Mises Daily Articles

Home | Mises Library | Por qué el Estado exige controlar el dinero

Por qué el Estado exige controlar el dinero

Etiquetas Auges y caídasMercados libresDinero y BancaOtras Escuelas de Pensamiento

08/11/2021Hans-Hermann Hoppe

Imagina que estás al mando del Estado, definido como una institución que posee el monopolio territorial de la toma de decisiones en última instancia en todos los casos de conflicto, incluidos los conflictos que involucran al propio Estado y a sus agentes, y, por implicación, el derecho a cobrar impuestos, es decir, a determinar unilateralmente el precio que tus súbditos deben pagarte por realizar la tarea de toma de decisiones en última instancia.

Actuar bajo estas limitaciones —o más bien, la falta de limitaciones— es lo que constituye la política y la acción política, y debería estar claro desde el principio que la política, entonces, por su propia naturaleza, siempre significa travesura. No desde su punto de vista, por supuesto, sino desde el punto de vista de los que están sometidos a su gobierno como juez supremo. Como es de esperar, usted utilizará su posición para enriquecerse a costa de los demás.

Más concretamente, podemos predecir en particular cuál será su actitud y su política con respecto al dinero y la banca.

Supongamos que usted gobierna un territorio que se ha desarrollado más allá de la etapa de una economía primitiva de trueque y donde se utiliza un medio de intercambio común, es decir, un dinero. En primer lugar, es fácil ver por qué estarías especialmente interesado en el dinero y los asuntos monetarios. Como gobernante del Estado, en principio puedes confiscar lo que quieras y proveerte de una renta no ganada. Pero en lugar de confiscar diversos bienes de producción o de consumo, naturalmente preferirás confiscar dinero. Porque el dinero, como el bien más fácil y ampliamente vendible y aceptable de todos, te permite la mayor libertad para gastar tus ingresos como quieras, en la mayor variedad de bienes. Así pues, los impuestos que impongas a la sociedad serán, ante todo, impuestos sobre el dinero, ya sea sobre la propiedad o sobre la renta. Querrás maximizar tus ingresos por impuestos sobre el dinero.

En este intento, sin embargo, se encontrará rápidamente con algunas dificultades bastante intratables. Al final, sus intentos de aumentar aún más sus ingresos fiscales encontrarán resistencia en el sentido de que unos tipos impositivos más altos no conducirán a unos ingresos fiscales más altos, sino más bajos. Sus ingresos —su dinero para gastos— disminuyen, porque los productores, agobiados por tipos impositivos cada vez más altos, simplemente producen menos.

En esta situación, sólo le queda otra opción para seguir aumentando o, al menos, mantener su nivel de gasto actual: pedir prestados esos fondos. Y para ello debe acudir a los bancos, y de ahí su especial interés también en los bancos y en el sector bancario. Si pides dinero prestado a los bancos, éstos se interesarán automáticamente por tu bienestar futuro. Querrán que sigas en el negocio, es decir, quieren que el Estado siga en su negocio de explotación. Y como los bancos suelen ser actores importantes en la sociedad, este apoyo es ciertamente beneficioso para ti. Por otro lado, como aspecto negativo, si pides dinero prestado a los bancos no sólo se espera que devuelvas el préstamo, sino que además pagues intereses.

La pregunta que se le plantea a usted, como gobernante, es la siguiente: ¿Cómo puedo liberarme de estas dos limitaciones, es decir, de la resistencia fiscal en forma de disminución de los ingresos fiscales y de la necesidad de pedir préstamos y pagar intereses a los bancos?

No es demasiado difícil ver cuál es la solución definitiva a su problema.

Puedes alcanzar la deseada independencia de los contribuyentes y del pago de impuestos y de los bancos, si sólo te estableces primero como monopolista territorial de la producción de dinero. En tu territorio, sólo tú puedes producir dinero. Pero eso no es suficiente. Porque mientras el dinero sea un bien regular que debe ser producido costosamente, no hay nada para ti, excepto los gastos. Lo más importante, pues, es que utilices tu posición de monopolio para reducir el coste de producción y la calidad del dinero lo más cerca posible de cero. En lugar de dinero de calidad costosa, como el oro o la plata, debes procurar que se conviertan en dinero trozos de papel sin valor que puedan producirse a un coste prácticamente nulo. (Normalmente, nadie aceptaría trozos de papel sin valor como pago de nada. Los trozos de papel son aceptables como pago sólo en la medida en que son títulos de algo más, es decir, títulos de propiedad. En otras palabras, entonces, hay que sustituir los trozos de papel que eran títulos de dinero por trozos de papel que son títulos de nada).

