Mises Daily Articles

Home | Mises Library | ¿Qué significa marginalidad?

¿Qué significa marginalidad?

06/04/2021Robert P. Murphy

¿Qué significa actuar «al margen» o pensar en términos de «marginalidad»? Los economistas utilizan el término con frecuencia. El Círculo Mises de la Viena de entreguerras tenía incluso canciones con estribillos que incluían las palabras «utilidad marginal».

El primer día de mis cursos de principios, enseño a mis alumnos que la gente toma decisiones «al margen». Por supuesto, esta afirmación es recibida principalmente con miradas de resignado aburrimiento y/o impotencia. Intento aclararlo diciendo que si miramos un papel, el margen es sólo el borde, no toda la hoja. Esta explicación tampoco sirve de mucho. El hecho es que los economistas están tan acostumbrados al pensamiento marginal que les cuesta explicarlo a alguien que nunca ha oído hablar de él. Así que lo que hago es saltar rápidamente a algunos ejemplos.

La paradoja del agua y el diamante

La aplicación más famosa del marginalismo es la solución a la llamada paradoja del agua y el diamante, que pareció dejar perplejo a Adam Smith en su Riqueza de las naciones.1 El problema es el siguiente: ¿Por qué los diamantes tienen un valor de cambio más alto que el agua, cuando los diamantes son una mera fruslería mientras que el agua es esencial para la vida? ¿No debería la gente estar dispuesta a ofrecer más a cambio de una unidad de agua que de una unidad de diamantes?

La solución, por supuesto, es que ningún individuo se encuentra nunca en la situación de elegir entre todos los diamantes del mundo y toda el agua del mundo. La elección se hace al margen. Si se ofrece la posibilidad de elegir entre un vaso de agua y un puñado de diamantes, la mayoría de la gente elegiría lo segundo porque la utilidad marginal de esos diamantes en particular es mayor que la utilidad marginal de ese vaso de agua en particular.

Algunos economistas describirían esta situación diciendo que los diamantes son más escasos que el agua, porque la demanda de diamantes en relación con su oferta es mucho mayor. Sí, el agua es más importante para el bienestar humano que los diamantes, pero hay tanta agua que incluso si desaparecieran 10 billones de galones, a nadie le importaría. En cambio, si sólo desaparecieran unos pocos kilos de diamantes, algunas personas se sentirían muy molestas.

Los profesores frente a los deportistas

La clásica confusión sobre el valor de uso y de cambio resurge en los tiempos modernos cada vez que alguien se lamenta: «¡Los profesores ganan sólo una fracción de lo que ganan los deportistas profesionales! ¿Acaso este país no se preocupa más por la educación que por el deporte?».

Una vez más, estas afirmaciones no tienen en cuenta el hecho de que las decisiones se toman al margen. El hecho de que un profesor gane 25.000 dólares mientras que un jugador de béisbol gana 250.000 dólares no implica que alguien piense que el béisbol es más importante que la educación (¡aunque algunos pueden creerlo!). Lo único que significa es que el primer empleador cree que los servicios de ese profesor en particular valen (al menos) 25.000 dólares, mientras que el segundo empleador cree que los servicios de ese jugador de béisbol en particular valen (al menos) 250.000 dólares.

Al igual que con el agua y los diamantes, la cuestión es de escasez relativa. La aptitud y las habilidades necesarias para ser profesor son mucho más abundantes (en relación con los usos que otros hacen de los servicios de enseñanza) que la aptitud y las habilidades necesarias para ser atleta profesional (en relación con la cantidad de deportes profesionales que los consumidores desean ver). Si cincuenta profesores de instituto de EEUU al azar renunciasen repentinamente, el impacto en la educación sería insignificante; se podrían encontrar sustitutos casi inmediatamente, y en poco tiempo nadie notaría el cambio. Pero si, de repente, cincuenta jugadores de la NBA al azar renunciaran, la liga tardaría años en recuperarse por completo de la pérdida.

Antes de dejar el tema de la remuneración de los profesores frente a la de los deportistas, permítanme señalar una sutil contradicción de los críticos del capitalismo: los mismos que nos recuerdan una y otra vez que los ingresos de una persona no son una medida de su valor intrínseco, son los que más se quejan de las «prioridades» de este país en materia de salarios. Pero si ya estamos de acuerdo en que el salario de una persona no tiene relación con su valor moral o su importancia social, entonces ¿por qué el profesor (o la enfermera, el bombero, etc.) tiene derecho a más dinero que el deportista profesional?

Coste hundido

Una extensión lógica del pensamiento marginalista es la noción de coste hundido. El principio aquí suele resumirse con la expresión «lo pasado, pasado está». Por alguna razón, la gente tiene tendencia a tomar decisiones presentes inferiores por un intento equivocado de mitigar los errores anteriores de previsión.

Un ejemplo típico sería el de un hombre que va a un restaurante de lujo y, en un arrebato de audacia, pide un plato principal de cien dólares aunque el camarero le advierte de que es bastante picante. Al probar por primera vez el plato, el hombre se da cuenta de que es demasiado picante para su suave paladar. De hecho, el hombre encuentra el plato tan intolerable que normalmente lo tiraría. Pero como el hombre tendrá que pagar 100 dólares por él (suponemos que no puede devolverlo para que le devuelvan el dinero), se obliga a comer el plato para «hacer valer su dinero».

