Review of Austrian Economics, Volumes 1-10

Home | Mises Library | Saliendo de la caja walrasiana: los casos de Schumpeter y Hansen

Saliendo de la caja walrasiana: los casos de Schumpeter y Hansen

Tags El EmprendedorEmpresarialidadOtras Escuelas de Pensamiento

01/23/2020Murray N. Rothbard

Desde la Segunda Guerra Mundial, la corriente principal de la economía neoclásica ha seguido el paradigma de equilibrio general del economista suizo León Walras (1834-1910).1 El análisis económico consiste ahora en la exégesis y elaboración del concepto walrasiano de equilibrio general, en el que la economía persigue una ronda de actividad interminable e invariable, lo que el valrasiano Joseph Schumpeter denominó acertadamente «el flujo circular». Dado que la economía de equilibrio es, por definición, una ronda sin cambios e interminable de comportamiento robótico, todos en el mercado tienen un conocimiento perfecto del presente y del futuro, y la omnipresente incertidumbre del mundo real desaparece por completo. Al no haber más incertidumbre, las ganancias y las pérdidas desaparecen, y cada empresa comercial encuentra que su precio de venta es exactamente igual a su costo de producción.

Seguramente no es casualidad que el ascenso al dominio de la economía walrasiana haya coincidido con la matemática virtual de las ciencias sociales. Las matemáticas gozan del prestigio de ser verdaderamente «científicas», pero es difícil matematizar las confusas e inciertas incertidumbres y los inevitables errores de las empresas y las acciones humanas del mundo real. Sin embargo, una vez que uno expone tales acciones e incertidumbres, es fácil emplear el álgebra y las tangentes de la geometría en el análisis de este estado de equilibrio poco realista pero fácilmente matemático.

La mayoría de los teóricos económicos de la corriente principal se contentan con pasar su tiempo elaborando el estado de equilibrio general, y simplemente asumen que este estado es una presentación precisa de la actividad del mundo real. Pero algunos economistas no se han contentado con contemplar el equilibrio general; han querido aplicar esta teoría al mundo real del cambio dinámico. Porque el cambio existe claramente, y para algunos walrasianos no ha bastado con traducir simplemente el análisis del equilibrio general al mundo real y dejar que las fichas caigan donde puedan.

Como alguien que ha proclamado que León Walras fue el más grande economista que jamás haya existido, Joseph A. Schumpeter (1883-1950) se enfrentó a este mismo problema. Como walrasiano, Schumpeter creía que el equilibrio general es una realidad primordial; y sin embargo, dado que el cambio, la empresarialidad, las ganancias y las pérdidas existen claramente en el mundo real, Schumpeter se planteó el problema de integrar una explicación teórica de dicho cambio en el sistema walrasiano. Era un problema formidable, ya que Schumpeter, a diferencia de los austriacos, no podía descartar el equilibrio general como una tendencia a largo plazo que nunca se alcanza en el mundo real. Para Schumpeter, el equilibrio general tenía que ser la realidad primordial: el punto de partida realista así como el punto final de su intento de explicar el cambio económico.2

Para exponer una teoría del cambio económico desde una perspectiva walrasiana, Schumpeter tuvo que comenzar con la economía en un estado real de equilibrio general. Entonces tuvo que explicar el cambio, pero ese cambio siempre tuvo que volver a un estado de equilibrio, porque sin ese retorno, el equilibrio walrasiano sólo sería real en un único punto del tiempo pasado y no sería una realidad recurrente. Pero el equilibrio walrasiano es un mundo de estadísticas interminables; específicamente, describe las consecuencias de un conjunto fijo e invariable de gustos, técnicas y recursos individuales en la economía. Schumpeter comenzó, entonces, con la economía en una caja walrasiana; la única manera de que ocurra cualquier cambio es a través de un cambio en uno o más de estos datos estáticos.

Además, Schumpeter se creó aún más problemas para sí mismo. En el modelo walrasiano, las ganancias y las pérdidas eran nulas, pero los capitalistas seguían ganando intereses de acuerdo con la supuesta productividad marginal del capital. Un cargo por intereses se incorporó a los costos. Pero Schumpeter era demasiado estudiante de Böhm-Bawerk para aceptar una explicación de productividad cruda de interés. El enfoque austriaco consistía en explicar el interés por una tasa social de preferencia temporal, de la preferencia del mercado por los bienes presentes sobre los futuros. Pero Schumpeter también rechazó el concepto de la preferencia temporal, y por lo tanto concluyó que en un estado de equilibrio general, tanto la tasa de interés como las ganancias y pérdidas son todas cero.

