Quarterly Journal of Austrian Economics

Home | Mises Library | Rothbard sobre la economía de la esclavitud

Rothbard sobre la economía de la esclavitud

Etiquetas Historia de EEUUOtras Escuelas de Pensamiento

05/28/2020Mark Thornton

Resumen: Murray Rothbard escribió una nota inédita a principios de los sesenta sobre la economía de la esclavitud antes de la Guerra Civil estadounidense. Esencialmente, fue una crítica a la metodología de la Nueva Historia Económica, o cliométrica, de la cual Conrad y Meyer (1958a) fue la aplicación innovadora, sobre el tema de la rentabilidad de la esclavitud. Rothbard señala que su procedimiento no apoya de ninguna manera su conclusión de que la esclavitud era rentable o su conclusión ideológica de que la Guerra Civil era necesaria para poner fin a la esclavitud estadounidense.

guerra civil - historia económica - esclavitud - cliométricos - nueva historia económica

Clasificación JEL: B53, N31, N91


El Dr. Mark Thornton (mthornton@mises.org) es miembro senior del Instituto Mises y es el editor de la reseña de libros del Quarterly Journal of Austrian Economics.


Se encontró un manuscrito en los Archivos Rothbard titulado «Una nota sobre la economía de la esclavitud». Parece ser una comunicación inédita relativa a un artículo y un comentario que apareció en el Journal of Political Economy. Dada la escasez de análisis de la economía de la esclavitud en los escritos de Murray N. Rothbard y la revolución en la materia que estaba teniendo lugar en el momento en que fue escrito, el manuscrito es ciertamente digno de ser publicado en este momento.1 El propósito de este artículo es proporcionar el contexto necesario en el que la nota fue escrita.

En 1994, publiqué un artículo sobre la economía de la esclavitud, «La esclavitud, la rentabilidad y el proceso del mercado», en la Review of Austrian Economics, entonces editada por Rothbard. Me había animado a escribir sobre la economía de la esclavitud antes de la guerra basándose en los comentarios que hice durante un debate improvisado que tuve con el historiador económico Robert Higgs en la Universidad de Mises a principios de la década de los noventa.

Rothbard no sólo me animó a escribir el artículo, sino que me guió con múltiples páginas de referencias y sugerencias a un solo espacio. En el proceso examiné una enorme cantidad de literatura sobre los temas económicos de la esclavitud en los Estados Unidos prebélicos. Podría haberse convertido fácilmente en una segunda tesis. Sin embargo, no había nada escrito por el propio Rothbard entre esas fuentes recomendadas.

Cuando escribía, conocía bien uno de los artículos que Rothbard comentaba en la nota. Era un estudio histórico en la «Nueva Historia Económica» de Conrad y Meyer que se publicó en el Journal of Political Economy en 1958. Sin embargo, desconocía los comentarios de Douglass Dowd (1958) y John E. Moes (1960), que se publicaron en la misma revista. El segundo comentario es el tema directo de la nota de Rothbard. Conrad y Meyer publicaron dos respuestas reveladoras a ambos comentarios. Esta literatura se revisa aquí para proporcionar el contexto de la nota de Rothbard.

Asumimos que la nota de Rothbard fue presentada y rechazada, si no por otra razón, porque habría sido presentada más de dos años después de la publicación del artículo original. Además, la «nota» habría sido el tercer comentario sobre el artículo, y ningún otro artículo del JPE durante este período tuvo más de un comentario publicado. Por ahora, notaré que Rothbard no llamó mi atención ni al comentario de Moes ni a su propia nota durante el proceso de investigación, escritura o publicación de mi artículo de 1994. Ambos habrían sido útiles, bienvenidas las adiciones a mi investigación. Moes (1960) argumenta en contra del artículo seminal de Conrad y Meyer, un precursor del clásico y muy controvertido trabajo de Robert Fogel y Stanley Engerman, Time on the Cross (1974). Rothbard complementa a Moes con un comentario más teórico. Cabe señalar aquí que el artículo de Conrad y Meyer (1958a) fue el epicentro de una revolución metodológica en la historia económica.

