos los problemas cruciales del mundo. Al enfrentarnos a estos problemas, podemos demostrar que el libertarismo no es sólo un bello ideal en algún lugar de las nubes, sino un conjunto de verdades de mentalidad dura que nos permite adoptar nuestra posición y hacer frente a toda la serie de problemas de nuestros días.

Utilicemos entonces, por todos los medios, nuestra inteligencia estratégica —aunque, cuando vea el resultado, el Sr. Buckley bien podría desear que nos hubiéramos quedado en el ámbito de la recogida de basura. Construyamos una teoría libertaria de la guerra y la paz.

El axioma fundamental de la teoría libertaria es que nadie puede amenazar o cometer violencia («agredir») contra la persona o la propiedad de otro hombre. La violencia sólo puede emplearse contra el hombre que la comete; es decir, sólo a la defensiva contra la violencia agresiva de otro.1 En resumen, no se puede emplear la violencia contra un no agresor. Esta es la regla fundamental de la que se deduce todo el corpus de la teoría libertaria.2

Dejemos de lado por un momento el problema más complejo del Estado y consideremos simplemente las relaciones entre individuos «privados». Jones se encuentra con que él o su propiedad están siendo invadidos, agredidos, por Smith. Es legítimo que Jones, como hemos visto, repela esta invasión con su propia violencia defensiva. Pero ahora llegamos a una cuestión más complicada: ¿Está en el derecho de Jones cometer violencia contra terceros inocentes como corolario de su legítima defensa contra Smith? Para el libertario, la respuesta debe ser claramente no.

Recordemos que la norma que prohíbe la violencia contra las personas o los bienes de hombres inocentes es absoluta: se mantiene independientemente de los motivos subjetivos de la agresión. Es incorrecto y criminal violar la propiedad o la persona de otro, aunque uno sea un Robin Hood, o se esté muriendo de hambre, o lo haga para salvar a sus parientes, o se esté defendiendo del ataque de un tercero. Podemos entender y simpatizar con los motivos en muchos de estos casos y situaciones extremas. Podemos mitigar después la culpa si el criminal llega a juicio para ser castigado, pero no podemos eludir el juicio de que esta agresión sigue siendo un acto criminal, y que la víctima tiene todo el derecho a repeler, con violencia si es necesario.

En resumen, A agrede a B porque C está amenazando, o agrediendo, a A. Podemos entender la culpabilidad «superior» de C en todo este procedimiento, pero aún así debemos calificar esta agresión como un acto criminal que B tiene derecho a repeler con violencia.

Para ser más concretos, si Jones descubre que su propiedad está siendo robada por Smith, tiene derecho a repelerlo e intentar atraparlo; pero no tiene derecho a repelerlo bombardeando un edificio y asesinando a personas inocentes o a atraparlo ametrallando a una multitud inocente. Si hace esto, es tan (o más) agresor criminal como Smith.

La aplicación a los problemas de la guerra y la paz ya es evidente. Porque mientras que la guerra en sentido estricto es un conflicto entre Estados, en sentido más amplio podemos definirla como el estallido de violencia abierta entre personas o grupos de personas. Si Smith y un grupo de sus secuaces agreden a Jones, y Jones y sus guardaespaldas persiguen a la banda de Smith hasta su guarida, podemos animar a Jones en su empeño; y nosotros, y otros miembros de la sociedad interesados en repeler la agresión, podemos contribuir financiera o personalmente a la causa de Jones.

Pero Jones no tiene derecho, como tampoco lo tiene Smith, a agredir a nadie más en el curso de su «guerra justa»: a robar la propiedad de otros para financiar su persecución, a reclutar a otros en su pelotón mediante el uso de la violencia o a matar a otros en el curso de su lucha por capturar a las fuerzas de Smith. Si Jones hace cualquiera de estas cosas, se convierte en un delincuente igual que Smith, y también queda sujeto a las sanciones que se imponen contra la delincuencia.

De hecho, si el delito de Smith fuera el robo, y Jones utilizara la conscripción para atraparlo o matara a otros en la persecución, Jones se convierte en más criminal que Smith, ya que delitos contra otra persona como la esclavitud y el asesinato son seguramente mucho peores que el robo. (Porque mientras el robo lesiona la extensión de la personalidad de otro, la esclavitud lesiona, y el asesinato aniquila, esa misma personalidad).

Supongamos que Jones, en el curso de su «guerra justa» contra los estragos de Smith, matara a unas cuantas personas inocentes, y supongamos que, en defensa de este asesinato, dijera que simplemente estaba actuando bajo el lema: «Dame la libertad o dame la muerte». El absurdo de esta «defensa» debería ser evidente de inmediato, ya que la cuestión no es si Jones estaba dispuesto a arriesgar la muerte personalmente en su lucha defensiva contra Smith; la cuestión es si estaba dispuesto a matar a otras personas en la búsqueda de su fin legítimo. Porque Jones estaba actuando en verdad bajo el lema completamente indefendible: «Dame la libertad o dales la muerte» —seguramente un grito de batalla mucho menos noble.3

La actitud básica del libertario hacia la guerra debe ser entonces: Es legítimo usar la violencia contra los criminales en defensa de los propios derechos de persona y propiedad; es completamente inadmisible violar los derechos de otras personas inocentes. La guerra, pues, sólo es adecuada cuando el ejercicio de la violencia se limita rigurosamente a los criminales individuales. Podemos juzgar por nosotros mismos cuántas guerras o conflictos en la historia han cumplido este criterio.

