Mises Daily Articles

Home | Mises Library | Mercantilismo: ¿una lección para nuestros tiempos?

Mercantilismo: ¿una lección para nuestros tiempos?

Etiquetas Mercados libresIntervencionismoOtras Escuelas de PensamientoTeoría Política

02/15/2017Murray N. Rothbard

El mercantilismo ha tenido «buena prensa» en las últimas décadas, en contraste con la opinión del siglo XIX. En la época de Adam Smith y de los economistas clásicos, el mercantilismo se consideraba propiamente una mezcla de falacia económica y de creación estatal de privilegios especiales. Pero en nuestro siglo, la visión general del mercantilismo ha cambiado drásticamente: Los keynesianos saludan a los mercantilistas como prefiguradores de sus propias ideas económicas; los marxistas, constitucionalmente incapaces de distinguir entre la libre empresa y los privilegios especiales, saludan al mercantilismo como un paso «progresivo» en el desarrollo histórico del capitalismo; los socialistas e intervencionistas saludan al mercantilismo como anticipador de la construcción del Estado moderno y la planificación central.

El mercantilismo, que alcanzó su apogeo en la Europa de los siglos XVII y XVIII, era un sistema de estatismo que empleaba la falacia económica para construir una estructura de poder estatal imperial, así como la subvención especial y el privilegio monopolístico a individuos o grupos favorecidos por el Estado. Así, el mercantilismo sostenía que el gobierno debía fomentar las exportaciones y desalentar las importaciones. Desde el punto de vista económico, esto parece un tejido de falacia; porque ¿para qué sirven las exportaciones si no es para comprar importaciones, y para qué sirve acumular lingotes de oro si éstos no se utilizan para comprar bienes?

Pero el mercantilismo no puede considerarse satisfactoriamente como un mero ejercicio de teoría económica. Los escritores mercantilistas, de hecho, no se consideraban teóricos de la economía, sino hombres de negocios prácticos que argumentaban y panfleteaban a favor de políticas económicas específicas, generalmente a favor de políticas que subvencionaran las actividades o empresas en las que esos escritores estaban interesados. Así, la política de favorecer las exportaciones y penalizar las importaciones tuvo dos importantes efectos prácticos: subvencionó a los comerciantes y fabricantes dedicados a la exportación y levantó un muro de privilegios en torno a los fabricantes ineficientes que antes tenían que competir con rivales extranjeros. Al mismo tiempo, la red de regulaciones y su aplicación construyeron la burocracia estatal, así como el poder nacional e imperial.

Las famosas Leyes de Navegación inglesas, que desempeñaron un papel destacado en la provocación de la Revolución Americana, son un excelente ejemplo de la estructura y el propósito de la regulación mercantilista. La red de restricciones penalizaba en gran medida a los transportistas holandeses y otros europeos, así como a la navegación y la manufactura americana, en beneficio de los comerciantes y fabricantes ingleses, cuya competencia quedaba proscrita o gravada con severos impuestos y paralizada. El uso del Estado para paralizar o prohibir la competencia de uno es, en efecto, la concesión por parte del Estado de un privilegio monopolístico; y tal fue el efecto para los ingleses involucrados en el comercio colonial.

Otra consecuencia fue el aumento de los ingresos fiscales para aumentar el poder y la riqueza del gobierno inglés, así como la multiplicación de la burocracia real necesaria para administrar y hacer cumplir las normas y los decretos fiscales. Así, el gobierno inglés y algunos comerciantes y fabricantes ingleses se beneficiaron de estas leyes mercantilistas, mientras que los perdedores fueron los comerciantes extranjeros, los comerciantes y fabricantes americanos y, sobre todo, los consumidores de todas las tierras, incluida la propia Inglaterra. Los consumidores perdieron, no sólo por las distorsiones y restricciones específicas a la producción de los distintos decretos, sino también por la obstaculización de la división internacional del trabajo impuesta por todas las regulaciones.

