Mises Daily Articles

Home | Mises Library | No hay fin a la historia, no hay existencia perfecta

No hay fin a la historia, no hay existencia perfecta

Tags Libre MercadoHistorial Mundial

11/20/2019Ludwig von Mises

Todas las doctrinas que han buscado descubrir en el curso de la historia humana alguna tendencia definida en la secuencia de los cambios han estado en desacuerdo, en referencia al pasado, con los hechos históricamente establecidos y donde trataron de predecir el futuro, han sido espectacularmente probadas erróneamente por eventos posteriores.

La mayoría de estas doctrinas se caracterizaban por hacer referencia a un estado de perfección en los asuntos humanos. Ellos colocaron este estado perfecto ya sea al principio de la historia o al final, o tanto al principio como al final. En consecuencia, la historia apareció en su interpretación como un deterioro progresivo o una mejora progresiva o como un período de deterioro progresivo al que seguiría un período de mejora progresiva. Con algunas de estas doctrinas la idea de un estado perfecto estaba arraigada en creencias religiosas y dogmas. Sin embargo, no es tarea de la ciencia secular entrar en un análisis de estos aspectos teológicos de la materia.

Es obvio que en un estado perfecto de los asuntos humanos no puede haber historia. La historia es el registro de los cambios. Pero el concepto mismo de perfección implica la ausencia de cualquier cambio, ya que un estado perfecto sólo puede transformarse en un estado menos perfecto, es decir, sólo puede verse afectado por cualquier alteración. Si se coloca el estado de perfección sólo en el supuesto comienzo de la historia, se afirma que la época de la historia fue precedida por una época en la que no había historia y que un día algunos acontecimientos que perturbaron la perfección de esta época original inauguraron la época de la historia. Si uno asume que la historia tiende hacia la realización de un estado perfecto, uno afirma que un día la historia llegará a su fin.

Es la naturaleza del hombre esforzarse incesantemente después de la sustitución de condiciones más satisfactorias por otras menos satisfactorias. Este motivo estimula sus energías mentales y lo impulsa a actuar. La vida en un marco perfecto reduciría al hombre a una existencia puramente vegetativa.

La historia no comenzó con una edad de oro. Las condiciones en las que vivió el hombre primitivo aparecen a los ojos de las edades más avanzadas bastante insatisfactorias. Estaba rodeado de innumerables peligros que no amenazan en absoluto al hombre civilizado, o al menos no en la misma medida. Comparado con las generaciones posteriores, era extremadamente pobre y bárbaro. Habría estado encantado si se le hubiera dado la oportunidad de aprovechar cualquiera de los logros de nuestra época, como por ejemplo los métodos de curación de heridas.

Tampoco la humanidad puede alcanzar nunca un estado de perfección. La idea de que es deseable un estado de desorientación e indiferencia y la condición más feliz que la humanidad podría alcanzar, impregna la literatura utópica. Los autores de estos planes describen una sociedad en la que no se requieren más cambios porque todo ha alcanzado la mejor forma posible.

En la utopía ya no habrá ninguna razón para esforzarse por mejorar, porque todo es ya perfecto; la historia ha llegado a su fin. De ahora en adelante, todas las personas serán completamente felices.1 A uno de estos escritores nunca se le ocurrió que aquellos a quienes deseaban beneficiar con la reforma podrían tener opiniones diferentes sobre lo que es deseable y lo que no lo es.

Una nueva versión sofisticada de la imagen de la sociedad perfecta ha surgido últimamente de una crasa mala interpretación del procedimiento de la economía. Para hacer frente a los efectos de los cambios en la situación del mercado, los esfuerzos por ajustar la producción a estos cambios y los fenómenos de pérdidas y ganancias, el economista construye la imagen de un estado de cosas hipotético, aunque inalcanzable, en el que la producción siempre se ajusta plenamente a los deseos realizables de los consumidores y no se producen más cambios.

En este mundo imaginario, el mañana no difiere de hoy, no pueden surgir desajustes y no hay necesidad de ninguna acción empresarial. La conducción de los negocios no requiere ninguna iniciativa; es un proceso de autoactuación realizado inconscientemente por autómatas impulsados por misteriosos cuasi instintos. Para los economistas (y, para el caso, también para los laicos que discuten cuestiones económicas) no hay otra manera de concebir lo que está ocurriendo en el mundo real, en continuo cambio, que contrastarlo de esta manera con un mundo ficticio de estabilidad y ausencia de cambios.

Pero los economistas son plenamente conscientes de que la elaboración de esta imagen de una economía que gira uniformemente es simplemente una herramienta mental que no tiene contrapartida en el mundo real en el que el hombre vive y está llamado a actuar. Ni siquiera sospechaban que nadie podía dejar de comprender el carácter meramente hipotético y accesorio de su concepto.

Sin embargo, algunas personas malinterpretaron el significado y la importancia de esta herramienta mental. En una metáfora tomada de la teoría de la mecánica, los economistas matemáticos llaman a la economía que rota uniformemente el estado estático, las condiciones que prevalecen en el equilibrio, y cualquier desviación del desequilibrio del equilibrio. Este lenguaje sugiere que hay algo vicioso en el hecho mismo de que siempre hay un desequilibrio en la economía real y que el estado de equilibrio nunca llega a ser real.

