Book Chapters

Home | Mises Library | Los intelectuales y el mercado

Los intelectuales y el mercado

Tags Libre MercadoMedios y Cultura

01/09/2019Ralph Raico

[Capítulo 3 del Classical Liberalism and the Austrian School. Este capítulo está adaptado de un documento presentado en la reunión general de la Sociedad Mont Pèlerin, en Cannes, septiembre de 1994.]

¿El financiamiento de Adam Smith?

Ronald Coase, Premio Nobel de Economía, relata un incidente interesante altamente revelador del estado de ánimo de los moldeadores de opinión en los Estados Unidos.

Se trata de la escasez de gas natural de los años sesenta. Edmund Kitch, de la Universidad de Chicago, había escrito un estudio que demostraba el papel desempeñado por la reglamentación federal miope en la escasez, y presentó sus conclusiones en una conferencia pública en Washington, DC, en 1971. En las palabras de Coase (1994: 49 –50):

Gran parte de la audiencia estaba formada por periodistas de Washington, miembros del personal de los comités del Congreso que se ocupaban de los problemas energéticos y otros con trabajos similares. Mostraron poco interés en los hallazgos del estudio, pero mucho en descubrir quién había financiado el estudio. Muchos parecen estar convencidos de que la industria del gas “compró” el programa de derecho y economía de la Universidad de Chicago ... una gran parte de la audiencia parecía vivir en un mundo simple en el que cualquiera que pensara que los precios deberían subir era pro-industria y cualquiera que quisiera que los precios se redujeran era pro-consumidor. Podría haber explicado que lo esencial de la argumentación de Kitch había sido expuesto anteriormente por Adam Smith, pero la mayoría de la audiencia habría asumido que era otra persona a sueldo de la American Gas Association.

En este episodio vemos un microcosmos del mundo habitado habitualmente por intelectuales anti-mercado y aquellos que han absorbido sus enseñanzas. El continuo florecimiento de esta clase de intelectuales sigue siendo un problema y un problema permanente para los liberales clásicos. El propósito de este ensayo no es proponer una solución definitiva al problema, sino principalmente ensamblar y contrastar algunas de las posiciones más destacadas avanzadas (en su mayoría) por los estudiosos liberales, como un paso hacia la solución del rompecabezas. Finalmente, sugeriré qué posición me parece la más plausible.

La pregunta perenne

Hace cuarenta y tres años, en la reunión de 1951 de la Sociedad Mont Pèlerin en Beauvallon, un distinguido panel de estudiosos discutió el tratamiento del capitalismo por parte de los intelectuales.1 Las charlas fueron reunidas y publicadas en un volumen editado por F. A. Hayek, El capitalismo y los historiadores.

Arthur Schlesinger, Jr., (1954: 178) compuso una entretenida leyenda sobre el trabajo,2 en forma de revisión para, de todas las cosas, los prestigiosos Anales de la Academia Americana de Ciencias Políticas y Sociales. “Todos los contribuyentes a este extraño volumen parecen estar motivados por un curioso sentido de persecución”, declaró Schlesinger. El capitalismo y los historiadores es simplemente “un llamado a la caza de brujas. Uno podría pensar que los estadounidenses tienen suficientes problemas con los McCarthys locales sin importar profesores vieneses para agregar brillo académico al proceso”. El profesor Schlesinger de Harvard terminó denunciando a la Universidad de Chicago Press por publicar el libro en primer lugar: “lo que posiblemente podríamos haber convencido a una prensa universitaria para que publique este libro es difícil de imaginar. Este volumen es un ejemplo más de lo que el senador Fulbright recientemente llamó esa plaga porcina tan común en nuestro tiempo ... el antiintelectualismo”.

Sí, por supuesto: Hayek, Ashton, de Jouvenel y los demás, todos ellos son anti-intelectuales y cazadores de brujas porcinos, posiblemente afectados por un toque de enfermedad mental (un "sentido de persecución"). La revisión es, de hecho, un buen ejemplo de cómo los tratos del New Deal como Schlesinger trataron a los pensadores liberales clásicos cuando pudieron salirse con la suya, incluso, de forma inanente, tratando de poner en línea a la University of Chicago Press.

El capitalismo y los historiadores.

En su artículo, Bertrand de Jouvenel describió a los intelectuales como aquellos que se ocupan de las “imágenes mentales, representaciones del universo ... de las cosas y los agentes en él, del [hombre] mismo y su relación con ellos”. Desde que cada sociedad requiere tales representaciones, la importancia de este grupo es muy grande (91).

Sucede que una característica sorprendente de los intelectuales modernos es su animosidad hacia el mercado:

Una enorme mayoría de los intelectuales occidentales muestra y afirma hostilidad hacia las instituciones económicas y sociales de su sociedad, instituciones a las que dan el nombre de capitalismo. (103)

¿Por qué debería ser esto? La razón no puede mentir, argumenta De Jouvenel, en un desdén puritano por los arreglos sociales que satisfacen las demandas hedonistas de los individuos egoístas. La democracia moderna del bienestar también es un acuerdo de este tipo (aunque no es tan eficiente para lograr su fin), pero no está sujeta al mismo antagonismo (95-96).

De Jouvenel afirma, sorprendentemente, que “la hostilidad del intelectual hacia el empresario no presenta ningún misterio, ya que los dos tienen, por función, estándares completamente diferentes”. Si bien el lema del empresario es que el cliente siempre tiene la razón, la tarea del intelectual es preservar la más alta estándares de su campo incluso contra el peso de la opinión popular (por lo tanto, la tendencia a favorecer a los pintores, novelistas, poetas, cineastas, etc., “que son sólo para intelectuales”). (116-21).

No hay duda de que De Jouvenel ha identificado lo que se siente como uno de los principales irritantes del capitalismo. A muchos intelectuales les resulta imposible resignarse al hecho de que, como señaló Ludwig von Mises (1956: 9): “Lo que cuenta en el marco de la economía de mercado no son los juicios de valor académicos, sino las valoraciones realmente manifestadas por la gente que está comprando o no comprando”.

Pero la actitud de los intelectuales difícilmente puede explicarse por el mero hecho de que los empresarios cumplan los deseos del público, en lugar de cualquier fin más elevado, y por el mismo motivo que el propio Jouvenel dio antes. En los estados democráticos de bienestar, se supone que los políticos y los burócratas también deben servir al público, en lugar de luchar para preservar los estándares de excelencia per se. Sin embargo, la enemistad de los intelectuales rara vez se dirige contra la democracia, el estado del bienestar o sus líderes y funcionarios.

Así, el problema permanece. En un aspecto significativo, la situación se ha deteriorado desde la reunión de Mont Pèlerin de 1951. Entonces, De Jouvenel podría dar por sentado que incluso el intelectual izquierdista moderno “se enorgullece de la técnica [es decir, la tecnología] y se alegra de que los hombres obtengan más de las cosas que quieren” (113). Lo mismo difícilmente se puede decir hoy, con el surgimiento de un ambientalismo fanático y un ataque incesante contra el industrialismo y la sociedad de consumo.

En 1972, veintiún años después de ese panel en Beauvallon, RM Hartwell dio una charla en la reunión de Mont Pèlerin en Montreux, sobre “Historia e ideología” (Hartwell, 1974).3 Hartwell también tuvo la oportunidad de comentar sobre la “aversión generalizada al sistema económico y político que proporcionó el marco institucional para el crecimiento económico moderno”. Como historiador, naturalmente destacó el papel crucial de los mitos históricos, inventados y distribuidos por los intelectuales académicos, en alimentar esta aversión.

La conferencia de Hartwell es especialmente notable por llamar la atención sobre el carácter sistemático del ataque anticapitalista, como lo experimentó el ciudadano educado típico de una democracia occidental, incluidos los periodistas citados anteriormente. La historia, señala, “es sólo un elemento en una batería de prejuicios que se refuerzan a sí mismos” contra la propiedad privada y la economía de mercado. En literatura, economía, filosofía, sociología y otros temas, el estudiante está continuamente sujeto a datos e interpretaciones que convergen en un solo punto: la crueldad de la empresa privada y la virtud de la intervención estatal y el sindicalismo laboral apoyado por el Estado. “Y lo que las escuelas y universidades propagan en la educación formal”, observa Hartwell, “muchas otras instituciones refuerzan”, en particular las iglesias, las artes creativas y los medios de comunicación (Hartwell, 1974: 11-12).4

La acusación siempre cambiante

Ahora, veintidós años después, abordamos, una vez más, la cuestión del intelectual y el mercado.

Sin embargo, esto no discute la inutilidad de la pregunta, sino su importancia central. En cierto sentido, la Sociedad Mont Pèlerin fue fundada para tratar el problema de la antipatía del intelectual moderno hacia el capitalismo y las consecuencias perjudiciales de esa antipatía. La mayoría de los que vivimos aquí hemos vivido lo suficiente como para comprender la verdad de la afirmación de Schumpeter de que “el capitalismo enfrenta su juicio ante los jueces que tienen la sentencia de muerte en el bolsillo”. Lo único que cambia, escribió Schumpeter, son los detalles (1950: 144). Esa acusación siempre cambiante es presentada, una y otra vez, por los intelectuales.

En épocas anteriores, acusaron al capitalismo por la inmiseración del proletariado, las depresiones inevitables y la desaparición de las clases medias. Luego, un poco más tarde, fue por el imperialismo y las guerras inevitables entre las potencias imperialistas (capitalistas).

En décadas más recientes, la acusación volvió a cambiar, ya que las acusaciones anteriores se hicieron evidentemente insostenibles.

El capitalismo fue acusado de no poder competir con las sociedades socialistas en el progreso tecnológico (Sputnik); con la promoción de la automatización, lo que lleva a un desempleo permanente catastrófico; tanto con la creación de la sociedad de consumo como con su opulencia porcina y con la incapacidad de extender tal porquería a la subclase; con el “neocolonialismo”; con mujeres opresoras y minorías raciales; con engendrar una merecedora cultura popular; Y con destruir la tierra misma.5 Como comentó George Stigler: “Se está inventando, descubriendo o publicitando en gran medida un flujo constante de nuevas críticas, como el problema de las familias sin hogar”.6 La pregunta sigue siendo: ¿cuál es la raíz de este cambio constante, nunca? ¿Acusando la acusación? ¿Qué explica la hostilidad incesante de los intelectuales hacia la economía de mercado?

Para aclarar estas cuestiones, debemos ir más allá de las acusaciones específicas. Israel Kirzner escribe (1992: 96):

Independientemente de las denuncias específicas del capitalismo, independientemente de los errores en el análisis económico que están implícitos en estas denuncias, una comprensión profunda de la mentalidad anticapitalista no puede evitar, en última instancia, enfrentarse a los prejuicios profundamente arraigados y los hábitos arraigados de pensamiento que son: Tanto consciente como inconscientemente, responsables de la antipatía mostrada al sistema de mercado.