La refutación de Adam Smith

El mercantilismo, entonces, no fue simplemente una encarnación de falacias teóricas; pues las leyes sólo eran falacias si las miramos desde el punto de vista del consumidor, o de cada individuo en la sociedad. No son falaces si nos damos cuenta de que su objetivo era conferir un privilegio especial y una subvención a los grupos favorecidos; puesto que la subvención y el privilegio sólo pueden ser conferidos por el gobierno a expensas del resto de sus ciudadanos, el hecho de que el grueso de los consumidores perdiera en el proceso no debería sorprender.1

En contra de la opinión general, los economistas clásicos no se contentaron con refutar la economía falaz de teorías mercantilistas como el bullionismo o el proteccionismo; también eran perfectamente conscientes del afán de privilegio especial que impulsaba el «sistema mercantil». Así, Adam Smith señaló el hecho de que el hilo de lino podía importarse a Inglaterra libre de impuestos, mientras que se cobraban fuertes derechos de importación sobre el lino tejido acabado. La razón, según Smith, era que los numerosos hilanderos ingleses no constituían un grupo de presión fuerte, mientras que los maestros tejedores podían presionar al gobierno para que impusiera elevados derechos a su producto, al tiempo que se aseguraban de poder comprar su materia prima al precio más bajo posible. Llegó a la conclusión de que

El motivo de todas estas regulaciones, es extender nuestras propias manufacturas, no por su propia mejora, sino por la depresión de las de todos nuestros vecinos, y poniendo fin, tanto como sea posible, a la molesta competencia de tales odiosos y desagradables rivales.

El consumo es el único fin y propósito de toda producción; y el interés del productor debe ser atendido sólo en la medida en que sea necesario para promover el del consumidor. ... Pero en el sistema mercantil, el interés del consumidor es casi constantemente sacrificado al del productor; y parece considerar la producción, y no el consumo, como el fin y objeto último de toda industria y comercio.

En las restricciones a la importación de todos los productos extranjeros que pueden entrar en competencia con los de nuestro propio crecimiento o fabricación, el interés del consumidor nacional es evidentemente sacrificado al del productor. Es en beneficio de este último que el primero se ve obligado a pagar el aumento de precio que este monopolio casi siempre provoca.

Es en beneficio del productor que se conceden bonificaciones a la exportación de algunas de sus producciones. El consumidor nacional se ve obligado a pagar, en primer lugar, el impuesto necesario para pagar la bonificación y, en segundo lugar, el impuesto aún mayor que se deriva necesariamente del aumento del precio de la mercancía en el mercado nacional.2

Antes de Keynes

El mercantilismo no era sólo una política de intrincadas regulaciones gubernamentales; era también una política prekeynesiana de inflación, de reducción artificial de los tipos de interés y de aumento de la «demanda efectiva» mediante un fuerte gasto público y el patrocinio de medidas para aumentar la cantidad de dinero. Al igual que los keynesianos, los mercantilistas se oponían al «acaparamiento» e instaban a la rápida circulación del dinero en toda la economía; además, solían señalar una supuesta «escasez de dinero» como la causa de la depresión del comercio o del desempleo.3 Así, en una prefiguración del «multiplicador» keynesiano, William Potter, uno de los primeros defensores del papel moneda en el mundo occidental (1650), escribió

Cuanto mayor sea la cantidad... de dinero... mayor será la mercancía que vendan, es decir, mayor será su comercio. Porque todo lo que se toma entre los hombres... aunque fuera diez veces más de lo que es ahora, sin embargo, si se distribuye de una manera u otra por cada hombre, tan rápido como lo recibe... provoca una rapidez en la revolución de la mercancía de mano en mano... mucho más que proporcional a dicho aumento de dinero.4

Y el mercantilista alemán F.W. von Schrötter escribió sobre la importancia de que el dinero cambie de manos, ya que el gasto de una persona es el ingreso de otra; a medida que el dinero «pasa de una mano a otra... más útil es para el país, ya que... se multiplica el sustento de mucha gente» y aumenta el empleo. El ahorro, según von Schrötter, provoca el desempleo, ya que el ahorro retira dinero de la circulación. Y John Cary escribió que si todo el mundo gastara más, todos obtendrían mayores ingresos, y «podrían entonces vivir más abundantemente».5