A menudo se ha sostenido, y especialmente por parte de los conservadores, que el desarrollo de las horrendas armas modernas de asesinato masivo (armas nucleares, cohetes, guerra bacteriológica, etc.) es una diferencia sólo de grado y no de tipo con respecto a las armas más simples de una época anterior. Por supuesto, una respuesta a esto es que cuando el grado es el número de vidas humanas, la diferencia es muy grande.4 Pero otra respuesta que el libertario está especialmente preparado para dar es que, mientras que el arco y la flecha e incluso el rifle pueden apuntarse, si hay voluntad, contra criminales reales, las armas nucleares modernas no pueden. Aquí hay una diferencia crucial de tipo.

Por supuesto, el arco y la flecha podrían ser utilizados con fines agresivos, pero también podrían ser precisados para ser utilizados sólo contra los agresores. Las armas nucleares, incluso las bombas aéreas «convencionales», no pueden serlo. Estas armas son ipso facto motores de destrucción masiva indiscriminada. (La única excepción sería el caso, extremadamente raro, de que una masa de personas, todas ellas criminales, habitara una vasta zona geográfica). Por lo tanto, debemos concluir que el uso de armas nucleares o similares, o la amenaza de hacerlo, es un pecado y un crimen contra la humanidad para el que no puede haber justificación.

Por eso ya no se sostiene el viejo tópico de que lo importante para juzgar las cuestiones de la guerra y la paz no son las armas, sino la voluntad de utilizarlas. Porque precisamente la característica de las armas modernas es que no pueden ser utilizadas selectivamente, no pueden ser utilizadas de forma libertaria. Por lo tanto, su propia existencia debe ser condenada, y el desarme nuclear se convierte en un bien que debe perseguirse por sí mismo.

Y si realmente utilizamos nuestra inteligencia estratégica, veremos que ese desarme no sólo es un bien, sino el mayor bien político que podemos perseguir en el mundo moderno. Porque, al igual que el asesinato es un crimen más atroz contra otro hombre que el hurto, el asesinato en masa -de hecho, un asesinato tan extendido que amenaza la civilización humana y la propia supervivencia del hombre- es el peor crimen que cualquier hombre podría cometer. Y ese crimen es ahora inminente. Y la prevención de la aniquilación masiva es mucho más importante, en verdad, que la desmunicipalización de la eliminación de la basura, por muy valiosa que sea. ¿O es que los libertarios se van a indignar como es debido por el control de los precios o el impuesto sobre la renta, y sin embargo se encogen de hombros, o incluso defienden positivamente, el crimen supremo del asesinato en masa?

Este artículo es un extracto de «War, Peace, and the State», publicado originalmente en el Standard (abril de 1963). El ensayo completo está incluido en Egalitarianism as a Revolt Against Nature and Other Essays y The Myth of National Defense: Essays on the Theory and History of Security Production (2003), editado por Hans-Hermann Hoppe, ahora disponible en formato EPUB.

  • 1. Hay algunos libertarios que irían aún más lejos y dirían que nadie debería emplear la violencia ni siquiera para defenderse de la violencia. Sin embargo, incluso estos tolstoianos, o «pacifistas absolutistas», concederían el derecho del defensor a emplear la violencia defensiva y se limitarían a instarle a no ejercer ese derecho. Por lo tanto, no están en desacuerdo con nuestra propuesta. Del mismo modo, un defensor libertario de la templanza no cuestionaría el derecho de un hombre a beber licor, sino su sabiduría al ejercer ese derecho.
  • 2. No intentaremos aquí justificar este axioma: La mayoría de los libertarios, e incluso los conservadores, están familiarizados con la regla e incluso la defienden; el problema no está tanto en llegar a la regla como en perseguir sin miedo y con coherencia sus numerosas y a menudo asombrosas implicaciones.
  • 3. O, por traer a colación otro famoso eslogan antipacifista, la cuestión no es si «estaríamos dispuestos a usar la fuerza para evitar la violación de nuestra hermana», sino si, para evitar esa violación, estamos dispuestos a matar a personas inocentes y quizá incluso a la propia hermana.
  • 4. William Buckley y otros conservadores han propuesto la curiosa doctrina moral de que no es peor matar a millones que matar a un solo hombre. El hombre que hace cualquiera de las dos cosas es, sin duda, un asesino; pero seguramente hay una gran diferencia en el número de personas que mata. Podemos ver esto formulando el problema de la siguiente manera: después de que un hombre haya matado a una persona, ¿hay alguna diferencia en que deje de matar ahora o en que siga matando a muchas docenas de personas más? Evidentemente, sí.
Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

Image source:
Getty
Shield icon library