Hayek sobre los intelectuales y el socialismo

F. A. Hayek estaba sumamente preocupado por nuestro problema, ya que él también estaba totalmente convencido de la importancia de los intelectuales: “Son los órganos que la sociedad moderna ha desarrollado para difundir el conocimiento y las ideas”, declara en su ensayo “Los intelectuales y el socialismo” (Hayek 1967). Los intelectuales, a quienes Hayek caracteriza como “los traficantes de segunda mano profesionales en ideas”7, ejercen su poder a través de su dominio de la opinión pública: “Es poco lo que el hombre común de hoy aprende sobre eventos o ideas, excepto a través del medio de esta clase”. Entre otras cosas, a menudo prácticamente fabrican reputaciones profesionales en la mente de la población general; ya través de su dominio de los medios de comunicación, colorean y dan forma a la información que tienen las personas en cada país sobre los eventos y tendencias en países extranjeros. Una vez que los intelectuales adoptan una idea, su aceptación por las masas es “casi automática e irresistible”. En última instancia, los intelectuales son los legisladores de la humanidad (178–80, 182).

Con todo esto, la visión de Hayek de los intelectuales es rotundamente benigna: sus ideas están determinadas en gran medida por “convicciones honestas y buenas intenciones” (184).8 En “Los intelectuales y el socialismo”, Hayek menciona al pasar el sesgo igualitario de los intelectuales; el análisis, sin embargo, es básicamente en términos de su “cientificismo”. Con su énfasis característico en la epistemología, Hayek ve la revuelta contra la economía de mercado como resultado de los errores metodológicos que identificó e investigó detenidamente en su brillante estudio del ascenso del positivismo francés, La contrarrevolución de la ciencia (1955).

Así, en opinión de Hayek, la principal influencia en los intelectuales ha sido el ejemplo de las ciencias naturales y sus aplicaciones. A medida que el hombre ha llegado a comprender y luego controlar las fuerzas de la naturaleza, los intelectuales se han encaprichado con la idea de que un dominio análogo de las fuerzas sociales podría producir beneficios similares para la humanidad. Están bajo el dominio de “creencias tales como que el control deliberado u organización consciente también está en los asuntos sociales, siempre superiores a los resultados de los procesos espontáneos que no están dirigidos por una mente humana, o que cualquier orden basada en un plan debe ser mejor de antemano que uno formado por el equilibrio de fuerzas opuestas” (186-87). Hayek incluso hace la siguiente afirmación sorprendente (187):

Que, con la aplicación de técnicas de ingeniería, la dirección de todas las formas de actividad humana de acuerdo con un único plan coherente debería ser tan exitoso en la sociedad como lo ha sido en innumerables tareas de ingeniería, una conclusión demasiado plausible para no seducir a la mayoría de ellos. Quienes están entusiasmados por los logros de las ciencias naturales. De hecho, se debe admitir que se requieren argumentos poderosos para contrarrestar la fuerte presunción a favor de tal conclusión y que estos argumentos aún no se han establecido adecuadamente. ... El argumento no perderá su fuerza hasta que se haya demostrado de manera concluyente por qué lo que ha demostrado ser tan eminentemente exitoso en producir avances en tantos campos debería tener límites para su utilidad y volverse positivamente perjudicial si se extiende más allá de esos límites.

Es extremadamente difícil seguir el razonamiento de Hayek aquí. Parece estar diciendo que debido a que las ciencias naturales han hecho grandes avances y porque innumerables proyectos de ingeniería particulares han tenido éxito, es bastante comprensible que muchos intelectuales concluyan que “la dirección de todas las formas de actividad humana de acuerdo con un plan coherente único” será igualmente exitoso.

Pero, en primer lugar, los avances de las ciencias naturales no se lograron de acuerdo con ningún plan central general; más bien, fueron el producto de muchos investigadores separados, descentralizados pero coordinados (producidos de manera análoga en algunos aspectos al proceso de mercado; ver Baker 1945 y Polanyi 19519). En segundo lugar, debido al hecho de que muchos proyectos de ingeniería en particular han tenido éxito, no se sigue que un solo proyecto de ingeniería vasto, uno que subsuma todos los proyectos en particular, tenga éxito; ni parece probable que la mayoría de las personas encuentren tal afirmación plausible.

¿Por qué, entonces, es natural, lógico o fácilmente comprensible que los intelectuales deben razonar desde los triunfos de la investigación científica descentralizada y de los proyectos de ingeniería individuales hasta el éxito de un plan que se comprometa a dirigir “todas las formas de actividad humana”?10

En su reseña de El camino a la servidumbre de Hayek, Joseph Schumpeter (1946: 269) señala que Hayek fue “cortés hasta cierto punto” hacia sus oponentes, en el sentido de que casi nunca les atribuyó “nada más allá del error intelectual”. Pero no todo. Los puntos que se deben hacer se pueden hacer sin más “hablar claro”, declara Schumpeter.11

Schumpeter aquí implica una distinción importante. La civilidad en el debate , incluida la presunción formal de buena fe por parte de los adversarios, está siempre en orden. Pero también hay un lugar para el intento de explicar las actitudes, por ejemplo, de los intelectuales anti-mercado (una forma de la sociología del conocimiento). En este empeño, la "cortesía" no es precisamente lo que más se pide. Con respecto a los intelectuales positivistas que argumentaron desde los éxitos de las ciencias naturales a la necesidad de una planificación central: bien podría ser que esta falsa inferencia no fuera un simple error intelectual, sino que se vio facilitada por sus prejuicios y resentimientos, o tal vez por su propia voluntad de poder.12

En cualquier caso, la deferencia caballeresca de Hayek a los intelectuales anti-mercado a veces puede ser absolutamente engañosa. Considere su declaración (1967: 193):

La ortodoxia de cualquier tipo, cualquier pretensión de que un sistema de ideas es final y debe aceptarse sin cuestionamientos como un todo, es el único punto de vista que necesariamente contradice a todos los intelectuales, independientemente de sus opiniones sobre temas particulares.

Esta, de una categoría de personas que en el siglo XX ha incluido notoriamente a miles de apologistas prominentes por el comunismo soviético en todos los países occidentales, es de hecho una cortesía “a una falla”.13 Después de todo, hubo una buena razón hasta tan tarde como En la década de 1950, Raymond Aron (1957) escribió sobre El opio de los intelectuales y H. B. Acton (1955) tituló la que probablemente sea la mejor crítica filosófica del marxismo-leninismo, La ilusión de la época.14

Tampoco fue el comunismo la única ortodoxia nefasta para reclamar la lealtad de numerosos intelectuales, como lo demuestran los casos de Martin Heidegger, Robert Brasillach, Giovanni Gentile, Ezra Pound y muchos otros. Para una visión menos elogiosa pero más realista de la integridad de los intelectuales modernos, podemos recurrir a las memorias del historiador alemán Golo Mann (1991: 534), que cita de su diario de 1933: “18 de mayo. [Josef] Goebbels frente a una reunión de escritores en el Hotel Kaiserhof: "A los [nazis] nos han reprochado que no nos preocupemos por los intelectuales. Eso no fue necesario para nosotros. Lo sabíamos bastante bien: si primero tenemos el poder, entonces los intelectuales vendrán por su cuenta. Un aplauso atronador: de los intelectuales”15.

Schumpeter sobre el proletariado intelectual

Al reprender a Hayek, Schumpeter sugirió (1946: 269) que podría haber aprendido una lección útil de Karl Marx.La propia interpretación de Schumpeter refleja su compromiso de por vida con el marxismo. Al igual que Marx, ofreció un pronóstico altamente pesimista para el sistema capitalista, aunque por razones principalmente diferentes (1950: 131–45). Pero mientras Schumpeter sostiene que los intelectuales desempeñarán un papel clave en la desaparición del capitalismo, de ninguna manera confía en el escenario expuesto en el Manifiesto comunista.

Allí, Marx y Engels (1976: 494) anunciaron que a medida que se acerca la revolución final, una sección de los “ideólogos burgueses” pasará al lado del proletariado. Estos serán los ideólogos “que se han abierto camino hacia una comprensión teórica del movimiento histórico en su conjunto”.16 Una descripción tan ridículamente egoísta difícilmente podría apelar a un escéptico inveterado como Schumpeter. En cambio, su “marxismo” consistió en examinar el capitalismo como un sistema con ciertos rasgos sociológicos, y exponer los intereses de clase de los intelectuales dentro de ese sistema.17

En comparación con órdenes sociales anteriores, el capitalismo es especialmente vulnerable a los ataques:

a diferencia de cualquier otro tipo de sociedad, el capitalismo, inevitablemente, y en virtud de la lógica misma de su civilización, crea, educa y subvenciona un interés creado en el descontento social. (1950: 146)

En particular, genera y nutre a una clase de intelectuales seculares que ejercen el poder de las palabras sobre la mente general. La máquina de la riqueza capitalista hace posible los libros, folletos, periódicos y el público cada vez más amplio que los lee. La libertad de expresión y de prensa consagradas en las constituciones liberales implica también “la libertad de mordisquear los cimientos de la sociedad capitalista”, una constante roer que promueve el racionalismo crítico inherente a esa forma de sociedad. Además, a diferencia de los regímenes anteriores, a un estado capitalista le resulta difícil, excepto en circunstancias excepcionales, reprimir a los intelectuales disidentes: tal procedimiento entraría en conflicto con los principios generales del imperio de la ley y los límites del poder policial querido por la burguesía. sí mismo (1950: 148–51).

La clave de la hostilidad de los intelectuales hacia el capitalismo es la expansión de la educación, particularmente la educación superior.18 Esto crea desempleo, o subempleo, de las clases escolarizadas en la universidad; muchos se convierten en “desempleados psíquicos en ocupaciones manuales sin necesariamente adquirir una empleabilidad en, digamos, trabajo profesional”. La tenue posición social de estos intelectuales engendra descontento y resentimiento, que a menudo se racionalizan como crítica social objetiva. Este malestar emocional, afirma Schumpeter,

dará cuenta de manera mucho más realista de la hostilidad hacia el orden capitalista que la teoría, en sí misma una racionalización en el sentido psicológico, según la cual la indignación justa del intelectual por los errores del capitalismo simplemente representa la inferencia lógica de hechos escandalosos ... (1950: 152–53)19

Un mérito importante del argumento de Schumpeter es que aclara una característica permanente de la sociología del radicalismo y la revolución: la búsqueda de empleos en el gobierno. La interconexión entre la sobreeducación, una reserva en expansión de intelectuales desempleados, la presión por más posiciones burocráticas y la agitación política fue un lugar común entre los observadores europeos en el siglo XIX.20 En 1850, el autor conservador Wilhelm Heinrich Riehl (1976: 227–38) ofreció un notable análisis, anticipando de muchas maneras a Schumpeter, el “proletariado intelectual” (Geistesproletariat). Incluso entonces, Alemania producía cada año mucho más “producto intelectual” de lo que podía usar o pagar, lo que demuestra una división “antinatural” del trabajo nacional. Este fue un fenómeno general en los países avanzados, sostiene Riehl, como resultado del enorme crecimiento industrial que estaba teniendo lugar. Pero los trabajadores intelectuales empobrecidos experimentan una contradicción entre sus ingresos y sus necesidades percibidas, entre su propia concepción altiva de su legítima posición social y la verdadera, una contradicción que es mucho más irreconciliable que en el caso de los trabajadores manuales. Como no pueden “reformar” sus escasos salarios, tratan de reformar la sociedad. Son estos proletarios intelectuales los que han tomado la iniciativa en los movimientos revolucionarios sociales en Alemania. “Estos literatos ven la salvación del mundo en el evangelio del socialismo y el comunismo, porque contiene su propia salvación”, a través de la dominación de las masas.21 Los movimientos revolucionarios posteriores, tanto de izquierda como de derecha, pueden entenderse en gran medida como una redada ideológicamente camuflada en la gran oficina de empleo del estado. Carl Levy (1987: 180) ha vinculado la expansión del estado a partir de finales del siglo XIX y el crecimiento en el número de personas con educación universitaria, que buscaron empleos en el gobierno y utilizaron el positivismo como una ideología facilitadora.  El positivismo

hizo hincapié en la necesidad de experiencia, capacitación especial e inteligencia entrenada ... [fortalecida por] una desacralización de la tradición y la rápida expansión de la esfera pública ... [proliferaron] esquemas para la organización de la sociedad que sustituyó a las élites tradicionales y Los empresarios capitalistas un estrato de expertos y/o la clerisy laico. Se pueden encontrar ejemplos entre los fabianos y el PLI [Partido Laborista Independiente], [Edward] Bellamy y otros constructores de utopías autoritarios estadounidenses, los profesores socialistas italianos y las élites socialistas francesas.

