Mises Daily Articles

Home | Mises Library | ¿Qué tiene de malo la econometría?

¿Qué tiene de malo la econometría?

Etiquetas Cálculo y ConocimientoOtras Escuelas de Pensamiento

04/17/2002Frank Shostak

Un reciente estudio académico de los economistas Karl Case, John Quigley y Robert Shiller sobre el comportamiento de los consumidores en los Estados Unidos y otras 13 naciones desarrolladas indica que el efecto de la riqueza de la vivienda es dos veces mayor en el gasto de los consumidores que los cambios comparables en la riqueza del mercado de valores. En los EEUU, por ejemplo, encontraron que un aumento del 10 por ciento en los precios de la vivienda provocaría un aumento promedio del 0,62 por ciento en el consumo, mientras que un salto similar en la riqueza del mercado de valores sólo provocaría un aumento del gasto de entre el 0,3 y el 0,2 por ciento (Barron's, 15 de abril de 2002).

Lo que permitió a estos economistas derivar estas respuestas es el modelado econométrico.

En las ciencias naturales, un experimento de laboratorio puede aislar varios elementos y sus movimientos. No existe un equivalente en la disciplina de la economía. El empleo de la econometría y la construcción de modelos econométricos es un intento de producir un laboratorio donde se puedan realizar experimentos controlados.

La idea de tener un laboratorio de este tipo es muy atractiva para los economistas y los políticos. Una vez que el modelo se construye y se aprueba como una buena réplica de la economía, los políticos pueden evaluar los resultados de las diversas políticas. Se argumenta que esto aumenta la eficiencia de las políticas gubernamentales y, por lo tanto, conduce a una economía mejor y más próspera. También se sugiere que el modelo puede servir de referencia para evaluar la validez de diversas ideas económicas. El otro propósito de un modelo es proporcionar una indicación sobre el futuro.

Mediante métodos matemáticos y estadísticos, un econometrista establece relaciones funcionales entre diversas variables económicas. Por ejemplo, los desembolsos de los consumidores personales están relacionados con la renta personal disponible y los tipos de interés, mientras que los gastos de capital fijo se explican por el stock pasado de capital, los tipos de interés y la actividad económica. La recopilación de esas diversas relaciones estimadas —es decir, las ecuaciones— constituyen un modelo econométrico.

La comparación de la bondad de ajuste de la simulación dinámica con los datos reales es un criterio importante para evaluar la fiabilidad de un modelo. (En una simulación estática, las ecuaciones del modelo se resuelven utilizando variables reales rezagadas. En una simulación dinámica, las ecuaciones se resuelven empleando calculadas a partir de las variables rezagadas del modelo). La prueba final del modelo es su respuesta a un cambio de variable política, como un aumento de los impuestos o un incremento de los gastos del gobierno. Mediante una evaluación cualitativa, el constructor del modelo decide si la respuesta es razonable o no. Una vez que el modelo se construye con éxito, está listo para ser utilizado.

A pesar del aura de importancia y la misteriosa sabiduría que proyecta el modelado econométrico, es sin embargo un recipiente vacío. El procedimiento de modelación econométrica emplea una metodología insostenible: trata de capturar el comportamiento humano por medio de métodos matemáticos y estadísticos.

¿Es el método matemático válido en las ciencias económicas?

Aplicando las matemáticas, la ciencia económica convencional intenta seguir los pasos de las ciencias naturales. En las ciencias naturales, el empleo de las matemáticas permite a los científicos formular la naturaleza esencial de los objetos. En resumen, por medio de una fórmula matemática, se capta la respuesta de los objetos a un estímulo particular en una condición dada. En consecuencia, dentro de estas condiciones dadas, la misma respuesta se obtendrá una y otra vez.

Sin embargo, el mismo enfoque no es válido en la economía. Porque la economía se supone que trata de seres humanos y no de objetos. De acuerdo con Mises,

La experiencia con la que las ciencias de la acción humana tienen que lidiar es siempre una experiencia de fenómenos complejos. No se pueden realizar experimentos de laboratorio con respecto a la acción humana.1

La principal característica o naturaleza de los seres humanos es que son animales racionales. Usan sus mentes para mantener sus vidas y su bienestar. El uso de la mente, sin embargo, no se establece para seguir algún tipo de procedimiento automático, sino que cada individuo emplea su mente de acuerdo con sus propias circunstancias. Esto hace imposible captar la naturaleza humana por medio de fórmulas matemáticas, como se hace en las ciencias naturales.