Schumpeter reconoció que la preferencia temporal, y por lo tanto el interés, existe en los préstamos de consumo, pero le interesaba la estructura de producción. En este sentido, destacó, frente a la teoría de la productividad bruta de interés, el concepto austriaco de imputación, en el que los valores de los productos se imputan de nuevo a los factores productivos, dejando, en equilibrio, sin retorno neto. También, a la manera austriaca, Schumpeter mostró que los bienes de capital se pueden descomponer en última instancia en los dos factores originales de producción, la tierra y el trabajo.3 Pero lo que Schumpeter pasó por alto, o más bien rechazó, es el crucial concepto Böhm-Bawerkiano de tiempo y de preferencia temporal en el proceso de producción. Los bienes de capital no sólo son tierra y trabajo incorporados; son tierra, trabajo y tiempo incorporados, mientras que el interés se convierte en un pago por el «tiempo». En un préstamo productivo, el acreedor, por supuesto, intercambia un «bien presente» (dinero que puede ser usado ahora) por un «bien futuro» (dinero que sólo estará disponible en el futuro). Y el hecho primordial de la preferencia temporal dicta que cada uno preferirá tener los deseos satisfechos ahora que en algún momento del futuro, de manera que un bien presente siempre valdrá más que la perspectiva presente del bien futuro equivalente. Por lo tanto, en un momento dado, los bienes futuros son descontados en el mercado por la tasa social de preferencia de tiempo.

Está claro cómo funciona este proceso en un préstamo, en un intercambio entre el acreedor y el deudor. Pero el análisis de Böhm-Bawerk sobre la preferencia temporal y los intereses fue mucho más profundo, y mucho más allá del mercado de préstamos, ya que demostró que la preferencia temporal y, por lo tanto, el rendimiento de los intereses existen aparte o incluso en ausencia de cualquier tipo de préstamo. El capitalista que compra o contrata factores de tierra y trabajo y los emplea en la producción está comprando estos factores con dinero (el bien presente) con la expectativa de que producirán un futuro retorno de la producción, ya sea de bienes de capital o de bienes de consumo. En resumen, estos factores originales, la tierra y el trabajo, son bienes futuros para el capitalista. O, dicho de otra manera, la tierra y el trabajo producen bienes que sólo se venderán y por lo tanto producen un retorno monetario en algún momento del futuro; sin embargo, el capitalista les paga salarios o rentas ahora, en el presente.

Por lo tanto, en la visión böhmbawerkiana o austriaca, los factores de producción, por lo tanto los trabajadores o los propietarios, no ganan, como en el análisis neoclásico, su producto de valor marginal en equilibrio. Ganan su producto de valor marginal descontado por la tasa de preferencia de tiempo o la tasa de interés. Y al capitalista, por su servicio de suministro de factores con bienes presentes y en espera de futuros retornos, se le paga el descuento.4 Por lo tanto, la preferencia temporal y los ingresos por intereses existen en el estado de equilibrio, y no simplemente como una carga sobre los préstamos, sino como un rendimiento obtenido por cada capitalista inversor.

Schumpeter puede negar la preferencia de tiempo porque puede de alguna manera negar completamente el papel del tiempo en la producción. Para Schumpeter, la producción aparentemente no toma tiempo en el equilibrio, porque la producción y el consumo están «sincronizados».5 El tiempo se borra del cuadro, incluso hasta el punto de asumir las existencias acumuladas de bienes de capital y, por lo tanto, de cualquier estructura de edad de distribución de tales bienes.6 Dado que la producción está mágicamente «sincronizada», no hay necesidad de que la tierra y el trabajo reciban ningún avance de los capitalistas. Como escribe Schumpeter:

No hay necesidad [para los trabajadores o los propietarios] de solicitar ningún «adelanto» de los bienes de consumo actuales. . . . El individuo no necesita mirar más allá del período actual. . . . El mecanismo del proceso económico se encarga de que al mismo tiempo también se ocupe del futuro. . . . Por lo tanto, toda cuestión de la acumulación de tales existencias [de bienes de consumo para pagar a los trabajadores] desaparece.

De este extraño conjunto de supuestos, «se deduce», señala Schumpeter, «que en todas partes, incluso en una economía mercantil, los medios de producción producidos no son más que artículos transitorios. En ninguna parte encontramos una reserva de ellos cumpliendo ninguna función». Al negar, además, que hay cualquier «stock acumulado de bienes de consumo» listo para pagar a los trabajadores y terratenientes, Schumpeter también está negando el hecho patente de que los salarios y alquileres siempre se pagan con los ahorros acumulados de los capitalistas, ahorros que podrían haberse gastado en bienes de consumo pero que los trabajadores y terratenientes gastarán en cambio con sus ingresos actuales.

