The Journal of Libertarian Studies

Home | Mises Library | La teoría general de Keynes: una solución en busca de un problema

La teoría general de Keynes: una solución en busca de un problema

Tags Socialismo

01/31/2020Carlton M. Smith

RESUMEN: Este artículo es una evaluación de la Teoría General en gran parte en sus propios términos. Se utilizan extensas citas de La teoría general del empleo, el interés y el dinero para permitir al propio Keynes exponer la teoría. El objetivo de este artículo es mostrar que, incluso en sus propios términos, la Teoría general debe ser considerada un fracaso, ya que el problema que pretende resolver, el desempleo involuntario, no existe. Muchos de los puntos individuales que se mencionan aquí se han hecho antes, pero no se dan referencias. Benjamin Anderson (1980), por ejemplo, señala el carácter contraintuitivo (de hecho, sin valor) del «volumen de empleo» de Keynes, y Henry Hazlitt ([1959] 2007) señala que uno se desprende de la liquidez cada vez que compra algo. Creo que al menos dos puntos no se han hecho antes: 1) que el gasto deficitario juega un papel insignificante o inexistente en la Teoría general, y 2) que el desempleo involuntario (usado en la forma en que Keynes usa la frase) es incapaz de ser conocido como existente, lo que elimina cualquier justificación para la afirmación de que el pleno empleo no existe.


Carlton Smith (cmsmith@roadrunner.com) es un académico independiente.


EL PROBLEMA

La Teoría general de Keynes pretende dar una solución a un problema. Ese problema no es el desempleo genérico sino una especie de él que Keynes llama desempleo involuntario. ¿Qué es el desempleo involuntario?

Los hombres están involuntariamente desempleados si, en caso de una pequeña subida del precio de los bienes asalariados en relación con el salario monetario, tanto la oferta agregada de mano de obra dispuesta a trabajar por el salario monetario actual como la demanda agregada de la misma con ese salario serían mayores que el volumen de empleo existente. (Keynes 1965, 15)

¿Cuál es el criterio mediante el cual detectamos la presencia de desempleo involuntario? El efecto que algo ha tenido en el volumen de empleo. ¿Qué quiere decir Keynes con la frase «volumen de empleo»?

La cantidad de empleo puede definirse suficientemente para nuestro propósito tomando como unidad una hora de empleo de trabajo ordinario y ponderando una hora de empleo de trabajo especial en proporción a su remuneración; es decir, una hora de trabajo especial remunerada al doble de la ordinaria contará como dos unidades. (Keynes 1965, 41)

Llamar dudosa (al menos, curiosa) la medida del empleo de Keynes parece justificado. Considere una comunidad con cuatro adultos, Tom, Dick, Richard y Harry. El martes Tom estaba desempleado; Dick y Richard trabajaron ocho horas y se les pagó 20 dólares por hora; y Harry trabajó ocho horas y se le pagó 600 dólares por hora. El miércoles Tom seguía desempleado, así que, desgraciadamente, Dick fue despedido; Richard trabajó ocho horas y le pagaron 20 dólares por hora; y Harry trabajó ocho horas y le pagaron 650 dólares por hora (recibió un aumento). Afortunadamente, Tom y Dick no estaban descontentos, ya que la cantidad de empleo había aumentado.

Pero espera... hay más. No sólo aumentó la cantidad de empleo, sino también la cantidad de producción. Para la medida de la producción en su conjunto –un concepto vago como admite el propio Keynes (1965, 43)– no es otra cosa que la cantidad de empleo:

De ello se desprende que se medirán los cambios en la producción actual con referencia al número de horas de trabajo pagadas (ya sea para satisfacer a los consumidores o para producir nuevos bienes de capital) en los bienes de capital existentes, ponderándose las horas de trabajo cualificado en proporción a su remuneración. (Keynes 1965, 44)

Esto es divertido. El aumento de Harry no sólo produjo un aumento del empleo, sino también un aumento de la producción. ¿Quieres aumentar el empleo y la producción? ¡Incremente el salario de los bien pagados!

Ahora volvamos a la prueba que usamos para detectar la existencia de desempleo involuntario. El mero hecho de que la gente esté desempleada no significa que exista un desempleo involuntario, ya que Keynes permite expresamente la existencia del desempleo voluntario y excluye del desempleo involuntario «la retirada de su trabajo por parte de un cuerpo de trabajadores porque no eligen trabajar por menos de una cierta recompensa real». (Keynes 1965, 15) Debería ser obvio que el volumen de empleo de Keynes no nos dice nada sobre el nivel de desempleo (el volumen de empleo puede aumentar cuando el número de trabajadores empleados y el número de horas trabajadas disminuyen). ¿Puede decirnos algo sobre el nivel de desempleo involuntario?

Ciertamente no puede decirnos cuál es el nivel de desempleo involuntario – o incluso si hay algún desempleo involuntario – para la prueba de la existencia del desempleo involuntario es cuál sería el efecto sobre el volumen de empleo si el precio de los bienes asalariados subiera relativamente al salario del dinero. ¿Podemos utilizar el volumen de empleo para detectar la existencia previa de desempleo involuntario? Construyamos un caso favorable a la posición de Keynes.