Los historiadores han tenido una desafortunada tendencia a presentar a los mercantilistas como inflacionistas y, por lo tanto, como defensores de los pobres deudores, mientras que los economistas clásicos han sido considerados como duros apologistas del statu quo y del orden establecido. La verdad era casi precisamente lo contrario. En primer lugar, la inflación no beneficiaba a los pobres; los salarios iban habitualmente por detrás de la subida de los precios durante las inflaciones, especialmente por detrás de los precios agrícolas. Además, los «deudores» no eran, por lo general, los pobres, sino los grandes comerciantes y los terratenientes casi feudales, y eran los terratenientes los que se beneficiaban triplemente de la inflación: de las subidas habitualmente fuertes de los precios de los alimentos, de la bajada de los tipos de interés y del menor poder adquisitivo del dinero en su papel de deudores, y de los aumentos especialmente importantes del valor de la tierra provocados por la bajada de los tipos de interés. De hecho, el gobierno y el Parlamento ingleses estaban fuertemente dominados por los terratenientes, y no es casualidad que uno de los principales argumentos de los escritores mercantilistas a favor de la inflación fuera que ésta aumentaría mucho el valor de la tierra.

Explotación de trabajadores

Lejos de ser verdaderos amigos de los trabajadores, los mercantilistas estaban francamente interesados en explotar su trabajo al máximo; se instaba al pleno empleo como medio para maximizar dicha explotación. Así, el mercantilista William Petyt escribió francamente sobre el trabajo como «material de capital... crudo y sin digerir... entregado a las manos de la autoridad suprema, en cuya prudencia y disposición está el mejorarlo, administrarlo y moldearlo para que sea más o menos ventajoso».6 El profesor Furniss comenta que

Es característico de estos escritores que se muestren tan dispuestos a confiar en la sabiduría del poder civil para «mejorar, administrar y modelar» la «materia prima» económica de la nación. Con esta confianza en el arte de gobernar, se multiplicaron las propuestas para explotar el trabajo del pueblo como la principal fuente de riqueza nacional, instando a los gobernantes de la nación a realizar diversos planes para dirigir y crear empleo.7

La actitud de los mercantilistas hacia el trabajo y el pleno empleo también está indicada por su aversión a las vacaciones, por las que se privaba a la «nación» de ciertas cantidades de trabajo; el deseo de ocio del trabajador individual nunca se consideró digno de mención.

Empleo obligatorio

Los escritores mercantilistas se dieron cuenta francamente de que el corolario de una garantía de pleno empleo es el trabajo coaccionado para aquellos que no desean trabajar o trabajar en el empleo deseado por los garantes. Un escritor resumió la opinión típica: «es absolutamente necesario que se proporcione empleo a las personas de todas las edades que sean capaces y estén dispuestas a trabajar, y que los ociosos y refractarios sean enviados a la casa de corrección, para ser allí detenidos y mantenidos constantemente para trabajar». Henry Fielding escribió que «la constitución de una sociedad en este país que tiene un derecho sobre todos sus miembros, tiene derecho a insistir en el trabajo de los pobres como el único servicio que pueden prestar.» Y George Berkeley se preguntaba retóricamente «si la servidumbre temporal no sería el mejor remedio para la ociosidad y la mendicidad... si los mendigos robustos no pueden ser capturados y convertidos en esclavos del público durante un cierto período de años».8 William Temple propuso un plan para enviar a los hijos de los trabajadores, a partir de los cuatro años, a las casas de trabajo públicas, donde se les mantendría «totalmente empleados» durante al menos doce horas al día, «ya que por estos medios esperamos que la nueva generación se acostumbre al empleo constante». Y otro escritor expresó su asombro por el hecho de que los padres tendieran a rechazar estos programas:

Los padres ... de los cuales tomar por tiempo la parte ociosa, traviesa, menos útil y más gravosa de su familia para educarlos sin ningún cuidado ni gasto para ellos mismos en hábitos de industria y decencia es un alivio muy grande; son muy adversos a enviar a sus hijos ... por qué causa, es difícil de decir.9

Tal vez la leyenda más engañosa sobre los economistas clásicos es que eran apologistas del statu quo; por el contrario, eran opositores libertarios «radicales» del orden mercantilista tory establecido de gran gobierno, restriccionismo y privilegios especiales. Así, el profesor Fetter escribe que durante la primera mitad del siglo XIX

Quarterly Review y Blackwood's Edinburgh Magazine, partidarios acérrimos del orden establecido, y opositores al cambio en prácticamente todos los campos, no simpatizaban con la economía política ni con el laissez-faire, y urgían constantemente el mantenimiento de los aranceles, los gastos del gobierno y la suspensión del patrón oro para estimular la demanda y aumentar el empleo. Por otra parte, el apoyo del Westminster [revista de los liberales clásicos] al patrón oro y al libre comercio, y su oposición a cualquier intento de estimular la economía mediante una acción gubernamental positiva, no provenía de los creyentes en la autoridad o de los defensores de la fuerza social dominante detrás de la autoridad, sino de los radicales intelectuales más elocuentes de la época y de los críticos más severos del orden establecido.10

