Mises Daily Articles

Home | Mises Library | Sobre la causa y el efecto de los tipos de interés

Sobre la causa y el efecto de los tipos de interés

Etiquetas Teoría del Capital y el InterésHistoria de la Escuela Austriaca de Economía

11/18/2021Richard Cantillon

Es una idea común, aceptada por todos los que han escrito sobre el comercio, que una mayor cantidad de dinero en un estado disminuye el tipo de interés, porque cuando el dinero es abundante es más fácil encontrar algo para pedir prestado. Esta idea no es siempre cierta ni exacta. Como prueba, basta recordar que, en 1720, casi todo el dinero de Inglaterra se llevaba a Londres. Además, el número de billetes en circulación aceleró aún más el movimiento del dinero hasta un nivel extraordinario.1

Sin embargo, esta abundancia de dinero y el aumento de la circulación no redujeron el tipo de interés, que había sido del 5 por ciento o inferior. Sólo sirvió para elevar el tipo, que aumentó hasta el 50 y el 60 por ciento. Es fácil explicar este aumento del tipo de interés. La razón es que todo el mundo se había convertido en empresario en el esquema de los Mares del Sur y quería pedir dinero prestado para comprar acciones, esperando obtener un inmenso beneficio con el que sería fácil pagar este alto tipo de interés.2

Si la abundancia de dinero en el Estado procede de las manos de los prestamistas, el aumento del número de prestamistas probablemente reducirá el tipo de interés. Sin embargo, si la abundancia proviene de manos de personas que lo gastarán, esto tendrá justo el efecto contrario y elevará el tipo de interés al aumentar el número de empresarios que se dedican a los negocios como resultado de este aumento del gasto y necesitarán abastecer sus negocios mediante préstamos a todo tipo de interés.

La abundancia o la escasez de dinero en un estado siempre hace subir o bajar el precio de todo en los mercados, sin ninguna relación necesaria con el tipo de interés, que puede muy bien ser alto en los estados donde hay mucho dinero y bajo en aquellos donde el dinero es más escaso; alto donde todo es caro y bajo donde todo es barato; alto en Londres, bajo en Génova.

Los tipos de interés suben y bajan cada día a partir de meros rumores, lo que puede disminuir o aumentar la confianza de los prestamistas sin afectar a los precios de los productos en los mercados.

La fuente más constante de un tipo de interés elevado en un Estado son los grandes gastos de los nobles, los propietarios y otras personas ricas. Los empresarios y los maestros artesanos suministran a las grandes casas todos los elementos de este gasto, y los empresarios casi siempre necesitan pedir dinero prestado para suministrarlos. Cuando los nobles consumen por encima de sus ingresos y piden dinero prestado, contribuyen doblemente a elevar el tipo de interés.

Por el contrario, cuando los nobles del Estado viven con frugalidad y compran de primera mano [sin intermediarios] siempre que pueden, adquieren muchos productos de sus sirvientes sin tratar con empresarios. Esto hace que disminuyan los beneficios y el número de empresarios en el Estado, y en consecuencia reduce el número de prestatarios, así como el tipo de interés. Como estos empresarios trabajan con su propio capital —prestando lo menos posible— y se contentan con pequeños beneficios, impiden que los que no tienen capital inicien empresas similares con dinero prestado. Tal es el caso actual de las Repúblicas de Génova y Holanda, donde el interés es a veces del 2%, o inferior para las clases altas.

Mientras tanto, en Alemania, Polonia, Francia, España, Inglaterra y otros países, la afluencia y los gastos de los nobles y propietarios han mantenido a los empresarios y maestros artesanos del país acostumbrados a obtener grandes beneficios, lo que les permite pagar un alto tipo de interés, que es aún mayor cuando importan todo del extranjero con el riesgo añadido para las empresas.

Cuando el príncipe o el Estado incurre en grandes gastos, como cuando hace la guerra, el tipo de interés aumenta por dos razones. La primera es que aumenta el número de empresarios con varias grandes empresas nuevas para los suministros de guerra, y por tanto aumenta el endeudamiento. La segunda es por el mayor riesgo que siempre conlleva la guerra.