En resumen, las personas tienen la libertad de elegir cambiar de opinión y llevar a cabo acciones que son contrarias a lo que se observó en el pasado. Como resultado de la naturaleza única de los seres humanos, los análisis en economía sólo pueden ser cualitativos.

Además, perseguir el análisis cuantitativo implica la posibilidad de la asignación de números, que pueden ser sometidos a todas las operaciones de la aritmética. Para ello, es necesario definir una unidad fija objetiva. Tal unidad objetiva, sin embargo, no existe en el ámbito de las valoraciones humanas. Sobre esto Mises escribió, «No hay, en el campo de la economía, ninguna relación constante, y por consiguiente ninguna medida es posible.»2

No hay estándares constantes para medir las mentes, los valores y las ideas de los hombres. La valoración es el medio por el cual un individuo consciente y decidido evalúa los hechos de la realidad. En otras palabras, una vez que un individuo establece cuáles son los hechos, entonces evalúa cuáles de estos hechos establecidos son los más adecuados para alcanzar sus diversos fines.

Los objetivos o fines individuales establecen la norma para valorar los hechos de la realidad. Por ejemplo, si el objetivo de un individuo es mejorar su salud, entonces establecerá qué bienes beneficiarán su salud y cuáles no. Entre los que le beneficiarán, algunos serán más efectivos que otros. Sin embargo, no hay manera de cuantificar esta eficacia. Todo lo que se podría hacer es clasificar estos bienes de acuerdo con la eficacia percibida.

El uso de las matemáticas en la economía plantea otro problema grave. El empleo de funciones matemáticas implica que las acciones humanas se ponen en marcha por varios factores. Sin embargo, esta es una forma errónea de pensar. Por ejemplo, contrariamente a la forma matemática de pensar, los desembolsos individuales en bienes no son «causados» por los ingresos reales como tales. En su propio contexto, cada individuo decide cuánto de una determinada cantidad de ingresos se utilizará para el consumo y cuánto para el ahorro. Si bien es cierto que las personas responden a los cambios en sus ingresos, la respuesta no es automática y no puede ser captada por una fórmula matemática. Por ejemplo, un aumento de los ingresos de un individuo no implica automáticamente que su gasto de consumo siga el mismo camino. En otras palabras, cada individuo evalúa el aumento de sus ingresos en relación con los objetivos que quiere alcanzar. Así, puede decidir que es más beneficioso para él aumentar sus ahorros en lugar de aumentar su consumo.

La validez de la teoría de la probabilidad en la economía

Mientras que las matemáticas son la herramienta clave de los métodos econométricos, el fundamento de la econometría es la teoría de la probabilidad. ¿Qué es la probabilidad? La probabilidad de un acontecimiento es la proporción de veces que el acontecimiento se produce a partir de un gran número de ensayos. Por ejemplo, la probabilidad de obtener cabezas cuando se tira una moneda es del 50 por ciento. Esto no significa que cuando se lanza una moneda 10 veces, siempre se obtengan cinco cabezas. Sin embargo, si el experimento se repite un gran número de veces, entonces es probable que se obtenga el 50 por ciento. Cuanto mayor sea el número de lanzamientos, más cercana será la aproximación.

Alternativamente, digamos que se ha establecido que en un área particular la probabilidad de que las casas de madera se incendien es de 0,01. Esto significa que en base a la experiencia, en promedio, el 1 por ciento de las casas de madera se incendiarán. Esto no significa que este año o el siguiente el porcentaje de casas que se incendien sea exactamente del 1 por ciento. El porcentaje puede ser del 1 por ciento cada año o no. Sin embargo, con el tiempo, el promedio de estos porcentajes será del 1 por ciento.

Esta información, a su vez, puede convertirse en el costo de los daños causados por el fuego, estableciendo así las bases para el seguro contra el riesgo de incendio. Los propietarios de casas de madera podrían decidir unir su riesgo, es decir, repartir el riesgo estableciendo un fondo. En otras palabras, cada propietario de una casa de madera contribuirá en función de una cierta proporción de la cantidad total de dinero que se necesita para cubrir los daños de los propietarios cuyas casas resulten dañadas por el incendio. Obsérvese que el seguro contra el riesgo de incendio sólo puede tener lugar porque conocemos su distribución de probabilidad y porque hay suficientes propietarios de casas de madera para repartir el costo de los daños del incendio entre ellos de manera que la prima no sea excesiva. A este respecto, estos propietarios de casas de madera son todos miembros de un grupo o clase particular que se verá afectado de manera similar por un incendio. Sabemos que, en promedio, el 1 por ciento de los miembros de este grupo se verá afectado por el fuego. Sin embargo, no sabemos exactamente quién será. Lo importante para el seguro es que los miembros de un grupo deben ser homogéneos en lo que respecta a un evento en particular.

