Mises Daily Articles

Home | Mises Library | Thomas Paine sobre el papel moneda

Thomas Paine sobre el papel moneda

Etiquetas Patrón OroTeoría MonetariaDinero y Banca

08/04/2022Thomas Paine

Recuerdo que un agricultor alemán expresó en pocas palabras lo que todo el tema requiere: «el dinero es dinero, y el papel es papel».

Toda la invención del hombre no puede hacerlos de otra manera. El alquimista puede dejar de trabajar, y el cazador de la piedra filosofal puede descansar, si el papel puede ser metamorfoseado en oro y plata, o si se puede hacer que responda al mismo propósito en todos los casos.

El oro y la plata son las emisiones de la naturaleza: el papel es la emisión del arte. El valor del oro y la plata se determina por la cantidad que la naturaleza ha hecho en la tierra. No podemos hacer esa cantidad más o menos de lo que es, y por lo tanto el valor que depende de la cantidad, no depende del hombre. El hombre no tiene ninguna participación en la fabricación del oro o de la plata; todo lo que su trabajo e ingenio pueden lograr es recogerlo de la mina, refinarlo para su uso y darle una impresión, o estamparlo en una moneda.

Su estampación en la moneda aumenta considerablemente su comodidad, pero no aumenta su valor. No tiene entonces más valor que el que tenía antes. Su valor no está en la impresión, sino en sí mismo. Si se le quita la impresión, sigue teniendo el mismo valor. Alteradla como queráis, o exponedla a cualquier desgracia que pueda ocurrir, pero su valor no disminuye. Tiene la capacidad de resistir los accidentes que destruyen otras cosas. Por lo tanto, tiene todas las cualidades necesarias que el dinero puede tener, y es un material adecuado para hacer dinero, y nada que no tenga todas esas propiedades puede ser adecuado para el propósito del dinero.

El papel, considerado como material para hacer dinero, no tiene ninguna de las cualidades necesarias. Es demasiado abundante y demasiado fácil de conseguir. Se puede conseguir en cualquier parte y por una bagatela.

Hay dos formas de considerar el papel.

El único uso adecuado del papel, en el ámbito del dinero, es el de escribir pagarés y obligaciones de pago en especie. Un trozo de papel, así escrito y firmado, vale la suma por la que se da, si la persona que lo da es capaz de pagarla, porque en este caso, la ley le obligará. Pero si él no vale nada, el papel no vale nada. El valor, por lo tanto, de un billete de este tipo, no está en el billete en sí mismo, ya que no es más que papel y promesa, sino en el hombre que está obligado a redimirlo con oro o plata.

El papel, que circula de esta manera y con este propósito, señala continuamente el lugar y la persona donde y de quien se puede obtener el dinero, y al final encuentra su hogar; y, por así decirlo, abre el cofre de su amo y paga al portador.

Pero cuando una asamblea se compromete a emitir papel como dinero, todo el sistema de seguridad y certidumbre se derrumba, y la propiedad se pone a flote. Una cosa es el papel que se da y se toma entre particulares como promesa de pago, pero otra cosa es el papel emitido por una asamblea como dinero. Es como poner una aparición en el lugar de un hombre; se desvanece con sólo mirarlo, y no queda nada más que el aire.

El dinero, cuando se considera como el fruto de muchos años de industria, como la recompensa del trabajo, del sudor y del esfuerzo, como la dote de la viuda y la porción de los hijos, y como el medio de procurar las necesidades y de aliviar las aflicciones de la vida, y de hacer de la vejez un escenario de descanso, tiene algo de sagrado en él que no debe ser jugado, ni confiado a la burbuja aérea del papel moneda.

Es difícil decir con qué poder o autoridad una asamblea se compromete a fabricar papel moneda. No se deriva de la Constitución, ya que ésta no dice nada al respecto. Es una de esas cosas que el pueblo no ha delegado y que, si se reuniera en algún momento, no delegaría. Es, por lo tanto, una asunción de poder que una asamblea no está justificada, y que puede, un día u otro, ser el medio de llevar a algunos de ellos al castigo.

Enumeraré algunos de los males del papel moneda y concluiré ofreciendo medios para evitarlos.