Desde esta perspectiva, obtenemos una comprensión más profunda de la afirmación de que el estado de bienestar “salvó al capitalismo”. Lo que realmente ha logrado el estado de bienestar es proporcionar una fuente interminable de empleos estatales para los productos (principalmente de clase media) de lo que es aún se refiere a la educación universitaria, sin requerir, como en el siglo XIX, un asalto revolucionario.22

Aunque sin duda hay una gran verdad en la identificación de Schumpeter del excedente sistémico de intelectuales como fuente de anticapitalismo, también presenta ciertas dificultades.

Tal superproducción, y el consiguiente desempleo o subempleo, es también una característica de las sociedades no capitalistas. Su efecto es la desestabilización general de los regímenes, como ocurre de vez en cuando en países subdesarrollados. Un conocimiento más detallado de la situación en las antiguas sociedades comunistas podría mostrar que también estaba implicado en su subversión y su derrocamiento final.

Más concretamente, no son tanto los intelectuales desempleados quienes son el problema, sino los que están empleados. Los intelectuales que no pueden encontrar un trabajo adecuado pueden proporcionar una subcultura receptiva, así como un forraje de cañón ocasional para los movimientos revolucionarios: entre los anarquistas comunistas a fines del siglo XIX, o en algunos países del tercer mundo más recientemente. En Alemania después de la Primera Guerra Mundial, los artistas y escritores congelados de la cultura vanguardista de Weimar fueron prominentes entre los primeros nacionalsocialistas.

Pero la tesis de Schumpeter no es válida para muchos otros casos, probablemente los más importantes históricamente. Émile Zola y Anatole France, Gerhart Hauptmann y Bertold Brecht, HG Wells y Bernard Shaw, John Dewey y Upton Sinclair eran apenas “desempleados” en el mundo intelectual. Hoy en día, las “estrellas” de los medios de comunicación masivos de todos los países avanzados: conocerán sus nombres en su propio país; Uno podría mencionar a los “periodistas” estadounidenses que ganan un millón de dólares al año o más, por ejemplo, las salvajes desigualdades del capitalismo, son típicamente “nibblers” constantes en el sistema de la empresa privada. La pregunta es más bien por qué tantos intelectuales exitosos y altamente influyentes se convierten en críticos de la economía libre.23

Los dos enfoques de Ludwig von Mises

Si Schumpeter se negó a ser “cortés con la culpa” en lo que respecta a los intelectuales anti-mercado, ¿qué se puede decir del propio mentor de Hayek, Ludwig von Mises?

Nadie superó a Mises en la importancia que atribuía al poder de las ideas.24 Por lo tanto, fue crucial para su filosofía social e interpretaciones históricas determinar la base de la “mentalidad anticapitalista”, especialmente representada entre los intelectuales (Mises 1956).

A menudo, Mises enfatiza la motivación personal, el resentimiento y la envidia amarga, como la fuente de esta actitud. El reemplazo de la sociedad de estatus por la sociedad de contrato agravó los sentimientos de fracaso e inferioridad. Con la igualdad de oportunidades y todas las carreras abiertas al talento, la falta de éxito financiero se convierte en un juicio sobre el individuo. Esta es una carga que intenta cambiar al chivo expiatorio del sistema social (1956: 5–11). Los intelectuales comparten esta debilidad, tal vez en forma acentuada. En ocasiones, Mises va tan lejos como para rastrear las “raíces psicológicas del anti-liberalismo” a la patología mental. El chivo expiatorio del sistema social por parte de quienes no pueden hacer frente a la realidad de su fracaso relativo en la vida es, afirma Mises, un trastorno mental que la psiquiatría ha descuidado hasta ahora para clasificar. Participando en un poco de nosología psiquiátrica voluntaria, se atreve a etiquetar esta condición como “el complejo de Fourier” (1985: 13-17), después del primer socialista francés, Charles Fourier.

Aunque el enfoque de Mises en la envidia y el resentimiento es el más conocido de sus intentos por explicar la mentalidad anticapitalista,25 un segundo y diferente enfoque de este parece más fructífero. En un ensayo inicial titulado “Las raíces psicológicas de la resistencia a la economía” (1933: 170–88), Mises lanza un ataque radical contra la línea de la moralidad occidental tradicional que ha estigmatizado el dinero. Al citar De officiis, de Cicerón, como un texto ejemplar, identifica el desprecio por los ingresos profundamente arraigados en la cultura occidental como la fuente de la hostilidad hacia los capitalistas, el comercio y la especulación “que hoy domina toda nuestra vida pública, política y la palabra escrita”. Este desprecio, alimentado y sostenido a través de los siglos bajo regímenes cambiantes, es el resultado natural de una moral de clase, específicamente, la moral de las clases que están protegidas del mercado por la circunstancia de que viven de los impuestos.26 En nuestros días, es una moralidad generada por “sacerdotes, burócratas, profesores y oficiales del ejército”, quienes miran con “aversión y desprecio” a empresarios, capitalistas y especuladores (1933: 181–82).27

La comprensión de la prevalencia de esta ética anti-mercado ayuda a explicar (como el otro enfoque de Mises, la envidia no lo hace) las actitudes anti-mercado que se encuentran a menudo incluso entre los económicamente exitosos en el sector privado, ya que “nadie puede escapar al poder de una ideología dominante”. Por lo tanto, “los empresarios y los mismos capitalistas están influidos por la perspectiva moral que condena su actividad”. Sufren de mala conciencia y sentimientos de inferioridad. Esto se demuestra, entre otras cosas, en el apoyo dado a los movimientos socialistas por los millonarios y sus hijos e hijas (1933: 184).28

Envidia y evitación de la envidia

Otro erudito liberal, Helmut Schoeck, ofrece una perspectiva diferente sobre las actitudes anti-mercado de los económicamente exitosos. En su Envidia (1987), Schoeck presenta un examen empírico de este fenómeno generalizado pero esquivo, y curiosamente poco investigado, a la luz de la evidencia de la antropología, la etnología, la psicología social y la historia.29

Los seres humanos son, por naturaleza, propensos a la envidia, que surgen de una concepción primitiva de causalidad que interpreta que la buena fortuna de los demás se ha logrado a un costo para uno mismo. Sin embargo, las personas están igualmente sujetas a un “temor universal a la envidia del prójimo y a la envidia de los dioses y espíritus” (363, 308). El temor a la envidia de los demás, por ejemplo, al “ojo malvado”, da lugar a “un sentimiento de culpa primitivo, pre-religioso, irracional”, y con ello patrones de comportamiento que apuntan a evitar la envidia.

En varias sociedades, diversos medios han evolucionado para hacer frente a este sentimiento de culpa y para evitar el castigo de los envidiosos. Con los intelectuales en la sociedad capitalista, la evitación de la envidia a menudo se manifiesta en apoyo a las causas igualitarias. El temor difuso de la envidia de los demás, encuentra Schoeck, es “la raíz de ese sentimiento general de culpa sin sentido que, durante los últimos cien años, ha ejercido una influencia tan perturbadora y desorientadora. Los dolores de culpa (conciencia social), y la ingenua suposición de que alguna vez podría haber una forma de sociedad sin clase o no provocadora de la envidia, han sido responsables de la adhesión a movimientos izquierdistas de grandes números de medios y Personas de clase alta ...”(324). Al adherirse a los movimientos que predican la igualdad social y económica, alivian su culpa y ansiedad, porque ahora pueden sentir que están ayudando a establecer “una sociedad en la que nadie tiene envidia” (325).30

La teoría de Schoeck tiene la ventaja de tener en cuenta el peculiar “idealismo” propio de los propios intelectos izquierdistas, especialmente entre los jóvenes:

La sensibilidad a la envidia de los demás está tan arraigada en la psique humana que la mayoría de las personas interpreta erróneamente el sentido de la redención y la paz, que sienten cuando han hecho concesiones a la envidia, como confirmación, no solo de su superioridad moral, sino también de la conveniencia de su acción en la realidad del aquí y ahora. (362)

Podemos agregar que la bendita liberación experimentada por aquellos que tienen, se sienten, colocados a salvo de la envidia de los desposeídos con resentimiento, a menudo se convierte en furia cuando se enfrentan a sus hermanos de clase que casualmente rechazaron tal capitulación psicológica.

Pero, ¿cuán relevantes son los intelectuales?

Los autores considerados hasta ahora se han acordado, al menos, en asignar un gran peso en la determinación final de los eventos políticos a los intelectuales y las ideologías que generan.Este fue también el punto de vista de Murray Rothbard, que expuso teóricamente (por ejemplo, en Rothbard 1974: 72-76) y con frecuencia se explica históricamente (por ejemplo, Rothbard 1989 y 1996). Virtualmente único entre los pensadores de libre mercado, Murray Rothbard era igualmente adepto, cuando era apropiado, al analizar el cambio político como resultado de maquinaciones de grupos de interés, por ejemplo, en el caso de la Reserva Federal (Rothbard, 1994). Pero la relevancia política de los intelectuales ha sido cuestionada por otro grupo de eruditos liberales, sobre todo por George J. Stigler.31

El ingenio justamente famoso del profesor Stigler fue acertado cuando definió a los intelectuales (1975: 314) como “personas que prefieren hablar y escribir fuertemente al esfuerzo físico”. De esta manera, Stigler rechazó la inferencia común pero errónea de que los intelectuales son particularmente inteligentes. No hay una conexión necesaria entre las dos categorías: en su mayor parte, lo que distingue a un intelectual es su dominio de un discurso particular.32

Stigler era bastante consciente de que, a pesar de los muchos beneficios que obtienen del sistema capitalista, los intelectuales han sido en general críticos implacables en todos los sectores que dominan (Stigler 1984a: 143-58)33. Sin embargo, si bien “existe una tentación natural de darles crédito ... la disminución que se ha producido en la estima pública por la empresa privada y la gran expansión del control estatal sobre la vida económica” (1982: 28-29), esta tentación debería ser resistido En su opinión, las afirmaciones sobre la influencia decisiva de intelectuales e ideologías no son científicas, ya que tales afirmaciones nunca se han cuantificado y sometido a pruebas empíricas. De hecho, hay una falta total de cualquier teoría sobre cómo se originan y cambian las ideologías (Stigler 1982: 35; 1984b: 3).