El artículo de Conrad y Meyer es un intento de establecer si la esclavitud previa a la guerra fue de hecho rentable. En treinta y cinco páginas, es un análisis empírico de los datos disponibles, muy parecido a un ejercicio de contabilidad histórica con la ayuda de modelos económicos. Este artículo marca el comienzo de la cliométrica, también conocida como la Nueva Historia Económica, en la que la historia económica se estudiaría principalmente utilizando modelos y estadísticas. Fue una revolución que eventualmente barrería el campo de la historia económica tradicional.

El artículo de Conrad y Meyer es un esfuerzo por medir la rentabilidad ordinaria de la esclavitud utilizando una fórmula de beneficio económico, en lugar de contable. Además del método revolucionario, el artículo se enfrentó a una cuestión ideológica crítica de la época: ¿se puede justificar la Guerra Civil Estadounidense? ¿Era la esclavitud ineficaz y poco rentable y habría desaparecido pronto, haciendo innecesaria la Guerra Civil Estadounidense? O bien, ¿era la esclavitud eficiente y rentable, haciendo así necesaria, o al menos justificando, la guerra? Rothbard representa una visión de que la esclavitud es estrechamente rentable (debido a fuerzas externas) pero ineficiente y podría plausiblemente y rápidamente marchitarse.

Conrad y Meyer comienzan con una función de producción para la agricultura basada en la esclavitud (es decir, el algodón) y una función de producción para la cría de esclavos como producto conjunto de la esclavitud. Luego reúnen diversos datos para examinar el costo y el valor de la producción de esclavos en términos de algodón y cría de esclavos. Llegan a la conclusión de que el producto conjunto de la mano de obra esclava en términos de producción de cultivos y cría de esclavos superaba los beneficios de las inversiones alternativas y, por lo tanto, que la esclavitud era rentable.

Que encuentren que la esclavitud fue rentable no es sorprendente, ya que cualquier negocio arriesgado en curso debe producir un retorno positivo continuo. Esto sería especialmente cierto en un negocio en expansión como el algodón, que junto con el carbón y el hierro fue una materia prima primaria durante la Revolución Industrial! El hecho de que los precios fueran altos y la producción aumentara hacia 1849-60 es un fuerte indicio de que el mercado de esclavos no estaba en ningún tipo de equilibrio a largo plazo, sino que experimentaba aumentos sostenidos debido a la creciente demanda de algodón y otras fuerzas.

Su resultado de rentabilidad no es sorprendente, porque cualquier bien, factor de producción o institución que permanezca en uso durante un período de tiempo significativo debe ser rentable en algún sentido. Las leyes de la economía dictan este resultado. Sin embargo, en la economía de equilibrio a largo plazo, o en la economía de rotación uniforme, los beneficios económicos siempre deben ser ofertados.

Puede que esto no sea cierto para las cosas que proporcionan ingresos psíquicos, que compensan la falta de beneficios monetarios, pero sólo es cierto hasta que las pérdidas consumen todo el capital invertido. Por lo tanto, esta no sería una situación de equilibrio. O podría ser que los subsidios cruzados mantengan una operación no rentable con el fin de proporcionar apoyo a una operación rentable. Por ejemplo, el propietario de un edificio de apartamentos podría seguir operando un servicio de lavandería no rentable en el local porque aumenta la demanda de los apartamentos o genera «buena voluntad» con los inquilinos.

¿Pero qué lógica podría tener la esclavitud prebélica? ¿Los dueños de esclavos obtuvieron algún tipo de ingreso psíquico de la propiedad de los esclavos? ¿Disfrutaban azotando a sus esclavos? ¿O sentían algún tipo de obligación personal de mantener la propiedad de los esclavos? Se han presentado argumentos de este tipo sobre la esclavitud prebélica, incluso por Moes (1960), pero parece dudoso que en condiciones normales, estas preocupaciones puedan mantenerse durante siglos y a lo largo de múltiples generaciones.

En cualquier caso, esos argumentos fracasan, porque el número de esclavos siguió creciendo. Los mercados de esclavos siguieron creciendo y fueron cada vez más vibrantes y resistentes durante el período anterior a la guerra. También hubo una tendencia creciente a largo plazo en los precios de los esclavos ajustados a la inflación. Esta evidencia sugiere que tales razones psíquicas no podrían ser un factor importante aquí, si es que existieran.

