Books / Digital Text

Quarterly Journal of Austrian Economics 19, nº 2 (verano de 2016)

«Con motivo del décimo aniversario de su muerte»

[Nota del traductor: Una transcripción del original en alemán bajo el título «Der Economist Eugen v. Böhm-Bawerk-Zu seinem 10. Todestage» se ha encontrado en uno de los libros de Bettina Bien Greaves en el Instituto Mises. El texto se publicó originalmente en el Neue Freie Presse (Nueva Prensa Libre), un periódico vienés fundado por Adolf Werthner, Max Friedländer y Michael Etienne. Existió desde 1864 hasta 1938. La última publicación de Böhm-Bawerk «Unsere passive Handelsbilanz» («Nuestra balanza comercial pasiva»), de la que Mises cita, también se publicó en este periódico y, que sepamos, nunca se ha traducido al inglés. —Karl-Friedrich Israel]

Eugen v. Böhm-Bawerk permanecerá inolvidable para todos los que le han conocido. Los estudiantes, que tuvieron la fortuna de asistir a sus seminarios, nunca perderán lo que el conocimiento de una mente tan fuerte les ha proporcionado. Para los políticos, que lo han conocido como estadista, la integridad de su ética y su compromiso altruista con el deber seguirán siendo ejemplares. Y ningún ciudadano de este país olvidará al ministro de finanzas, el último ministro de finanzas austriaco, que, a pesar de todos los obstáculos, se propuso seriamente equilibrar el presupuesto público y evitar la catástrofe financiera que se avecinaba. Pero incluso cuando la vida de todos los que le conocieron personalmente haya llegado a su fin, su obra científica seguirá viva y dando frutos.

En su trabajo científico, Böhm-Bawerk se centró desde el principio en el problema central de la economía teórica, el problema del interés. A los veinticinco años, en la primavera de 1876, pronunció una conferencia sobre el interés del capital en el seminario Knies1 de Heidelberg, que ya contenía los principales rasgos de lo que más tarde sería su famosa teoría agio del interés. Sin embargo, antes de poder publicar su trabajo, había que responder a difíciles cuestiones preliminares. A estas cuestiones dedicó su trabajo. Siempre con el objetivo final en mente, publicó Rechte und Verhältnisse vom Standpunkte der volkswirtschaftlichen Güterlehre en 1881, Die Geschichte und Kritik der Kapitalzinstheorien en 1884, Grundzüge der Theorie des wirtschaftlichen Güterwertes en 1886, y finalmente su Positive Theorie des Kapitals en 1889.2 De este modo, su obra llegó a su fin. Como Secretario Jurídico Superior y Jefe de División en el Ministerio de Hacienda, como k. u. k.3 Ministro de Hacienda y Presidente del Senado del Tribunal Administrativo Superior, tuvo muy poco tiempo libre en los años siguientes para realizar cualquier trabajo científico. Sólo a partir de 1904, cuando se retiró del cargo por tercera y última vez, pudo dedicarse de nuevo, sin ser molestado, a sus investigaciones. Una serie de excelentes obras es el fruto de un esfuerzo incansable durante la última década que le fue permitida vivir. Murió el 27 de agosto de 1914, cuando los ejércitos austriacos estaban a punto de librar las primeras batallas de la Gran Guerra en Polonia y Galicia Oriental.

La obra científica de Böhm-Bawerk ha encontrado rápidamente el reconocimiento que merece. Su obra magna fue traducida al inglés por William Smart ya en 1890; poco después le siguió una edición en francés. En Inglaterra, Estados Unidos, Francia, Italia, Países Bajos, Suecia y Dinamarca, su doctrina se convirtió en el punto de partida de otros análisis y estudios en profundidad. Sin embargo, en Alemania, la comprensión de los logros de Böhm-Bawerk estuvo ausente durante mucho tiempo. La doctrina imperante en las universidades lo ignoraba. Pasaron décadas antes de que los logros de la «Escuela Austriaca» fueran reconocidos en el Reich. Sin embargo, hoy en día se considera una grave desgracia que sólo la obra magna de Böhm-Bawerk, que ya va por su cuarta edición en alemán, sea fácilmente accesible. Sus escritos más breves, indispensables para cualquier amigo de la investigación económica, son de difícil acceso. Por lo tanto, es una empresa digna de mención volver a publicarlos en una edición recopilada. Un estudioso de Böhm-Bawerk, conocido por varios trabajos científicos, se ha dedicado a esta tarea.4 El bien dotado volumen, que está adornado con un feliz retrato de Böhm, contiene la mencionada obra Rechte und Verhältnisse, junto con un tratado sobre teoría general y metodología, ensayos sobre la teoría del valor y, finalmente, un ensayo que ha sido publicado los días 6, 8 y 9 de enero de 1924 en el Neue Freie Presse, titulado «Unsere passive Handelsbilanz». Comienza con una breve introducción biográfica del editor, el Dr. Franz X. Weiss. Los ensayos sobre el capital y el interés, que no están contenidos en esta colección, se publicarán de nuevo en un volumen aparte.5

