Mises Daily Articles

Home | Mises Library | ¿Qué causó la hambruna de la papa irlandesa?

¿Qué causó la hambruna de la papa irlandesa?

Etiquetas Mercados libresIntervencionismoOtras Escuelas de Pensamiento

03/17/2017Mark Thornton

[Este artículo apareció originalmente en The Free Market, abril de 1998; volumen 16, número 4.]

Escuche la versión de audio MP3 de este comentario.

El Primer Ministro británico Tony Blair se disculpó por haber hecho «muy poco» en respuesta a la hambruna de la papa irlandesa del siglo XIX que mató a un millón de personas y provocó la emigración de millones más. Pero de hecho, el gobierno inglés fue culpable de hacer demasiado.

La declaración de Blair llama la atención sobre la pregunta de qué causó la hambruna. Hasta ahora, la teoría popular es que los irlandeses eran promiscuos, perezosos y excesivamente dependientes de la papa. Como resultado, murieron por cientos de miles cuando apareció una plaga que arruinó su fuente de alimento, en medio de uno de los períodos de crecimiento económico más rápido de la historia de la humanidad.

¿Fue la hambruna de la papa un accidente ecológico, como suelen decir los historiadores? Como la mayoría de las hambrunas, tuvo poco que ver con la disminución de la producción de alimentos como tal. Adam Smith tenía razón en que las «malas estaciones» causan «escasez», pero «la violencia de los gobiernos bien intencionados» puede convertir la «escasez en hambruna».

De hecho, la causa más flagrante de la hambruna no fue una enfermedad de las plantas, sino la larga hegemonía política de Inglaterra sobre Irlanda. Los ingleses conquistaron Irlanda, varias veces, y se apoderaron de un vasto territorio agrícola. Grandes trozos de tierra fueron entregados a los ingleses.

Estos terratenientes, a su vez, contrataron a granjeros para administrar sus propiedades. Los administradores luego alquilaron pequeñas parcelas a la población local a cambio de mano de obra y cultivos comerciales. La competencia por la tierra resultó en rentas altas y parcelas más pequeñas, exprimiendo así a los irlandeses hasta la subsistencia y proporcionando un gran drenaje financiero a la economía.

La tenencia de la tierra puede ser eficiente, pero los irlandeses no tienen derechos sobre la tierra que trabajan o sobre cualquier mejora que puedan hacer. Sólo en áreas dominadas por los protestantes los granjeros arrendatarios tenían derechos sobre sus mejoras de capital. Como los propietarios residían en gran parte en Inglaterra, no había nadie que realizara mejoras de capital sistemáticas.

Los irlandeses sufrieron muchas hambrunas bajo el dominio inglés. Como un boxeador con ambos brazos atados a la espalda, los irlandeses sólo podían estar de pie y absorber golpe tras golpe. Se necesitaron «muchas circunstancias» de la política inglesa para crear el golpe de gracia y la respuesta definitiva a la cuestión irlandesa.

El economista de libre mercado J.B. Say se apresuró a señalar que el sistema de propietarios ausentes era deplorable. Diagnosticó con precisión esta causa y pronosticó sombríamente los desastrosos resultados que siguieron. Tristemente transmitió la sugerencia de un miembro del Parlamento de que los mares se tragaran la isla de Erin por un período lo suficientemente largo como para destruir todo en ella.

La ley maltusiana de población se utiliza a veces para explicar la culpa inglesa. Aquí los irlandeses eran vistos como un grupo promiscuo que se casaba joven y tenía demasiados hijos. El propio Malthus consideraba la situación de los irlandeses como desesperada. Los irlandeses pagaron por sus pecados a través de la hambruna y la enfermedad que causó la hambruna.

¿Eran los irlandeses un grupo tan promiscuo? La población de Irlanda era alta y la isla se había vuelto densamente poblada después de la unión con Gran Bretaña en 1801. Parte de este crecimiento demográfico puede atribuirse al desarrollo económico básico, ya que la población también aumentaba rápidamente en Inglaterra y en otros lugares de Europa.