Southey favorece la nacionalización

Por el contrario, consideremos la Quarterly Review, una revista de alto contenido tory que siempre «asumió que el Parlamento no reformado, el dominio de una aristocracia terrateniente... la supremacía de la iglesia establecida, la discriminación de algún tipo contra los disidentes, los católicos y los judíos, y el mantenimiento de las clases bajas en su lugar eran los fundamentos de una sociedad estable». Su principal escritor sobre problemas económicos, el poeta Robert Southey, instó repetidamente al gasto gubernamental como estimulante de la actividad económica y atacó la reanudación de los pagos en especie (vuelta al patrón oro) por parte de Inglaterra tras las guerras napoleónicas. De hecho, Southey proclamó que un aumento de los impuestos o de la deuda pública no era nunca motivo de alarma, ya que «dan un estímulo a la industria nacional y hacen aflorar las energías nacionales». Y, en 1816, Southey abogó por un gran programa de obras públicas para aliviar el desempleo y la depresión.11

El deseo de la Quarterly Review de que el gobierno ejerciera un estricto control e incluso la propiedad de los ferrocarriles estaba francamente relacionado con su odio a los beneficios que los ferrocarriles aportaban a la masa de la población británica. Así, mientras que los liberales clásicos aclamaban la llegada de los ferrocarriles por el abaratamiento del transporte y el aumento de la movilidad de la mano de obra, John Croker, del Quarterly, denunciaba que los ferrocarriles «hacían que los viajes fueran demasiado baratos y fáciles —desestabilizando los hábitos de los pobres y tentándolos a la emigración imprudente».12

El archi-tory William Robinson, que a menudo denunciaba a sus compañeros tories por transigir, aunque fuera ligeramente, en principios como los aranceles elevados y la ausencia de derechos políticos para los católicos, escribió muchos artículos pre-keynesianos, abogando por la inflación para estimular la producción y el empleo, y denunciando los efectos del dinero duro del patrón oro. Y el tory Sir Archibald Alison, inveterado defensor de la inflación, que llegó a atribuir la caída del Imperio Romano a la escasez de dinero, admitió francamente que era la «clase agrícola» la que había sufrido la falta de inflación desde la reanudación del patrón oro.13

Controles bajo Elizabeth

Algunos estudios de caso ilustrarán la naturaleza del mercantilismo, las razones de los decretos mercantilistas y algunas de las consecuencias que trajeron a la economía.

Una parte importante de la política mercantilista era el control de los salarios. En el siglo XIV, la peste negra mató a un tercio de la población trabajadora de Inglaterra y, naturalmente, provocó un fuerte avance en las tarifas salariales. Los controles salariales llegaron como techos salariales, en un intento desesperado de las clases dominantes por coaccionar los salarios por debajo de los del mercado. Y como la gran mayoría de los trabajadores empleados eran obreros agrícolas, se trataba claramente de una legislación en beneficio de los terratenientes feudales y en detrimento de los trabajadores.

Textiles vs. agricultura

El resultado fue una persistente escasez de mano de obra agrícola y de otros tipos de mano de obra no cualificada durante siglos, una escasez mitigada por el hecho de que el gobierno inglés no trató de hacer cumplir las leyes con mucho rigor. Cuando la reina Isabel trató de hacer cumplir estrictamente los controles salariales, la escasez de mano de obra agrícola se agravó, y los terratenientes encontraron sus privilegios legales derrotados por las leyes más sutiles del mercado. En consecuencia, Isabel aprobó, en 1563, el famoso Estatuto de los Artificantes, que imponía un control laboral exhaustivo.

Tratando de sortear la escasez provocada por las intervenciones anteriores, el estatuto instaló el trabajo forzado en la tierra. Disponía que:

  1. quien haya trabajado en la tierra hasta los 12 años sea obligado a permanecer allí y no salir a trabajar en ningún otro oficio;
  2. todos los artesanos, sirvientes y aprendices que no tuvieran gran reputación en sus campos fueran obligados a cosechar el trigo; y
  3. Los desempleados se vieron obligados a trabajar como obreros agrícolas.