Uno de los males del papel moneda es que convierte a todo el país en traficantes de valores. La precariedad de su valor y la incertidumbre de su destino operan continuamente, noche y día, para producir este efecto destructivo. Al no tener un valor real en sí mismo, depende del accidente, del capricho y del partido para mantenerse; y como el interés de algunos es depreciar y el de otros aumentar su valor, hay una invención continua que destruye la moral del país.

Fue horrible ver, e hiriente recordar, cuán flojos quedaron los principios de la justicia, por medio de las emisiones de papel durante la guerra. La experiencia vivida entonces debería ser una advertencia para cualquier asamblea de cómo se aventuran a abrir de nuevo una puerta tan peligrosa.

En cuanto al cuento romántico, si no hipócrita, de que un pueblo virtuoso no necesita oro y plata, y que el papel le servirá igualmente, no requiere otra contradicción que la experiencia que hemos visto. Aunque algunas personas bienintencionadas se sientan inclinadas a considerarlo así, lo cierto es que el más agudo siempre habla este lenguaje.

Hay un conjunto de hombres que andan haciendo compras a crédito, y comprando fincas que no tienen con qué pagar; y habiendo hecho esto, su siguiente paso es llenar los periódicos con párrafos sobre la escasez de dinero y la necesidad de una emisión de papel, para luego tener una moneda de curso legal bajo el pretexto de apoyar su crédito, y cuando salga, depreciarla tan rápido como puedan, conseguir un trato por poco precio, y engañar a sus acreedores; y esta es la historia concisa de los esquemas de papel moneda.

Pero, ¿por qué, ya que las costumbres universales del mundo han establecido el dinero como el medio más conveniente para el tráfico y el comercio, debería establecerse el papel con preferencia al oro y la plata? Las producciones de la naturaleza son seguramente tan inocentes como las del arte; y en el caso del dinero, lo son mucho más, si no infinitamente. El amor por el oro y la plata puede producir codicia, pero la codicia, cuando no está relacionada con la deshonestidad, no es propiamente un vicio. Es la frugalidad llevada al extremo. Pero los males del papel moneda no tienen fin. Su valor incierto y fluctuante está continuamente despertando o creando nuevos esquemas de engaño. Todo principio de justicia es puesto en entredicho, y el vínculo de la sociedad se disuelve. La supresión del papel moneda, por lo tanto, podría haber sido muy apropiadamente puesta en la ley para prevenir el vicio y la inmoralidad.

El pretexto para el papel moneda ha sido que no había suficiente oro y plata. Esto, lejos de ser una razón para las emisiones de papel, es una razón en contra de ellas.

Como el oro y la plata no son producciones de América del Norte, son, por lo tanto, artículos de importación; y si establecemos una fábrica de papel moneda, equivale, en la medida de lo posible, a impedir la importación de dinero duro, o a enviarlo de nuevo con la misma rapidez con que entra; y siguiendo esta práctica desterraremos continuamente la especie, hasta que no nos quede ninguna, y estaremos continuamente quejándonos del agravio en lugar de remediar la causa.

Considerando el oro y la plata como artículos de importación, con el tiempo, a no ser que lo impidamos con emisiones de papel, habrá tanta cantidad en el país como las ocasiones de ello requieran, por las mismas razones que hay tanta cantidad de otros artículos importados. Pero así como cada yarda de tela fabricada en el país hace que se importe una yarda menos, lo mismo ocurre con el dinero, con la diferencia de que en un caso fabricamos la cosa misma y en el otro no. Tenemos tela por tela, pero sólo tenemos dólares de papel por los de plata.

En cuanto a la supuesta autoridad de cualquier asamblea para hacer del papel moneda, o de cualquier tipo de papel, una moneda de curso legal, o en otro lenguaje, un pago obligatorio, es un intento muy presuntuoso de poder arbitrario. No puede haber tal poder en un gobierno Republicano: el pueblo no tiene libertad —y la propiedad no tiene seguridad— donde se pueda actuar con esta práctica: y el comité que presente un informe con este fin, o el miembro que lo proponga, y quien lo secunde, merecen una impugnación, y tarde o temprano pueden esperarla.