El martes Tom está desempleado; Dick, Richard y Harry trabajan ocho horas cada uno y se les paga 20 dólares por hora. El miércoles el precio de los bienes salariales ha subido relativamente al salario de dinero, que asumiremos que ha permanecido igual. Tom, Dick, Richard y Harry tienen todos trabajos: cada uno trabaja ocho horas y se les paga 20 dólares por hora. El volumen de empleo ha aumentado. Puede que no sepamos si todavía hay desempleo involuntario el miércoles, pero seguro que sabemos que hubo desempleo involuntario el martes. Desafortunadamente, no lo hacemos. El desempleo de Tom el martes puede haber sido el resultado de su decisión de no «trabajar por menos de una cierta recompensa real». Su empleo del miércoles puede ser el resultado de su decisión de aceptar una recompensa real más baja el miércoles que la que estaba dispuesto a aceptar el martes. Nada en los hechos del caso –el aumento del volumen de empleo que se ha producido tras un aumento del precio de los salarios-bienes en relación con el salario dinero– nos permite inferir que hubo algún desempleo involuntario el martes.

La conclusión inevitable es que la prueba de Keynes sobre la existencia de desempleo involuntario no puede utilizarse para detectar la existencia de desempleo involuntario. El propio Keynes parece haberse dado cuenta de que la existencia del desempleo involuntario es problemática, pues nos informa de que «si la teoría clásica sólo es aplicable al caso del pleno empleo, es falaz aplicarla a los problemas del desempleo involuntario, si es que existe (¿y quién lo negará?)». (Keynes 1965, 16) No pretendo poder descifrar el significado de su comentario con total seguridad, pero no veo cómo se puede tomar para no incluir una admisión de que no puede haber tal cosa como el desempleo involuntario.

El pleno empleo es «la ausencia de desempleo "involuntario"». (Keynes 1965, 15) El problema asociado al concepto de pleno empleo es, por lo tanto, el problema asociado al concepto de desempleo involuntario. Porque nunca podemos saber que existe el desempleo involuntario, nunca podemos saber que no existe el pleno empleo. A riesgo de señalar lo que debería ser obvio, un remedio para un problema que no se sabe que existe –de hecho, que no se sabe que existe– podría no ser un gran remedio.

EL SISTEMA DE KEYNES

El sistema de Keynes contiene factores dados, variables independientes y variables dependientes. (Keynes 1965, 245) Podemos ignorar los factores dados porque son los «factores en los que los cambios parecen ser tan lentos o tan poco relevantes que sólo tienen una pequeña y comparativamente insignificante influencia a corto plazo en nuestro quaesitum...» (Keynes 1965, 247)

Las «variables independientes son, en primer lugar, la propensión a consumir, el calendario de la eficiencia marginal del capital y el tipo de interés...». (Keynes 1965, 245) Pronto aprendemos que «el tipo de interés depende en parte del estado de la liquidez-preferencia (es decir, de la función de liquidez) y en parte de la cantidad de dinero medida en términos de unidades salariales». (Keynes 1965, 246) Por esa razón necesitamos incluir la liquidez-preferencia y la cantidad de dinero entre las variables independientes. (Keynes 1965, 246-47) La variable independiente restante que Keynes identifica es el salario-unidad, (Keynes 1965, 246-47) que él define como «el salario monetario de una unidad de trabajo». (Keynes 1965, 41) Las variables dependientes son «el volumen de empleo y el ingreso nacional (o dividendo nacional) medido en unidades salariales». (Keynes 1965, 245)

¿Cuál es la propensión a consumir? Keynes define la propensión al consumo como «la relación funcional... entre Yw, un determinado nivel de ingresos en términos de unidades salariales, y Cw el gasto en consumo a partir de ese nivel de ingresos». (Keynes 1965, 90) La definición de Keynes adolece de al menos un defecto: sugiere que la decisión de consumir depende sólo de los ingresos actuales y no de otros factores como los activos que se poseen. Keynes parece reconocer el defecto, pues nos dice más tarde que las personas que se interesan activamente por sus inversiones en la Bolsa «están, tal vez, más influidas en su disposición a gastar por las subidas y bajadas del valor de sus inversiones que por el estado de sus ingresos». (Keynes 1965, 319)

¿Cuál es la eficiencia marginal del capital? Aunque Keynes define la eficiencia marginal del capital de una manera que lo conecta exclusivamente con la propiedad continuada de un activo de capital, (Keynes 1965, 135) creo que el concepto necesita ser ampliado. Keynes parece pensar lo mismo, ya que en otros lugares es la diferencia entre el precio de venta de un bien y el costo de su producción lo que tiene un significado causal.1 Creo que está justificado utilizar la frase «eficiencia marginal del capital» para referirse al rendimiento esperado (el exceso del precio recibido sobre los costos incurridos) de la producción.

