Mises Daily Articles

Home | Mises Library | No hay tercera vía

No hay tercera vía

Etiquetas IntervencionismoOtras Escuelas de PensamientoTeoría Política

02/05/2002H.A. Scott Trask

¿Era Röpke un liberal clásico que se situaba en la tradición de Jean Baptiste Say, Lord Acton y Ludwig von Mises? Zmirak afirma categóricamente que no lo era, ya que Röpke rechazaba el capitalismo laissez-faire, el individualismo radical y la teoría del Estado vigilante nocturno («encargado de defender los derechos de propiedad y las fronteras nacionales»). En su lugar, apoyaba un «mercado social» que no sólo permitía, sino que requería, intervenciones estatales juiciosas para mitigar las tendencias destructivas del capitalismo y evitar intervenciones aún peores de los socialistas.

Sin embargo, antes de desestimar a Röpke por haber regalado el juego antes de que empezara, hay que reconocer que, según los estándares actuales, no es tan malo. Sus puntos de vista son lo suficientemente antiestatistas y de libre mercado como para ganarse el epíteto oprobioso de «neoliberal» si todavía viviera y escribiera en Europa. Al escribir en una época en la que la expropiación de los medios de producción por parte del Estado y la imposición de un socialismo a gran escala con planificación central era una posibilidad real incluso en Europa Occidental, Röpke defendió valientemente la propiedad privada, el libre mercado, el libre comercio internacional y los precios y salarios determinados por el mercado.

Había aprendido de Mises la importancia crucial de los precios no regulados para el funcionamiento eficiente del mercado. También había aprendido la inutilidad de intentar generar riqueza mediante la imprenta. Era un firme defensor del patrón oro. Aunque no estaba en sintonía con las ortodoxias económicas imperantes en su época (keynesianismo, economías de mando y control, socialismo), Röpke contribuyó a salvar al menos parte de su patria de la pobreza y el estancamiento que habrían seguido inexorablemente las políticas económicas estatistas favorecidas por los socialdemócratas alemanes y los ocupantes angloamericanos.

En los años posteriores a la guerra, Alemania occidental no sólo sufría la enorme destrucción provocada por los bombardeos aliados y una catastrófica derrota militar, sino también una moneda depreciada y una escasez crónica provocada por un sistema opresivo de control de precios. La economía estaba literalmente paralizada. Los alemanes tenían problemas para encontrar lo suficiente para comer, y mucho menos para reconstruir su país. La idea predominante era que Alemania necesitaba más planificación y control por parte del gobierno central para cambiar las cosas y convertir a Alemania en un país productivo y generador de riqueza.

Los economistas neoliberales de la Escuela Alemana de Friburgo, Walter Eucken y Wilhelm Röpke, negaron que lo que Alemania necesitara fuera más control gubernamental de la economía. Lo que Alemania necesitaba, argumentaban con fuerza, era menos gobierno y más libertad de mercado. Recomendaron que se eliminaran los controles de precios del gobierno y que se sustituyera el inflado y desacreditado Reichmark por una nueva moneda. Alemania tuvo la suerte de que el ministro de finanzas de la zona de ocupación angloamericana en Alemania occidental, Ludwig Erhard, había sido influenciado por la escuela neoliberal y que escuchaba las recomendaciones de Röpke y Eucken y les daba más peso que a las propuestas estatistas procedentes de los socialdemócratas alemanes, los socialistas laboristas británicos y los New Dealers americanos.

En 1948, impulsó reformas cruciales de libre mercado para salvar a su país del socialismo total. Las dos más importantes fueron la introducción de una moneda sólida (el marco alemán), cuya inflación sería cuidadosamente limitada y controlada por un banco central independiente (el Bundesbank), y el fin inmediato de los controles de precios. El nuevo marco alemán no era un marco de oro, pero era ciertamente preferible al que sustituía. Dado el clima intelectual estatista de la época, así como la necesidad de obtener la aprobación angloamericana para cualquier reforma del libre mercado, estas reformas limitadas eran lo máximo a lo que podían aspirar los liberales alemanes. La alternativa no era el patrón oro, la banca privada y el libre comercio total, sino una economía socialista planificada con la nacionalización de la industria, el control de los salarios y los precios y la hiperinflación.

Los imperialistas socialdemócratas americanos se jactan continuamente de que «el milagro alemán», la reactivación de la economía alemana y la reconstrucción de ese país, de finales de la década de 1940 y principios de la de 1950 se debieron al Plan Marshall. Sin embargo, la verdad es que la milagrosa recuperación alemana se debió mucho más a las reformas neoliberales del mercado instituidas por Erhard que a las generosas infusiones de dinero americano que comenzaron en 1948. Al fin y al cabo, el gobierno de Estados Unidos y los bancos aliados han estado colmando a varios regímenes del Tercer Mundo de ayuda exterior americano, subvenciones en efectivo, préstamos a bajo interés y alivio y condonación de la deuda durante décadas sin que se repitiera el milagro alemán de la posguerra. ¿Por qué?