Además, el estatuto prohibía a cualquier trabajador renunciar a su empleo a menos que tuviera una licencia que demostrara que ya había sido contratado por otro empleador. Y, además, se ordenaba a los jueces de paz que fijaran las tarifas salariales máximas, orientadas a la evolución del coste de la vida.

El estatuto también actuó para restringir el crecimiento de la industria textil de la lana; esto benefició a dos grupos: los terratenientes, que ya no perderían trabajadores para la industria y sufrirían la presión de pagar salarios más altos, y la propia industria textil, que recibió el privilegio de mantener fuera la competencia de nuevas empresas o nuevos artesanos. Sin embargo, la inmovilidad coaccionada de la mano de obra provocó el sufrimiento de todos los trabajadores, incluidos los artesanos textiles; y para remediar esto último, la reina Isabel impuso una ley de salario mínimo para los artesanos textiles, tronando todo el tiempo que los malvados fabricantes de ropa eran los responsables de la situación de los artesanos. Afortunadamente, los empleadores y los trabajadores del sector textil persistieron en acordar condiciones de empleo por debajo de la tasa salarial fijada artificialmente, y todavía no se produjo un fuerte desempleo en el sector textil.

Aplicando leyes malas

Los programas de control salarial no podían causar dislocaciones indebidas hasta que se aplicaran estrictamente, y esto sucedió bajo el rey Jacobo I, el primer rey Estuardo de Inglaterra. Al asumir el trono en 1603, Jacobo decidió hacer cumplir el programa de control isabelino con gran rigor, incluyendo sanciones extremadamente fuertes contra los empleadores. Se impuso una aplicación rigurosa de los controles del salario mínimo para los artesanos textiles y de los decretos de salario máximo para los trabajadores agrícolas y los sirvientes.

Las consecuencias fueron el resultado inevitable de la manipulación de las leyes del mercado: un grave desempleo crónico en toda la industria textil, unido a una grave escasez crónica de mano de obra agrícola. La miseria y el descontento se extendieron por todo el país. Los ciudadanos fueron multados por pagar a sus sirvientes más que el salario máximo, y los sirvientes multados por aceptar la paga. Jaime, y su hijo Carlos I, decidieron frenar la ola de desempleo en el sector textil obligando a los empleadores a permanecer en el negocio incluso cuando perdían dinero. Pero a pesar de que muchos empleadores fueron encarcelados por las infracciones, estas medidas draconianas no pudieron evitar que la industria textil sufriera una depresión, un estancamiento y el desempleo. Ciertamente, las consecuencias de la política de control salarial fueron una de las razones del derrocamiento de la tiranía de los Estuardo a mediados del siglo XVII.

Prácticas mercantilistas en el Massachusetts colonial

La joven colonia de Massachusetts se embarcó en muchas empresas mercantilistas, con resultados siempre desafortunados. Uno de los intentos fue un amplio programa de control de salarios y precios, que tuvo que ser abandonado en la década de 1640. Otro fue una serie de subsidios para intentar crear industrias en la colonia antes de que fueran económicamente viables, y por tanto antes de que se crearan en el mercado libre. Un ejemplo fue la fabricación de hierro. Las primeras minas de hierro en América eran pequeñas y estaban situadas en los pantanos de la costa («hierro de pantano»); y el hierro manufacturado, o «forjado», se fabricaba principalmente a bajo precio en las bloomerías locales, a fuego abierto. Sin embargo, el gobierno de Massachusetts decidió forzar la creación del proceso indirecto más imponente — y mucho más caro— de fabricación de hierro forjado en un alto horno y una fragua. Por ello, la legislatura de Massachusetts decretó que toda nueva mina de hierro debía tener un horno y una fragua construidos cerca de ella en los diez años siguientes a su descubrimiento. No contenta con esta medida, la legislatura concedió en 1645 a una nueva Compañía de Empresarios para una Fábrica de Hierro en Nueva Inglaterra, un monopolio de 21 años sobre toda la fabricación de hierro en la colonia. Además, la legislatura concedió a la compañía generosos subsidios de tierras madereras.