¿Cómo puede Schumpeter llegar a esta conclusión? Una de las razones es que cuando los trabajadores y los propietarios intercambian sus servicios por dinero de regalo, él niega que éstos impliquen «adelantos» de bienes de consumo, porque «Es simplemente una cuestión de intercambio, y no de transacciones de crédito». El elemento del tiempo no juega ningún papel». Lo que Schumpeter pasa por alto aquí es la profunda percepción böhmbawerkiana de que el mercado del tiempo no es sólo el mercado del crédito. Porque cuando los trabajadores y los terratenientes ganan dinero ahora por productos que sólo cosecharán un retorno a los capitalistas en el futuro, están recibiendo anticipos sobre la producción pagados con el ahorro capitalista, anticipos por los que en efecto pagan a los capitalistas un descuento en forma de retorno de intereses.7

En la mayoría de las concepciones de equilibrio final, el ahorro neto es cero, pero el interés es lo suficientemente alto como para inducir el ahorro bruto de los capitalistas para reemplazar simplemente los equipos de capital. Pero en el equilibrio de Schumpeter, el interés es cero, y esto significa que el ahorro bruto también es cero. No parece haber ni un incentivo para que los capitalistas mantengan sus equipos de capital en el equilibrio schumpeteriano ni los medios para que lo hagan. Por lo tanto, el equilibrio schumpeteriano es internamente inconsistente y no puede ser mantenido.8

Lionel Robbins pone el caso en su habitual prosa pelúcida:

Si no hubiera un rendimiento del uso del capital... no habría razón para abstenerse de consumirlo. Si los medios de producción producidos no son productivos de un producto neto, ¿por qué dedicar recursos a mantenerlos cuando estos recursos podrían dedicarse a proporcionar el disfrute presente? Uno no tendría su pastel en lugar de comerlo, si no hubiera ninguna ganancia derivada de tenerlo. Es, en definitiva, un tipo de interés que, entre otras cosas, mantiene el estado estacionario, es decir, la tasa que no se paga para convertir los ingresos en capital o el capital en ingresos. Si el interés desapareciera, el estado estacionario dejaría de serlo. Schumpeter puede argumentar que no se hará ninguna acumulación una vez que se haya alcanzado el equilibrio estacionario. Pero no tiene derecho a argumentar que no habrá desagregación a menos que admita la existencia de interés.9 (énfasis añadido)

Volviendo al problema principal de Schumpeter, si la economía comienza en un equilibrio general walrasiano modificado por un tipo de interés cero, ¿cómo puede tener lugar cualquier cambio económico y, en concreto, cómo puede tener lugar el desarrollo económico? Según la opinión de los austriacos böhmbawerkianos, el desarrollo económico se produce a través de una mayor inversión en más procesos de producción en redondo, y esa inversión es el resultado de un mayor ahorro neto provocado por una caída general de las tasas de preferencia temporal. Ante tal caída, la gente está más dispuesta a abstenerse del consumo y a ahorrar una mayor proporción de sus ingresos, y por lo tanto a invertir en más capital y en procesos de producción más largos. En el esquema walrasiano, el cambio sólo puede ocurrir a través de alteraciones en los gustos, técnicas o recursos. Un cambio en la preferencia de tiempo calificaría como un aspecto muy importante de un cambio en los «gustos» o valores del consumidor.

Pero para Schumpeter, no hay preferencia temporal, y no hay ahorros en el equilibrio. Por lo tanto, los gustos de los consumidores son irrelevantes para aumentar la inversión y, además, no hay ahorros o ingresos por intereses con los que se pueda realizar dicha inversión. Un cambio en los gustos o en las preferencias de tiempo no puede ser un motor para el cambio económico, y tampoco la inversión en el cambio puede surgir del ahorro, el beneficio o el interés.

En cuanto a los valores o gustos de los consumidores, aparte de la preferencia por el tiempo, Schumpeter estaba convencido de que los consumidores eran criaturas pasivas y no podía imaginarlos como agentes activos para el cambio económico.10 Y aunque los gustos de los consumidores cambien activamente, ¿cómo puede un mero cambio de la demanda de un producto a otro provocar el desarrollo económico?

Los recursos para Schumpeter no están en mejor forma como motores del desarrollo económico que los gustos. En primer lugar, los suministros de tierra y mano de obra nunca cambian muy rápidamente con el tiempo, y además no pueden dar cuenta de la inversión necesaria que estimula y encarna el crecimiento económico.

Con los gustos y los recursos disponibles, sólo queda un instrumento de cambio o desarrollo lógicamente posible en el sistema de equilibrio de Schumpeter: la técnica. La «innovación» (un cambio en el conocimiento técnico incorporado o en las funciones de producción) es para Schumpeter la única vía lógicamente posible de desarrollo económico. Admirar a Schumpeter, como lo han hecho muchos economistas, por su supuesta visión realista de la historia económica al ver la innovación tecnológica como la fuente del desarrollo y el ciclo de negocios, es no entender nada. Porque esta conclusión no es una visión empírica por parte de Schumpeter; es lógicamente la única manera en que puede escapar de la caja walrasiana (o neo-walrasiana) de su propia creación; es la única manera de que cualquier cambio económico tenga lugar en su sistema.