En contraste, Stigler propone atacar el problema con los métodos analíticos convencionales de la economía (neoclásica): las hipótesis se formulan en términos cuantificables y se comparan con los datos.

Una implicación central de la teoría económica es que “el hombre es eternamente un maximizador de la utilidad, en su hogar, en su oficina, ya sea pública o privada, en la iglesia, en su trabajo científico, en resumen, en todas partes” (1982: 35) . Del mismo modo que actúan en el mercado para maximizar su utilidad personal, también “los individuos se comportan de manera consistente en una forma de utilidad creciente con respecto al uso del Estado” (1984b: 3), es decir, en medidas de apoyo que, en conjunto, constituyen la expansión histórica del poder estatal.

Muy sensatamente, Stigler advierte contra la definición de utilidad de tal manera que haga la hipótesis tautológica (1982: 26). Concediendo que “no hay contenido aceptado en la función de utilidad”, propone uno, a saber, que la utilidad de una persona “depende del bienestar del actor, su familia, más un estrecho círculo de asociados” (1982: 36).

Sin embargo, no está claro hasta qué punto esto avanza el argumento. Después de todo, la adherencia de una persona a una ideología dada suele estar condicionada por su creencia de que, en cierto sentido, promoverá su “bienestar” y el de su familia y asociados cercanos, de modo que la dependencia de las funciones de utilidad no obvia automáticamente la necesidad a tener en cuenta el impacto de la ideología.

En opinión de Stigler, la forma más sencilla de probar el papel de la ideología como un objetivo que no maximiza la utilidad es determinar si los defensores de una ideología determinada incurren en costos al apoyarla:

Si en promedio y durante períodos sustanciales de tiempo encontramos (digamos) que los defensores de “pequeño es hermoso” ganan menos que los talentos comparables dedicados a instar a la Asociación Nacional de Fabricantes a nuevas glorias, aceptaré la evidencia. Pero primero vamos a verlo. (1982: 35)

“Utilidad”, entonces, parece, para todos los propósitos prácticos, significa la maximización de los ingresos. Esto es razonable desde el punto de vista de Stigler, ya que emplear otro valor, por ejemplo, la maximización del poder, crearía dificultades insuperables para la formalización y las pruebas empíricas en términos estiglerianos.

Stigler sostiene además que el deseo de los intelectuales de maximizar sus ingresos (que ahora incluyen prestigio e “influencia aparente”) explica su distribución a lo largo del espectro político (1982: 34). Se refiere a Joseph Schumpeter por haber aceptado parcialmente esta posición. Pero la atribución de los motivos económicos a los intelectuales de Schumpeter (y de Riehl y otros) es de un orden muy diferente al de Stigler. Como hemos señalado, Schumpeter sostuvo que los factores económicos (subempleo, etc.) tienden a crear una mentalidad entre los intelectuales que puede generar ideologías anticapitalistas que, a su vez, se extienden por toda la sociedad. Stigler parece sostener que los factores económicos operan sobre los intelectuales individuales directa e inmediatamente.

Stigler aplica su noción de la relativa falta de importancia de la ideología de manera general a la derogación de las Leyes del Maíz en Inglaterra en 1846, generalmente considerada una victoria histórica del liberalismo en su fase heroica. En este caso, no fueron los intelectuales como los economistas clásicos, de Adam Smith en adelante, ni siquiera los líderes como Richard Cobden y Robert Peel, quienes fueron los responsables, sino “un cambio en el poder político y económico” (1975: 318-20) .

Gary M. Anderson y Robert D. Tollison (1985) pretenden proporcionar un estudio algo detallado de la Anti-Corn League a la manera de Stigler (al igual que Gary Becker y otros), que parece evitar las ambigüedades de la posición de Stigler.34 Si bien los autores no niegan que la “ideología desempeñó un papel” en la derogación, declaran que cualquier explicación básicamente ideológica debe evitarse debido a su inestabilidad. En su lugar, aplican el marco del análisis de la elección pública, centrándose en el papel desempeñado por el interés financiero directo de algunos de los contribuyentes y partidarios de la Liga. Sin embargo, está lejos de ser claro cómo su propia narrativa, que acumula hechos generalmente conocidos sin ningún intento de cuantificación y formalización, se supone que es “verificable” en el sentido riguroso que requieren. Droll es la presentación fidedigna de los autores de la suscripción pública de Cobden y la concesión de un asiento para Manchester en la Cámara de los Comunes a John Bright como “la recompensa” de los dos grandes líderes liberales.

George Stigler a veces combinaba su estimación despreciativa de la influencia de los intelectuales con una evaluación igualmente baja de la influencia de los individuos, incluidos los líderes políticos. Como explicación general del cambio político, la propia hipótesis de Stigler es que

vivimos en un mundo de personas razonablemente bien informadas que actúan de manera inteligente en pos de sus intereses personales. En este mundo, los líderes solo desempeñan un papel modesto, actuando mucho más como agentes que como instructores o guías de las clases que parecen dirigir. (1982: 37)

Como regla general, el efecto de los líderes prominentes en la historia es “casi infinitesimal” (1975: 319). Es seguro decir que esta evaluación encontraría poco acuerdo entre los estudiantes de las carreras de Mohammed, Napoleón, Bismarck o Hitler, o de Lenin y Stalin.35

El ascenso y la caída del comunismo soviético

Los autores que minimizan el impacto de la ideología en la política tendrían dificultades para explicar el aumento, la duración y la desaparición definitiva del comunismo en Rusia. Es difícil imaginar lo que podría explicar los episodios cruciales en la historia del comunismo soviético si la ideología es relegada a una posición subordinada. Tales episodios incluyen la propia carrera revolucionaria de Lenin, la formación del partido bolchevique, el golpe de estado de octubre de 1917, la institución del “comunismo de guerra”, la victoria en la guerra civil y la dedicación fanática de los cuadros que llevaron a cabo la La colectivización de la agricultura y la hambruna del terror.

En un importante estudio, Martin Malia afirma (1994: 16) que “la clave para entender el fenómeno soviético es la ideología”, específicamente el marxismo-leninismo.

Malia remonta la historia a mediados del siglo XIX. Rusia, donde la sociedad civil era débil y el estado fuerte, proporcionó un terreno fértil para la difusión de las ideas socialistas. Teoría social liberal: las ideas de Locke, Hume, Adam Smith, Turgot, Jefferson y otros nunca habían echado raíces. En el momento en que surgió una intelligentsia en Rusia, los intelectuales europeos, de quienes los rusos derivaban la mayor parte de sus opiniones políticas, habían convertido al capitalismo en un objeto de horror. El caos que siguió a la caída del Zar y la desmoralización causada por la Primera Guerra Mundial permitió a Lenin y sus bolcheviques altamente disciplinados efectuar su golpe de estado.

Los bolcheviques se pusieron en marcha de inmediato para realizar el sueño marxista: construir una sociedad libre y próspera mediante la abolición de la propiedad privada y el mercado. Pero esa tarea, sostiene Malia, citando a la Escuela Austriaca, en particular a Mises y Hayek, fue y es inherentemente imposible, un asalto a la realidad (185, 515). Desde el principio, la Unión Soviética fue un “fraude histórico mundial”(15). La tierra que supuestamente estaba en la vanguardia de la humanidad progresista era, en verdad, un escenario de opresión sin fin, pobreza masiva y desesperación sin límites. Suprimir esta realidad, generar y apuntalar una surrealidad, se convirtió en el trabajo de las legiones de intelectuales estatales en el país y, en el extranjero, de los intelectuales que viajan por los países occidentales.36

El adoctrinamiento comenzó a gran escala con la guerra civil, y su objetivo eran los millones de reclutas del Ejército Rojo. Todos los medios de propaganda conocidos, desde la palabra impresa, las conferencias y los grupos de discusión hasta el cabaret, las obras de teatro y las películas, fueron utilizados por los miles de cuadros bolcheviques que recorrían los frentes, con el objetivo explícito de convertir al campesino-soldado ruso en “un luchador revolucionario consciente”. El medio millón de soldados del Ejército Rojo que se unieron al Partido en el curso de la guerra civil se convirtieron en “los misioneros de la revolución”, que “llevaron el bolchevismo, sus ideas y sus métodos, a sus pueblos y aldeas, donde inundaron las instituciones soviéticas a principios de la década de 1920” (Figes 1997: 602). El extenso bombardeo de propaganda continuó durante siete décadas, atestiguando la conciencia de las autoridades comunistas de que la represión por sí sola nunca podría garantizar su dominio continuo.37

Del mismo modo, el colapso del régimen soviético solo puede entenderse como un estudio de caso en la operación de la ideología, en este caso, del fin de la influencia de una ideología.

La subversión de la fe leninista comenzó después de la muerte de Stalin, con el “deshielo” introducido por Khrushchev. En la década de 1960, unos pocos intelectuales disidentes, a menudo editores samizdat [independientes, generalmente clandestinos], sembraron las semillas de la duda en pequeños círculos urbanos y universitarios. Aún así, la gran masa de ciudadanos soviéticos permaneció adoctrinada, hasta la declaración de perestroika y glasnost bajo Gorbachov.

Entonces, la verdad, tanto de los crímenes de Lenin como de Stalin, la pobreza que prevalece en la patria socialista, la verdadera naturaleza del mundo de fantasía tejido por los ideólogos soviéticos durante décadas, salió a la luz. Se propagó por lo que Hayek denominó “distribuidores de segunda mano en ideas”, en la prensa, la televisión y la radio (Shane 1994: 212–44). “En 1991, las encuestas mostraron que la mayoría de los ciudadanos soviéticos y una mayoría sustancial de los habitantes de las ciudades habían perdido esa fe básica en el sistema ... la imagen del mundo soviético había sido destruida no por tanques y bombas sino por hechos y opiniones, por la liberación de Información embotellada durante décadas. ... Lo que cambió las mentes fue el efecto acumulativo y sinérgico de una gran cantidad de información nueva sobre una variedad de temas a la vez” (Shane 1994: 214–15, 221). La misma cascada creciente de información destruyó la fe de la propia clase dominante soviética, disolviendo su sentido de su propia legitimidad y, finalmente, su voluntad de coaccionar (Hollander 1999).