Pero a pesar de estas subvenciones y privilegios, así como de las grandes concesiones adicionales de tierras madereras por parte de los gobiernos municipales de Boston y Dorchester, la empresa fracasó estrepitosamente y casi de inmediato. La Compañía hizo todo lo posible por salvar sus operaciones, pero fue en vano. Unos años más tarde, John Winthrop, hijo, principal promotor de la antigua empresa, indujo a las autoridades de la colonia de New Haven a subvencionar una fábrica de hierro suya en Stony River. Los gobiernos de la colonia de New Haven y del municipio de New Haven concedieron a Winthrop toda una serie de subvenciones especiales: concesiones de tierras, pago de todos los gastos de construcción del horno, una presa en el río y el transporte de combustible. Uno de los socios de Winthrop en la empresa era el vicegobernador de la colonia, Stephen Goodyear, que pudo así utilizar el poder del gobierno para concederse importantes privilegios. Pero una vez más, la ley económica no se podía negar, y la fábrica de hierro resultó ser otra empresa que fracasó rápidamente.

Alivio de los deudores: un plan para ayudar a los ricos

Uno de los principios más enérgicos de los historiadores neomarxistas dominantes de América ha sido la opinión de que la inflación y el alivio a los deudores fueron siempre medidas de las «clases bajas», los campesinos pobres deudores y a veces los trabajadores urbanos, que participaban en una lucha de clases marxiana contra los comerciantes acreedores conservadores. Pero un vistazo a los orígenes del alivio a los deudores y del papel moneda en los Estados Unidos muestra fácilmente la falacia de este enfoque; la inflación y el alivio a los deudores fueron medidas mercantilistas, perseguidas con fines mercantilistas conocidos.

El alivio de los deudores comenzó en las colonias, en Massachusetts en 1640. Massachusetts había experimentado una fuerte crisis económica en 1640, y los deudores recurrieron inmediatamente a un privilegio especial del gobierno. Obedientemente, la legislatura de Massachusetts aprobó en octubre la primera de una serie de leyes de alivio a los deudores, incluyendo una ley de tasación mínima para obligar a los acreedores a aceptar los bienes de los deudores insolventes a una tasación arbitrariamente inflada, y una disposición de préstamo legal para obligar a los acreedores a aceptar el pago en una tasa inflada y fija en los medios monetarios de la época: maíz, ganado o pescado.

En 1642 y 1644 se aprobaron otros privilegios para los deudores, permitiendo en este último caso que un deudor escapara a la ejecución hipotecaria simplemente abandonando la colonia. La propuesta más drástica llegó al sorprendente extremo de disponer que el gobierno de Massachusetts asumiera todas las deudas privadas que no pudieran pagarse. Este plan fue aprobado por la cámara alta, pero derrotado en la cámara de diputados.

El hecho de que este asombroso proyecto de ley fuera aprobado por la cámara alta el consejo de magistrados— es prueba suficiente de que no se trataba de una erupción proto-marxiana de pobres deudores. Pues este consejo era el grupo dirigente de la colonia, formado por los comerciantes y terratenientes más ricos. Si no fuera por los mitos históricos, no debería sorprender que los mayores deudores fueran los hombres más ricos de la colonia, y que en la época mercantilista un impulso de privilegio especial tuviera objetivos típicamente mercantilistas. Por otro lado, también es instructivo que la cámara baja, más democrática y popularmente responsable, fuera la que más se resistiera al programa de alivio de la deuda.

Inflación del papel moneda

Massachusetts tiene el dudoso honor de haber promulgado el primer papel moneda gubernamental de la historia del mundo occidental —de hecho, de la historia de todo el mundo fuera de China. La fatídica emisión se realizó en 1690, para pagar una expedición de saqueo contra el Canadá francés que había fracasado drásticamente. Pero incluso antes de esto, los principales hombres de la colonia estaban ocupados proponiendo esquemas de papel moneda. El reverendo John Woodbridge, muy influenciado por las propuestas de William Potter sobre un banco de tierras inflacionario, propuso uno propio, al igual que el gobernador John Winthrop, Jr. de Connecticut. El capitán John Blackwell propuso un banco de tierras en 1686, cuyos billetes serían de curso legal en la colonia, y líderes adinerados de la colonia como Joseph Dudley, William Stoughton y Wait Winthrop se asociaron de manera prominente con el plan.