De hecho, la población irlandesa sólo crecía ligeramente más rápido que la inglesa y partía de una base mucho más pequeña. ¿Pero por qué estaba creciendo más rápido? La respuesta está en el hecho de que Inglaterra había colocado a Irlanda en una posición inusual como el granero de la Revolución Industrial.

Las leyes británicas sobre el maíz fueron diseñadas para proteger a los agricultores locales de la competencia extranjera. En 1801, estas leyes se extendieron a Irlanda. Las leyes no sólo mantuvieron los precios altos, sino que protegieron contra la caída de los precios en años de abundancia. Los principales beneficiarios de este proteccionismo fueron los terratenientes ingleses ausentes de Irlanda, no los irlandeses.

El pueblo irlandés pudo cultivar grandes cantidades de papas nutritivas que alimentaban a sus familias y animales. Los terratenientes se beneficiaron del hecho de que la papa no agotó el suelo y permitió que un mayor porcentaje de la finca se dedicara a cultivos de grano para su exportación a Inglaterra.

El aumento de los precios alentó el cultivo de nuevas tierras y el uso más intenso de las tierras de cultivo existentes. Un insumo primario en este aumento de la producción fue el campesino irlandés que en la mayoría de los casos no era más que un siervo sin tierra. Asimismo, la tasa de crecimiento de la población se redujo en respuesta a la disminución de los niveles de proteccionismo en el decenio anterior a la Hambruna.

Este estímulo artificial a la población irlandesa estaba asegurado con los terratenientes ingleses en el control del Parlamento. Sin embargo, los fabricantes y trabajadores ingleses apoyaron el libre comercio y crecieron como fuerza política. Con la agitación de la Liga de la Ley anti cereales  los Whigs y los Tories acordaron en 1845 reducir los aranceles proteccionistas y las Leyes de los cereales por completo para 1849. El precio del trigo se desplomó en 1847 («el maíz» siendo británico para los granos, especialmente el trigo, el grano principal protegido por las Leyes de los cereales), cayendo a un mínimo de 67 años.

La derogación impactó drásticamente el valor capital de las tierras de cultivo en Irlanda y redujo la demanda de mano de obra, ya que las tierras irlandesas se convirtieron de la producción de granos a la de pastos. Debe quedar claro que si bien el libre comercio provocó estos cambios, la culpa tanto del estímulo del crecimiento demográfico previo a la hambruna como de la consiguiente despoblación (la población irlandesa no se recuperó hasta 1951 y la emigración neta no terminó hasta 1996) recae en el proteccionismo inglés y en las Leyes del Maíz.

Estas crisis de precios hicieron inevitable una disminución de la población. Como la emigración se convirtió en una opción viable, muchos irlandeses decidieron hacer el largo y peligroso viaje hacia el Nuevo Mundo en lugar de tomar el ferry para ir a las fábricas de Inglaterra.

Veamos ahora el llamado enfoque del laissez-faire que los ingleses aplicaron a la hambruna y por el que Tony Blair se disculpó. Esto es importante porque forma la columna vertebral del caso de que el libre mercado no puede hacer frente a la hambruna y la crisis (también que el FMI y el FEMA son más necesarios hoy en día).

Lejos de permitir que el mercado funcione, Inglaterra lanzó un programa masivo de intervención gubernamental, consistente principalmente en la construcción de casas de trabajo, la mayoría terminadas justo antes del comienzo de la Hambruna.

Anteriormente, la Investigación de los Pobres Irlandeses había rechazado el asilo como solución a la pobreza. En el informe, el arzobispo Whately — atacado hoy por su postura de libre mercado — argumentó que la solución a la pobreza es la inversión y la caridad, pero estas conclusiones «radicales» fueron rechazadas por los ingleses, quienes desecharon el informe y nombraron a George Nicholls para escribir uno nuevo.

Los centros de trabajo, una versión temprana de los programas de trabajo del New Deal, sólo empeoraron el problema de la pobreza. Un sistema de extensas obras públicas requería una fuerte imposición a la economía local. Los funcionarios ingleses dirigieron el dinero de los proyectos que aumentarían la productividad y la producción agrícola a la construcción de carreteras inútiles.