Importancia de los intelectuales reafirmados teóricamente

La posición representada por Stigler ha sido, a su vez, criticada por otros académicos liberales, entre ellos Douglass C. North. North admite libremente que la teoría de la elección pública tiene un valor incalculable para explicar gran parte del comportamiento político: las presiones de los grupos de interés explican una buena cantidad de decisiones políticas (1981: 56). Pero considerar esto como toda la historia es caer víctima, en su opinión, de la “visión miope” de la economía neoclásica:

La observación casual proporciona evidencia de que se produce una enorme cantidad de cambio debido a la acción de un grupo grande que no debería ocurrir frente a la lógica del problema del jinete libre. ... Los grupos grandes actúan cuando no hay beneficios evidentes que contrarresten los costos sustanciales para la participación individual; La gente vota, y donan sangre anónimamente. ... Las funciones de utilidad individuales son simplemente más complicadas que los supuestos simples incorporados hasta ahora en la teoría neoclásica. (1981: 46–47)

La ideología, que, según North, es ubicua, es “un dispositivo economizador mediante el cual los individuos se adaptan a su entorno y se les proporciona una "visión del mundo" para simplificar el proceso de toma de decisiones”. El objetivo fundamental de la ideología “Es energizar a los grupos para que se comporten en contra de un cálculo simple, hedonista e individual de costos y beneficios”.38 Y, aparte de raras excepciones, las ideologías se desarrollan bajo la guía de los intelectuales (North 1981: 49–53)

Una parte crucial de las ideologías, ignorada por los estudiosos que minimizan su importancia, son los juicios de lo correcto y lo incorrecto, justos e injustos. A este respecto, North presenta un argumento que bien podría dar lugar a la pausa de estos estudiosos:

Si el concepto [de justo e injusto] no es crucial para la forma en que se toman las decisiones, entonces nos quedamos con el enigma de tener en cuenta la inmensa cantidad de recursos invertidos a lo largo de la historia para intentar convencer a las personas sobre la justicia o la injusticia de su posición (51)

En otras palabras, si, como creía Stigler, las personas están razonablemente bien informadas y actúan de manera inteligente en busca de su propio interés, ¿cómo debemos dar cuenta de este “uso indebido” masivo y continuo de recursos en la lucha por cuestiones de bien y mal?

Robert Higgs es otro crítico entendido de la posición estigleriana. En Crisis y Leviatán (1987a), presenta un examen detallado del crecimiento del gobierno federal de los EE. UU. En el siglo XX, destacando la importancia de los intelectuales, “los especialistas en la producción y distribución de ideologías”. “Una comprensión de la ideología, "Afirma," es esencial para comprender el crecimiento del gobierno” (1987a: 192, 36).39

Higgs también cree que el enfoque neoclásico convencional es incapaz de explicar una amplia gama de comportamientos políticos (1987a: 39-41). Sobre la base de conclusiones ampliamente aceptadas de la psicología social, incluidas las de Amartya Sen, señala que los individuos a menudo actúan para confirmar, realzar y validar su “identidad” o “autoimagen”. Por ejemplo, “el tipo de grupos a los que la persona que elige pertenecer está estrechamente relacionada con el tipo de persona que cree que es, una cuestión de interés primordial para la persona típica”. Esto se aplica también a la dimensión política de su autoimagen. Nuevamente, al igual que North, Higgs enfatiza que, al actuar políticamente, las personas a menudo están realmente preocupadas por lo que está bien y lo que está mal, lo justo y lo injusto, que no pueden reducirse a un cálculo hedonista estrecho. Higgs, citando a Schumpeter sobre la naturaleza puramente formal de la teoría de la utilidad del valor, que no implica nada con respecto al contenido de los deseos de las personas, concluye que “uno no puede derribar una fortaleza ideológica con las armas de la economía neoclásica” (1987a: 42, 44; 1987b: 141-42).

La propia metodología de Higgs es estrictamente empírica, aunque no en un sentido cuantitativamente irrealista. Dado que la retórica es crucial para la ideología, los cambios ideológicos a menudo se pueden rastrear mediante un examen cuidadoso de la retórica de los líderes de opinión. Sin embargo, como en todas partes en la ciencia, el método aplicado debe adaptarse al área de la realidad en estudio: “Aunque no podemos medir [la ideología y los cambios ideológicos] como lo haríamos en altura o peso, podemos aprender mucho acerca de ellos cualitativamente, y para ciertos propósitos, tal conocimiento puede ser adecuado” (1987a: 48–51).

La idea de Higgs de que gran parte del comportamiento político implica la afirmación de la propia imagen de uno mismo plantea la pregunta: ¿Cómo adquieren las personas identidades políticas que luego actúan para instanciar y confirmar? Una fuente de tales identidades es claramente el sistema de educación formal.40 Desde este punto de vista, sería muy instructivo examinar cómo los establecimientos educativos de los países occidentales, especialmente la educación superior, no solo transmiten el abanico de ideas anticapitalistas, sino que también imparten una imagen personal particular a un una proporción significativa de los estudiantes que procesa, una autoimagen que luego vivirán, más o menos, sus identidades como miembros de la cultura del adversario, portadores de un animus permanente contra la empresa privada.

El papel de los mitos históricos

Hayek creía que los escritos históricos han sido, con toda probabilidad, el medio principal para la difusión de ideas contra el mercado entre los intelectuales. En su ensayo, “Historia y política”, señala el gran impacto de las interpretaciones históricas en la opinión política, y habla de “una interpretación socialista de la historia que ha gobernado el pensamiento político durante las últimas dos o tres generaciones y que consiste principalmente en un particular Vista de la historia económica”, especialmente de la revolución industrial. Es una interpretación que la mayoría de sus principios han demostrado ser míticos (Hayek [ed.] 1954: 3, 7). Hayek observa que la dominación continua de este punto de vista, descartada durante mucho tiempo por los estudiosos, presenta un problema. De hecho, hoy, cuarenta años después de que Hayek escribiera estas líneas, la versión obsoleta “catastrófica” de la revolución industrial continúa siendo apreciada por la gran mayoría.

Puede ser útil centrarse en un ejemplo de otra leyenda que ha sido parte de la pseudohistoria socialista, y que ahora también ha explotado.

Durante décadas, la opinión predominante fue que las grandes empresas alemanas desempeñaron un papel central y esencial en el ascenso de los nazis al poder. Casualmente, esta interpretación se hizo eco de la posición oficial de la Comintern (Internacional Comunista), expuesta en los años 20 y 30, según la cual un “fascismo” genérico, incluida su variante alemana, representaba el puño desnudo de una burguesía que enfrentaba el asalto proletario final.

Durante años, los socialistas continuaron promocionando la línea de que el apoyo financiero y político de las grandes empresas alemanas era en gran medida responsable de la llegada al poder de Hitler y, en consecuencia, de la Segunda Guerra Mundial y todas las atrocidades que implicaba. En la República Federal de Alemania, los intelectuales nunca se cansaron de repetir el aforismo de Max Horkheimer, expresado en la portentosidad patentada de la Escuela de Frankfurt: “El que no quiere hablar de capitalismo también debe guardar silencio sobre el fascismo” (citado en Nolte, 1982: 76 ). Sin embargo, la opinión fue compartida y propagada por muchos escritores no socialistas prominentes, entre ellos, Alan Bullock, Norman Stone y H. Stuart Hughes.

En 1985, en un excelente trabajo académico, Henry Ashby Turner, Jr., de Yale, demostró que esta interpretación era, simplemente, un mito. Se basó en una multitud de fuentes primarias ignoradas por otros escritores. El propio análisis de Turner ahora es aceptado por prácticamente todos los expertos en la materia. Ya sea que tenga más éxito en ver su versión transmitida al público educado que lo que los historiadores económicos de la revolución industrial han tenido que ver.

Años atrás, RM Hartwell había planteado la pregunta, ¿por qué observamos la persistencia de relatos históricos que son demostrablemente falsos? (Hartwell 1974: 2)41 Hacia el final de su trabajo, Turner reflexiona sobre por qué tantos historiadores profesionales deberían haber aceptado la vieja fábula de Hitler y los industriales alemanes de manera tan acrítica. Su respuesta es: sesgo. “En resumen, el sesgo aparece una y otra vez en los tratamientos del papel político de las grandes empresas, incluso por los historiadores por lo demás escrupulosos” (Turner 1985: 350). Intenta explicar este peligroso prejuicio (350–51):

Los historiadores profesionales generalmente tienen poco o ningún contacto personal con el mundo de los negocios. Como tantos intelectuales, tienden a ver los grandes negocios con una combinación de condescendencia y desconfianza.42 ... Dado que casi todos los que se han preocupado por la relación entre la comunidad empresarial y el nazismo se han quedado a la izquierda o al menos a la izquierda del centro en sus simpatías políticas, muchos lo han encontrado difícil para resistir la tentación de implicar a las grandes empresas ... en el auge del nazismo. Aunque la distorsión deliberada figura en algunas publicaciones sobre el tema, la susceptibilidad de la mayoría de los historiadores a los mitos tratados en este volumen es atribuible no a la falta de honradez intelectual sino al tipo de ideas preconcebidas que obstaculizan los intentos de enfrentar el pasado.

Otra forma de poner la explicación de Turner es en términos de uno de los varios componentes del concepto marxista de ideología, según lo refinado por Jon Elster (1985: 476, 487–90). La comprensión individual de las relaciones sociales está inevitablemente sesgada por la posición particular que él mismo ocupa en la red de estas relaciones, porque necesariamente llega a entender “el todo desde el punto de vista de la parte”.

Visto desde esta perspectiva, la raíz del problema radica en la posición social, el modo de vida, del intelectual académico, cuyos puntos de vista a su vez dan forma y condicionan profundamente a los de prácticamente todos los demás intelectuales. Esencialmente, es un mandarín, acostumbrado, a reiterar el punto de Mises, a vivir de una fuente de ingresos asegurada, generalmente impuestos, pero el caso es similar con las dotaciones garantizadas. Como tal, rara vez podrá apreciar o incluso comenzar a comprender el modo de vida de los capitalistas, empresarios, comerciantes y especuladores, hombres y mujeres que viven y mueren por las vicisitudes del mercado. Por lo tanto, el problema resulta no ser tanto una motivación personal tan inútil como una cognición distorsionada determinada socialmente.

En respuesta, se podría objetar que son los intelectuales académicos quienes, de todas las personas, están obligados moral y profesionalmente a liberarse de las anteojeras impuestas socialmente ya esforzarse por ver el orden del mercado libre como realmente es. Sin embargo, el hecho de que no hayan cumplido con esta obligación es simplemente otra forma de plantear el problema que hemos estado considerando.

Mi propia inclinación es hacia el “segundo” enfoque de Ludwig von Mises, centrado en la hostilidad arraigada a los negocios y la obtención de beneficios en nuestra cultura. Esta antipatía milenaria continúa siendo difundida por las clases altamente influyentes protegidas de los rigores amenazantes del mercado, clases que nos acompañarán hasta donde podamos ver.