El más famoso de los planes de bancos de tierras inflacionistas fue el Banco de Tierras de Massachusetts de 1740, que generalmente se ha calificado en términos neomarxistas como la creación de la masa de agricultores pobres deudores frente a la oposición de los ricos comerciantes acreedores de Boston. En realidad, su fundador, John Colman, era un destacado comerciante y especulador inmobiliario de Boston; y sus otros partidarios tenían intereses similares, al igual que los principales opositores, que también eran empresarios de Boston. La diferencia es que los defensores habían sido generalmente receptores de concesiones de tierras del gobierno de Massachusetts, y deseaban que la inflación aumentara el valor de sus reclamaciones de tierras especulativas.14 Una vez más— un proyecto típicamente mercantilista.

Keynes no quiso aprender

A partir de una breve excursión por la teoría y la práctica mercantilista, podemos concluir que Lord Keynes podría haber llegado a lamentar su entusiasta acogida a los mercantilistas como sus antepasados. Porque, en efecto, fueron sus antepasados, y también los precursores de las intervenciones, las subvenciones, las regulaciones, las concesiones de privilegios especiales y la planificación central de hoy. Pero de ninguna manera se les puede considerar «progresistas» o amantes del hombre común; por el contrario, eran francos exponentes del Viejo Orden del estatismo, la jerarquía, la oligarquía terrateniente y los privilegios especiales— todo ese régimen «tory» contra el que el liberalismo del laissez-faire y la economía clásica hicieron su «revolución» liberadora en nombre de la libertad y la prosperidad de todos los individuos productivos de la sociedad, desde los más ricos hasta los más humildes. Tal vez el mundo moderno aprenda la lección de que el impulso contemporáneo de un nuevo mercantilismo puede ser tan profundamente «reaccionario», tan profundamente opuesto a la libertad y la prosperidad del individuo, como su antecesor anterior al siglo XIX.

  • 1. «Las leyes y proclamas... fueron el producto de intereses conflictivos de diversos grados de respetabilidad. Cada grupo, económico, social o religioso, presionaba constantemente para que se legislara de acuerdo con su interés especial. Las necesidades fiscales de la corona fueron siempre una influencia importante y generalmente determinante en el curso de la legislación comercial. Las consideraciones diplomáticas también influyeron en la legislación, al igual que el deseo de la corona de conceder privilegios especiales, con amore, a sus favoritos, o de venderlos, o de ser sobornada para que los conceda, al mejor postor.... La literatura mercantilista, por otra parte, consistía principalmente en escritos de o en nombre de «comerciantes» u hombres de negocios... tratados que eran parcial o totalmente, franca o disimuladamente, súplicas especiales para intereses económicos especiales. Libertad para ellos, restricciones para los demás, tal era la esencia del programa habitual de legislación de los tratados mercantilistas de autoría mercantil». Jacob Viner, Studies in the Theory of International Trade (Nueva York: Harper and Bros., 1937), pp. 58-59.
  • 2. Adam Smith, An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations (Nueva York: Modern Library, 1937), p. 625.
  • 3. Véase la elogiosa «Nota sobre el mercantilismo» en el capítulo 23 de John Maynard Keynes, The General Theory of Employment, Interest, and Money (Nueva York: Harcourt, Brace, 1936).
  • 4. Citado en Viner, Studies in the Theory of International Trade, p. 38.
  • 5. Citado en Eli F. Heckscher, Mercantilism, 2ª ed. (Nueva York: Macmillan, 1955), 2, pp. 208-9. Véase también Edgar S. Furniss, The Position of the Laborer in a System of Nationalism (Nueva York: Kelley y Millman, 1957), p. 41.
  • 6. Citado en ibídem, p. 41.
  • 7. Ibíd.
  • 8. Véase ibídem, pp. 79-84.
  • 9. Ibídem, p. 115.
  • 10. Frank W. Fetter, «Economic Articles in the Westminster Review and their Authors, 1824-51», Journal of Political Economy (diciembre de 1962): 572.
  • 11. Véase Frank W. Fetter, «Economic Articles in the Quarterly Review and their Authors, 1809-52», Journal of Political Economy (febrero de 1958): 48-51.
  • 12. Ibídem, p. 62.
  • 13. Véase Frank W. Fetter, «Economic Articles in Blackwood's Edinburgh Magazine, and their Authors, 1817-1853», Scottish Journal of Political Economy (junio de 1960): 91-96.
  • 14. Véase el esclarecedor estudio del Dr. George Athan Billias, «The Massachusetts Land Bankers of 1740» , University of Maine Bulletin (abril de 1959).
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

Image source:
iStock