El tipo de interés está determinado por la liquidez-preferencia y la cantidad de dinero. ¿Qué es la preferencia de liquidez? No veo ninguna razón para no llamarlo el deseo de adquirir o retener la propiedad del dinero,2 un deseo a menudo llamado la demanda de dinero.3 ¿Qué efecto tiene sobre el tipo de interés? Keynes nos dice que

la mera definición del tipo de interés nos dice en tantas palabras que el tipo de interés es la recompensa por desprenderse de la liquidez durante un período determinado... Así, el tipo de interés... es una medida de la falta de voluntad de aquellos que poseen dinero para desprenderse de su control líquido sobre él. (Keynes 1965, 167)

En la terminología de Keynes, cuando uno presta dinero a alguien más, se ha separado de la liquidez. Cuanto menor sea la oferta de liquidez (dinero) ofrecida a la venta, mayor será su precio.

El vínculo que Keynes establece entre la demanda de dinero y el tipo de interés no está justificado. Para empezar, es demasiado estrecho. La demanda de dinero tiene claramente un efecto sobre todas las transacciones, no sólo sobre las transacciones en el mercado de préstamos. Si la demanda de dinero aumenta, los precios de otros bienes caerán. Después de todo, uno se separa con liquidez cada vez que compra algo. Además, Keynes nos dice que la demanda de dinero tiene un efecto en el tipo de interés en el contexto de las preferencias de tiempo psicológicas de un individuo. (Keynes 1965, 166) Si esas preferencias son suficientes para dar cuenta del tipo de interés, no se gana nada con la introducción de la demanda de dinero. Sin embargo, no seguiré con el tema porque me interesa principalmente una evaluación de la Teoría General en sus propios términos.

¿Qué efecto tiene la cantidad de dinero en el tipo de interés? Según Keynes, «Por regla general, podemos suponer que el esquema de liquidez-preferencia que relaciona la cantidad de dinero con el tipo de interés viene dado por una curva suave que muestra el tipo de interés disminuyendo a medida que la cantidad de dinero aumenta». (Keynes 1965, 171) Ampliando el punto al discutir las operaciones de mercado abierto, Keynes explica que «en circunstancias normales el sistema bancario es de hecho siempre capaz de comprar (o vender) bonos a cambio de dinero en efectivo, subiendo (o bajando) el precio de los bonos en el mercado en una cantidad modesta; y cuanto mayor sea la cantidad de dinero en efectivo que intentan crear (o cancelar) comprando (o vendiendo) bonos y deudas, mayor debe ser la caída (o subida) del tipo de interés». (Keynes 1965, 197)

Cuando el banco central4 compra un bono, el precio de los bonos sube y el tipo de interés baja. En ese punto Keynes está, por supuesto, en lo correcto, pero tiene razón en que hay una conexión entre la cantidad de dinero y el tipo de interés sólo si el aumento de la cantidad de dinero se «apunta» al precio de los bonos. Supongamos que no existe un banco central. Supongamos que ese dinero consistiera exclusivamente en monedas de oro. Si todas las monedas recién acuñadas se gastaran en la compra de bonos, el tipo de interés bajaría. Pero, ¿qué razón hay para pensar que todas las monedas recién acuñadas se gastarían (es decir, ofrecidas a la venta en el mercado de préstamos) en la compra de bonos? No lo hay. Keynes es capaz de establecer una conexión entre la cantidad de dinero y el tipo de interés sólo porque su sistema permite -de hecho, requiere- un banco central que no sólo controla la cantidad de dinero sino que también crea nuevo dinero de una manera que tiene que reducir el tipo de interés. Q.E.D.

Keynes tiene una variable independiente restante, el salario, que es el salario de una unidad de trabajo. La unidad salarial nos permite convertir el trabajo especial en trabajo ordinario dividiendo el salario pagado a la mano de obra especial por la unidad salarial y así llegar a su debido tiempo al volumen de empleo.

Las variables dependientes son los ingresos y el empleo. ¿Cómo se relacionan los ingresos con las variables independientes? «Las decisiones de consumir y las decisiones de invertir entre ellas determinan los ingresos». (Keynes 1965, 64) Las decisiones de consumir pueden ser llamadas la propensión a consumir la carne hecha. ¿Y las decisiones de inversión? «El monto de la inversión actual dependerá, a su vez, de lo que llamaremos el incentivo a la inversión; y el incentivo a la inversión se encontrará en función de la relación entre la tabla de la eficiencia marginal del capital y el complejo de tipos de interés de los préstamos de diversos vencimientos y riesgos». (Keynes 1965, 27-28) De hecho, «la tasa real de inversión actual será empujada hasta el punto en que ya no haya ninguna clase de activo de capital cuya eficiencia marginal exceda la tasa de interés actual». (Keynes 1965, 136) Por lo tanto, los ingresos dependen de la propensión a consumir, la eficiencia marginal del capital y el tipo de interés, que en sí mismo es la abreviatura de liquidez-preferencia y la cantidad de dinero.

¿Y el empleo? «La cantidad de mano de obra N que los empresarios deciden emplear depende de la suma (D) de dos cantidades, a saber, D1, la cantidad que se espera que la comunidad gaste en consumo, y D2, la cantidad que se espera que dedique a nuevas inversiones». (Keynes 1965, 29) Los ingresos dependen del consumo y la inversión; el empleo depende del consumo y la inversión previstos.