  • 1. T. S. Ashton, “The Treatment of Capitalism by Historians”, L. M. Hacker, “The Anticapitalist Bias of American Historians” y Bertrand de Jouvenel, “The Treatment of Capitalism by Continental Intellectuals”. Estos se complementaron posteriormente con un ensayo adicional de Ashton, una contribución de W. H. Hutt en el sistema de fábrica de principios del siglo XIX, y una introducción de F. A. Hayek en “History and Politics”, y publicado por la University of Chicago Press, 1954.
  • 2. Taylor 1997 proporciona un juicio posterior, y menos parcial, sobre la importancia del trabajo: 163: “Durante la siguiente década, la historia económica moderna se alejó dramáticamente del consenso de izquierda liberal establecido por los Hammond, Tawney, y los webbs. El texto seminal de este cambio de dirección fue la colección de ensayos de 1954 compilada por FA Hayek, Capitalism and the Historians ...”
  • 3. Agradezco al profesor Leonard P. Liggio por llamarme la atención sobre este ensayo.
  • 4. Sobre las tendencias izquierdistas de los académicos estadounidenses, vea a Lee 1994 y las encuestas citadas allí.
  • 5. Cf. Bronfenbrenner 1981: 104: “Tanto el auge de la legislación ambiental como el aumento de la posttalidomida de la aparente protección al consumidor se han producido desde la muerte de Schumpeter; ambos habrían sido molestos para el molino de Schumpeter”. El filósofo Robert Nozick 1984: 134 escribió una experiencia que a menudo tenía al responder a las críticas de que el capitalismo laissez-faire causa varios males, desde el monopolio y la contaminación hasta la sobreproducción sistemática o la subproducción. Después de que Nozick refutó con esmero el cargo declarado, su interlocutor “deja caer el punto y rápidamente salta a otro, trabajo infantil, racismo, publicidad, etc., etc. Se abandona punto tras punto. ... Sin embargo, lo que no se abandona es la oposición al capitalismo”. Nozick llegó a la conclusión de que los argumentos particulares no son importantes, ya que “hay un ánimo subyacente contra el capitalismo” (énfasis en el original). Esta es una experiencia que muchos otros defensores del libre mercado también podrían atestiguar.
  • 6. Stigler 1989: 1. Agradezco a la Dra. Claire Friedland, gerente de los archivos de George J. Stigler, por su amabilidad al poner a mi disposición este y otros documentos inéditos del Profesor Stigler.
  • 7. Esta definición de Hayek es algo idiosincrásica, ya que excluye a los creadores de ideas, por ejemplo, entre los socialistas, Saint-Simon y Marx.
  • 8. En un momento dado (182) Hayek sugiere que los intereses personales egoístas podrían jugar un papel importante en la actitud de los intelectuales; se refiere, sin nombrarlo, a Karl Mannheim y “la curiosa afirmación ... de que [la clase intelectual] fue la única cuyos puntos de vista no fueron influenciados decididamente por sus propios intereses económicos”. Pero no indica por quéconsidera esto reclamar “curioso”.
  • 9. Estas son obras con las que Hayek estaba bastante familiarizado, lo que hace que su argumento en este punto sea más desconcertante.
  • 10. En otro ensayo, sobre “Socialismo y ciencia”, 1978: 295, Hayek se refiere a “la innegable propensión de las mentes entrenadas en las ciencias físicas, así como de los ingenieros, a preferir un arreglo ordenado creado deliberadamente a los resultados espontáneos. crecimiento – una actitud influyente y común, que con frecuencia atrae a intelectuales a esquemas socialistas. Este es un fenómeno generalizado e importante que ha tenido un profundo efecto en el desarrollo del pensamiento político”. Parece muy dudoso que las encuestas de opinión política entre profesores universitarios en los Estados Unidos, Europa occidental o en otros lugares encuentren las opiniones socialistas más comunes. entre los científicos e ingenieros físicos que en las facultades de humanidades y ciencias sociales.
  • 11. Hayek 1973: 161n. 18, 70, refutó la crítica de Schumpeter, afirmando que no se trataba de “"cortesía hasta una falla" sino de una profunda convicción sobre cuáles son los factores decisivos” por haber atribuido simplemente un error intelectual a sus oponentes en El camino de servidumbre. Hayek reafirmó que: “Es necesario darse cuenta de que las fuentes de muchos de los agentes más dañinos de este mundo a menudo no son hombres malvados sino ideales idealistas, y que en particular los cimientos de la barbarie totalitaria han sido establecidos por honorables y bien intencionados eruditos que nunca reconocieron la descendencia que produjeron”. Uno se pregunta cómo Hayek podría saber esto sobre el carácter de quienes “sentaron las bases de la barbarie totalitaria”.
  • 12. Cf. el comentario de George Stigler 1989: 6: “una razón central para la insatisfacción de los intelectuales con el sistema empresarial” es que “no les da un mecanismo para forzar cambios en el comportamiento de los individuos” también Robert Skidelsky 1978: 83, quien menciona, como un factor en la conversión de los economistas estadounidenses más jóvenes al keynesianismo, que, en la versión propagada por Alvin Hansen, proporcionó una “justificación para la dirección permanente de la vida económica por una élite de economistas ... En la economía política keynesiana, la política pública se entregaría a los economistas profesionales, quienes, por sí solos, entenderían lo que se debía hacer”. Robert Higgs 1987a: 116 observa que los progresistas estadounidenses alrededor de 1900 consideraron atractiva la intervención estatal porque implicaba una organización social supervisada y dirigida por ingenieros, planificadores, técnicos y burócratas capacitados, y así pone a “una minoría sabia en la silla”.
  • 13. Hay ya una literatura sustancial sobre el tema; Véase, por ejemplo, Caute 1973. Richard Pipes 1993: 202 hace el interesante comentario de que: “El régimen bolchevique, por todas sus características objetables, los atrajo [a los intelectuales] porque fue el primer gobierno desde la Revolución Francesa que otorgó poder al pueblo de su propia especie. En la Rusia soviética, los intelectuales podrían expropiar a los capitalistas, ejecutar opositores políticos y sofocar ideas reaccionarias”. Ver también el desafío lanzado por Eugene D. Genovese (1994) a sus compañeros intelectuales para testificar públicamente sobre lo que sabían de los crímenes del comunismo soviético y cuando lo supieron
  • 14. Cf. O'Brien 1994: 344, quien señala que “la gran mayoría de [sus] colegas académicos adoptaron una actitud de agnosticismo juicioso y relativismo hacia los horrores del estalinismo y otros regímenes marxistas”.
  • 15. Benjamin Constant 1988: 137–38, al criticar a los escritores franceses del período Revolucionario y Napoleónico, describió la inclinación de los intelectuales a identificarse con el poder arbitrario: “todos los grandes desarrollos de la fuerza extrajudicial, todos los ejemplos del recurso a medidas ilegales. En circunstancias peligrosas, de siglo en siglo, se han relatado con respeto y se han descrito con complacencia. El autor, sentado cómodamente en su escritorio, lanza medidas arbitrarias en todas direcciones. ... Por un momento, él cree que él mismo invirtió en el poder solo porque está predicando su abuso ... de esta manera se da algo del placer de la autoridad; repite tan fuerte como puede las grandes palabras de seguridad pública, ley suprema, interés público. ... pobre imbécil! Habla con aquellos que están muy contentos de escucharlo y que, en la primera oportunidad, probarán sus propias teorías sobre él.” Las palabras de Constant pueden verse como una glosa profética en el tratamiento de Stalin de muchos de los intelectuales bolcheviques que Había prestado su ayuda a la creación del estado terrorista soviético.
  • 16. La crítica del marxismo como la ideología camuflada de una posible “nueva clase” intelectual es parte de la tradición anarquista comunista, iniciada por Bakunin y continuada por Machajski y otros; ver Dolgoff 1971 y Szelenyi y Martin 1991.
  • 17. Sin embargo, este enfoque, como el análisis marxista del cambio histórico en términos de conflicto de clase, tuvo numerosos precursores entre los pensadores liberales clásicos; vea el ensayo sobre “The Conflict of Classes: Liberal vs. Marxist Theories”, en el presente trabajo.
  • 18. Cf. Raymond Ruyer 1969: 155–56, quien señala los problemas sociales y psicológicos que resultan de la instrucción estatal prolongada (incluida la “educación de adultos”) y la difusión de la “cultura” bajo la égida del Estado. Concluye: “Es típico que el mayor progreso que se haya producido en "la extensión democrática de la cultura" haya sido producido por la empresa privada en forma de libros de bolsillo, en los que el estado no se involucró, excepto para imponer su habitual Impuestos”. Un tercio de siglo después, lo mismo podría decirse de los discos compactos y las computadoras. El trabajo de Ruyer, bastante descuidado, es una profunda y elegante disección del resentimiento persistente del intelectual por la economía de libre mercado y la sociedad capitalista. En este sentido, contrasta con el reciente libro de Raymond Boudon (2004). A pesar de su título prometedor (Why the Intellectuals do not Like Liberalism) y sus ideas ocasionales, el libro de Boudon resulta ser superficial, por ejemplo, al datar el giro de los intelectuales contra un orden liberal de alrededor de 1950.
  • 19. Schumpeter 1950: 155 destaca un importante canal de influencia de los intelectuales, a través de las burocracias estatales, que están “abiertas a la conversión por parte del intelectual moderno con quien, a través de una educación similar, tienen mucho en común”.
  • 20. Ver O'Boyle 1970; también Levy 1987: 160, quien escribe sobre “las inteligencias creadas por el estado de la Europa posterior a la Restauración [es decir, después de 1815] que, superando el crecimiento económico, enfrentaron un grave subempleo y jugaron papeles importantes en las revoluciones de 1830 y 1848”. Reichstag, el canciller Otto von Bismarck (Raico 1999: 100) afirmó que los revolucionarios sociales en Rusia consistían en el “diploma-proletariado”, un exceso producido por la educación superior que la sociedad no podía absorber. Los líderes no eran trabajadores, pero consistían “en parte de personas de educación gentil, muchas personas con educación media ... estudiantes disipados y soñadores sin mancha ...”
  • 21. Schumpeter no menciona a Riehl en Capitalismo, Socialismo y Democracia y se refiere a él una vez en su History of Economic Analysis (1954: 427 y 427 n. 20), pero solo en relación con el trabajo de Riehl en Kulturgeschichte (historia cultural).
  • 22. Cf. Mises (1974: 47–48): “Al lidiar con el ascenso del estatismo moderno, el socialismo y el intervencionismo, no se debe descuidar el papel preponderante que desempeñan los grupos de presión y los grupos de presión de los funcionarios públicos y los graduados universitarios que anhelaban empleos gubernamentales.” A este respecto, Mises menciona la Sociedad Fabiana en Gran Bretaña y la Verein für Sozialpolitik (Asociación para la Política Social) en la Alemania imperial.