Röpke y el principio federalista

Si hay un ámbito en el que las ideas de Röpke pueden ser alabadas sin reservas es en su defensa del descentralismo político y económico y la idea de subsidiariedad, estrechamente relacionada con él. Röpke comprendió que históricamente la concentración del poder político y económico ha ido seguida de la correspondiente disminución de la libertad política y económica. Su experiencia como exiliado en Suiza durante la guerra mundial le convenció de que era posible tener una sociedad descentralizada, verdaderamente democrática y voluntarista, que además fuera moderna y tecnológicamente avanzada. Así, Suiza se convirtió en su sociedad ideal, el modelo sobre el que elaboró su filosofía social y económica.

Röpke señala que Suiza es más genuinamente democrática que cualquier otro país occidental porque el poder político está dividido entre un parlamento federal y numerosos cantones autónomos. Además, los cambios constitucionales y las subidas de impuestos federales debían someterse a referéndum popular. Contrastó este sistema federalista populista -en el que el votante tenía un poder real, participaba en la vida política a nivel local y se mantenía informado sobre los asuntos políticos- con los sistemas centralizados elitistas que prevalecen en el resto del mundo occidental, donde los ciudadanos, en su mayoría pasivos, apáticos, crédulos e ignorantes, son manipulados o ignorados por las élites.

Según Zmirak, Röpke se oponía a las organizaciones económicas y políticas supranacionales que empezaron a surgir tras la Segunda Guerra Mundial. Consideraba que la Comunidad Europea (UE), el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y varias agencias de la ONU eran burocracias irresponsables e instituciones no democráticas que tenían poco que ver con el libre comercio o la libertad económica. Defienden el comercio gestionado y el corporativismo internacional. Aunque Röpke defendía la autonomía de las regiones históricas dentro de entidades políticas más amplias, también defendía la independencia del Estado-nación soberano como baluarte contra la aparición de esas burocracias supranacionales.

Röpke y la crítica conservadora del capitalismo

Según Zmirak, Röpke aceptó muchas de las críticas socialistas (marxistas) y tradicionalistas al capitalismo histórico. Así, Röpke se inscribe en una tradición que incluye a los distributistas católicos ingleses (G. K. Chesterton e Hillaire Belloc), a los Agrarios del Sur y a Russell Kirk y otros paleoconservadores americanos. Según esta crítica conservadora del capitalismo, el libre mercado sin restricciones era una bendición mixta. Por un lado, había producido una enorme riqueza y elevado el nivel de vida de millones de ciudadanos occidentales. Por otro lado, había contaminado y desfigurado el mundo natural, agotado recursos preciosos y socavado la sociedad tradicional. Ha subvertido las jerarquías sociales naturales, ha destruido las comunidades, ha debilitado la familia tradicional, ha subvertido la fe religiosa y el patriotismo, y ha convertido el trabajo remunerado y la propiedad inmobiliaria en el privilegio de unos pocos privilegiados. En su lugar, había sustituido la excesiva especialización del trabajo, el trabajo deshumanizado, los salarios de subsistencia, el materialismo craso, el atomismo social, la alienación personal, la excesiva concentración de la riqueza, la producción fabril insana y la proletarización de la sociedad.

Algunos pensadores de esta tradición llegaron a acusar al capitalismo de destruir las condiciones sociales y culturales previas que hicieron posible el capitalismo en primer lugar. Lo hizo provocando que los trabajadores desplazados, confundidos y explotados acudieran al gobierno en busca de seguridad y protección económica. El capitalismo desenfrenado creó un entorno tan intolerable que las masas eligieron socialismo y el Estado de bienestar como alternativas preferibles. Peor aún, el capitalismo desenfrenado condujo inexorablemente a concentraciones de riqueza y poder económico irresponsables: el capitalismo monopolista. La conclusión: el capitalismo laissez-faire conducía inexorablemente al socialismo. Röpke expuso este argumento en La crisis social de nuestro tiempo (1942), como había hecho Belloc en su Estado servil, y como haría Joseph Schumpeter a lo largo de sus escritos.

¿Qué hay que hacer? Röpke sostenía que las tendencias destructivas implícitas en el capitalismo sólo podían ser frenadas por estructuras sociales fuertes e independientes: la familia, la iglesia, la comunidad y la propiedad generalizada de la tierra y las pequeñas empresas. Sin embargo, como esas instituciones de contención eran en sí mismas vulnerables a los asaltos del capitalismo revolucionario, era necesario que el Estado interviniera para apuntalar esas instituciones y, en general, frenar los peores excesos del libre mercado. Así, Röpke abogó por leyes antimonopolio (para acabar con los monopolios y preservar la competencia), impuestos sobre el patrimonio de los ricos (para ayudar a difundir la propiedad), una red de seguridad de servicios sociales (para ayudar a los desempleados y otras víctimas de la destrucción creativa del capitalismo), y diversos subsidios y exenciones fiscales para apoyar a las granjas familiares, las pequeñas empresas y la propiedad de la vivienda.