Los elementos del sistema de Keynes están ahora en su lugar. ¿Qué hace que el funcionamiento real del sistema sea tan complicado?

Si bien cabe esperar un aumento de la cantidad de dinero, cet. par., para reducir el tipo de interés, esto no sucederá si las preferencias de liquidez del público aumentan más que la cantidad de dinero; y si bien cabe esperar una disminución del tipo de interés, cet. par.., para aumentar el volumen de inversión, esto no sucederá si el calendario de la eficiencia marginal del capital está cayendo más rápidamente que el tipo de interés; y aunque se puede esperar un aumento del volumen de inversión, cet. par., para aumentar el empleo, esto puede no suceder si la propensión a consumir está cayendo. (Keynes 1965, 173)

En otras palabras, hay veces en que ceteris no es paribus. Supongamos que los consumidores dejan de consumir. Supongamos que la eficiencia marginal del capital se dirige al sur. Supongamos que el tipo de interés sube. El sistema podría necesitar un trabajo de lubricación: mejor que consiga algo de grasa.

LA SOLUCIÓN

Aumento del consumo y la inversión = bueno. La inversión depende de la eficiencia marginal del capital y del tipo de interés. Aumento de la eficiencia marginal del capital = bueno. Aumento del tipo de interés = malo. El tipo de interés depende de la liquidez-preferencia y de la cantidad de dinero. Aumento de la liquidez-preferencia = malo. Aumento de la cantidad de dinero = bueno. ¿A dónde vamos desde aquí? «Nuestra tarea final podría ser seleccionar aquellas variables que pueden ser deliberadamente controladas o manejadas por la autoridad central en el tipo de sistema en el que realmente vivimos.» (Keynes 1965, 247) Empecemos con la eficiencia marginal del capital.

Keynes nos informa de que «el ciclo comercial se considera mejor, creo, como ocasionado por un cambio cíclico en la eficiencia marginal del capital...». (Keynes 1965, 313) Durante la caída el principal obstáculo para la recuperación es que «no es tan fácil revivir la eficiencia marginal del capital, determinada, como está, por la psicología incontrolable y desobediente del mundo de los negocios». (Keynes 1965, 317) La sugerencia de que el mundo de los negocios es un travieso niño de seis años es casi divertida, sólo «casi» porque la cuestión de quién puede hacer de mami o papi está lejos de ser benigna, pero la palabra importante es «incontrolable». La eficiencia marginal del capital no puede ser controlada o administrada deliberadamente por la autoridad central. Pasemos al tipo de interés.

El tipo de interés depende de la cantidad de dinero y de la liquidez-preferencia. Ya sabemos que la cantidad de dinero está controlada por el banco central. También sabemos que un aumento de la cantidad de dinero, ceteris paribus, producirá una disminución del tipo de interés. Una pregunta obvia es, ¿aumentarán los precios si imprimes más dinero? Keynes proporciona una respuesta:

Cuando se alcance el pleno empleo, cualquier intento de aumentar aún más la inversión establecerá una tendencia de los precios del dinero a subir sin límite, independientemente de la propensión marginal al consumo; es decir, habremos alcanzado un estado de verdadera inflación. Hasta ese momento, sin embargo, el aumento de los precios estará asociado a un aumento de los ingresos reales agregados. (Keynes 1965, 118-19)

Así pues, los precios aumentarán, pero –aunque no se trate de un empleo pleno– eso no será un problema.

¿Y qué hay de la preferencia de liquidez? ¿Sujetos al control o la gestión de la autoridad central? No se podría pensar así, pero en un pasaje que tiene que haber avergonzado a sus fans (suponiendo que fueran capaces de avergonzarse de cualquier cosa), Keynes juega con la idea de emitir dinero que viene con una fecha de caducidad. Lo que Keynes hace es respaldar –con reservas– la propuesta de Wesell de que los billetes caduquen al final del mes a menos que estén sellados con sellos comprados en una oficina de correos. (Keynes 1965, 357) Keynes parece tener sólo dos objeciones. En primer lugar, la propuesta de Gesells no va lo suficientemente lejos: «claramente tendría que aplicarse también a algunas formas al menos de dinero bancario...» (Keynes 1965, 357) En segundo lugar, Gesell «no era consciente de que el dinero no era el único que tenía una prima de liquidez...» (Keynes 1965, 357) No es necesario seguir con el tema de las primas de liquidez ligadas a otros elementos que no sean el dinero; basta con decir que Keynes no cree que la preferencia de liquidez esté sujeta a control o gestión por parte de la autoridad central, al menos no todavía.5