La mayoría de estos caminos no empezaron ni terminaron en ninguna parte. Peor aún, la política establecida por Sir Charles Trevelyan de pagar salarios inferiores a los del mercado, que como se puede imaginar eran bastante bajos, significaba que los trabajadores ganaban menos en alimentos que la energía calórica que solían gastar en el trabajo de las carreteras.

El gobierno británico abrió comedores de beneficencia en 1847 y éstos tuvieron cierto éxito porque imitaban la caridad privada y proporcionaban nutrición sin requerir un esfuerzo calórico o aumentos significativos de los impuestos. Pero los comedores se terminaron rápidamente. Luego vino el regreso de los hospicios, pero nuevamente no pudieron resolver el problema de la pobreza y el hambre. En el verano de 1847, el gobierno aumentó los impuestos, un acto verdaderamente cruel.

Además del fracaso fundamental de los programas del gobierno, los centros de trabajo, las obras públicas y los comedores de beneficencia tendían a concentrar a la gente en grupos más grandes y en espacios más reducidos. Esto permitió que el principal asesino de la hambruna — la enfermedad — hiciera su malvado trabajo.

Menos irlandeses habían muerto en las numerosas hambrunas del pasado; de hecho, el tizón de la papa no afectó gravemente a la mayor parte de Europa. ¿Qué era diferente en Irlanda en la década de 1840? La Ley de Pobres irlandesa desplazó a la caridad privada. En las hambrunas anteriores, los irlandeses y los ingleses habían proporcionado una gran cantidad de caridad. Pero, ¿por qué donar cuando el contribuyente se ocupaba de la situación? Los ingleses fueron fuertemente gravados para pagar programas de bienestar masivos. El contribuyente irlandés no estaba en posición de proveer caridad adicional.

Los informes sobre la política inglesa hacia la caridad genuina son difíciles de ignorar. Una cuenta tenía a la gente de Massachusetts enviando un barco de grano a Irlanda que las autoridades inglesas almacenaron alegando que perturbaría el comercio. Otro informe tiene al gobierno británico apelando al Sultán de Turquía para que reduzca su donación de 10.000 a 1.000 libras para no avergonzar a la Reina Victoria, que sólo había prometido 1.000 libras de ayuda.

Otros factores desempeñaron un papel. La Ley de Bancos de 1844 precipitó una crisis financiera creada por una contracción del dinero al sustituir una política de crédito más restrictiva por otra más laxa. En conjunto, estos factores apoyan la acusación de John Mitchel de que «el Todopoderoso envió el tizón de la papa pero los ingleses crearon la hambruna».

¿Los ingleses crearon la Hambruna a propósito? Esta era después de todo una época de revolución, y se sospechaba que los irlandeses planeaban otra revuelta. La «Cuestión Irlandesa» era de gran importancia y muchos ingleses estaban de acuerdo con Trevelyan en que Dios había enviado la plaga y la hambruna.

En última instancia, la cuestión de la culpa no es tan importante como la de la causa. Aún más importante es que la hambruna es una fuente de grandes errores económicos, como la afirmación de que las hambrunas son culpa del mercado y el libre comercio, y que la hambruna es el resultado de la política del laissez-faire. Incluso Karl Marx fue fuertemente influenciado por los eventos que ocurrieron en Irlanda, como escribió en Londres.

Irlanda fue barrida por las fuerzas económicas que emanaban de uno de los Estados más poderosos y agresivos que el mundo había conocido. No sufrió de un hongo (que los científicos ingleses insistieron en que era sólo humedad excesiva) sino de conquista, robo, esclavitud, proteccionismo, bienestar del gobierno, obras públicas e inflación.

Como estadounidense, no soy de los que consideran la disculpa del Sr. Blair. Sin embargo, si la disculpa hubiera sido por causar la hambruna y por las políticas de bienestar que la hicieron tan mortal, tendría mucho más que recomendar.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Author:

Contact Mark Thornton

Mark Thornton is a Senior Fellow at the Mises Institute and the book review editor of the Quarterly Journal of Austrian Economics. He has authored seven books and is a frequent guest on national radio shows.

Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library