El estado meramente imaginario e hipotético de equilibrio inalterado aparece como el estado más deseable de la realidad. En este sentido, algunos autores llaman a la competencia como prevalece en la economía cambiante de la competencia imperfecta. La verdad es que la competencia sólo puede existir en una economía cambiante. Su función es precisamente eliminar el desequilibrio y generar una tendencia hacia el logro del equilibrio. No puede haber competencia en un estado de equilibrio estático porque en tal estado no hay ningún punto en el que un competidor pueda interferir para realizar algo que satisfaga a los consumidores mejor de lo que ya se realiza de todos modos.

La propia definición de equilibrio implica que no hay desajustes en ningún lugar del sistema económico y, por lo tanto, no hay necesidad de ninguna acción para eliminar los desajustes, ninguna actividad empresarial, ningún beneficio o pérdida empresarial. Es precisamente la ausencia de los beneficios lo que lleva a los economistas matemáticos a considerar el estado de equilibrio estático inalterado como el estado ideal, ya que se inspiran en la preposesión de que los empresarios son parásitos inútiles y los beneficios son beneficios injustos.

Los entusiastas del equilibrio también son engañados por las ambiguas connotaciones timológicas del término «equilibrio», que por supuesto no tienen ninguna referencia a la forma en que la economía emplea la construcción imaginaria de un estado de equilibrio. La noción popular del equilibrio mental de un hombre es vaga y no puede ser particularizada sin incluir juicios arbitrarios de valor. Todo lo que se puede decir sobre tal estado de equilibrio mental o moral es que no puede impulsar a un hombre hacia ninguna acción. Porque la acción presupone un cierto malestar, ya que su único objetivo puede ser la eliminación del malestar.

La analogía con el estado de perfección es obvia. El individuo plenamente satisfecho no tiene sentido, no actúa, no tiene ningún incentivo para pensar, pasa sus días disfrutando tranquilamente de la vida. Si tal existencia de hadas es deseable o no, puede dejarse indeciso. Es cierto que los hombres vivos nunca podrán alcanzar tal estado de perfección y equilibrio.

No es menos cierto que, a pesar de las imperfecciones de la vida real, la gente soñará con un cumplimiento tan completo de todos sus deseos. Esto explica las fuentes de la alabanza emocional del equilibrio y la condena del desequilibrio. Sin embargo, los economistas no deben confundir esta noción timológica de equilibrio con el uso de la construcción imaginaria de una economía estática. El único servicio que presta esta construcción imaginaria es poner en relieve el incesante esfuerzo de los hombres vivos y actuantes después de la mejor mejora posible de sus condiciones. No hay nada objetable para el observador científico no afectado en su descripción del desequilibrio. Sólo el apasionado celo prosocialista de los pseudoeconomistas matemáticos transforma una herramienta puramente analítica de la economía lógica en una imagen utópica de la situación buena y más deseable.

Este artículo es un extracto del capítulo 16 de Teoría e Historia (1957).

1. En este sentido, Karl Marx también debe ser llamado utópico. También se ha referido a un estado de cosas en el que la historia se paralizará. Porque la historia es, en el esquema de Marx, la historia de las luchas de clases. Una vez que las clases y la lucha de clases sean abolidas, ya no puede haber historia. Es cierto que el Manifiesto comunista se limita a declarar que la historia de toda la sociedad hasta ahora existente, o, como Engels añadió más tarde, más precisamente, la historia después de la disolución de la edad de oro del comunismo primitivo, es la historia de las luchas de clases y, por lo tanto, no excluye la interpretación de que después del establecimiento del milenio socialista podría surgir algún nuevo contenido de la historia.

     Pero los otros escritos de Marx, Engels y sus discípulos no proporcionan ninguna indicación de que tal nuevo tipo de cambios históricos, radicalmente diferentes en su naturaleza de los de las edades precedentes de las luchas de clases, puedan llegar a existir. ¿Qué otros cambios se pueden esperar una vez que se alcance la fase superior del comunismo, en la que cada uno obtiene todo lo que necesita? - La distinción que Marx hizo entre su propio socialismo «científico» y los planes socialistas de autores más antiguos a quienes calificó de utópicos se refiere no sólo a la naturaleza y organización de la mancomunidad socialista, sino también a la forma en que se supone que esta mancomunidad debe existir. Aquellos a quienes Marx despreciaba como utópicos construyeron el diseño de un paraíso socialista y trataron de convencer a la gente de que su realización es altamente deseable.

Marx rechazó este procedimiento. Fingió haber descubierto la ley de la evolución histórica según la cual la llegada del socialismo es inevitable. Vio los defectos de los socialistas utópicos, su carácter utópico, en el hecho de que esperaban el advenimiento del socialismo a partir de la voluntad del pueblo –es decir, de su acción consciente–, mientras que su propio socialismo científico afirmaba que el socialismo vendría, independientemente de la voluntad de los hombres, por la evolución de las fuerzas productivas materiales.

Author:

Ludwig von Mises

Ludwig von Mises was the acknowledged leader of the Austrian School of economic thought, a prodigious originator in economic theory, and a prolific author. Mises's writings and lectures encompassed economic theory, history, epistemology, government, and political philosophy. His contributions to economic theory include important clarifications on the quantity theory of money, the theory of the trade cycle, the integration of monetary theory with economic theory in general, and a demonstration that socialism must fail because it cannot solve the problem of economic calculation. Mises was the first scholar to recognize that economics is part of a larger science in human action, a science that he called "praxeology."

Shield icon interview