En condiciones de competencia, es decir, si todo el mundo fuera libre de producir dinero, se produciría un dinero que puede producirse a un coste casi nulo hasta una cantidad en la que el ingreso marginal fuera igual al coste marginal, y como el coste marginal es cero, el ingreso marginal, es decir, el poder adquisitivo de este dinero, también sería cero. De ahí la necesidad de monopolizar la producción de papel moneda, para restringir su oferta, con el fin de evitar condiciones hiperinflacionarias y la desaparición del dinero del mercado por completo (y una huida hacia los "valores reales"), y tanto más cuanto más barata sea la mercancía monetaria.

En cierto modo, has logrado lo que todos los alquimistas y sus patrocinadores querían conseguir: has producido algo valioso (dinero con poder adquisitivo) a partir de algo prácticamente sin valor. Menudo logro. No te cuesta prácticamente nada y puedes darte la vuelta y comprarte algo realmente valioso, como una casa o un Mercedes; y puedes conseguir estas maravillas no sólo para ti, sino también para tus amigos y conocidos, de los que descubres que de repente tienes mucho más de lo que tenías (incluidos muchos economistas, que explican por qué tu monopolio es realmente bueno para todos).

¿Cuáles son los efectos? En primer lugar, más papel moneda no afecta en lo más mínimo a la cantidad o calidad de todos los demás bienes no monetarios. Existen tantos otros bienes como antes. Esto refuta inmediatamente la noción - aparentemente sostenida por la mayoría, si no todos los economistas de la corriente principal - de que "más" dinero puede aumentar de alguna manera la "riqueza social". Creer esto, como aparentemente hacen todos los que proponen una política de dinero fácil como una forma eficiente y «socialmente responsable» de salir de los problemas económicos, es creer en la magia: que las piedras -o más bien el papel- pueden convertirse en pan.

Más bien, lo que afectará el dinero adicional que se imprimió es doble. Por un lado, los precios del dinero serán más altos de lo que serían en otras circunstancias, y el poder adquisitivo por unidad de dinero será menor. En una palabra, el resultado será la inflación. Sin embargo, lo más importante es que mientras la mayor cantidad de dinero no aumenta (o disminuye) la cantidad total de la riqueza social actualmente existente (la cantidad total de todos los bienes de la sociedad), redistribuye la riqueza existente a favor de usted y de sus amigos y conocidos, es decir, de los que reciben su dinero primero. Tú y tus amigos os enriquecéis relativamente (poseéis una parte mayor de la riqueza social total) a costa de empobrecer a los demás (que, como resultado, poseen menos).

El problema, para ti y tus amigos, de este montaje institucional no es que no funcione. Funciona perfectamente, siempre en beneficio propio (y de tus amigos) y siempre a costa de los demás. Lo único que hay que hacer es evitar la hiperinflación. Porque en ese caso la gente evitaría usar el dinero y huiría hacia los valores reales, robándote así tu varita mágica. El problema de tu monopolio del papel moneda, si es que lo hay, es sólo que este hecho será inmediatamente advertido también por los demás y reconocido como la gran y criminal estafa que de hecho es.

Pero este problema se puede superar también si, además de monopolizar la producción de dinero, se establece como banquero y se entra en el negocio bancario con la creación de un banco central.