Si la inversión depende de la eficiencia marginal del capital, de la liquidez-preferencia y de la cantidad de dinero, y si la cantidad de dinero es la única variable que está sujeta a control o gestión por parte de la autoridad central, el sistema podría incluso necesitar una nueva transmisión:

el programa de la eficiencia marginal del capital puede caer tan bajo que apenas puede corregirse, a fin de asegurar una tasa satisfactoria de nuevas inversiones, mediante cualquier reducción practicable del tipo de interés. Así pues, con los mercados organizados e influenciados como están actualmente, la estimación del mercado de la eficiencia marginal del capital puede sufrir fluctuaciones tan enormes que no puede ser compensada suficientemente por las correspondientes fluctuaciones del tipo de interés. Además, los movimientos correspondientes en el mercado de valores pueden, como hemos visto anteriormente, deprimir la propensión a consumir justo cuando más se necesita. Por consiguiente, en condiciones de laissez-faire puede resultar imposible evitar grandes fluctuaciones en el empleo sin un cambio de gran alcance en la psicología de los mercados de inversión, como no hay razón para esperar. Llego a la conclusión de que el deber de ordenar el volumen actual de inversión no puede dejarse con seguridad en manos privadas. (Keynes 1965, 319-20)

¿Cómo ordenará el Estado (¿y puede el Estado ordenar la inversión sin ordenar a los inversionistas que dejen de ser traviesos y que coman sus verduras?) el volumen actual de la inversión? Keynes nos informa que

No es la propiedad de los instrumentos de producción lo que es importante que el Estado asuma. Si el Estado es capaz de determinar la cantidad total de recursos destinados a aumentar los instrumentos y la tasa básica de recompensa a quienes los poseen, habrá logrado todo lo necesario. (Keynes 1965, 378)

Se supone que la propiedad de los medios de producción permanecerá –en principio– en manos privadas, pero no así las decisiones sobre el volumen de producción. ¿Qué significará esto en la práctica? No se puede someter a escrutinio una propuesta que nunca se hace. La única conclusión segura es que el estado puede tener que ordenar la producción en más de una forma.

¿Qué hay de la propensión a consumir? ¿Alguna perspectiva de control o gestión por parte de la autoridad central? Uno podría pensar que no, pero

La única cura radical para las crisis de confianza que afligen a la vida económica del mundo moderno sería no dejar al individuo ninguna opción entre consumir sus ingresos y ordenar la producción del activo de capital específico que, aunque esté en evidencia precaria, le impresiona como la inversión más prometedora de que dispone. (Keynes 1965, 161)

A menos que gaste todos sus ingresos en algo, será arrestado... ¿Disparo? ¿Y cómo establece que ha gastado todos sus ingresos en algo? Cuando compras un refresco en una máquina expendedora, ¿necesitas pedirle un recibo? Suponga que tiene suerte y que el Estado aprueba una Ley de Reducción de Trámites. Ya no necesita recibos, pero su colchón será examinado mensualmente para asegurar que no hay dinero escondido en la crin de caballo...

Tomemos un rumbo diferente. ¿Es posible utilizar los impuestos como un instrumento que dará la propensión a consumir un arranque? Keynes que «es ... evidente que un nivel absoluto de ingresos más alto tenderá, por regla general, a ampliar la brecha entre los ingresos y el consumo... Estas razones conducirán, por regla general, a una mayor proporción de ingresos que se ahorrarán a medida que aumenten los ingresos reales». (Keynes 1965, 97) ¿Quizás deberían cobrarse impuestos a los que tienen ingresos altos y el producto se daría a los que tienen ingresos bajos o no tienen ingresos?

Hay un problema. «Siempre que se acuerde que los ingresos son iguales al valor de la producción corriente, que la inversión corriente es igual al valor de la parte de la producción corriente que no se consume y que el ahorro es igual al exceso de ingresos sobre el consumo –todo lo cual se ajusta tanto al sentido común como al uso tradicional de la gran mayoría de los economistas–, la igualdad entre el ahorro y la inversión se produce necesariamente». (Keynes 1965, 63) Se ahorra la parte de los ingresos que no se gasta en consumo y se invierte la que se ahorra. La demanda agregada se deriva del consumo y la inversión.6 El uso de los impuestos para transferir los ingresos de los que ahorran a los que consumen puede aumentar el consumo, pero no puede hacer nada para aumentar la demanda agregada debido al efecto que tendrá sobre la inversión.

¿Cambia la conclusión si el ahorro puede superar la inversión? Keynes nos dice en otra parte que «una propensión relativamente débil a consumir ayuda a causar desempleo al requerir y no recibir el acompañamiento de un volumen compensatorio de nuevas inversiones...». (Keynes 1965, 370) De hecho, «ha habido una tendencia crónica a lo largo de la historia humana a que la propensión a ahorrar sea más fuerte que el incentivo a invertir». (Keynes 1965, 347) Si la demanda agregada se deriva del consumo y la inversión, ¿se acumula el dinero que no se gasta ni en consumo ni en inversión? De ser así, la imposición de un impuesto a los acaparadores y la distribución de los ingresos a los gastadores debería aumentar la demanda agregada.

El problema con esa sugerencia es que no está nada claro que el acaparamiento, en cualquier sentido significativo, exista, ya que Keynes admite que

es imposible que la cantidad real de acaparamiento cambie como resultado de decisiones por parte del público, siempre y cuando entendamos por «acaparamiento» la posesión real de dinero. La cantidad de acaparamiento debe ser igual a la cantidad de dinero (o –en algunas definiciones– a la cantidad de dinero menos lo que se requiere para satisfacer el motivo de la transacción); y la cantidad de dinero no es determinada por el público. (Keynes 1965, 174)

Si todo el dinero, en la naturaleza del caso, es acaparado, nunca estaremos en una posición en la que podamos «desacapararlo»: si tomas el dinero que Pedro está acaparando y se lo das a Pablo, lo único que has cambiado es el nombre del acaparador.