Por el contrario, cuando la guerra termina, el riesgo disminuye, el número de empresarios disminuye y los contratistas de guerra que se retiran del negocio reducen sus gastos y se convierten en prestamistas del dinero que han ganado. En esta situación, si el príncipe o el Estado se ofrecen a reembolsar parte de la deuda pública, reducirán considerablemente el tipo de interés. Esto tendrá realmente un efecto si se puede pagar parte de la deuda sin tener que pedir prestado en otra parte, porque los reembolsos aumentan el número de prestamistas en la clase más alta de interés [es decir, el tipo principal], lo que afectará a todas las demás clases.

Cuando la abundancia de dinero en el Estado se debe a una balanza comercial continua [positiva], este dinero pasa primero por las manos de los empresarios. Y aunque aumenta el consumo, no deja de bajar el tipo de interés porque la mayoría de los empresarios adquirirán suficiente capital para llevar a cabo sus negocios sin necesidad de pedir prestado, e incluso se convertirán en prestamistas de la cantidad que han ganado más allá de lo que necesitan para operar su negocio.

Si el Estado no cuenta con un gran número de nobles y ricos que gasten con profusión, la abundancia de dinero bajará sin duda el tipo de interés al tiempo que aumentará el precio de los bienes y mercancías intercambiados. Esto es lo que suele ocurrir en las repúblicas que no tienen ni mucho capital ni mucha tierra, y que se enriquecen sólo con el comercio exterior. Pero en los Estados que tienen un capital considerable y grandes propietarios, el dinero que aporta el comercio exterior aumenta sus rentas y les permite gastar mucho, lo que mantiene a varios empresarios y artesanos además de los que se dedican al comercio exterior. Esto mantiene siempre altos los tipos de interés a pesar de la abundancia de dinero.

Cuando un noble o propietario se arruina con gastos extravagantes, el prestamista que tiene las hipotecas sobre la propiedad suele adquirir la propiedad absoluta de la misma. También puede ocurrir en un Estado que los prestamistas proporcionen más crédito que dinero en circulación. En este caso, son propietarios subordinados de la tierra y su producción, que han sido hipotecadas como garantía, y sin las cuales el capital de los prestamistas se perdería por la quiebra de los prestatarios.

Del mismo modo, se puede considerar que los propietarios de la deuda pública son los propietarios subordinados de los ingresos del Estado, que se utilizan para pagarles los intereses. Sin embargo, si la legislatura se viera obligada por las necesidades del Estado a utilizar estos ingresos para otros fines, los propietarios de la deuda pública lo perderían todo, mientras que la cantidad de dinero que circula en el Estado no disminuiría ni una sola moneda.

Si el príncipe o los administradores del Estado quieren regular por ley el tipo de interés vigente, la regulación debe establecerse sobre la base del tipo de mercado vigente en la clase más alta o en torno a ella.3 De lo contrario, la ley será inútil, ya que los empresarios obedecen a las fuerzas de la competencia (o al precio vigente establecido por la proporción entre prestamistas y prestatarios) y, en consecuencia, recurrirán a tratos secretos. Esta restricción legal sólo obstaculizará el comercio y elevará el tipo de interés en lugar de fijarlo.

Históricamente, los romanos, después de aprobar varias leyes para restringir los tipos de interés, aprobaron una para impedir totalmente el préstamo de dinero. Esta ley no tuvo más éxito que sus predecesoras. La ley de Justiniano, que prohibía a las personas acomodadas tomar más del 4 por ciento, a las de orden inferior el 6 por ciento y a los comerciantes el 8 por ciento, era igualmente divertida e injusta, porque no estaba prohibido obtener el 50 y el 100 por ciento de beneficio en todo tipo de empresas.4

Si es permisible y respetable que un propietario arriende una finca a un agricultor pobre a una renta elevada, arriesgándose a perder la renta durante todo un año, parece que debería ser permisible que un prestamista preste dinero a un prestatario necesitado arriesgándose a perder, no sólo sus intereses o beneficios, sino también su capital, y que estipule cualquier tipo de interés que el prestatario consienta libremente en pagar.