Sin embargo, el hecho de que Conrad y Meyer (1958a) consideraran que la esclavitud era rentable satisface su deseo de justificar la Guerra Civil Estadounidense:

En resumen, parece dudoso que el Sur se viera obligado por la mala política a una guerra innecesaria para proteger un sistema que pronto debe haber desaparecido porque era económicamente poco sólido. Esta es una hipótesis romántica que no se opone a los hechos. (Conrad y Meyer 1958a, 121)

 

Además, también culpan a las «fuerzas económicas inexorables» por la estabilidad de la esclavitud desde el «estricto punto de vista económico».

Además, la experiencia estadounidense sugiere claramente que la esclavitud no es, desde el punto de vista estrictamente económico, un elemento disuasorio del desarrollo industrial y que su eliminación puede requerir algo más que el funcionamiento de fuerzas económicas inexorables. (Conrad y Meyer, 1958a, 122, énfasis añadido)

 

Reiteran en el último párrafo del artículo que la esclavitud es culpa del mercado, que el mercado seguiría apoyando la esclavitud y que para poner fin a la esclavitud sería necesario «adoptar medidas políticas severas», es decir, la guerra civil estadounidense.

En la medida, además, en que la rentabilidad es una condición necesaria para la continuación de una institución empresarial privada en una sociedad de libre empresa; la esclavitud no era insostenible en el Sur estadounidense prebélico. De hecho, las fuerzas económicas pueden trabajar a menudo para la continuación de un sistema de esclavitud, de modo que la eliminación de la esclavitud puede depender de la adopción de duras medidas políticas. Ciertamente esa fue la experiencia americana. (Conrad y Meyer 1958a, 122, énfasis añadido)

 

El primer comentario sobre el artículo de Conrad y Meyer fue de Douglas F. Dowd (1958). Él desafía a Conrad y Meyer por tomar un enfoque simple y estrecho de algo que es muy complejo, en particular la cuestión de la falta de desarrollo económico en los estados esclavistas. En términos más generales, Dowd sostiene, correctamente, que la institución de la esclavitud impidió que se arraigaran «los elementos básicos de una sociedad capitalista». Señala que el mantenimiento de la esclavitud en la «tierra de los libres» requería el desarrollo de una «ideología irracional» que tenía un impacto generalizado en la sociedad. Dowd escribe:

Los autores argumentan como si la esclavitud fuera simplemente otra forma de trabajo más manipulable; como si fuera, se podría decir, institucionalmente neutral. Y, trabajando esencialmente dentro de la metodología de la economía neoclásica (con tiempo permitido en ocasiones) han analizado el significado «económico» de la esclavitud como si estuvieran analizando la empresa representativa a largo plazo (o incluso, a veces, a corto plazo). (Dowd 1958, 441)

 

En otras palabras, aunque Dowd está de acuerdo en que la esclavitud era rentable, considera que ese resultado es en gran medida insignificante en comparación con el impacto de la institución en la sociedad del Sur, en particular su desplazamiento del capitalismo y su arrastre en el desarrollo económico. En un contexto diferente, se podría argumentar que el tráfico de drogas ilegales en las calles es rentable, pero eso fija nuestra atención en un aspecto obvio e irrelevante de esta cuestión (por supuesto, debe ser rentable en algún sentido) y no tiene en cuenta todos los problemas reales (por ejemplo, la delincuencia, la corrupción, las muertes por sobredosis, la violencia, entre otros).

En su respuesta, Conrad y Meyer (1958b) no están en desacuerdo con Dowd, sino que afirman que él está comentando cuestiones que estaban fuera del alcance de su documento. Vuelven a subrayar que su resultado «significa que la inminente desaparición de la esclavitud en el Sur prebélico debe argumentarse por motivos distintos de la inutilidad de ahora en adelante». Esta es una afirmación curiosa dados los hechos como el desarrollo del tractor de vapor en la década de 1870 y su plena comercialización durante el primer cuarto del siglo XX. ¿Habría sobrevivido la esclavitud a este desarrollo?