Tal vez «acaparamiento» es realmente un sinónimo de «liquidez-preferencia»7 y el interés «es la recompensa de no acaparar». (Keynes 1965, 174) Si es así, el acaparamiento es en realidad una negativa a prestar dinero en el mercado de préstamos. Sin embargo, en ninguna parte de la Teoría General, Keynes sostiene que la propensión a acumular aumentará a medida que aumenten los ingresos, y es difícil entender por qué debería ser así: uno esperaría que la voluntad de hacer préstamos aumentara con el tamaño de su cuenta bancaria (o se escondiera en el colchón), no que disminuyera. ¿Dónde nos deja todo esto? Keynes nunca ofrece un argumento plausible de que una fiscalidad «apropiada» aumentará la demanda agregada.8

¿Quizás el gasto deficitario venga al rescate? Una característica curiosa de la Teoría general de Keynes es que contiene muy poco material que trate sobre el déficit de gastos, la misma característica que se asocia más a menudo con la obra. El único análisis extenso de Keynes sobre el gasto deficitario se encuentra en una nota de pie de página:

A menudo es conveniente utilizar el término «gastos de préstamo» para incluir la inversión pública financiada mediante préstamos a particulares y también cualquier otro gasto público corriente que se financie de esa manera. Estrictamente hablando, este último debe ser considerado como un ahorro negativo, pero la acción oficial de este tipo no está influenciada por el mismo tipo de motivos psicológicos que los que rigen el ahorro privado. Así pues, «gastos de préstamo» es una expresión conveniente para los empréstitos netos de los poderes públicos en todas las cuentas, ya sea en la cuenta de capital o para hacer frente a un déficit presupuestario. Una forma de gasto de préstamo funciona aumentando la inversión y la otra aumentando la propensión al consumo. (Keynes 1965, 128-29)

Dos puntos importantes del pasaje precedente que deben señalarse son que los préstamos de las autoridades públicas en la «cuenta de capital» no se califican como gastos de déficit y que el dinero para los «gastos de préstamos» se pide prestado a particulares, no impreso por el banco central.

Una pregunta obvia es, ¿el préstamo del gobierno tendrá un efecto adverso en el tipo de interés? Keynes da una respuesta cuando discute el efecto de los préstamos para obras públicas (es decir, sobre la «cuenta de capital»), pero su conclusión se aplica claramente a todos los préstamos del gobierno: «[e]l método de financiación de la política ... puede tener el efecto de aumentar el tipo de interés y retrasar así la inversión en otras direcciones, a menos que la autoridad monetaria tome medidas en sentido contrario...» (Keynes 1965, 119)

Si la demanda de dinero prestado aumenta, también lo hará su precio. La única salida posible a esa conclusión es un aumento de la oferta de dinero que se ofrece a la venta. Debido a que el banco central no puede comprar los bonos del gobierno por la declaración de Keynes de que el dinero para «gastos de préstamos» se pide prestado a los particulares, el banco central debe comprar otras deudas en operaciones de mercado abierto. Sólo de esa manera puede contrarrestar el efecto adverso que, de otro modo, los préstamos del gobierno tendrían sobre el tipo de interés.

¿Significa eso que el gasto deficitario puede aumentar la demanda agregada? Incluso si la demanda agregada aumenta, el motor es la imprenta, no el «gasto de préstamo», y no hay razón para pensar que el «gasto de préstamo» desempeñe un papel indispensable: si el gobierno equilibra su presupuesto y el banco central compra deuda en operaciones de mercado abierto, el tipo de interés bajará y el incentivo para invertir aumentará. El protagonista de la Teoría general es la imprenta; el déficit de gasto es sólo un paseo.

Una vez más, la pregunta obvia es, ¿qué pasará con los precios? La respuesta de Keynes es la Teoría general en pocas palabras:

Hemos demostrado que cuando la demanda efectiva es deficiente hay subempleo de la mano de obra en el sentido de que hay hombres desempleados que estarían dispuestos a trabajar por menos del salario real existente. En consecuencia, a medida que aumenta la demanda efectiva, el empleo se incrementa, aunque a un salario real igual o inferior al existente, hasta que llega un punto en el que no hay un excedente de mano de obra disponible al salario real entonces existente; es decir, no hay más hombres (u horas de trabajo) disponibles a menos que los salarios monetarios aumenten (a partir de este punto) más rápidamente que los precios. (Keynes 1965, 289)

En resumen, los precios aumentarán, pero los salarios monetarios (suponiendo la existencia de desempleo involuntario) no subirán tan rápidamente como los precios de los bienes asalariados, y los que estén dispuestos a trabajar por menos del salario real existente previamente aceptarán los trabajos que se pongan a su disposición.