Como puedes crear papel moneda de la nada, también puedes crear crédito de la nada. De hecho, como puedes crear crédito de la nada (sin ningún ahorro por tu parte), puedes ofrecer préstamos a tipos más baratos que nadie, incluso a un tipo de interés tan bajo como cero (o incluso a un tipo negativo). Con esta capacidad, no sólo se elimina tu antigua dependencia de los bancos y de la industria bancaria; puedes, además, hacer que los bancos dependan de ti, y puedes forjar una alianza y complicidad permanentes entre los bancos y el Estado. Ni siquiera tienes que involucrarte en el negocio de invertir el crédito tú mismo. Esa tarea, y el riesgo que conlleva, puedes dejarla sin problemas a los bancos comerciales. Lo que tú, tu banco central, tienes que hacer es sólo esto: Creas crédito de la nada y luego prestas este dinero, a tipos de interés por debajo del mercado, a los bancos comerciales. En lugar de que usted pague intereses a los bancos, los bancos le pagan a usted. Y los bancos, a su vez, prestan tu crédito fácil recién creado a sus amigos empresarios a tipos de interés algo más altos, pero todavía por debajo del mercado (para ganar con el diferencial de intereses). Además, para que los bancos estén especialmente interesados en trabajar con usted, puede permitirles que creen una cierta cantidad de su propio crédito nuevo (de dinero de la chequera) además del crédito que usted ha creado (banca de reserva fraccionaria).

¿Cuáles son las consecuencias de esta política monetaria? En gran medida son las mismas que con una política de dinero fácil: En primer lugar, una política de crédito fácil también es inflacionaria. Se pone en circulación más dinero y los precios serán más altos, y el poder adquisitivo del dinero más bajo, de lo que hubiera sido en caso contrario. En segundo lugar, la expansión del crédito tampoco tiene ningún efecto sobre la cantidad o la calidad de todos los bienes existentes en la actualidad. No aumenta ni disminuye su cantidad. Más dinero es sólo esto: más papel. No aumenta ni puede aumentar un ápice la riqueza social. En tercer lugar, el crédito fácil también engendra una redistribución sistemática de la riqueza social a favor de ustedes, el banco central y los bancos comerciales de su cártel. Usted recibe un rendimiento de intereses sobre el dinero que ha creado prácticamente a coste cero de la nada (en lugar de sobre el dinero ahorrado a costa de un ingreso existente), y lo mismo hacen los bancos, que ganan intereses adicionales sobre sus préstamos de dinero sin coste. Tanto usted como sus amigos banqueros se apropian así de una "renta no ganada". Usted y los bancos se enriquecen a costa de todos los ahorradores de dinero "reales" (que reciben un rendimiento de intereses inferior al que obtendrían de otro modo, es decir, sin la inyección de su crédito barato y el de los bancos en el mercado crediticio).

Por otro lado, también existe una diferencia fundamental entre una política monetaria fácil, de imprimir y gastar, y una política crediticia fácil, de imprimir y prestar.

En primer lugar, una política de crédito fácil altera la estructura de la producción - qué se produce y quién lo hace - de forma muy significativa.

Usted, el jefe del banco central, puede crear crédito de la nada. No tiene que ahorrar primero dinero de sus ingresos monetarios, es decir, recortar sus propios gastos y, por tanto, abstenerse de comprar ciertos bienes no monetarios (como debe hacer toda persona normal, si concede un crédito a alguien). Sólo tiene que poner en marcha la imprenta y puede así rebajar cualquier tipo de interés exigido a los prestatarios por los ahorradores en el mercado. Conceder un crédito no implica ningún sacrificio por su parte (por eso esta institución es tan "bonita"). Si las cosas van bien, se le pagará un interés positivo por su inversión en papel, y si no van bien... bueno, como productor monopolista de dinero, siempre puede compensar las pérdidas más fácilmente que nadie: cubriendo sus pérdidas con aún más papel impreso.

Así pues, sin costes y sin un verdadero riesgo personal de pérdidas, puede conceder créditos de forma esencialmente indiscriminada, a todo el mundo y para cualquier fin, sin preocuparse de la solvencia del deudor ni de la solidez de su plan de negocio. Debido a su crédito "fácil", ciertas personas (en particular los banqueros de inversión) que de otro modo no se considerarían suficientemente solventes, y ciertos proyectos (en particular de los bancos y sus principales clientes) que no se considerarían rentables, sino despilfarradores o demasiado arriesgados, en cambio, obtienen crédito y se financian.