De todos los tipos de moneda base, el papel moneda es el más básico. Tiene el menor valor intrínseco de todo lo que se puede poner en lugar del oro y la plata. Un caracol o una pieza de wampum lo superan con creces. Y sería más apropiado hacer que esos artículos fueran de curso legal que hacer que el papel lo fuera.

La emisión de moneda base y su establecimiento como moneda de curso legal fue uno de los principales medios para derrocar finalmente el poder de la familia Estuardo en Irlanda. Merece la pena recitar el artículo, ya que tiene un gran parecido con el proceso practicado en el papel moneda.

Se recogieron asiduamente latón y cobre de la más baja calidad, cañones viejos, campanas rotas y utensilios domésticos; y de cada libra de peso de tales materiales viles, valorados en cuatro peniques, se acuñaron y pusieron en circulación piezas por un valor normal de cinco libras. Por la primera proclamación se pusieron al día en todos los pagos hacia y desde el Rey y los súbditos del reino, excepto en los derechos sobre la importación de mercancías extranjeras, el dinero dejado en fideicomiso, o debido por la hipoteca, las letras o los bonos; y Jacobo prometió que cuando el dinero fuera depreciado, lo recibiría en todos los pagos, o haría una completa satisfacción en oro y plata. El valor nominal se elevó posteriormente por medio de proclamaciones, se eliminaron las restricciones originales y se ordenó que se recibiera esta moneda vil en todo tipo de pagos. A medida que el latón y el cobre escaseaban, se fabricó con materiales aún más viles, de estaño y peltre, y antiguas deudas de mil libras se saldaron con piezas de metal vil que ascendían a treinta chelines en valor intrínseco. (History of Ireland de Leland, vol. iv. p. 265.)

Si el rey Santiago hubiera pensado en el papel, no tendría que haberse tomado la molestia ni el gasto de recoger latón y cobre, campanas rotas y utensilios domésticos.

Las leyes de un país deberían ser la norma de la equidad y estar calculadas para imprimir en la mente del pueblo las obligaciones morales y legales de la justicia recíproca. Pero las leyes tiernas, de cualquier tipo, operan para destruir la moralidad, y para disolver, con la pretensión de la ley, lo que debería ser el principio de la ley para apoyar, la justicia recíproca entre el hombre y el hombre, y el castigo de un miembro que debería promover tal ley debería ser la muerte.

Cuando la recomendación del Congreso, en el año 1780, para la derogación de las leyes de licitación se presentó ante la Asamblea de Pensilvania, en el reparto de los votos, a favor y en contra de presentar un proyecto de ley para derogar esas leyes, los números eran iguales, y el voto de calidad recayó en el presidente, el Coronel Bayard.

«Doy mi voto», dijo, «a favor de la derogación, por conciencia de justicia; las leyes de licitación operan para establecer la iniquidad por ley». Pero cuando se presentó el proyecto de ley, la Cámara lo rechazó, y las leyes de licitación siguieron siendo el medio de fraude.

Si cualquier cosa tuviera o pudiera tener un valor igual al del oro y la plata, no requeriría una ley de licitación; y si no tuviera ese valor no debería tener tal ley; y, por lo tanto, todas las leyes de licitación son tiránicas e injustas y están calculadas para apoyar el fraude y la opresión.

La mayoría de los defensores de las leyes de licitación son aquellos que tienen deudas que saldar, y que se refugian en una ley de este tipo, para violar sus contratos y engañar a sus acreedores. Pero como ninguna ley puede justificar la realización de un acto ilegal, por lo tanto, el modo adecuado de proceder, en caso de que se promulguen leyes de este tipo en el futuro, será impugnar y ejecutar a los miembros que promovieron y apoyaron dicho proyecto de ley; y poner al deudor y al acreedor en la misma situación en la que se encontraban el uno con respecto al otro, antes de que se aprobara dicha ley.

Los hombres deberían temblar ante la idea de un acto de injusticia tan descarado. Es en vano hablar de restaurar el crédito, o quejarse de que el dinero no puede ser prestado a interés legal, hasta que toda idea de leyes de licitación sea total y públicamente reprobada y extirpada de entre nosotros.