La pregunta obvia se convierte entonces en, ¿por qué jugar con la imprenta (el papel y la tinta pueden no ser caros, pero nadie dijo nunca que fueran gratis) si hay gente que está dispuesta a trabajar por menos del salario real existente? ¿Por qué los que están dispuestos a trabajar por menos del salario real existente no aceptan simplemente trabajos por menos del salario real existente (es decir, por un salario monetario más bajo) antes de que se imprima cualquier papel? Keynes responde a esa pregunta:

Supongamos, por el momento, que el trabajo no está dispuesto a trabajar por un salario más bajo... aunque una reducción del salario existente llevaría a una retirada del trabajo, no se deduce que una caída del valor del salario existente en términos de salarios-bienes lo haría, si se debiera a un aumento del precio de estos últimos. En otras palabras, puede darse el caso de que dentro de un cierto rango la demanda de mano de obra sea de un salario mínimo monetario y no de un salario mínimo real. (Keynes 1965, 8)

En otras palabras, el trabajo no aceptará una reducción de su salario real efectuada por un salario monetario más bajo. ¿Por qué no? No quiere. Me alegro de que ese problema se haya aclarado.

En el sistema de Keynes, la única flecha en el carcaj es la imprenta. Siempre que exista el desempleo involuntario, el resultado final será más empleo con un salario real más bajo, así se argumenta. ¿Bullseye?

CONCLUSIÓN

La Teoría general de Keynes pretende ser una teoría de empleo, interés y dinero, pero no contiene ninguna teoría útil (desde el punto de vista de Keynes) de empleo. Lo que sí contiene es una definición de la expresión «volumen de empleo» que es plenamente coherente con un aumento del volumen de empleo incluso cuando el número de trabajadores y el número de horas trabajadas disminuyen. ¿Era ese el quaesitum que Keynes estaba buscando? Y ese mismo «volumen de empleo» no sirve para buscar a los desempleados involuntarios.

La teoría del interés de Keynes es defectuosa, ya que Keynes hace que el tipo de interés dependa de la demanda de dinero, o de la liquidez-preferencia, y de la cantidad de dinero. La demanda de dinero tiene un efecto en todas las transacciones, no sólo (si es que lo tiene) en las transacciones del mercado de préstamos, y sólo existe un vínculo convincente entre la cantidad de dinero y el tipo de interés en la medida en que se ofrece dinero nuevo para su venta en el mercado de préstamos.

Discutimos algo de lo que Keynes tenía que decir sobre el tema del dinero en el párrafo anterior. Una cosa que hay que aclarar es que Keynes no presentó una teoría general del dinero en su Teoría general. En su lugar, presentó una teoría especial del dinero, llamada acertadamente La Teoría del Dinero del Queso Verde9, que sólo se aplica al dinero hecho de queso verde (bueno, al dinero recién fabricado por un banco central y utilizado para comprar deuda en el mercado de préstamos).

Las variables independientes significativas en el sistema de Keynes son la propensión al consumo, la eficiencia marginal del capital, el tipo de interés (que a su vez está determinado por la demanda y la cantidad de dinero) y la unidad de salario, que está «determinada por los acuerdos alcanzados entre empleadores y empleados». (Keynes 1965, 247) Keynes espera poder identificar aquellas variables «que pueden ser deliberadamente controladas o manejadas por la autoridad central en el tipo de sistema en el que realmente vivimos». El objetivo general es la solución de un problema llamado desempleo involuntario y el logro de su ausencia, el pleno empleo. ¿Qué tan exitosa es la Teoría general en sus propios términos?

Si ahorrar es igual a invertir, no hay justificación para hablar de permitir al individuo «no elegir entre consumir sus ingresos y ordenar la producción de un determinado activo de capital» ni para hablar de la necesidad de que el Estado asuma «el deber de ordenar el volumen actual de inversión». Tampoco es posible justificar una fiscalidad que recae desproporcionadamente sobre los que tienen ingresos elevados. ¿Cambian las cosas si el ahorro puede superar la inversión? Si el ahorro puede exceder la inversión, la Teoría general de Keynes es contradictoria, y ya no necesitamos preocuparnos por ninguna de sus características.

La «autoridad central» no tiene control sobre la eficiencia marginal del capital, la preferencia de liquidez (por lo menos no todavía), ni la unidad salarial, y el gasto deficitario no puede tener ningún efecto sobre la demanda agregada sin una prensa de impresión en primer plano. Al fin y al cabo, el sistema de Keynes contiene sólo un tratamiento, más dinero, para los enfermos que nos aquejan, ya que la cantidad de dinero es lo único que la autoridad central controla, siempre y cuando, por supuesto, haya un banco central.

¿Y cuál es el mal que nos aqueja? Desempleo involuntario. Vimos antes que nunca podemos saber que existe el desempleo involuntario (ni siquiera que existiera), pero ¿por qué debería eso disuadir nuestros esfuerzos para erradicarlo? Si imprimir un poco de papel no funciona, imprime un poco más. Eso les enseñará una lección que nunca olvidarán. ¿Quiénes son «ellos»? Trabajo... ¿realmente crees que todos los traviesos de seis años son empresarios e inversores? Si los trabajadores no aceptan una reducción de los salarios reales, se imprime más papel y se espera que algunos cambien de opinión. Y si un niño no come sus verduras, duplicas el tamaño de su porción y esperas que coma la mitad. Casi tiene sentido.

