Mises Daily Articles

Home | Mises Library | Rothbard reivindicado

Rothbard reivindicado

Etiquetas Auges y caídasLa FedMercados libresHistoria de EEUU

09/04/2009Joseph T. Salerno

«La Depresión fue la primera vez en la historia de los EEUU que los salarios no cayeron durante un período de deflación significativa». —Economista de UCLA Lee E. Ohanian

En America's Great Depression, publicado originalmente en 1963, Murray Rothbard argumentó que el ajuste de la recesión que comenzó en 1929 empeoró enormemente y se convirtió en una depresión en toda regla por las políticas implementadas por Herbert Hoover. Entre las políticas de Hoover que sofocaron el proceso de ajuste, Rothbard identificó programas de obras públicas, aumentos de impuestos, la imposición de la tarifa Smoot-Hawley, pero especialmente los esfuerzos de Hoover para evitar el ajuste a la baja de los salarios nominales ejerciendo presión sobre los grandes industriales para que no recortar (e incluso aumentar) los salarios de sus empleados.

La explicación de Rothbard de cómo el proceso temporal y benigno de recesión y ajuste fue impedido y desviado hacia la Gran Depresión iba en contra de la opinión que Milton Friedman y Anna Schwartz expusieron en su obra clásica A Monetary History of the United States, 1867-1960, también publicado en 1963. Según Friedman-Schwartz, fue el colapso de la oferta monetaria debido a la negligencia de la Reserva Federal lo que convirtió lo que debería haber sido una «recesión común y corriente» en la Gran Depresión. La visión de Friedman-Schwartz llegó a dominar la corriente principal de la macroeconomía después del colapso del consenso keynesiano en la década de 1970. De hecho, es hoy la explicación convencional de la Gran Depresión, a la que se aferra Bernanke y que rige la respuesta política de la Fed a la actual crisis financiera.

Por lo tanto, durante décadas, Rothbard y un puñado de economistas misesianos fueron prácticamente los únicos que sostuvieron que las políticas intervencionistas de Hoover, particularmente en lo que afectaron al mercado laboral industrial, fueron las principales responsables de transformar lo que debería haber sido una recesión corta y aguda en la catástrofe económica de proporciones épicas que ahora conocemos como la «Gran Depresión». Ahora viene un documento de trabajo de la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER) escrito por un destacado macroeconomista con credenciales académicas impecables, y aceptado para su publicación por el influyente Journal of Economic Theory, que desafía el punto de vista de Friedman-Schwartz y brinda amplia evidencia a la posición de Rothbard sobre la génesis de la Gran Depresión. Al escribir su artículo, «Quién, o qué, inició la Gran Depresión», el economista de la UCLA, Lee E. Ohanian, pasó cuatro años estudiando detenidamente los datos salariales y seleccionando información de fuentes relacionadas con Hoover y su administración.1

Para cuantificar la magnitud de los efectos del programa del mercado laboral industrial de Hoover, Ohanian usó estos datos y fuentes para construir y calcular un modelo de equilibrio general de la economía de Hoover y lo comparó con cómo se habría comportado la economía modelo sin el programa de Hoover. .

Ohanian sostiene que la política de Hoover de aumentar los salarios y alentar el trabajo compartido «fue el evento más importante que precipitó la Gran Depresión» y resultó en «una distorsión significativa del mercado laboral».

Por lo tanto, «la recesión fue tres veces peor, como mínimo, de lo que hubiera sido de otra manera, debido a Hoover».

La razón principal es que en septiembre de 1931 los salarios nominales eran el 92 por ciento de su nivel dos años antes. Dado que se produjo una importante deflación de precios durante estos dos años, los salarios reales aumentaron un 10 por ciento durante el mismo período, mientras que el producto interno bruto (PIB) cayó un 27 por ciento. Por el contrario, durante 1920-1921, un período que estuvo acompañado por una severa deflación, «algunos salarios manufactureros cayeron un 30 por ciento. Mientras tanto, el PIB solo cayó un 4 por ciento».

Como señala Ohanian, «La Depresión fue la primera vez en la historia de los EEUU que los salarios no cayeron durante un período de deflación significativa». Ohanian estima que el grave desequilibrio del mercado laboral inducido por las políticas de Hoover representó el 18 por ciento de la disminución del 27 por ciento en el PIB de la nación en el cuarto trimestre de 1931.

Con respecto a las explicaciones ahora convencionales de la Gran Depresión, como las quiebras bancarias generalizadas y la severa contracción de la oferta monetaria, Ohanian señala que estos dos eventos no ocurrieron de manera significativa hasta mediados de 1931, dos años después de la implementación de las políticas del mercado laboral industrial de Hoover.

Además, Ohanian argumenta,

Cualquier explicación monetaria de la Depresión requiere una teoría de no neutralidad monetaria muy grande y muy prolongada. Tal teoría ha sido esquiva porque la Depresión es mucho más grande que cualquier otra recesión, y porque explicar la persistencia de una falta de neutralidad tan grande requiere, a su vez, una teoría de por qué las fuerzas económicas normales que en última instancia deshacen la falta de neutralidad monetaria estuvieron groseramente ausentes en este episodio.

La conclusión del artículo de Ohanian es —uno está tentado a decir «hardcore»— rothbardiana.

La Gran Depresión que rápidamente reemplazó y distorsionó el benigno proceso de recesión y ajuste no fue causada en ningún sentido por la deflación monetaria, sino por las rigideces de los salarios nominales inducidas por el gobierno, que por supuesto pueden evitarse temporalmente reduciendo subrepticiamente los salarios reales a través de una expansión monetaria imprevista. Así escribe Ohanian:

Concluyo que la Depresión es la consecuencia de los programas y políticas gubernamentales, incluidos los de Hoover, que aumentaron la capacidad de los trabajadores para aumentar los salarios por encima de sus niveles competitivos. La Depresión habría sido mucho menos severa en ausencia del programa de Hoover. De manera similar, dado el programa de Hoover, la Depresión habría sido mucho menos severa si la política monetaria hubiera respondido para evitar que el nivel de precios cayera, lo que elevó los salarios reales. Este análisis también proporciona una teoría de por qué el bajo gasto nominal —lo que algunos economistas denominan demanda agregada deficiente— generó una depresión tan grande en la década de 1930, pero no a principios de la década de 1920, que fue un período de deflación y contracción monetaria comparable, pero cuando las empresas recortan considerablemente los salarios nominales.

Esto nos deja con una pregunta muy interesante.

Aquí tenemos un artículo, escrito por un eminente macroeconomista en una universidad de investigación de primer nivel, que es un documento de trabajo de NBER y pronto se publicará en el prestigioso Journal of Economic Theory.

¿Es esto suficiente para dar tregua a aquellos economistas austriacos que descartan el análisis de la Gran Depresión de Rothbard y Mises y hacen la extraña afirmación de que la fase inflacionaria y la recesión inicial en 1929 se explican por la teoría austriaca del ciclo económico pero que esta teoría necesita complementarse con la historia de Friedman-Schwartz para explicar la severidad de la fase contractiva de 1930-1933?

  • 1. El documento de trabajo de Ohanian está disponible en línea en formato PDF. Descargar PDF Un informe sobre el documento basado en una entrevista con el autor está disponible en http://newsroom.ucla.edu/portal/ucla/pandering-to-labor-caused-great -91447.aspx. Las citas del texto proceden de ambas fuentes.
Author:

Contact Joseph T. Salerno

Joseph Salerno is academic vice president of the Mises Institute, professor emeritus of economics at Pace University, and editor of the Quarterly Journal of Austrian Economics.