Alabar el enorme valor de los trabajos teóricos recogidos en este volumen sería como llevar búhos a Atenas.6 Para los expertos y numerosos intelectuales que se ocupan de las cuestiones económicas, esto apenas constituiría una novedad. Citemos, sin embargo, algunas frases del mencionado ensayo sobre la balanza comercial pasiva, simplemente para subrayar la agudeza con la que Böhm ha señalado tempranamente el problema fundamental que subyace en nuestras finanzas estatales. Dice así:

[El ahorro nunca es popular.... Si los parlamentos han sido históricamente los guardianes del ahorro, ahora se han convertido más bien en sus enemigos jurados. Hoy en día, los partidos políticos y nacionales -quizás no exclusivamente en nuestro país, pero ciertamente también aquí- tienden a desarrollar una cierta codicia, casi considerada como deber, de todo tipo de beneficios para su propio electorado a expensas del público en general. Y cuando la situación política es relativamente conveniente, es decir, si es relativamente incómoda para el gobierno, se pueden conseguir los propios fines mediante la presión política.

Nuestra población sufre de megalomanía económica. Así lo demuestran, entre otras cosas, las «inversiones del erario público». Uno se equivoca a menudo cuando utiliza el famoso eslogan de la «productividad indirecta» del gasto público, aunque a veces las ventajas indirectas de las empresas públicas, que no son rentables por sí mismas, pueden superar la cantidad que hay que pagar con fondos públicos para su funcionamiento pasivo. Los «elogiadores ciegos de las políticas de inversión frívola» sentirán los errores de su enfoque

...sólo cuando, como en estos días, el stock de capital ha sido agotado por el sector público a lo largo de muchos años hasta el punto de que falta capital para los negocios privados más importantes y vitales en todos los ámbitos, sólo cuando muchas empresas empiezan a tropezar, muchos proyectos tienen que quedarse sin hacer, y todos sufren gravemente el aumento del tipo de interés.

Estas fueron las últimas palabras que Böhm-Bawerk dirigió a las autoridades financieras de Austria. Hoy se valorarán más que en el momento en que se publicaron por primera vez en este periódico.

  • 1. Nota del traductor: Karl Knies (1821-1898), adepto a la escuela historicista alemana, fue profesor de economía política (Staatswissenschaften) en la Universidad de Heidelberg durante más de treinta años.
  • 2. Nota del traductor: Los cuatro libros han sido traducidos al inglés como Whether Legal Rights and Relationships are Economic Goods; History and Critique of Interest Theories; Basic Principles of Economic Value; y Positive Theory of Capital respectivamente.
  • 3. Nota del traductor: Significa kaiserlich und königlich (imperial y real) y se refiere al imperio de Austria y al reino de Hungría.
  • 4. Gesammelte Schriften von Eugen von Böhm-Bawerk, editado por Franz X. Weiss y publicado por Hölder-Pichler-Tempsky A.G., Viena y Leipzig, 1924. [nota a pie de página en el original].
  • 5. Nota del traductor: De hecho, sus obras sobre el capital y el interés, incluidos sus dos tratados más amplios, se han vuelto a publicar en la conocida edición de tres volúmenes. El tercer volumen contiene Further Essays on Capital and Interest.
  • 6. Nota del traductor: Se trata de un antiguo proverbio griego. El búho era el símbolo de la ciudad de Atenas. Los búhos adornaban el techo del antiguo Panteón, así como las monedas de plata atenienses acuñadas por ellos mismos. De ahí que «llevar búhos a Atenas» signifique hacer algo innecesario o superfluo.