No es así. Alguien que «retira su trabajo» porque no acepta un salario real más bajo es, según la propia admisión de Keynes, voluntariamente desempleado, pero son precisamente los que están voluntariamente desempleados los que forman el cuerpo de lo que podríamos llamar el ejército de Keynes de los involuntariamente desempleados en formación. Pues –y aquí está el truco– si cambian de opinión después de que la imprenta haya hecho su magia (después de que, es decir, el banco central haya degradado la moneda) y aceptan un empleo con un salario real más bajo, reciben un ascenso: resulta que los que antes estaban desempleados voluntariamente en realidad lo estaban involuntariamente. Casi tiene sentido.

No es así. Cuando alguien está voluntariamente desempleado el martes porque «no elige trabajar por menos de una cierta recompensa real», entonces cambia de opinión el miércoles y acepta trabajar por un salario real más bajo del que estaba dispuesto a aceptar el martes, eso no cambia su estatus el martes a alguien que estaba involuntariamente desempleado. Más bien, cambia su estatus el miércoles a alguien que está empleado voluntariamente. La Teoría general de Keynes es una solución a un problema que no existe, y el propio Keynes era claramente un manubrio, lo que hace que los elogios que la Teoría general ha recibido en los pasillos del poder –aunque difícilmente inesperados– sean atractivos, y los elogios en el mundo académico, escandalosos.

  • 1. «Podemos entonces definir el ingreso del empresario como el exceso del valor de su producción terminada vendida durante el período sobre su costo principal. El ingreso del empresario, es decir, se considera igual a la cantidad, según su escala de producción, que se esfuerza por maximizar, es decir, a su beneficio bruto en el sentido ordinario de este término...» (Keynes 1965, 53–54)
         «Como ahora pienso, el volumen de empleo (y por consiguiente de producción e ingreso real) es fijado por el empresario bajo el motivo de buscar maximizar sus ganancias presentes y futuras...» (p. 77)
  • 2. En otras palabras, ¿cuál es el grado de su liquidez -preferencia- en el que la liquidez de un individuo viene dada por una tabla de las cantidades de sus recursos, valorados en términos de dinero o de unidades de salario, que deseará retener en forma de dinero en diferentes conjuntos de circunstancias?». (Keynes 1965, 166)
  • 3. «Ahora debemos desarrollar con más detalle el análisis de los motivos de la preferencia de liquidez que se introdujeron de manera preliminar en el capítulo 13. El tema es sustancialmente el mismo que se ha discutido a veces bajo el título de la Demanda de Dinero». (Keynes 1965, 194)
  • 4. Keynes nos dice que es el banco central el que determina la cantidad de dinero. (Keynes 1965, 247)
  • 5. «La idea detrás del dinero estampado es sólida. Es, en efecto, posible que se encuentren medios para aplicarlo en la práctica a una escala modesta». (Keynes 1965, 357)
  • 6. «Las oportunidades de empleo están necesariamente limitadas por la magnitud de la demanda agregada. La demanda agregada puede derivarse únicamente del consumo actual o de la provisión actual para el consumo futuro». (Keynes 1965, 104)
  • 7. «El concepto de Acumulación puede considerarse como una primera aproximación al concepto de Liquidez-preferencia. De hecho, si sustituyéramos la «propensión a acumular» por el «acaparamiento», llegaría a ser sustancialmente lo mismo.» (Keynes 1965, 174)
  • 8. Keynes (1965) sostiene en al menos dos lugares que la política fiscal puede utilizarse para aumentar la propensión al consumo. El razonamiento, sin embargo, es falaz, y el criterio apropiado debería ser el efecto de la política fiscal sobre la demanda agregada, y no simplemente su efecto sobre la propensión al consumo. Ver pp. 94-95 y pp. 372-73.
  • 9. «El desempleo se desarrolla, es decir, porque la gente quiere la luna; los hombres no pueden ser empleados cuando el objeto de deseo (es decir, el dinero) es algo que no puede ser producido y cuya demanda no puede ser fácilmente ahogada. No hay más remedio que persuadir al público de que el queso verde es prácticamente lo mismo y tener una fábrica de queso verde (es decir, un banco central) bajo control público». (Keynes 1965, 235)
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Author:

Contact Carlton M. Smith

Carlton Smithis an independent scholar.

References

Benjamin Anderson, Benjamin. 1980. Economics and the Public Welfare, 2d ed. Carmel, Ind.: Liberty Fund.

Hazlitt, Henry. [1959] 2007. The Failure of the “New Economics”. Auburn, Ala.: Mises Institute.

Keynes, John M. 1965. The General Theory of Employment, Interest, and Money. New York: Harcourt, Brace and World.

Cite This Article

Smith, Carlton M., «La teoría general de Keynes: una solución en busca de un problema», Journal of Libertarian Studies 23 (2019): 22–38.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon interview