  • 23. Laduda sobre el análisis fundamental de Schumpeter es de Paul A. Samuelson 1981: 10, quien señala que en Japón durante décadas “la omnipresencia continua de la terminología marxista entre periodistas y maestros" no ha tenido un efecto perceptible en la política japonesa.
  • 24. Por ejemplo, en 1932, Mises 1990: 96 declaró: “Todas las desgracias que ha sufrido Europa en las últimas dos décadas han sido el resultado inevitable de la aplicación de las teorías que han dominado la filosofía social y económica de la última. cincuenta años.”
  • 25. En una de las pocas ocasiones en que ha tomado nota de los escritos de Mises, Paul Samuelson 1981: 10, n. 3 escribe sobre su “noción de que aquellos que no pueden piratearlo en la lucha comercial competitiva por la existencia se convierten en los quejumbrosos y los que se quejan que buscan subvertir el orden capitalista”. Esta es también la única explicación misesiana mencionada por Nozick 1984: 138.
  • 26. Friedrich Naumann, hoy un icono liberal en Alemania, fundó su Asociación Nacional Social en 1896 para promover medidas de bienestar social y una agenda imperialista. Eugen Richter, la principal figura política liberal auténtica de la época, se burló del pequeño grupo de Naumann como una “fiesta de pastores y maestros de escuela”. Richter explicó la deficiente comprensión del mercado por parte de sus miembros del hecho de que se ganaban la vida. impuestos. Raico 1999: 227. Véase también el ensayo sobre Richter en el presente volumen.
  • 27. Cabe señalar que Mises tenía en mente los regímenes continentales, en los cuales el clero era habitualmente apoyado por subsidios estatales. De Jouvenel, en Hayek (ed.), 1954: 104, señala que los intelectuales modernos se han hecho cargo de la tarea del clero medieval: están “forzando la condición de los pobres para siempre ante los ojos de los ricos”, y regañando para siempre. Los ricos por ser ricos.
  • 28. Sobre la base de Schumpeter, Robert Higgs 1987: 239 comenta uno de los resultados de la hegemonía cultural de los intelectuales anticapitalistas: “la burguesía pierde la fe en sus valores e ideales tradicionales; la defensa del sistema de libre mercado se vuelve cada vez más débil a medida que se adapta a un entorno político que otorga una prioridad cada vez mayor a la seguridad social, la igualdad y la regulación y planificación gubernamentales”. George Stigler 1984: 152–53 también sostuvo que, debido a Influencia de los intelectuales, los capitalistas se han convertido en disculpas por su búsqueda de ganancias. “Para ellos, los grandes beneficios demuestran una gran eficiencia en la producción de productos existentes y la introducción de productos nuevos es considerada como una forma de pensamiento demasiado arcaica para el consumo público”. Mises 1933: 183 sugiere otra razón para los intelectuales rechazo de la teoría económica y, por implicación, liberalismo: se identifican con “los semidioses que hacen historia” Mientras que la economía demuestra los límites estrictos del poder de estos amos de la humanidad.
  • 29. Choi 1993 equipara la envidia con la demanda de justicia social, y considera que se debe a una incapacidad para comprender las fuentes y funciones de las ganancias empresariales. Si bien es sugerente y útil en la medida de lo posible, esto parece tener una visión demasiado estrecha de la envidia.
  • 30. Con respecto a la orientación izquierdista de los económicamente exitosos, Schoeck señala (327) que: “un hombre optará por un programa comunista a largo plazo filosóficamente disfrazado ... cuanto más fácilmente, más desigual, distinguido, y Excepcional es la posición que ya ocupa en la sociedad, en la medida en que combina su posición privilegiada con un sentimiento de culpa”.
  • 31. Norman Barry 1989: 55 (ver también idem 1984) exagera un poco el caso cuando se refiere a una “esquizofrenia intelectual” en el pensamiento liberal clásico, que se compromete a explicar la expansión del sector público por las acciones de “intereses siniestros” mientras atribuye el triunfo de la causa liberal al avance de las “ideas” liberales. En realidad, la posición de la mayoría de los liberales que han abordado el problema puede resumirse mejor en la declaración de RM Hartwell 1989: 122: “Las ideas cuentan, y siempre tiene, para bien o para mal”. La propia sugerencia de Barry, 1989: 54, de que “existe una interacción entre ideas e intereses y que las fortalezas relativas de las dos fuerzas dependerán de los acuerdos institucionales prevalecientes en la sociedad en cuestión”, es un buen resumen de la visión liberal acostumbrada.
  • 32. Cf. el típicamente hábil aperçu de Raymond Ruyer 1969: 158: “Uno es un intelectual hoy. . .sin ninguna aptitud especial para la intelectualidad, con una inteligencia a menudo inferior a la de un trabajador, un artesano o un comerciante medio, y en ocasiones con un coeficiente intelectual manifiestamente cercano al nivel de deficiencia mental. Para "aprobar" es suficiente haber adquirido el vocabulario de la intelectualidad”.
  • 33. Cf., ibid., 161: “El intelectual desea elegir su forma de vida y también su nivel de vida. Él elige la libertad, fuera del circuito económico, pero no renuncia a los beneficios de este circuito. Los hombres que trabajan dentro de la economía lo disgustan, como los yokels disgustaron a los aristócratas, quienes, no obstante, vivían del trabajo de los yokels, o como los tejeros y comerciantes del siglo XVII eran el blanco de los sarcasmos de la alta sociedad y las "personas de calidad", quien al final podría negarse a liquidar sus cuentas”. Es una gran pena que el libro perspicaz y bellamente escrito de Ruyer no haya sido traducido al inglés, ni haya ganado la apreciación que merece.
  • 34. Stigler escribe en un momento 1975: 315 que el rol del intelectual no es el de “simplemente satisfacer una demanda bien definida de ideología por parte de algunos grupos importantes de la sociedad. Los grupos y las ideologías deseadas no están claramente definidas ni son inmutables a través del tiempo, por lo que el intelectual efectivo desempeña funciones útiles para detectar cambios de vista, para completar los detalles de las vistas y para adaptarlas gradualmente a nuevas circunstancias”. Sus tareas son “dar la coherencia a un conjunto de posiciones o intereses, de convertirlos en principios lo suficientemente amplios como para permitir una fácil aplicación a nuevos temas y hechos, de encontrar aliados naturales y descubrir los conflictos sumergidos entre grupos”; estas son “tareas que no son de rutina o que no son importantes”. Pero las calificaciones de Stigler socavan su posición en un grado sustancial.Si los intelectuales tienen el trabajo, entre otras cosas, de definiendo grupos de interés, entonces su efecto independiente parecería ser considerable.
  • 35. En un trabajo que rastrea la visión revolucionaria marxista-leninista que fue compartida por cuadros intelectuales y militares en países pobres de todo el mundo, Forrest D. Colburn observa sabiamente 1994: 104, “Para una comprensión satisfactoria de la revolución, el impulso revolucionario en sí mismo ha Para explicarlo, y solo el teórico más reduccionista argumentaría que el impulso radical de rehacer el estado y la sociedad es completamente "racional" o "interesado" ... este enfoque tal vez pueda explicar el comportamiento de un burócrata o campesino cubano. Pero es una pérdida explicar a Fidel Castro. Su liderazgo en la Revolución cubana no puede explicarse únicamente como resultado de cambios en condiciones objetivas o intereses materiales. Sus ideas, y él está lleno de ellas, son consecuentes porque seguramente determinan sus decisiones.Explicar las ideas de las élites revolucionarias es crucial, porque en una revolución las ideas son más que un tipo de variable interviniente que media los intereses y los resultados. Las ideas transforman las percepciones de intereses, a veces de forma desenfrenada. Modelan las percepciones de las posibilidades de los actores, así como su comprensión de sus intereses”.
  • 36. A diferencia de Malia y otros, Richard Pipes 1993: 502 sostiene que la ideología era un “factor subsidiario ... no un conjunto de principios que determinan las acciones [de la clase dominante comunista] o las explica a la posteridad”. El razonamiento de Pipes sin embargo, tiene serias fallas: afirma, por ejemplo, que el marxismo no pudo haber sido cómplice de los crímenes soviéticos, porque “en ninguna parte de Occidente el marxismo ha llevado a los excesos totalitarios del leninismo-estalinismo”. Aquí ignora el hecho de que, en Occidente, los partidos socialistas abandonados. El marxismo ortodoxo, optando en cambio por una “economía mixta” y el estado de bienestar. En cualquier caso, su argumento se refiere a la ideología solo como un determinante de las acciones de los gobernantes comunistas, no como un medio para animar y controlar a la gente. Pipes sostiene además que la ideología jugó solo un papel menor en el nacionalsocialismo. En este caso, se basa en los escritos de Hermann Rauschning, quien sostuvo, supuestamente sobre la base de sus experiencias personales, incluidas las conversaciones íntimas con Hitler, que el nazismo representaba un mero “nihilismo”. Sin embargo, los informes de Rauschning son una fuente altamente cuestionable y posiblemente fraudulento; ver Tobias 1990. Además, hoy en día sería imposible encontrar a alguien con conocimientos preparados para argumentar que la ideología El antisemitismo no jugó ningún papel, o uno menor, en la masacre nazi de los judíos europeos.
  • 37. El uso del sistema de escuelas públicas para el adoctrinamiento masivo de la población por todos los gobiernos modernos, pero especialmente por los totalitarios, se trata en Lott 1999.
  • 38. Cf. Sartori 1969: 410: “en el actor ideológico, la "lógica del interés" se combina con la "lógica de los principios". De hecho, la política ideológica representa una situación en la que la escala de utilidad de cada actor se ve alterada por una escala ideológica. Por lo tanto, y para gran desconcierto del pragmático, en este caso, la lógica del interés ya no es suficiente para explicar, y mucho menos para predecir, el comportamiento político”.
  • 39. Higgs (37) define útilmente la ideología como “un sistema de creencias algo coherente y bastante comprensivo sobre las relaciones sociales”, con cuatro aspectos distintos: cognitivo, afectivo, programático y solidario.
  • 40. Cf. North 1981: 54: “El sistema educativo en una sociedad simplemente no es explicable en términos neoclásicos estrechos, ya que gran parte de él está obviamente dirigido a inculcar un conjunto de valores, en lugar de invertir en capital humano”.
  • 41. Otra cuestión de Hartwell, ¿por qué la mayoría de los historiadores “son más suaves a la  izquierda” que a la “derecha”?" También merece una seria consideración.
  • 42. Cf. Pollard 2000: 1: “Ganar dinero es un juego sucio. Esa frase casi podría resumir la actitud de la literatura inglesa hacia los negocios británicos. Pocos escritores han tenido experiencia de primera mano en el mundo del comercio y la industria. Su mundo está gobernado por lo imaginativo y lo espiritual. No es de extrañar, por lo tanto, que desprecien tan a menudo al otro mundo que lo vean como materialista ... "
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

