Mises Daily Articles

Home | Mises Library | Lo que la ciencia económica no es

Lo que la ciencia económica no es

10/23/2021Llewellyn H. Rockwell Jr.

El malentendido más común sobre la economía es que sólo se trata de dinero y comercio. El siguiente paso es fácil: a mí me importa algo más que el dinero, y así debería hacerlo todo el mundo, así que dejemos la economía para los corredores de bolsa y los gestores de dinero y prescindamos de sus enseñanzas. Este es un error fatal, porque, como dice Mises, la economía concierne a todos y a todo. Es la médula de la civilización.

Se trata de una confusión sembrada por los propios economistas, que postulan algo llamado «hombre económico» que posee una propensión psicológica a comportarse siempre de forma que maximice la riqueza. Sus modelos matemáticos, predicciones y análisis de la política se basan en esta idea.

Sin embargo, en el mundo real sabemos que no es así. El mundo que conocemos implica la búsqueda de beneficios, pero también actos extraordinarios de caridad, sacrificio, donaciones no pecuniarias y voluntariedad (aunque no me gusta este término, ya que todos los intercambios comerciales son también voluntarios).

¿Cómo darte cuenta de ello? El enfoque austriaco de la economía prescinde de la idea de «hombre económico», o más bien amplía el significado de la economía para incluir toda la acción, que tiene lugar en un marco de escasez. La escasez exige que economicemos algo en todo lo que hacemos, incluso cuando la riqueza no es la motivación. Por esta razón, los austriacos analizan a los individuos que actúan, no a los prototipos maximizadores.

¿Por qué es importante? Una queja común contra el libre mercado es que necesita ser complementado por leyes que restrinjan el poder del materialismo desatado. La gente admite que el mercado hace bien la «avaricia», pero necesitamos que el gobierno proporcione caridad, orden, ley y restricciones de todo tipo, como si estas áreas quedaran fuera del dominio de la economía.

La verdad es que una estructura teórica que explica los mercados de valores pero no las subastas de caridad, las cadenas de tiendas pero no la asistencia a la iglesia, las tasas de ahorro pero no la crianza de los hijos, no tiene ninguna pretensión de ser una teoría universal.

Por eso es tan importante este artículo de Rothbard. Define el mercado libre como parte integrante de toda una teoría de una sociedad libre que se ordena y desarrolla mediante la acción cooperativa de todos sus miembros. Esa acción no está condicionada por la búsqueda de beneficios únicamente, sino por las instituciones de la propiedad, el contrato y la libre asociación.

La economía, por tanto, es una ciencia que tiene sus raíces en una comprensión más amplia de lo que solía llamarse el orden liberal. La afirmación central de este entendimiento es que la sociedad -al igual que el subconjunto más pequeño que a menudo se llama «la economía»- no necesita un gestor central para prosperar.

Y al igual que las estructuras económicas son mejor gestionadas por los propietarios y comerciantes, toda la sociedad contiene en sí misma la capacidad de autogestión. Cualquier intento de frustrar su funcionamiento mediante la coacción del Estado sólo puede crear distorsiones y reducir la riqueza de todos.

Cualquiera que esté familiarizado con los textos y las revistas de economía actuales sabe que esta no es la visión que promueven. Siguen anclados en una época en la que los burócratas se imaginaban a sí mismos como más inteligentes que el resto de nosotros, en la que los banqueros centrales creían que podían acabar con el ciclo económico e inflar lo justo para provocar el crecimiento, pero sin provocar la inflación, en la que los expertos en antimonopolio sabían cómo debían ser las empresas.

Pero, ¿pueden los gestores gubernamentales saber gestionar mejor que los propietarios las decisiones cotidianas sobre producción y asignación? ¿Pueden mejorar los acuerdos, las innovaciones y las normas creadas por los individuos que actúan? No tienen ni el equipo intelectual ni el incentivo para hacerlo. Son ciegos a las realidades de nuestras vidas e incapaces de hacer por nosotros más de lo que podemos hacer por nosotros mismos, incluso si tuvieran el incentivo de hacer algo más que robarnos y coaccionarnos.

¿Cómo es que la profesión económica ha llegado a pasar por alto estos puntos? Murray Rothbard creía que se debía en parte al declive de los tratados generales de teoría económica, libros sistemáticos que comienzan con los fundamentos y rastrean la causa y el efecto a través de toda la gama de acciones humanas.

Estos libros eran comunes en el siglo XIX (y distribuimos libros como los Principios de J.B. Say, y un libro similar de Frank Fetter). Menos mal que Mises escribió su increíble obra Acción humana, y Rothbard escribió su elaboración de la economía misesiana en forma de Hombre, economía y Estado. El Instituto Mises publica ambos.

¿Saben qué? Se siguen leyendo, enseñando a cada nueva generación de economistas a través del trabajo del Instituto Mises. Y no sólo en Estados Unidos: recibimos regularmente informes de progreso de grupos de estudio de China, América Latina, Europa del Este y África. Una teoría universal vuelve a tener un impacto universal.

Author:

Contact Llewellyn H. Rockwell Jr.

Llewellyn H. Rockwell, Jr., is founder and chairman of the Mises Institute in Auburn, Alabama, and editor of LewRockwell.com.

Shield icon library