Básicamente, lo mismo se aplica a los bancos comerciales de su cártel bancario. Debido a su relación especial con usted, como primeros receptores de su crédito de papel moneda sin coste, los bancos también pueden ofrecer préstamos a los posibles prestamistas a tipos de interés inferiores a los del mercado, y si las cosas les van bien, les van bien; y si no, pueden confiar en que usted, como productor monopolista de dinero, les sacará de apuros de la misma manera que usted se saca de cualquier problema financiero: con más papel moneda. En consecuencia, los bancos también serán menos selectivos en la selección de sus clientes y sus planes de negocio y más propensos a financiar a las personas y los proyectos "equivocados".

Y hay una segunda diferencia significativa entre una política de "imprimir y gastar" y una de "imprimir y prestar", y esta diferencia explica por qué la redistribución de la renta y de la riqueza a su favor y al de sus amigos banqueros que se pone en marcha mediante el crédito fácil adopta la forma específica de un ciclo temporal -boom-boom-, es decir, de una fase inicial de aparente prosperidad general (de aumentos esperados de la renta y la riqueza futuras) seguida de una fase de empobrecimiento generalizado (cuando la prosperidad del período de boom se revela como una ilusión generalizada).

Esta característica de auge y caída es la consecuencia lógica -y físicamente necesaria- del crédito creado de la nada, del crédito no respaldado por el ahorro, del crédito fiduciario (o como quiera que se le llame) y del hecho de que toda inversión lleva tiempo y sólo se muestra más tarde, en algún momento del futuro, si tiene éxito o no.

La razón del ciclo económico es tan elemental como fundamental. Robinson Crusoe puede dar un préstamo de pescado (que no ha consumido) a Viernes. Viernes puede convertir estos ahorros en una red de pesca (puede comer el pescado mientras construye la red), y con la ayuda de la red, entonces, Viernes, en principio, es capaz de devolver su préstamo a Robinson, más los intereses, y aún así obtener un beneficio de pescado adicional para él. Pero esto es físicamente imposible si el préstamo de Robinson es sólo un billete de papel, denominado en pescado, pero sin el respaldo de los ahorros de pescado real, es decir, si Robinson no tiene pescado porque lo ha consumido todo.

Entonces, y necesariamente, Viernes debe fracasar en su esfuerzo de inversión. En una simple economía de trueque, por supuesto, esto se hace inmediatamente evidente. En primer lugar, Viernes no aceptará el crédito en papel de Robinson (sino sólo el crédito real, el de las materias primas) y, por ello, el ciclo de auge y caída no se iniciará. Pero en una economía monetaria compleja, el hecho de que el crédito haya sido creado de la nada no se nota: cada billete de crédito se parece a cualquier otro, y por eso los billetes son aceptados por los tomadores de crédito.

Esto no cambia el hecho fundamental de la realidad de que no se puede producir nada de la nada y que los proyectos de inversión emprendidos sin ninguna financiación real (mediante el ahorro) deben fracasar, pero explica por qué puede iniciarse un auge -un mayor nivel de inversión acompañado de la expectativa de mayores ingresos y riqueza futuros- (el viernes sí se acepta el billete en lugar de rechazarlo inmediatamente). Y explica por qué luego pasa un tiempo hasta que la realidad física se reafirma y revela que tales expectativas son ilusorias.

¿Pero qué es una pequeña crisis para usted? Incluso si su camino a la riqueza es a través de repetidas crisis, provocadas por su régimen de papel moneda y las políticas del banco central, desde su punto de vista - desde el punto de vista como jefe de Estado y jefe del banco central - esta forma de redistribución de la riqueza de impresión y préstamo en su propio favor y el de sus amigos banqueros, aunque menos inmediata que la lograda con una simple política de impresión y gasto, sigue siendo mucho más preferible, porque es mucho más difícil de ver y reconocer por lo que es. En lugar de parecer un simple fraude y un parásito, al aplicar una política de crédito fácil puedes incluso fingir que estás comprometido con la tarea desinteresada de "invertir en el futuro" (en lugar de gastar en frivolidades presentes) y "curar" las crisis económicas (en lugar de causarlas).

¡En qué mundo vivimos!

[Publicado originalmente el 13 de octubre de 2011].

Author:

Contact Hans-Hermann Hoppe

Hans-Hermann Hoppe is an Austrian school economist and libertarian/anarcho-capitalist philosopher. He is the founder and president of The Property and Freedom Society.

Image source:
Getty
Shield icon library