El error2 aquí es que nuestro hombre se olvida de que los 100 dólares están hundidos. Se coma o no el plato, tendrá que pagar 100 dólares al restaurante cuando se vaya. Su decisión previa —pedir el plato— le comprometió a ello, y fue esa decisión la que realmente le costó 100 dólares. Ahora, con la comida picante delante de él, el hombre se enfrenta a una decisión posterior: ¿Comer el plato o no? Si, por estipulación, el hombre prefiere pasar hambre antes de obligar a comer si fuera gratis, entonces debería hacer lo mismo aquí, ya que la decisión de comer o no el plato no conlleva consideraciones financieras. (Es decir, nadie está esperando entre bastidores para entregarle al hombre un billete de cien dólares por limpiar su plato).

Un ejemplo similar sería el de alguien que se gasta 1.000 dólares en una suscripción al gimnasio y se obliga a ir todos los días, aunque no lo haría si la suscripción hubiera costado sólo 100 dólares. Una vez más, esos 1.000 dólares ya se han gastado3 —el hombre debe decidir, cada día, si va o no ese día. Cada elección es marginal; el hombre no puede deshacer sus acciones anteriores. Ya no puede elegir si se apunta o no al gimnasio.

Terminaré con un último ejemplo sacado de la experiencia real. Conozco a una persona que se gastó mucho en la renovación de una casa que casualmente tenía un árbol viejo y podrido al lado. Cuando el vecino de al lado le pidió que aportara unos cientos de dólares para que quitaran el árbol (para que no cayera sobre ninguna de las dos casas), el propietario respondió aparentemente diciendo: «No, ya he invertido demasiado dinero en esta propiedad».

Al igual que la justificación del comensal, esta explicación tampoco tiene sentido, porque no trata lo pasado como pasado. El dinero ya se había gastado en la renovación de la casa. Ahora la cuestión es la siguiente: ¿Merece la pena gastar unos cientos de dólares para reducir el riesgo de daños en la casa? Tal vez sí, o tal vez no; no digo que el propietario haya tomado la decisión equivocada. Pero la afirmación de que esta decisión debería estar influida por la cantidad de «dinero total» que se ha invertido en el proyecto, aunque es comprensible, se desmorona bajo un examen más detallado.

Conclusión:

Uno de los principios básicos de la economía es que la gente toma decisiones en el margen. Fundamentalmente, se trata de una afirmación positiva: la gente, de hecho, sólo elige entre unidades marginales; nadie elige nunca entre «agua» y «diamantes». Sin embargo, el principio marginal (y la doctrina conexa de los costes hundidos) también puede ser prescriptivo cuando la gente toma decisiones basadas en cadenas de razonamiento defectuosas.

  • 1. Algunos historiadores del pensamiento económico sostienen que Smith confundió la cuestión al señalar la diferencia entre el valor de uso y el de cambio en un bien como el agua, y luego simplemente pasar a la acción sin más comentarios, a pesar de que los escritores económicos ya se habían acercado mucho a la solución moderna de la paradoja implícita. De hecho, ¡el propio Smith tenía una discusión mucho más coherente en sus propias conferencias!
  • 2. Al comentar ejemplos como éste, el filósofo Roderick Long señala que no hay nada «irracional» en considerar los «costes hundidos».  Si los valores de alguien son esos, entonces son esos. (Por poner un ejemplo tonto, si alguien tuviera fuertes creencias religiosas de que sería condenado por ignorar los costes hundidos, entonces sería perfectamente sensato comerse el plato principal).  Pero en este caso, los costes no estarían realmente hundidos, porque la decisión presente (comer o no el plato) conllevaría futuros sentimientos de angustia, culpa, etc. A pesar de estas complicaciones, sigo pensando que un debate sobre los costes hundidos es útil a nivel introductorio. En circunstancias normales, el economista instaría a la gente a dejar de sentir angustia o culpa por los costes que están realmente hundidos.
  • 3. Este escenario no debe confundirse con otros esquemas relacionados, en los que los programas de pérdida de peso (por ejemplo) cobran una cuota inicial muy alta y luego devuelven parte del dinero si el cliente alcanza determinados pesos objetivo. En este caso, parte del dinero puede recuperarse realmente con las decisiones actuales, por lo que, al margen, es sensato considerar las ramificaciones financieras de comer más o menos postre.
Author:

Contact Robert P. Murphy

Robert P. Murphy is a Senior Fellow with the Mises Institute. He is the author of many books. His latest is Contra Krugman: Smashing the Errors of America's Most Famous KeynesianHis other works include Chaos Theory, Lessons for the Young Economist, and Choice: Cooperation, Enterprise, and Human Action (Independent Institute, 2015) which is a modern distillation of the essentials of Mises's thought for the layperson. Murphy is cohost, with Tom Woods, of the popular podcast Contra Krugman, which is a weekly refutation of Paul Krugman's New York Times column. He is also host of The Bob Murphy Show.

Image source:
commons.wikimedia.org
Shield icon library