En economía, sin embargo, no tratamos con casos homogéneos. Cada observación es un evento único e irrepetible causado por una respuesta individual particular. Por consiguiente, no se puede establecer ninguna distribución de probabilidad. Una vez más, la distribución de probabilidad se basa en el supuesto de que estamos tratando con un evento no particular, y por lo tanto repetible. Tomemos por ejemplo las actividades empresariales. Si estas actividades fueran repetibles con distribuciones de probabilidad conocidas, entonces no necesitaríamos empresarios. Después de todo, un empresario es un individuo que organiza sus actividades para averiguar las necesidades futuras de los consumidores. Los requerimientos de la gente, sin embargo, nunca son constantes con respecto a un bien en particular. La suposición que hace la econometría - que la distribución de probabilidad existe y puede ser cuantificada - conduce a resultados absurdos. Porque describe, no un mundo de seres humanos que ejercitan sus mentes en la toma de decisiones, sino máquinas.

Las actividades humanas, sin embargo, no pueden ser analizadas de la misma manera que se analizan los objetos. Para darle sentido a los datos históricos, uno debe examinarlos no por medio de métodos estadísticos, sino tratando de comprender cómo surgieron.

Los modelos econométricos no tienen nada que ver con la realidad.

Dado que el ser humano se rige por la libertad de elección, los diversos análisis políticos mediante modelos, conocidos como análisis «what if» o multiplicadores, son poco más que juegos de niños y no pueden ser tomados en serio. Después de todo, suponer que un cambio en la política gubernamental dejaría intacta la estructura de las ecuaciones significaría que los individuos de la economía dejarían de estar vivos y, de hecho, quedarían congelados.

Otro problema importante de la mayoría de los modelos econométricos es que están diseñados según el pensamiento económico keynesiano. Así pues, la principal variable de esos modelos es el producto interno bruto, que se explica en el marco de los modelos por las interacciones entre diversos datos agrupados conocidos como agregados. La interacción entre diversos agregados en el marco del modelo da la impresión de que la economía trata del producto interno bruto, o de la balanza de pagos, pero no de los seres humanos y la vida humana. Obviamente esto va en contra del hecho de que todo en el mundo humano es causado por la conducta intencional del hombre.

Para mejorar la capacidad de un modelo econométrico como herramienta de previsión, los econometristas suelen emplear diversos trucos. La capacidad de predicción de cada ecuación del modelo se comprueba con los datos reales, y la diferencia entre los datos reales y los datos obtenidos de las ecuaciones, también conocida como factor de suma, se extrapola hacia adelante y se incorpora a las ecuaciones del modelo.

En muchos casos, el pronóstico producido por un modelo econométrico está fuertemente influenciado por el factor de adición que permite al constructor del modelo forzar el resultado del pronóstico de acuerdo con sus «corazonadas». La mayoría de las personas no son conscientes de estos trucos y creen que el modelo por sí solo generó el resultado. Todo esto arroja una sombra sobre los procedimientos «científicos» empleados por el modelado econométrico. Además, no hay que olvidar la calidad sospechosa de los datos a partir de los cuales se construyen los modelos econométricos. En resumen, los modelos econométricos no son más que un juego glorificado. Sobre esto Mises dijo,

Como método de análisis económico, la econometría es un juego infantil con cifras que no contribuye en nada a la elucidación de los problemas de la realidad económica.3

Conclusión

En lugar de considerar los modelos econométricos como una técnica sofisticada que puede descubrir la verdad oculta sobre la economía, deberíamos considerarlos como torpes y costosos dispositivos extrapolativos, que no tienen nada en común con la realidad. Quien decida utilizar los modelos como herramienta analítica o como dispositivo de previsión corre el riesgo de confundirse gravemente.

  • 1. Ludwig von Mises, Human Action (1963), p. 31.
  • 2. Human Action, pág. 55.
  • 3. Ludwig von Mises, The Ultimate Foundation of Economic Science (1962), p. 63.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Image source:
Getty
Shield icon library