Pero si la innovación es la única salida de la caja schumpeteriana, ¿cómo se va a financiar esta innovación? Porque no hay ahorros, ni beneficios, ni rendimientos de intereses en el equilibrio schumpeteriano. Schumpeter está atascado: porque no hay manera dentro de su propio sistema de financiar la innovación y, por lo tanto, de que la economía salga de su propia variante particularmente restrictiva de la caja valona. Por lo tanto, Schumpeter tiene que inventar un deus ex machina, una variable exógena de fuera de su sistema que levantará la economía fuera de la caja y servirá como el único motor posible de cambio económico. Y ese deus ex machina es el crédito bancario inflacionario. Se debe postular que los bancos amplíen la oferta de dinero a través del crédito de reserva fraccionaria y, además, que presten ese dinero nuevo exclusivamente a los innovadores, a los nuevos empresarios que estén dispuestos y sean capaces de invertir en nuevas técnicas, nuevos procesos, nuevas industrias. Pero no pueden hacerlo porque, por definición, no hay ahorros disponibles para que inviertan o pidan prestado.

Por lo tanto, la conclusión de que la innovación es el instrumento del cambio económico y el desarrollo, y que las innovaciones son financiadas por el crédito bancario inflacionario, no es una generalización empírica perceptiva descubierta por Joseph Schumpeter. No se trata en absoluto de una generalización empírica; de hecho, no tiene ningún referente genuino a la realidad. Por sugerente que parezca su conclusión, es únicamente el resultado lógico de las suposiciones falaces de Schumpeter y su sistema cerrado, y la única manera lógica de salir de su caja walrasiana.

También se ve por qué para Schumpeter el empresario es siempre un perturbador de la paz, una fuerza disruptiva que se aleja del equilibrio, mientras que en la tradición austriaca de von Mises y Kirzner, el empresario ajusta armoniosamente la economía en la dirección del equilibrio. En la opinión austriaca, el empresario es el principal portador de incertidumbre en el mundo real, y los empresarios de éxito cosechan beneficios al llevar los recursos, los costes y los precios más allá en la dirección del equilibrio. Pero Schumpeter comienza, no en el mundo real, sino en la nunca jamás tierra de equilibrio general que, según él, es la realidad fundamental. Pero en el mundo de equilibrio de la inmovilidad y la certeza no hay emprendedores y no hay ganancias. El único papel de la iniciativa empresarial, por deducción lógica, es el de innovar, el de perturbar un equilibrio preexistente. El empresario no puede adaptarse, porque todo ya ha sido ajustado. En un mundo de certezas, no hay lugar para el empresario; sólo el crédito bancario inflacionario y la innovación le permiten existir. Su único papel prescrito, por lo tanto, es ser disruptivo e innovador.

El empresario, entonces, paga intereses a los bancos, siendo el interés por Schumpeter un fenómeno estrictamente monetario. ¿Pero de dónde saca el empresario innovador el dinero para pagar los intereses? De los beneficios, beneficios que cosechará cuando los frutos de su innovación lleguen al mercado, y los nuevos procesos o productos cosechen ingresos de los consumidores. Los beneficios, por lo tanto, son sólo la consecuencia de una innovación exitosa, y el interés es sólo un pago a los bancos inflacionarios con el fin de obtener beneficios.

El crédito bancario inflacionario significa, por supuesto, un aumento de los precios, y también una reorientación de los recursos hacia la inversión en innovación. Los precios suben, seguidos de aumentos en los precios de los factores, como los salarios y los alquileres de la tierra. Schumpeter ha conseguido, aunque de forma poco convincente, salir de la caja walrasiana. Pero no ha terminado su problema. No le basta con salir de su caja, sino que también debe volver a entrar. Como walrasiano dedicado, debe devolver la economía a otro estado de equilibrio general, ya que, después de todo, por definición, un equilibrio real es un estado al que tienden a volver las variables una vez que son reemplazadas. ¿Cómo se produce el regreso?

Para que la economía vuelva al equilibrio, los beneficios y los intereses deben ser evanescentes. Y la innovación, por supuesto, también debe llegar a su fin. ¿Cómo puede ocurrir esto? Por un lado, las innovaciones deben ser discontinuas; sólo deben aparecer en grupos discretos. Porque si la innovación fuera continua, la economía nunca volvería al estado de equilibrio. Dada esta suposición de grupos discontinuos, Schumpeter encontró una manera: Cuando las innovaciones se «completan» y los nuevos procesos o nuevos productos entran en el mercado, superan a los antiguos procesos y productos, cosechando así los beneficios de los cuales se pagan intereses. Pero estos beneficios se obtienen a costa de graves pérdidas para las antiguas empresas o industrias, ahora ineficientes, que se ven abocadas al fracaso. Después de un tiempo, las innovaciones se completan y el inexorable proceso de imputación destruye todos los beneficios y por lo tanto todos los intereses, mientras que las pérdidas repentinas de las antiguas empresas también se terminan. La economía regresa al flujo circular invariable y permanece allí hasta que aparece otro grupo de innovaciones, con lo cual el ciclo comienza de nuevo.