En cuanto al papel moneda, desde cualquier punto de vista que se le considere, es en el mejor de los casos una burbuja. Considerado como propiedad, es inconsistente suponer que el aliento de una asamblea, cuya autoridad expira con el año, pueda dar al papel el valor y la duración del oro. Ni siquiera pueden comprometerse a que la próxima asamblea lo reciba en impuestos. Y por el precedente (pues autoridad no hay ninguna), de que una asamblea hace papel moneda, otra puede hacer lo mismo, hasta que la confianza y el crédito sean totalmente expulsados, y todos los males de la depreciación vuelvan a actuar. El monto, por lo tanto, del papel moneda es este, que es la descendencia ilegítima de las asambleas, y cuando su año expira, dejan un vagabundo en las manos del público....

El papel moneda es como beber un trago, alivia por un momento mediante una sensación engañosa, pero gradualmente disminuye el calor natural, y deja el cuerpo peor de lo que lo encontró. Si no fuera así, y se pudiera hacer dinero de papel a placer, todos los soberanos de Europa serían tan ricos como quisieran. Pero la verdad es que se trata de una burbuja y el intento de vanidad. La naturaleza ha proporcionado los materiales adecuados para el dinero: oro y plata, y cualquier intento nuestro de rivalizar con ella es ridículo....

El papel moneda parece a primera vista un gran ahorro, o más bien que no cuesta nada; pero es el dinero más caro que existe. La facilidad con que lo emite una asamblea al principio sirve de trampa para atrapar a la gente al final. Funciona como una anticipación de los impuestos del año siguiente. Si el dinero se deprecia, después de salir, entonces, como ya he comentado, tiene el efecto de la fluctuación de las acciones, y la gente se convierte en traficante de acciones para echarse la pérdida encima.

Si no se deprecia, entonces debe ser hundido por los impuestos al precio del dinero duro; porque la misma cantidad de productos, o bienes, que procuraría un dólar de papel para pagar impuestos, procuraría uno de plata para el mismo propósito. Por lo tanto, en cualquier caso de papel moneda, es más caro para el país que el dinero duro, por todo el gasto que el papel, la impresión, la firma, y otros cargos concomitantes vienen a, y al final va al fuego.

Supongamos que la asamblea emite cien mil dólares en papel moneda cada año, y que la misma suma se hunde cada año en impuestos, no habrá entonces más de cien mil dólares fuera en cualquier momento. Si el gasto del papel y de la imprenta, y de las personas que atienden la prensa mientras se tachan los pliegos, los firmantes, etc., es evidente que en el curso de veinte años de emisiones, los cien mil dólares costarán al país doscientos mil dólares. Porque las facturas de los fabricantes de papel y de los impresores, y los gastos de los supervisores y de los firmantes, y otros gastos conexos, ascenderán en ese tiempo a tanto como asciende el dinero; pues las sucesivas emisiones no son más que un recuento de la misma suma.

Pero el oro y la plata sólo necesitan ser acuñados una vez, y durarán cien años (mejor que el papel un año) y al final de ese tiempo seguirán siendo oro y plata. Por lo tanto, el ahorro para el gobierno, al combinar su ayuda y seguridad con la del banco en la obtención de dinero duro, será una ventaja para ambos, y para toda la comunidad.

El caso a prever, después de esto, será que el gobierno no pida prestado demasiado al banco, ni el banco preste más billetes de los que pueda redimir; y, por lo tanto, si se emprende algo de este tipo, la mejor manera será comenzar con una suma moderada, y observar el efecto de la misma. El interés dado al banco opera como una recompensa a la importación de dinero duro, y que no puede ser más que el dinero gastado en hacer emisiones de papel.


Este ensayo —un ataque contundente al papel moneda y una defensa del oro y la plata como moneda de una sociedad libre— forma parte de un panfleto más amplio sobre el gobierno escrito en 1786. Aparece en la obra Complete Writings of Thomas Paine, editada por Philip Foner (Citadel Press, 1945).

Author:
Image source:
Adobe Stock