La verdadera cuestión económica, si no la única importante, es por qué la esclavitud era rentable. Conrad y Meyer esencialmente pasan por alto la cuestión económica. Atribuyen la causa de la rentabilidad a las turbias y mal definidas «fuerzas del mercado». Como veremos, Rothbard hace la pregunta correcta.

El segundo comentario fue de John E. Moes (1960). Se trata de un asalto frontal de fuerza bruta a Conrad y Meyer (1958a). Sostiene que el declive de la esclavitud en Roma dependía de la manumisión voluntaria, es decir, la concesión de la libertad de un esclavo, pero que la manumisión no era un procedimiento generalizado en el Sur antes de la guerra. Según Moes (1960, 185) «siguió siendo un asunto muy menor» por las siguientes razones:

1. Las leyes antihumanas que restringen o prohíben la liberación de los esclavos

2. Prejuicios raciales y supremacía blanca

3. La situación jurídica muy precaria de los esclavos liberados (a diferencia de Roma)

4. La ideología antiabolicionista convirtió la posesión de esclavos de un negocio en una vocación. La ideología hizo que la manumisión no fuera rentable en un sentido real debido a las repercusiones personales de la familia, amigos y vecinos.

Moes sugiere que con la manumisión libre, la relativa ineficiencia de los esclavos (sin perspectivas de libertad) y la creciente diversificación de la economía del Sur, la esclavitud ciertamente habría disminuido o desaparecido por completo. En otras palabras, si los esclavos pudieran comprar su libertad y la de su familia y amigos, entonces los esclavos arrendados trabajarían más duro y ahorrarían sus ingresos para hacer compras de libertad. Tratarían de que sus dueños les alquilasen industrias mejor remuneradas, como la manufactura y los ferrocarriles, y ocupaciones de alta calificación, como la herrería y el telégrafo. Basándose en la experiencia histórica, Moes piensa que esto habría sido más rentable para los propietarios de esclavos también, generando mayores beneficios en comparación con la agricultura basada en la esclavitud. Este argumento socava el argumento ex post facto de que la Guerra Civil Estadounidense era necesaria para poner fin a la esclavitud en el Sur anterior a la guerra.

En su respuesta a Moes, Conrad y Meyer (1960, 187) señalan que las preocupaciones de Moes iban más allá de «nuestra discusión original sobre la economía de la esclavitud en el Sur de América». Su principal preocupación era probar la hipótesis de que la esclavitud, tal como existía en el Sur estadounidense antes de la guerra, era rentable según las «normas de la empresa privada de la época». Una vez más, simplemente ignoran cuestiones relevantes e importantes y sutilmente le echan la culpa de la esclavitud a la empresa privada.

Uno puede imaginar que Rothbard se opondría a Conrad y Meyer por varias razones, metodológicas, teóricas e históricas, entre otras. Su vinculación de la esclavitud con las instituciones capitalistas sería obviamente inaceptable para él o cualquier buen historiador del tema, ya que la esclavitud ha sido históricamente el resultado de la guerra, no del comercio. La esclavitud prebélica difícilmente fue una institución capitalista: Los estados africanos eran los mayores cazadores de esclavos, la Compañía Real Africana (fundada por la monarquía inglesa) era uno de los mayores transportadores de esclavos al Nuevo Mundo, y la esclavitud sólo sobrevivía en los estados del Sur debido a un extenso sistema de intervención gubernamental compuesto por códigos de esclavos, estatutos de patrullas de esclavos, leyes sobre esclavos fugitivos, etc.

El primer argumento que Rothbard expone en el manuscrito es que los verdaderos beneficios económicos de la esclavitud ocurrieron en el pasado, cuando los cazadores y comerciantes de esclavos explotaron el suministro original de esclavos. El precio original habría reflejado el valor actual anticipado del flujo de ingresos netos a lo largo del tiempo. El precio también habría incluido el valor actual previsto de los ingresos netos de la cría de esclavos. A largo plazo, incluso la caza de esclavos sólo produciría un rendimiento de mercado normal de las inversiones. Rothbard argumenta, desde una perspectiva de equilibrio a largo plazo, que a corto plazo los cazadores de esclavos podrían obtener un beneficio económico mientras que los propietarios posteriores sólo obtendrían un beneficio operativo normal ceteris paribus.