El «ciclo» es aquí el término operativo, ya que al elaborar el proceso lógico de ruptura y retorno, Schumpeter ha desarrollado al mismo tiempo una teoría única del ciclo de negocios. La fase I, el brote, se parece mucho a la típica fase de auge del ciclo económico: crédito bancario inflacionario, aumento de los precios y los salarios, euforia general y reorientación de los recursos hacia más inversiones. Entonces, los acontecimientos que suceden a la «finalización» de la innovación se parecen mucho a la típica recesión o depresión: pérdidas repentinas y severas para las antiguas empresas, reducción de personal. Y finalmente, la desaparición tanto de la innovación como de la euforia, y eventualmente de las pérdidas y los trastornos, en definitiva, la vuelta a un período plácido que puede hacerse parecer como el estado de equilibrio estacionario.

Pero la doctrina de Schumpeter sólo parece una desafiante teoría del ciclo económico digna de una profunda investigación. Porque no es realmente una teoría de ciclos en absoluto. Es simplemente la única manera lógica en que Schumpeter puede salir y luego volver a la caja valona. Como tal, es ciertamente una formulación ingeniosa, pero no tiene ninguna conexión genuina con la realidad.

Incluso dentro de su propia teoría, de hecho, hay graves defectos. En el mundo walrasiano de la certeza perfecta (un supuesto que no se relaja con la llegada del innovador), ¿cómo es que las antiguas empresas esperan hasta la «finalización» de la innovación para encontrarse de repente con que están sufriendo graves pérdidas? En un mundo de conocimiento y expectativas perfectas, las antiguas empresas sabrían de su destino desde el principio, y pronto tomarían medidas para adaptarse a él. Por lo tanto, en un mundo de expectativas perfectas, no habría pérdidas y, por lo tanto, no habría una fase de recesión o depresión. No habría un ciclo como lo conocen los economistas.

Por último, el modelo restringido de Schumpeter sólo puede funcionar si las innovaciones se producen en clusters, y la evidencia empírica de tales clusters es prácticamente nula.11 En el mundo real, las innovaciones ocurren todo el tiempo. Por lo tanto, no hay razón para postular el regreso a un equilibrio, aunque éste haya existido en el pasado.

En conclusión, la teoría de Schumpeter sobre el desarrollo y los ciclos económicos ha impresionado a muchos economistas con sus sugerentes y aparentemente significativas discusiones sobre la innovación, el crédito bancario y el empresario. Parece que ha ofrecido mucho más que un análisis de equilibrio walrasiano estático y ha proporcionado una dinámica económica, una explicación teórica de los ciclos y del crecimiento económico. De hecho, sin embargo, el aparentemente impresionante sistema de Schumpeter no tiene ninguna relación con el mundo real. No ha aportado una dinámica económica; sólo ha encontrado una forma ingeniosa pero falsa de intentar salir de la estática caja walrasiana. Su teoría es un mero ejercicio de lógica de equilibrio que no lleva a ninguna parte.

Es sin duda alguna, al menos una realización parcial de este hecho infeliz lo que impulsó a Schumpeter a expandir su teoría del ciclo de negocios desde su modelo de ciclo abierto de la Teoría del desenvolvimiento económico de 1912 hasta su esquema de tres ciclos en sus dos volúmenes de ciclos económicos casi tres décadas después.12 Más específicamente, Schumpeter vio que uno de los problemas para aplicar su modelo a la realidad era que si la duración del período de auge viene determinada por el tiempo necesario para «completar» la innovación y llevarla al mercado, entonces ¿cómo podría aplicarse su modelo a la vida real, donde se producen innovaciones simultáneas, cada una de las cuales requiere un tiempo diferente para su finalización? Su última teoría de tres ciclos es un intento desesperado de abarcar tales problemas de la vida real. Específicamente, Schumpeter ha postulado ahora que la economía, en lugar de estallar y volver al equilibrio de manera unitaria, consiste en tres ciclos separados, herméticamente sellados y estrictamente periódicos –la «Kitchin», la «Juglar» y la «Kon-dratieff»– cada uno con las mismas características de innovación-inflación-depresión. Esta conjetura de ciclos subyacentes supuestamente separados, cada uno cortado del otro, pero que se suman unos a otros para producir los resultados observables del mundo real, sólo puede considerarse un desesperado deslizamiento hacia el misticismo para apuntalar su modelo original.