Röpke comprendió que necesitaba formular algún tipo de regla para distinguir las intervenciones limitadas y «compatibles con el mercado» que él favorecía de las intervenciones ilimitadas y hostiles al mercado favorecidas por los socialdemócratas y otros socialistas de estilo fabiano. Una regla era que las intervenciones «compatibles con el mercado» eran las que «no interferían con el mecanismo de los precios», mientras que las intervenciones «incompatibles» eran las que «paralizaban» este mecanismo esencial. Zmirak explica que Röpke también tenía otros criterios. Las intervenciones debían estar «justificadas por alguna necesidad social grave», diseñadas para «contrarrestar los elementos corrosivos inherentes a la economía de mercado», para preservar «el marco social y político que hizo posible la libertad durante generaciones». Sin embargo, debían «interferir lo menos posible en las libres opciones económicas de los individuos», y nunca llegar a «someter la vida de los hombres a constantes retoques burocráticos» o «distorsionar radicalmente los incentivos que impulsaban la empresa privada».

¿Pueden Röpke o Mises rescatarnos de una era colectivista?

Röpke hizo una concesión fatal a la causa socialista al aceptar que el capitalismo desenfrenado había demostrado ser socialmente destructivo e insostenible. Agravó este error con otro aún peor al permitir el papel del Estado en la defensa de la libertad frente al constante avance del socialismo y la política totalitaria. La «solución» propuesta por Röpke sólo sirvió para afianzar aún más un Estado de bienestar corporativista cada vez más integrado, proporcionando justificaciones adicionales para la intervención y permitiendo a los defensores del gobierno hacerse pasar por defensores de una sociedad y un libre mercado en oposición a los planificadores centrales comunistas y a los barones ladrones de las grandes empresas.

La distinción de Röpke entre intervenciones de mercado compatibles (favorables al mercado) e incompatibles presenta tres debilidades inherentes. En primer lugar, ninguna intervención gubernamental es favorable al mercado. Todas producen distorsiones del mercado de un tipo u otro, infringen la propiedad privada, restringen la libertad y afectan a los precios. En segundo lugar, en el mundo real es imposible trazar una línea que permita sólo un determinado tipo o nivel de intervencionismo. Una vez que se admite el principio de un intervencionismo, incluso moderado, y se lleva a cabo, es seguro que le seguirán otras intervenciones más radicales. Hay demasiada subjetividad a la hora de distinguir entre las intervenciones que son perjudiciales o beneficiosas para una sociedad libre y sana. Lo que va demasiado lejos para uno no va lo suficientemente lejos para otro. Una vez que se ha abierto la puerta y se ha concedido el principio de que el Estado puede intervenir, no queda más que pelearse sin cesar por los detalles de todas y cada una de las intervenciones propuestas.

El interior de la sobrecubierta merece ser citado extensamente para ilustrar la facilidad con la que las ideas de Röpke se prestan a legitimar la expropiación y la coerción socialdemócratas disfrazadas de libertad socialmente responsable:

Röpke, un apasionado crítico del socialismo y del Estado de bienestar, estaba sin embargo muy atento a los elementos destructivos del capitalismo y a los límites intrínsecos del mercado. La influencia de Röpke puede verse en el auge de las ideas políticas —incluido el «conservadurismo compasivo», que se inspira explícitamente en la obra de Röpke— que buscan dar al mercado lo que le corresponde al tiempo que reconocen las reivindicaciones de los bienes comunales superiores....

la «Tercera Vía» de Röpke

proporcionó una manera de hacer distinciones de principio entre las intervenciones gubernamentales legítimas e ilegítimas en el mercado y se convirtió en la base de la política pública demócrata cristiana. [La cursiva es mía].

¿Qué es el «conservadurismo compasivo» de Bush sino un apoyo al Estado de bienestar permanente y cada vez mayor y la condena implícita de cualquier oposición de libre mercado o libertaria como mezquina, egoísta y extremista? ¿Qué defiende el Partido Demócrata Cristiano alemán sino la economía mixta, el Estado de bienestar y el corporativismo nacional? Aunque está claro que los redactores de los discursos de George Bush y los portavoces democristianos no están justificados al invocar a Röpke como autoridad legítima para su hiperestatismo, pueden salirse con la suya precisamente porque Röpke no trazó una línea teórica firme contra toda intervención gubernamental en principio. Las imprecisiones analíticas de Röpke, las concesiones a las críticas socialistas y tradicionalistas del capitalismo y las concesiones a un gobierno mínimo le permitieron ser utilizado por la socialdemocracia anglo-alemana disfrazada de «conservadurismo» y de capitalismo de «libre mercado».