Lo que esto significa es que cualquier detección y medición de beneficios económicos en una situación de desequilibrio a corto plazo en el mundo real sería el resultado de algunos factores distintos de la esclavitud per se. Por ejemplo, tanto Rothbard (1960) como Moes (1960) observan que las leyes antihumanas aprobadas en las legislaturas de los estados esclavistas fueron un elemento clave para evitar que la esclavitud se marchitara. Rothbard también señala que la medida constitucional de cerrar el comercio internacional de esclavos aumentó la rentabilidad de la cría de esclavos.

Otros factores exógenos —incluida la cláusula de esclavitud de la Constitución de los Estados Unidos, la Ley de Esclavos Fugitivos de 1793, la invención de la desmotadora de algodón en 1793, la Revolución Industrial, la expansión o el fortalecimiento de los códigos de esclavitud y los estatutos de las patrullas de esclavos (leyes destinadas a prevenir las fugas mediante la socialización de los costos de la seguridad de los esclavos) y, por supuesto, la aprobación de la Ley de Esclavos Fugitivos de 1850— también aumentaron la rentabilidad de la agricultura basada en la esclavitud. La invención del tractor agrícola, el debilitamiento de los códigos de esclavitud (especialmente las leyes antihumanas), y la secesión del Sur y la probable derogación de la Ley de Esclavos Fugitivos habrían disminuido la rentabilidad y aumentado la probabilidad de la ruptura de la esclavitud.

En relación con la topología de Ludwig von Mises (2003, 239) sobre las malinversiones en capital, el trabajo esclavo prebélico podría calificarse como una malinversión de capital en tres de cinco posibles casos. En primer lugar, podría clasificarse como mano de obra que estuvo económicamente justificada en un momento dado pero que en el futuro ya no lo estaría debido al auge de nuevos métodos, por ejemplo, la adopción de maquinaria agrícola. Segundo, podría llegar a ser económicamente injustificada debido a otros cambios en los datos del mercado, por ejemplo, una disminución de la seguridad de los esclavos o una disminución de la demanda del producto de la mano de obra. En tercer lugar, podría clasificarse como mano de obra no económica pero que podría seguir utilizándose «en virtud de medidas intervencionistas que ya han sido abandonadas», por ejemplo, derogando las leyes antihumanas y adaptando el sistema de tenencia de la tierra para explotar la mano de obra de forma más rentable.

Rothbard, por lo tanto, hace dos puntos principales en su nota. En primer lugar, la propia esclavitud no era económicamente rentable más allá de la etapa inicial de la caza de esclavos y era más generalmente ineficiente; fueron otros factores los que hicieron que la agricultura del algodón basada en la esclavitud fuera muy rentable en el período anterior a la guerra. En segundo lugar, las fuerzas políticas fueron el principal factor que impidió que el sistema se marchitara. Este segundo punto es el que amplié en mi documento de 1994 y otras publicaciones sobre este tema.2 Por lo tanto, Rothbard (1960), Moes (1960), Dowd (1959), Hummel (1996), Tullock (1967), yo mismo y muchos otros estamos en una tradición que admite que la esclavitud es potencialmente «rentable» pero de otro modo ineficiente y requiere el apoyo del gobierno para seguir siendo viable.

En conclusión, Rothbard, escribiendo desde el punto de vista de la teoría económica, hizo la pregunta económica correcta y dio las respuestas correctas a los padres de la «Nueva Historia Económica» en el momento de su nacimiento. Rothbard no se opuso a las matemáticas o a la estadística en los artículos y libros de economía. De hecho, en un memorándum privado escrito en esta época (2010a, mayo de 1961), critica a dos economistas de la corriente principal por la escasez de estadísticas básicas, entre otras cosas, en su libro de historia estadounidense.3 Más bien su crítica principal es un ataque fundamental a la metodología de la Nueva Historia Económica y las peligrosas conclusiones ideológicas que se extraen de ella, por ejemplo, que la guerra hace cosas buenas para la sociedad. La historiografía podría haber sido diferente si los editores del Journal of Political Economy hubieran decidido publicar su nota.