En primer lugar, hay mucho más de tres innovaciones en curso al mismo tiempo en la economía, y no hay razón para asumir una periodicidad estricta de cada conjunto de cambios dispares. De hecho, no existe la agrupación de innovaciones que requeriría la teoría. En segundo lugar, en la economía de mercado, todos los precios y actividades interactúan; por lo tanto, nunca puede haber ciclos herméticamente cerrados. El esquema de ciclos múltiples es una multiplicación innecesaria y descuidada de entidades en flagrante violación de la Navaja de Occam. En un intento de salvar la teoría, afirma proposiciones que no pueden ser falsificadas, ya que siempre se puede conjurar otro ciclo para explicar las anomalías.13 En un intento por salvar su modelo original, Schumpeter sólo logró añadir nuevas y mayores falacias a las antiguas.

En los años anteriores y durante la Segunda Guerra Mundial, la teoría dinámica más popular del cambio económico fue la sombría doctrina del «estancamiento secular» (o «madurez económica»), propuesta por el profesor Alvin H. Hansen.14 La explicación de la Gran Depresión de la década de los treinta, para Hansen, fue que Estados Unidos se había sumido en un permanente estancamiento, del que no podía salir el capitalismo de libre mercado. Un año o dos después de la publicación de la Teoría general de Keynes, Hansen había saltado a la Nueva economía para convertirse en el principal keynesiano estadounidense; pero el estancamiento secular, si bien le daba al keynesianismo un sabor de izquierda, no estaba relacionado con la teoría keynesiana. Para Keynes, la clave de la prosperidad o de la depresión era la inversión privada: una inversión privada floreciente significa prosperidad; una inversión débil y en forma conduce a la depresión. Pero Keynes era agnóstico en la cuestión de las inversiones, mientras que Hansen proporcionaba su propia gnosis. La inversión privada en Estados Unidos estaba condenada a una fragilidad permanente, opinó Hansen, porque (1) la frontera estaba ahora cerrada; (2) el crecimiento de la población estaba disminuyendo rápidamente; y (3) apenas habría más inventos, y los pocos que hubiera serían de la variedad de ahorro de capital en lugar de ahorro de mano de obra, de modo que la inversión total no podría aumentar.

George Terborgh, en su conocida reputación de la tesis del estancamiento, The Bogey of Economic Maturity, se concentró en una crítica estadística.15 Si la frontera estaba «cerrada» desde el cambio de siglo, ¿por qué entonces hubo un auge durante casi tres décadas hasta la década de los treinta? El crecimiento de la población también ha disminuido durante muchas décadas. También fue fácil demoler la extraña y audaz predicción de que se descubrirían pocos o ningún invento más, al menos de la variedad que ahorra trabajo. Las predicciones sobre el cese de la invención, que han ocurrido de vez en cuando a través de la historia, son blancos fáciles para el ridículo.

Pero Terborgh nunca penetró en los fundamentos de la tesis de Hansen. En una época acosada por el constante clamor de los agoreros de la población y los entusiastas del crecimiento cero de la población, es difícil conjurar un clima intelectual cuando parecía tener sentido preocuparse por la ralentización del crecimiento de la población. Pero, ¿por qué, en efecto, Hansen debería haber considerado el crecimiento de la población como un factor positivo ipso facto para el estímulo de la inversión? ¿Y por qué una desaceleración de tal crecimiento sería un impulso para la decadencia? Schumpeter, en su propia crítica a la tesis de Hansen, señaló sensatamente que el crecimiento de la población podría fácilmente conducir a una caída del ingreso real per cápita.16

Irónicamente, sin embargo, Schumpeter no reconoció que Hansen también, a su manera, estaba tratando de salir de la caja valona. Hansen comenzó implícitamente (no explícitamente como Schumpeter) con el flujo circular y el equilibrio general, y luego consideró los diversos factores posibles que podrían cambiar o, más específicamente, que podrían aumentar. Y estos eran la conocida tríada walrasiana: tierra, trabajo y técnica. Como señaló Terborgh, Hansen tenía una visión estática de las «oportunidades de inversión». Los trataba como si fueran una entidad física limitada, como una esponja. Eran una cantidad fija, y cuando se alcanzaba esa cantidad máxima, las oportunidades de inversión se «saturaban» y desaparecían. La suposición implícita de Hansen es que estas oportunidades sólo podrían generarse mediante el aumento de la tierra, la mano de obra y las técnicas mejoradas (que Hansen limitó a los inventos en lugar de las innovaciones schumpeterianas). Y así, el cierre de la frontera significó el agotamiento de las «oportunidades de inversión en la tierra», como se podría llamar, la ralentización del crecimiento de la población, el fin de las «oportunidades de inversión en mano de obra», lo que condujo a una situación en la que la innovación no podía llevar la carga restante. Así pues, la curiosa visión de Hansen sobre los efectos económicos de la disminución del crecimiento de la población, por muy empírica que parezca, no era en realidad una generalización empírica en absoluto. De hecho, no decía nada sobre el cambio dinámico o sobre el mundo real en absoluto. El efecto supuestamente favorable del alto crecimiento de la población fue simplemente la consecuencia lógica de la variante infructuosa del propio Hansen de intentar escapar de la caja valona.