References

Acton, H.B. (1955) The Illusion of the Epoch: Marxism-Leninism as a Philosophical Creed, London: Cohen and West.

Anderson, Gary M. and Robert D. Tollison (1985) “Ideology, Interest Groups, and the Repeal of the Corn Laws,” Zeitschrift für die gesamte Staatswissenschaft 14 (2): 197–212.

Aron, Raymond (1957) The Opium of the Intellectuals, Terence Kilmartin (tr.), London: Secker and Warburg.

Aronoff, Craig E., Randall B. Goodwin, and John L. Ward (eds.) (1984) The Future of Private Enterprise 1 Challenges and Responses, 3 Ideas for a Changing World, Atlanta, Ga.: College of Business Administration, Georgia State University.

Baker, John R. (1945) Science and the Planned State, New York: Macmillan.

Barry, Norman (1984) “Ideas versus Interests: The Classical Liberal Dilemma,” in idem, et al., Hayek’s “Serfdom” Revisited, London: Institute of Economic Affairs.

Barry, Norman (1989) “Ideas and Interests: The Problem Reconsidered,” in Gamble, et al.

Boudon, Raymond (2004) Pourquoi les intellectuels n’aiment pas le libéralisme, Paris: Odile Jacob.

Bronfenbrenner, Martin (1981) “Schumpeter’s Contributions to the Study of Comparative Economic System,” in Helmut Frisch (ed.), Schumpeterian Economics, New York: Praeger.

Caute, David (1973) The Fellow-Travellers: A Postscript to the Enlightenment, New York: Macmillan.

Choi, Young Back (1993) “Entrepreneurship and Envy,” Constitutional Political Economy 4 (3): 331–47.

Colburn, Forrest D. (1994) The Vogue of Revolution in Poor Countries, Princeton: Princeton University Press.

Coase, R.H. (1994) Essays on Economics and Economists, Chicago: University of Chicago Press.

Constant, Benjamin (1988) Political Writings, Biancamaria Fontana (ed. and tr.), Cambridge, Mass.: Cambridge University Press.

Denson, John V. (ed.) (1999) The Costs of War: America’s Pyrrhic Victories, New Brunswick, N.J.: Transaction.

Dolgoff, Sam (1971) Introduction, Bakunin on Anarchy: Selected Works by the Activist-Founder of World Anarchism, idem (ed.), New York: Vintage.

Elster, Jon (1985) Making Sense of Marx, Cambridge, Eng.: Cambridge University Press.

Figes, Orlando (1997) A People’s Tragedy: The Russian Revolution 1891–1924, New York: Viking/Penguin.

Gamble, Andrew, et al. (1989) Ideas, Interests, and Consequences, London: Institute for Economic Affairs.

Genovese, Eugene D. (1994) “The Crimes of Communism: What Did You Know and When Did You Know It?” Dissent, Summer.

Hartwell, R.M. (1974) History and Ideology, Menlo Park, Cal.: Institute for Humane Studies.

Hartwell, R.M. (1989) “The Political Economy of Policy Formation: The Case of England,” in Gamble, et al.

Hayek, F.A. (ed.) (1954) Capitalism and the Historians, Chicago: University of Chicago Press.

Hayek, F.A. (1955) The Counter-Revolution of Science: Studies on the Abuse of Reason, New York: Free Press of Glencoe.

Hayek, F.A. (1967) Studies in Philosophy, Politics, and Economics, Chicago: University of Chicago Press.

Hayek, F.A. (1973) Law, Legislation and Liberty, 1, Rules and Order, Chicago: University of Chicago Press.

Hayek, F.A. (1978) New Studies in Philosophy, Politics, Economics, and the History of Ideas, Chicago: University of Chicago Press.

Higgs, Robert (1987a) Crisis and Leviathan: Critical Episodes in the Growth of American Government, New York: Oxford University Press.

Higgs, Robert (1987b) “Identity and Cooperation: A Comment on Sen’s Alternative Program,” Journal of Law, Economics, and Organization 3 (1) (Spring): 140–42.

Hollander, Paul (1999) Political Will and Personal Belief: The Decline and Fall of Soviet Communism, New Haven, Conn.: Yale University Press.

Kirzner, Israel M. (1992), “The Ugly Market,” in Mark W. Hendrikson (ed.), The Morality of Capitalism, Irvington-on-Hudson, N.Y.: Foundation for Economic Education.

Lee, Dwight (1994) “Go to Harvard and Turn Left,” in T. William Bixx and Gary M. Quinlivan (eds.) The Cultural Context of Economics and Politics, Lanham, Maryland: University Press of America.

Levy, Carl (1987) “Socialism and the Educated Middle Classes in Western Europe, 1870–1914,” in Ron Eyerman, Lennart G. Svensson, and Thomas Söderqvist (eds.), Intellectuals, Universities, and the State in Western Modern Societies, Berkeley: University of California Press.

Lott, John R., Jr. (1999) “Public Schooling, Indoctrination, and Totalitarianism,” Journal of Political Economy.

Malia, Martin (1994) The Soviet Tragedy: A History of Socialism in Russia, 1917–1991, New York: The Free Press.

Mann, Golo (1991) Erinnerungen und Gedanken: Eine Jugend in Deutschland, Frankfurt, a.M.: Fischer Taschenbuch Verlag.

Marx, Karl and Frederick Engels (1976), Collected Works, 6, 1845–48, New York: International Publishers.

Meehl, Paul7 E. (1997) “The Selfish Voter Paradox and the Thrown-Away Vote Argument,” American Political Science Review 71 (1) (March): 11–30.

Mises, Ludwig von, (1933) Grundprobleme der Nationalökonomie, Jena: Gustav Fischer.

Mises, Ludwig von (1956) The Anti-Capitalistic Mentality, Princeton, N.J.: Van Nostrand.

Mises, Ludwig von (1974) “Laissez-Faire or Dictatorship,” in idem, Planning for Freedom, 3rd ed., Libertarian Press: South Holland, Ill.

Mises, Ludwig von (1985 [1927]) Liberalism in the Classical Tradition, Ralph Raico (tr.), 3rd ed., Irvington-on-Hudson, N.Y.: Foundation for Economic Education.

Mises, Ludwig von (1990) “The Great German Inflation,” in idem, Money, Method, and the Market Process, Richard M. Ebeling (ed.), Norwell, Mass.: Kluwer.

Nolte, Ernst (1982) Marxism, Fascism, Cold War, Lawrence Kader (tr.), Atlantic Highlands, N. J.: Humanities Press.

North, Douglass C. (1981) Structure and Change in Economic History, New York: Norton.

Nozick, Robert (1984) “Why Do Intellectuals Oppose Capitalism?” in Aronoff et al. (eds.) 1.

O’Boyle, Lenore (1970) “The Problem of an Excess of Educated Men in Western Europe, 1800–1850,” Journal of Modern History 42 (4) (December), 471–95.

O’Brien, D.P. (1994) “Hayek as an Intellectual Historian,” in Jack Birner and Rudy van Zijp (eds.), Hayek, Co-ordination and Evolution: His Legacy in Philosophy, Politics, Economics, and the History of Ideas, London: Routledge.

Pipes, Richard (1993) Russia Under the Bolshevik Regime, New York: Alfred Knopf.

Polanyi, Michael (1951) The Logic of Liberty: Reflections and Rejoinders, London: Routledge and Kegan Paul.

Pollard, Arthur (2000) “Introduction,” in idem (ed.), The Representation of Business in English Literature, London: Institute of Economic Affairs.

Raico, Ralph (1993) “Classical Liberal Roots of the Marxist Doctrine of Classes,” in Yuri N. Maltsev (ed.), Requiem for Marx, Auburn, Ala.: Ludwig von Mises Institute.

Raico, Ralph (1999) Die Partei der Freiheit: Studien zur Geschichte des deutschen Liberalismus, Jörg Guido Hülsmann (tr.) Stuttgart: Lucius & Lucius.

Riehl, Wilhelm Heinrich (1976) Die bürgerliche Gesellschaft, Peter Steinbach (ed.), Frankfurt a.M.: Ullstein.

Rothbard, Murray N. (1974) “The Anatomy of the State,” in Tibor R. Machan (ed.), The Libertarian Alternative: Essays in Social and Political Philosophy, Chicago: Nelson-Hall.

Rothbard, Murray N. (1989) “World War I as Fulfillment: Power and the Intellectuals,” Journal of Libertarian Studies 9 (1) (Winter), 81–125. Reprinted in Denson (ed.) 1999.

Rothbard, Murray N. (1994) The Case Against the Fed, Auburn, Ala.: Ludwig von Mises Institute.

Rothbard, Murray N. (1996) “Origins of the Welfare State in America,” Journal of Libertarian Studies 12 (2) (Fall): 199–229.

Ruyer, Raymond (1969) Éloge de la société de consommation, Paris: Calmann-Levy.

Samuelson, Paul (1981) “Schumpeter’s Capitalism, Socialism and Democracy,” in Arnold Heertje (ed.) Schumpeter’s Vision: Capitalism, Socialism and Democracy After 40 Years, New York: Praeger.

Sartori, Giovanni (1969) “Politics, Ideology, and Belief Systems,” American Political Science Review 63 (2) (June): 398–411.

Schlesinger, Arthur, Jr. (1954) Review of Hayek (ed.) Capitalism and the Historians, Annals of the American Academy of Political and Social Science 293 (May): 177–78.

Schoeck, Helmut (1987 [1969]) Envy: A Theory of Social Behavior, Indianapolis: Liberty Press.

Schumpeter, Joseph A. (1946) review of The Road to Serfdom, Journal of Political Economy 54 (3) (June).

Schumpeter, Joseph A. (1950) Capitalism, Socialism, and Democracy, 3rd. ed., New York: Harper.

Schumpeter, Joseph A. (1954) History of Economic Analysis, Elizabeth Boody Schumpeter (ed.), New York: Oxford University Press.

Shane, Scott (1994) Dismantling Utopia: How Information Ended the Soviet Union, Chicago: Ivan R. Dee.

Skidelsky, Robert (1978) “The American Response to Keynes,” in A.P. Thirwall (ed.) Keynes and Laissez-Faire, London: Macmillan.

Stigler, George J. (1975) “The Intellectual and his Society,” in Richard T. Selden (ed.), Capitalism and Freedom: Problems and Prospects, Charlottesville, Va.: University Press of Virginia.

Stigler, George J. (1982) The Economist as Preacher and Other Essays, Chicago: University of Chicago Press.

Stigler, George J (1984a) The Intellectual and the Marketplace, enlarged ed., Cambridge, Mass.: Harvard University Press.

Stigler, George J. (1984b) “Laissez-Faire: Policy or Circumstance?” with the assistance of Claire Friedland, unpublished paper.

Stigler, George J. (1989) “The Intellectuals and the Enterprise System,” unpublished paper.

Szelenyi, Ivan and Bill Martin (1991) “The Three Waves of New Class Theories and a Postscript,” in Charles C. Lemert (ed.) Intellectuals and Politics: Social Theory in a Changing World, Newbury Park, Cal.: Sage.

Taylor, Myles (1997) “The Beginnings of Modern British Social History,” History Workshop Journal 43 (Spring): 155–76.

Tobias, Fritz (1990) “Auch Fälschungen Haben Lange Beine: Des Senatpräsidenten Rauschnings ‘Gespräche mit Hitler,’” in Karl Corino (ed.), Gefälscht! Betrug in Politik, Literatur, Wissenschaft, Kunst und Musik, Frankfurt a.M.: Eichborn.

Turner, Henry Ashby, Jr. (1985) German Big Business and the Rise of Hitler, New York: Oxford University Press.

Cite This Article

Raico, Ralph, "Intellectuals and the Marketplace," in Classical Liberalism and the Austrian School (Auburn, Ala.: Mises Institute, 2012), chap. 3.

Shield icon interview