Una nota sobre la economía de la esclavitud

Murray N. Rothbard

El profesor Moes, en su esclarecedora contribución al debate sobre la economía de la esclavitud, señala que la esclavitud tiene una tendencia inherente a marchitarse porque el incentivo entusiasta de trabajar para comprar la propia libertad fomentará la práctica de vender la manumisión al esclavo, una práctica rentable tanto para el amo como para el esclavo.4 Hay otro factor económico que opera también para hacer la esclavitud no rentable, que Moisés no menciona. Y es el hecho de que el precio de cualquier bien de capital en el mercado, siempre tenderá a igualar el valor descontado de la suma de las futuras ganancias netas de ese capital. En la economía de la esclavitud, por supuesto, los esclavos son capital. Por lo tanto, el precio de los esclavos tenderá a igualar el valor descontado de la suma de las futuras ganancias netas que se espera que el amo obtenga de la explotación de la mano de obra del esclavo. Cualquier aumento en los rendimientos de los esclavos elevará el precio de los mismos. Por lo tanto, dado que la tasa de rendimiento neto en cada negocio y de cada pieza de capital en el mercado, incluyendo los esclavos, tiende a ser la misma, el beneficio de la explotación de la mano de obra de los esclavos se imputará hacia atrás, del esclavista, al comerciante de esclavos, y eventualmente al cazador de esclavos. Por lo tanto, sólo el cazador de esclavos, la persona original que convirtió a un hombre libre en esclavo, obtiene un beneficio económico a largo plazo de la esclavitud; el actual amo de esclavos gana sólo la habitual tasa de retorno de «interés natural» que todo negocio obtiene a largo plazo.

En su respuesta a Moes, los profesores Conrad y Meyer afirman que el factor particular que hacía rentable la esclavitud en el Sur era un alto rendimiento de la cría de esclavos.5 Pero en el curso natural del mercado, la particular productividad de la crianza de cualquier esclavo habría sido descontada en el precio original del esclavo que el amo pagó por los ancestros esclavos. El precio de un esclavo comprado a un comerciante (en última instancia, al cazador), incluía el valor futuro esperado del aumento de la población esclava por la cría de esclavos. En resumen, la cría de esclavos era sólo otro rendimiento productivo que el precio de mercado de los esclavos habría descontado. Para negar esto, tendríamos que decir que los cazadores y comerciantes de esclavos eran sistemática y persistentemente menos capaces y perspicaces empresarios que los amos finales de esclavos, y ciertamente no hay razón para hacer tal suposición.

A largo plazo, de hecho, incluso la caza de esclavos no será rentable. Porque si el negocio de la caza de esclavos disfruta del beneficio extra imputado de la explotación de esclavos, entonces más gente acudirá a la caza de esclavos y el aumento de la competencia elevará los costes de la caza de esclavos, y bajará los precios de los esclavos, hasta que el destino a largo plazo del retorno neto no sea mayor en la caza de esclavos que en cualquier otra industria. Y es por esto que el negocio de la esclavitud sólo puede seguir siendo rentable cuando el suministro de esclavos se repone de forma repentina y adecuada, a partir de recursos no mercantiles, por ejemplo, de las guerras, que pueden superar, durante un tiempo, las fuerzas limitadoras de la competencia.

Debe quedar claro que el suministro de nuevos esclavos vendrá sólo de dos fuentes: personas externas recién esclavizadas, y la cría doméstica. Porque es difícil ver cómo puede existir una sociedad estable donde los ciudadanos libres domésticos son continuamente esclavizados. Tal condición ciertamente traería consigo una perpetua «guerra de todos contra todos» con todos tratando de esclavizar a todos los demás, y el fin de cualquier tipo de civilización. Los recién esclavizados deben por lo tanto originarse más allá de las fronteras. La guerra, por supuesto, es un método ideal para crear nuevos suministros, porque la ética engendrada por la guerra6 lleva a la idea de que los prisioneros son los que hay que mandar. Por lo tanto, cuando, como coinciden Moes, Conrad y Meyer, el agotamiento de las fuentes externas de suministro provocó el declive de la esclavitud en el Imperio Romano, esto también demostró la debilidad económica inherente a la esclavitud y la tendencia natural de la capitalización regresiva de los precios de la esclavitud y la igualación de las tasas de rendimiento, para eliminar las ganancias de la explotación de la esclavitud. En resumen, un sistema en el que ningún amo o incluso cazador de esclavos gana, y los propios esclavos pierden definitivamente, es un sistema en el que la nueva oferta se agotará y los incentivos de la manumisión voluntaria harán que la esclavitud se marchite. Sólo los prisioneros tomados en la guerra pueden revertir temporalmente este declive.

