Mises Daily Articles

Home | Mises Library | Los orígenes del fraude electoral estadounidense

Los orígenes del fraude electoral estadounidense

Etiquetas Historia de EEUUTeoría Política

11/09/2020Thomas J. DiLorenzo

Desde que el alcalde Daley de Chicago «encontró» decenas de miles de muertos para «votar» por John F. Kennedy en las elecciones de 1960, muchos estadounidenses han sospechado que la maquinaria política urbana del Partido Demócrata está inundada de fraude electoral. Esa sospecha no ha disminuido por las acciones del hijo del alcalde, William, el presidente de la campaña de Al Gore y el hombre a cargo del «recuento» de votos que se está llevando a cabo en Florida.

Por muy notorias que sean las máquinas políticas Demócratas, los orígenes del fraude electoral en Estados Unidos se encuentran en el partido de Lincoln. El fraude electoral masivo que tuvo lugar durante la Guerra entre los estados y durante los doce años siguientes de «reconstrucción» proporciona una lección abyecta de tiranía que tiene implicaciones ominosas para los contribuyentes estadounidenses.

Hay noticias que indican que durante el ciclo de elecciones presidenciales de 2000 muchas de las papeletas de voto en ausencia nunca llegaron al personal militar en el extranjero, mientras que el 40% de las que se devolvieron al estado de Florida fueron rechazadas por pequeños tecnicismos (como la ausencia de un sello de correos). Durante la guerra entre los estados, se sabe que Lincoln instruyó a sus comandantes militares para que dieran permiso a Republicanos inscritos, mientras que mantenía a los Demócratas (y a cualquier otro) en el campo, donde no podían votar. En los estados fronterizos como Maryland, donde había una fuerte oposición a la guerra, los soldados federales inundaban las ciudades los días de las elecciones y recibían instrucciones de votar, aunque no fueran residentes de esos estados.

Los soldados federales también intimidaron a los votantes para que votaran por los Republicanos amenazándolos en las urnas. Como el biógrafo de Lincoln David Donald ha escrito, «Bajo la protección de las bayonetas Federales, Nueva York se volvió republicana por siete mil votos» en 1864.

El Congreso Republicano incluso creó tres nuevos estados —Kansas, Virginia Occidental y Nievada— para ayudar a amañar las elecciones de 1864 a favor de Lincoln, tan preocupados por el penetrante sentimiento antiguerra y las deserciones masivas del ejército federal.

Durante la «reconstrucción» (1865-1877) el Partido Republicano mantuvo un monopolio de poder tan completo, que el historiador Richard Bensel observó en el Yankee Leviathan, que los paralelos más cercanos a esa situación son «el PRI en México, el Partido del Congreso en la India, y los bolcheviques en los primeros años de la Unión Soviética».

Una de las razones por las que el Partido Republicano fue capaz de mantener este poder monopolístico es que chantajeó a los diez estados sureños que se oponían a la Decimocuarta Enmienda (Tennessee votó a favor de ella) para que aprobaran la enmienda negándoles representación en el Congreso hasta que accedieran. Al hacerlo, los estados del Norte se separaron efectivamente de la Unión, una unión que Lincoln nunca reconoció como rota.

Casi todos los varones del Sur fueron privados del derecho de voto, mientras que prácticamente todos los ex esclavos masculinos fueron registrados para votar (Republicano). Ningún varón sureño podía votar si participaba en la guerra de cualquier manera, incluyendo la contribución de alimentos o ropa al ejército confederado. El registro de votantes requería que uno proclamara públicamente que estaba del lado de los ejércitos federales durante la guerra, algo que ningún sureño cuerdo que valorara su vida haría.

El resultado fue que para 1868, diez de los catorce senadores del sur de los Estados Unidos, veinte de los treinta y cinco representantes y cuatro de los siete gobernadores elegidos eran republicanos del norte que nunca habían conocido a ninguno de sus electores hasta después de la guerra. Cualquier funcionario local que no obedeciera estrictamente los dictados del Partido Republicano fue purgado de su cargo por los militares y reemplazado por los guardias del Partido Republicano que eran apoyados por las fuerzas de ocupación del ejército de los Estados Unidos.

Con un monopolio político obtenido mediante el fraude electoral y la fuerza militar, el Partido Republicano saqueó el Sur durante más de una década. Como los dueños de las propiedades fueron privados del derecho de voto, los gobiernos títeres pudieron promulgar aumento tras aumento de los impuestos, aparentemente para construir ferrocarriles, canales y carreteras, muy pocos de los cuales fueron realmente construidos. La mayor parte del dinero fue simplemente robado por los hacendados del Partido Republicano y los intrigantes hombres de negocios que los apoyaban. El Partido Republicano comenzó como el partido del bienestar corporativo y ha cambiado muy poco en los últimos 150 años.

A pesar de que el Sur estaba económicamente devastado, el Partido Republicano impuso onerosos impuestos a la propiedad que permitieron a los «funcionarios» del partido intervenir y confiscar la propiedad por los impuestos no pagados. En un punto, el 20 por ciento de todo el estado de Mississippi estaba en venta. Para 1872 los impuestos sobre la propiedad en el Sur eran cuatro veces más altos que en 1860. Eran treinta veces más altos en Carolina del Sur, donde comenzó el movimiento de secesión. Mucho de este dinero fue robado por los recaudadores de impuestos y nunca llegó a los tesoros del estado.

También se impuso un impuesto federal punitivo de cinco centavos por libra al algodón, lo que obligó a muchos agricultores del Sur a venderlo a las autoridades fiscales del gobierno. Los agentes del Tesoro confiscaron la mayor parte de estos ingresos para sus propias cuentas bancarias, según un informe de Sherrard Clemens, un investigador contratado por el presidente Andrew Johnson, como se describe en The Documentary History of Reconstruction.

Henry Clay Warmoth, el gobernador de la Reconstrucción de Louisiana, «acumuló» más de un millón de dólares en riqueza en sólo cuatro años con su salario de 8.000 dólares al año, una hazaña financiera comparable a la destreza de Hillary Clinton en el comercio de futuros de ganado.

La lección que hay que aprender de estos incidentes históricos es que cualquier partido político que sea lo suficientemente descarado como para robar una elección presidencial mediante el fraude electoral también es probable que sea lo suficientemente descarado (y poderoso) como para saquear a los ciudadanos bajo su gobierno, poner en peligro sus vidas y tratarlos como siervos.

[Publicado originalmente en noviembre de 2000.]

Author:

Contact Thomas J. DiLorenzo

Thomas DiLorenzo is professor of economics at Loyola University Maryland and a member of the senior faculty of the Mises Institute. He is the author of The Real Lincoln; How Capitalism Saved America; Lincoln Unmasked; Hamilton's Curse; Organized Crime: The Unvarnished Truth About Government; and The Problem with Socialism.

Image source:
commons.wikimedia.org
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library