Es cierto que los préstamos de este tipo pueden perjudicar a los prestamistas, que pueden perder tanto los intereses como su capital porque tienen muchas menos posibilidades de recuperar las pérdidas en comparación con el propietario, que no puede perder el terreno que alquila. Dado que las leyes de quiebra son relativamente favorables a los deudores y les permiten volver a empezar, parece que las leyes de usura deberían ajustarse siempre a los tipos del mercado, como ocurre en Holanda.

El tipo de interés vigente en un estado parece servir de base para establecer el precio de mercado del terreno. Si el tipo actual es del 5 por ciento o de la 1/20 parte, el precio del terreno debería ser el mismo [es decir, 20 veces el importe de los intereses pagados al año por la hipoteca de un terreno similar]. Sin embargo, debido a que la propiedad del terreno otorga un determinado estatus y derechos en algunos estados, se dará el caso de que cuando el interés sea del 5 por ciento o 1/20 parte, el precio del terreno se establezca en 1/24 o 1/25 [25 veces], aunque el tipo de la hipoteca del mismo terreno apenas supere el tipo de interés actual.

Después de todo, el precio de la tierra, como todos los demás precios, se regula naturalmente por la proporción de vendedores y compradores, etc. Y como habrá muchos más compradores en Londres, por ejemplo, que en las provincias —y como estos compradores que viven en la capital preferirán comprar tierras en su localidad antes que en provincias lejanas—, preferirán comprar tierras en su vecindad a 1/30 o 1/35 que tierras lejanas a 1/25 o 1/22. A menudo existen otras razones aceptables que afectan al precio de la tierra, que no es necesario mencionar aquí, ya que no invalidan nuestras explicaciones sobre la naturaleza del interés.5

Este artículo es un extracto de la parte 2, capítulo 10 de An Essay on Economic Theory, traducido por Chantal Saucier, editado por Mark Thornton (1755; Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2010).

  • 1. Cantillon se refiere aquí a un aumento de la cantidad de letras de cambio, y a lo que ahora se llama la «velocidad del dinero», durante la Burbuja del Mar del Sur de 1720.
  • 2. Es posible que Cantillon haya sido el primer autor en distinguir claramente entre el poder adquisitivo del dinero y el tipo de interés de los préstamos. Este fue uno de los elementos más críticos del ataque general de Cantillon a la doctrina mercantilista.
  • 3. . Cantillon parece despreciar las leyes de usura en general, pero aquí estipula que, si se utilizan, deben ajustarse al tipo de interés de mercado de la clase más alta. Esto permitiría al Estado, a los propietarios y a los prestatarios más fiables seguir pidiendo préstamos sin interferencias. Los empresarios podrían financiar sus negocios mediante la compra de suministros e insumos en los que el precio a pagar en el futuro incluya un retorno de los intereses. Los particulares podrían seguir pidiendo préstamos y evadir fácilmente la ley. Por lo tanto, las leyes de usura basadas en los tipos de mercado podrían causar poca «vergüenza».
  • 4. Justiniano I (483-565 d.C.) fue un emperador romano de Oriente y está considerado como uno de los más importantes de los últimos emperadores. Se le recuerda sobre todo por la codificación del derecho romano que inició y que posteriormente se convirtió en la base de los sistemas jurídicos europeos.
  • 5. Cantillon parece sugerir aquí un modelo de fijación de precios de los activos de capital en el que el valor de la tierra es de 22 a 35 veces el interés o la renta anual derivada de la tierra, y que la proporción se ajusta en función de los beneficios de su ubicación.
Author:

Richard Cantillon

The honor of being called the "father of modern economics" belongs not to its usual recipient, Adam Smith, but to a gallicized Irish merchant, banker, and adventurer who wrote the first treatise on economics more than four decades before the publication of the Wealth of Nations. Richard Cantillon (1680s–1734) — a proto-Austrian — is one of the most fascinating characters in the history of social or economic thought.

Image source:
Getty
Shield icon library