En el caso de la esclavitud en el Sur, Moes ha señalado cómo las leyes antihumanas frenaron enormemente el proceso de decadencia. También hubo otros factores. Después de 1808, la proscripción de la trata de esclavos paradójicamente hizo que el proceso de marchitamiento fuera mucho más difícil, ya que significaba un paro efectivo del mercado de esclavos. Con el mercado de esclavos cojeando, los propietarios de esclavos domésticos sólo podían aumentar su oferta mediante la cría doméstica, y cualquier aumento en la tasa de cría ya no podía capitalizarse totalmente hacia atrás en los precios de los esclavos comprados. Por lo tanto, las ganancias derivadas del aumento de la productividad de la cría ya no se imputaban de forma regresiva a los traficantes y cazadores de esclavos. Así pues, dado el aumento de las tasas de reproducción, la prohibición constitucional de la trata de esclavos contribuyó a perpetuar la esclavitud en el país. Antes de 1808, otro factor retrasó el inicio del declive competitivo y mantuvo la trata de esclavos rentable más tiempo del que hubiera sido. En efecto, muchos esclavos no fueron creados por los cazadores de esclavos, sino que fueron comprados a sus actuales «amos de esclavos», los caciques tribales de África. Y como los caciques tribales estaban fuera del marco del mercado y, por lo tanto, eran empresarios pobres, los traficantes de esclavos pudieron obtener grandes beneficios de la trata y dejar a los caciques con un rendimiento mucho menor del que podrían haber obtenido. Por supuesto, incluso estas ganancias habrían sido competidas a largo plazo, pero el hecho de que los caciques fueran los esclavistas originales retrasó el proceso de eliminación de las ganancias de explotación de la esclavitud.

Conrad y Meyer concluyen su respuesta regañando al Imperio Romano por no darse cuenta de las ricas ganancias de la esclavitud, presumiblemente por la cría de esclavos. Pero [A. H. M.] Jones ha demostrado, en un artículo importante y descuidado, que la cría de esclavos en el Imperio Romano, después de que la Pax Romana terminara las grandes guerras (así como esa otra fuente principal de piratería externa de esclavos), era un negocio costoso e ineficaz. Cuando no se criaba, después de todo, las esclavas eran en gran medida un pasivo neto, mientras que los niños eran en sí mismos una pérdida total, sobre todo porque muchos niños de la antigüedad morían antes de llegar a la edad de trabajar. Esa cría de esclavos era un asunto inestable, como pueden ver las leyes y reglamentos del gobierno que intentaban sostenerla. Por ejemplo, Roma decretó en el año 52 d.C. que si una mujer libre cohabitaba con un esclavo, el propietario del esclavo tenía derecho a reclamar la propiedad de ella y de su descendencia posterior. Aquí hubo un claro intento de evitar que los esclavos se reprodujeran fuera del marco de la esclavitud. Además, los emperadores decretaron que los hijos de padres libres abandonados y criados como esclavos no podían ser reclamados por sus padres a menos que estos últimos pagaran los costos de la crianza de los niños. Augusto no liberaría a ninguno de sus esclavos personales hasta que hubieran producido hijos esclavos para sustituirlos a su servicio. De esta manera el Imperio Romano trató de apuntalar el decreciente suministro de esclavos criados.7 Incluso ayudado por estas leyes, la crianza no tuvo éxito, y la esclavitud dio paso a los procesos de venta voluntaria de la manumisión.