Aunque la crítica conservadora del capitalismo identifica muchas de las peores características de la vida moderna, se equivoca al atribuir estos males al capitalismo y al libre mercado (libertad). Por ejemplo, atribuir al capitalismo la erosión de la fe cristiana, de los valores tradicionales y de la familia nuclear parece caer en la categoría de la chorrada. Después de todo, el colapso de las creencias religiosas comenzó mucho antes de la era del industrialismo. Además, tal explicación entra en conflicto con la idea cristiana de la responsabilidad moral personal.

Además, Röpke y otros tradicionalistas no han observado cómo un mercado verdaderamente libre refuerza las costumbres culturalmente conservadoras y socialmente sanas. La sociedad comercial con un gobierno mínimo recompensa la iniciativa personal, el trabajo duro, el ahorro y la planificación a largo plazo. Las políticas gubernamentales de bienestar, las transferencias obligatorias de riqueza, los impuestos punitivos y la inflación monetaria recompensan precisamente las costumbres contrarias. El intercambio económico y la cooperación social requieren y refuerzan la reputación personal, la confianza y la responsabilidad individual. La coacción gubernamental hace lo contrario. Incluso prácticas capitalistas tan mundanas como el informe de crédito institucionalizan la responsabilidad personal. Compara el servicio, la eficiencia y la responsabilidad financiera de una empresa privada con una burocracia gubernamental. ¿Hay alguna comparación? Es el Estado, no la empresa privada, el que destruye la sociedad tradicional, las costumbres cristianas, la jerarquía natural y la diversidad social (desigualdad).

No sólo la mayoría de los males de la vida moderna pueden atribuirse con mayor justicia al auge de la democracia y al creciente poder de los estados centralizados, sino también al auge del estatismo socialista del bienestar. ¿Es una coincidencia que a la democracia le haya seguido el Estado de bienestar, o que los partidos socialistas y comunistas hayan encontrado su apoyo masivo entre los que tienen poca o ninguna propiedad? ¿Fueron las tendencias disruptivas del capitalismo o la oportunidad de expropiar la propiedad de su vecino, obtener algo a cambio de nada y sacudir a sus superiores lo que motivó a esos votantes? Un cristiano o un escritor versado en filosofía política clásica no debería dudar en responder a esta pregunta. Röpke se equivocó. Fue la democracia la que condujo al socialismo y al Estado de bienestar, no el capitalismo de libre mercado.

Consideremos «el problema» de la concentración del poder económico, especialmente la aparición de gigantescas corporaciones y agroindustrias. En un libre mercado, las combinaciones de mercado que no sean creativas, productivas o rentables se derrumbarán por su propio peso debido a la presión de la competencia. Las concentraciones de poder económico sólo parecen ser un problema cuando el Estado las fomenta o sostiene mediante aranceles, subvenciones y otras formas de capitalismo de Estado. Una vez más, Röpke se equivocó. Fue el corporativismo el que condujo a formas perjudiciales, ineficientes y depredadoras de concentración económica, no el libre mercado.

Röpke tampoco aprendió de Mises la dinámica de la escalada del intervencionismo. Las intervenciones estatales iniciales en el siglo XIX crearon una dinámica que condujo a intervenciones adicionales en el siglo XX. Las medidas iniciales del Estado de bienestar crearon una sensación de derecho y expectativa entre los beneficiarios de medidas adicionales. Los aranceles protectores, los subsidios estatales y las inflaciones crediticias inducidas por los bancos centrales sostuvieron a las empresas no competitivas e ineficientes, asignaron mal los recursos y el capital y provocaron ciclos comerciales que dieron lugar a quiebras masivas y al desempleo. La población culpó entonces a la empresa privada y se dirigió al Estado para que la rescatara.

Este patrón de remedios estatistas para problemas creados por remedios estatistas anteriores sigue con nosotros.

El argumento de Röpke de que el Estado debe intervenir en la economía para preservar la libertad y evitar futuras intervenciones aún peores es contraproducente y contradictorio. La libertad no necesita la ayuda del Estado, que es su enemigo natural, no su aliado. La libertad promueve el orden natural, la desigualdad y la descentralización de la empresa, la riqueza y la cultura. Es el gobierno el que impone falsos tipos de orden, falsa igualdad, uniformidad y centralización. Necesitamos a Mises, no a Röpke, para salvarnos de la mano despótica del moderno Estado Corporativo del Bienestar.

Author:

H.A. Scott Trask

Historian Scott Trask was an adjunct scholar of the Mises Institute.

Image source:
Getty