Así pues, la curiosa visión de Hansen sobre los efectos económicos de la disminución del crecimiento de la población, por muy empírica que parezca, no era en realidad una generalización empírica en absoluto. De hecho, no decía nada sobre el cambio dinámico o sobre el mundo real en absoluto. El efecto supuestamente favorable del alto crecimiento de la población fue simplemente la consecuencia lógica de la variante infructuosa del propio Hansen de intentar escapar de la caja valona.

El autor aprendió las ideas básicas de este artículo hace muchos años en las conferencias del profesor Arthur F. Burns en la Universidad de Columbia.

  • 1. Antes de la Segunda Guerra Mundial, el paradigma dominante, al menos en la economía angloamericana, era la teoría neorricardiana del equilibrio parcial de Alfred Marshall. En esa época, Walras y sus seguidores, el primero de los cuales fue el italiano Vilfredo Pareto, eran conocidos como «la escuela de Lausana». Con la conquista valresiana de la corriente principal, lo que antes era una mera escuela se ha transformado ahora en «microeconomía».
  • 2. Al sostener que Schumpeter estaba más influenciado por los austriacos que por los valses, Mohammed Khan pasa por alto el hecho de que el primer libro de Schumpeter, y el único que aún no ha sido traducido al inglés, Das Wesen und der Hauptinhalt der Theoretischen Nationalekonomie (La esencia y el contenido principal de la teoría económica) (Leipzig, 1908), escrito cuando aún era estudiante de Böhm-Bawerk, era una obra agresivamente walrasiana. Das Wesen no sólo es una apología no matemática del método matemático, sino que también es un estudio en el equilibrio general walrasiano que describe los eventos económicos como el resultado de las interacciones cuantitativas mecanicistas de las entidades físicas, en lugar de como consecuencias de la acción humana intencionada – el enfoque austriaco. Así, Fritz Machlup escribe que el énfasis de Schumpeter en el carácter de la economía como ciencia cuantitativa, como un sistema de equilibrio cuyos elementos son «cantidades de bienes», lo llevó a considerar innecesario y, por lo tanto, metodológicamente erróneo que la economía se ocupe de la «conducta económica» y de «los motivos de la conducta humana» (Fritz Machlup, «Schumpeter's Economic Methodology», Review of Economics and Statistics 33 (mayo de 1951: 146-47). Cf. Mohammed Shabbir Khan, Schumpeter's Theory of Capitalist Development (Aligarh, India: Muslim University of India, 1957). En Das Wesen, ver a Erich Schneider, Joseph Schumpeter: Life and Work of a Great Social Scientist (Lincoln, Neb.: University of Nebraska Bureau of Business Research, 1975), pp. 5-8. Sobre Schumpeter como walrasiano, véase también Schneider, «Schumpeter's Early German Work, 1906-17», Review of Economics and Statistics (mayo de 1951): 1-4; y Arthur W. Marget, «The Monetary Aspects of the Schumpeterian System», ibid. p. 112ff. Sobre Schumpeter como no ser un «austriaco», ver también «Haberler sobre Schumpeter», en Henry W. Spiegel, ed., The Development of Economic Thought (Nueva York: John Wiley and Sons, 1952), pp. 742-43.
  • 3. Así, Schumpeter escribió que en el flujo circular normal el producto de valor total debe ser imputado a los factores productivos originales, es decir, a los servicios del trabajo y la tierra; por lo tanto, todos los ingresos de la producción deben ser divididos entre los trabajadores y los terratenientes y no puede haber un ingreso neto permanente que no sea el salario y la renta. La competencia, por un lado, y la imputación, por otro, deben aniquilar cualquier excedente de los ingresos sobre los gastos, cualquier exceso del valor del producto sobre el valor de los servicios de mano de obra y de la tierra incorporados en él. El valor de los medios de producción originales debe adherirse con la fidelidad de una sombra al valor del producto, y no puede permitir que exista el más mínimo espacio permanente entre ambos. . . . Por supuesto, los medios de producción producidos tienen la capacidad de servir en la producción de bienes. . . . Y estos bienes también tienen un valor más alto que los que se podrían producir con los medios de producción producidos. Pero este mayor valor también debe conducir a un mayor valor de los servicios de mano de obra y tierra empleados. Ningún elemento de plusvalía puede permanecer permanentemente ligado a estos medios de producción intermedios (Joseph A. Schumpeter, The Theory of Economic Development: Una consulta sobre los beneficios, el capital, el crédito, el interés y el ciclo de negocio. Nueva York: Oxford University Press, 1961, págs. 160, 162).