  • 1. Para 1956, Rothbard había planeado escribir sobre el análisis económico de la esclavitud como apéndice de un capítulo sobre la intervención del gobierno en su tratado Hombre, economía y Estado (1962). Según Stromberg, el editor de la edición de 2004 de Hombre, economía y Estado, en un memorando privado, Rothbard esbozó el contenido de ese apéndice y ese bosquejo imita el contenido de la nota de Rothbard (1960).
  • 2. Véase Thornton (1994), y Brad Ewing, Mark Thornton y Mark Yanochik (2001, 2003a y 2003b).
  • 3. Para una versión más completa de su crítica, escrita en un memorándum privado inédito de la época, véase Rothbard (2010b, septiembre 1961).
  • 4. John E. Moes, «The Economics of Slavery in the Ante-Bellum South: Another Comment»,, Journal of Political Economy LXVIII (abril de 1960): págs. 183 a 87.
  • 5. Alfred H. Conrad y John R. Meyer, «Reply», ibíd., págs. 187-89.
  • 6. El original dice «camino».
  • 7. A.H.M. Jones, «Slavery in the Ancient World», The Economic History Review IX (abril de 1956): págs. 185 a 99, especialmente págs. 190 a 97. Jones también señala que sólo la piratería generalizada, los secuestros y las guerras intertribales perpetuas permitieron que la esclavitud floreciera en Atenas.
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Author:

Contact Mark Thornton

Mark Thornton is a Senior Fellow at the Mises Institute and the book review editor of the Quarterly Journal of Austrian Economics. He has authored seven books and is a frequent guest on national radio shows.

References

Conrad, Alfred H., y John R. Meyer. 1958a. «The Economics of Slavery in the Antebellum South». Journal of Political Economy 65, no. 2: 95–130.

———. 1958b. «The Economics of Slavery in the Antebellum South: Reply». Journal of Political Economy 66, no. 5: 442–43.

———. 1960. «The Economics of Slavery in the Antebellum South: A Reply». Journal of Political Economy 68, no. 2: 187–89.

Dowd, Douglas F. 1958. «The Economics of Slavery in the AnteBellum South: A Comment». Journal of Political Economy 66, no. 5: 440–42.

Ewing, Brad, Mark Thornton, y Mark Yanochik. 2001. «A New Perspective on Antebellum Slavery: Public Policy and Slave Prices». Atlantic Economic Journal 29, no. 3: 330–40.

———. 2003a. «Railroad Construction and Antebellum Slave Prices». Social Science Quarterly 84, no. 3: 723–37.

———. 2003b. «Railroad Construction and Antebellum Slave Prices, Rejoinder and Extension». Social Science Quarterly 84, no. 3: 723–37.

Fogel, Robert W., y Stanley L. Engerman. 1974. Time on the Cross: The Economics of American Negro Slavery. New York: W. W. Norton and Company.

Hummel, Jeffrey Rogers. 1996. Emancipating Slaves, Enslaving Free Men: A History of the American Civil War. Peru, Ind.: Open Court Trade and Academic Books.

Mises, Ludwig von. [1960] 2003. Epistemological Problems of Economics. Princeton, N.J.: D. Van Nostrum Co.

Moes, John E. 1960. «The Economics of Slavery in the Antebellum South: Another Comment». Journal of Political Economy 68, no. 2: 183–87.

Rothbard, Murray N. 1960. «A Note on the Economics of Slavery». Rothbard Archives. Auburn, Ala.: Instituto Mises.

———. [1962, 1970] 2004. Man, Economy, and State with Power and Market. ed. académica, ed. Joseph Stromberg. Auburn, Ala.: Instituto Ludwig von Mises.

———. 2010a. «Report on George B. DeHuszar y Thomas Hulbert Stevenson, A History of the American Republic, 2 vols»., Sept. 1961. En Strictly Confidential: The Private Volker Fund Memos of Murray N. Rothbard, ed. David Gordon. Auburn, Ala.: Instituto Ludwig von Mises.

———. 2010b. «Review of Douglass C. North, The Economic Growth of the United States, 1790–1860», May 1, 1961. En Strictly Confidential: The Private Volker Fund Memos of Murray N. Rothbard, ed. David Gordon. Auburn, Ala.: Instituto Ludwig von Mises.

Thornton, Mark. 1994. «Slavery, Profitability, and the Market Process». Review of Austrian Economics 7, no. 2: 21–47.

Cite This Article

Thornton, Mark, «Rothbard sobre la economía de la esclavitud», Quarterly Journal of Austrian Economics 22, no. 4 (Winter 2019): 565–578.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library