  • 4. Ver el ataque a esta visión austriaca desde una perspectiva neoclásica de los Caballeros en Earl Rolph, «The Discounted Marginal Productivity Doctrine», en W. Fellner y B. Haley, eds., Readings in the Theory of Income Distribution (Philadelphia: Blakiston, 1946), pp 278-93. Para una refutación, véase Murray N. Rothbard, Man, Economy, and State vol. I (Los Angeles: Nash Publishing Co., 1970), 431-33.
  • 5. Sobre esta supuesta sincronización, véase de Khan, Schumpeter’s Theory, pp. 51, 53. El concepto de sincronización de la producción es uno de los más poco austriacos que Schumpeter tomó de John Bates Clark, lo que a su vez llevó a la famosa batalla en los años 30 entre el concepto de capital de Clark-Knight y las vistas austriacas de Hayek, Machlup y Boulding. Véase ibíd., p. 6n. Véase también F.A. Hayek, «The Mythology of Capital», en Fellner and Haley, Readings, pp. 355-83.
  • 6. En palabras de Khan, para Schumpeter «el capital no puede tener ninguna estructura de edad y perece en el proceso mismo de su función de tener el mando sobre los medios de producción» (Khan, Schumpeter’s Theory, p. 48). Schumpeter logra esta hazaña hundiendo completamente el capital de su encarnación en los bienes de capital, y limitando el concepto a sólo un fondo de dinero utilizado para comprar esos bienes. Para Schumpeter, entonces, el capital (como el interés) se convierte en un fenómeno puramente monetario, que no tiene sus raíces en las mercancías reales o en las transacciones reales. Véase de Schumpeter, Desenvolvimiento Económico, págs. 116-17.
  • 7. Véase de Schumpeter, Desenvolvimiento Económico, págs. 43 y 44.
  • 8. Clemence y Doody intentan refutar esta acusación, pero lo hacen asumiendo una tasa cero de preferencia de tiempo. Los capitalistas estarían entonces interesados en maximizar sus rendimientos de utilidad a lo largo del tiempo sin tener en cuenta cuándo se cosecharían. Por lo tanto, los bienes de capital se mantendrían indefinidamente. Pero para aquellos que creen que todo el mundo tiene una tasa de preferencia de tiempo positiva, y por lo tanto descuenta positivamente los rendimientos futuros, una tasa de rendimiento cero causaría rápidamente el agotamiento del capital y ciertamente el colapso del equilibrio estacionario. Richard V. Clemence y Francis S. Doody, The Schumpeterian System (Cambridge, Mass: Addison-Wesley, 1950), pp. 28-30.
  • 9. En la excelente crítica del equilibrio de interés cero de Schumpeter por Lionel Robbins, «On a Certain Ambiguity in the Conception of Stationary Equilibrium», Economic Journal 40 (junio de 1930): pp. 211-14. Véase también Gottfried Haberler, «Schumpeter's Theory of Interest», Review of Economics and Statistics (mayo de 1951): 122ff.
  • 10. Así, Schumpeter escribió: «No es la gran masa de consumidores la que induce la producción. Por el contrario, la multitud es dominada y dirigida por las personalidades clave de la producción» (la cursiva es de Schumpeter) en «Die neuere Wirtschaftstheorie in den Vereinigten Staaten» («La reciente teoría económica en los Estados Unidos») Schmollers Jahrbuch (1910), citado en Schneider, Joseph A. Schumpeter, p. 13.
  • 11. Véase Simon S. Kuznets, «Schumpeter's Business Cycles», American Economic Review (junio de 1940).
  • 12. Joseph A. Schumpeter, Business Cycles: A Theoretical, Historical, and Statistical Analysis of the Capitalist Process, 2 vols. (Nueva York: McGraw-Hill, 1939).
  • 13. Esto no significa que todas las proposiciones deban ser falsificables; pueden ser autoevidentes o deducirse de axiomas autoevidentes. Pero nadie puede afirmar que los supuestos ciclos de Kitchin, Juglar y Kondratieff son en ningún sentido evidentes.
  • 14. Véase Alvin H. Hansen, Fiscal Policy and Business Cycles (Nueva York: W.W. Norton, 1941). Para un claro resumen de su posición, véase Hansen, «Economic Progress and Declining Population Growth», en G. Haberler, ed., Readings in Business Cycle Theory (Philadelphia: Blakiston, 1944), pp. 366-84.
  • 15. George Terborgh, The Bogey of Economic Maturity (Chicago: Machinery and Allied Products Institute, 1945).
  • 16. Schumpeter, Business Cycles, p. 74.
Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

References

Review of Austrian Economics, 1987, 1, pp. 97-108. See also in "The Logic of Action Two" pp.226-240.

Cite This Article

Rothbard, Murray N. "Breaking Out of the Walrasian Box: The Cases of Schumpeter and Hansen." The Review of Austrian Economics 1, (1987) 97–108.

Shield icon interview