The Austrian

Home | Mises Library | La sovietización de América

La sovietización de América

Etiquetas SocialismoEstrategia

11/03/2021Yuri N. Maltsev

Yuri Nicholas Maltsev es un economista de la escuela austriaca e historiador económico de Tatarstán. Obtuvo su licenciatura y maestría en la Universidad Estatal de Moscú y su doctorado en economía laboral en el Instituto de Investigación Laboral de Moscú. Antes de desertar a Estados Unidos en 1989, formó parte de un equipo económico soviético de alto nivel que trabajó en el paquete de reformas de la perestroika del Presidente Gorbachov. Actualmente es profesor de economía en el Carthage College de Kenosha, Wisconsin. Ha aparecido en CNN, PBS NewsHour, Fox News, CBC y Financial Network News en la televisión estadounidense, canadiense y europea. Es el editor de Requiem for Marx (1993) y coautor de The Tea Party and the American Counter-revolution (2012) y The Tea Party Explained: De la crisis a la cruzada (2013). Es miembro principal del Instituto Mises.

Jeff Deist: Estamos hablando a mediados de septiembre, y el presidente Biden acaba de anunciar órdenes ejecutivas que obligan a vacunarse a muchos empresarios. Como antiguo ciudadano soviético, ¿qué opinas de esto?

Yuri Maltsev: Eso es horrible. En Estados Unidos, el fascismo viene en la forma muy extraña de un anciano con demencia. Por lo general, los fascistas son líderes carismáticos, mira a Hitler o Mussolini, pero este, lo que está haciendo es simplemente increíble. Es un socialista, definitivamente, que está ordenando al sector privado lo que debe hacer, lo que no debe hacer. Karl Marx en el manifiesto del partido comunista, definió el socialismo y el comunismo como la abolición de la propiedad privada y que la propiedad privada puede ser abolida de la noche a la mañana, como lo que ocurrió durante la Revolución bolchevique en Rusia. Pero también puede tomar un tipo de proceso gradual y eso es lo que está sucediendo ahora mismo en Estados Unidos. La propiedad privada se está convirtiendo en algo parecido a tener un título de propiedad sobre los humedales. Tienes propiedad privada, pero no puedes hacer nada con ella.

D: Biden me recuerda a otro anciano bondadoso, Mijaíl Gorbachov, con quien trabajaste a finales de los ochenta como economista laboral soviético. En tu introducción al libro Réquiem por Marx, profundizas en cómo Gorbachov consiguió cubrir absolutamente a los medios de comunicación occidentales y cubrir a George Bush padre.

M: Sí, absolutamente. Se lo presentaba como un gran libertador, sin embargo, era comunista. Por otro lado, hay que reconocerle el mérito de haber hablado del socialismo y de haberle dado un rostro humano, que nadie entendía en aquella época.

Hay un chiste que dice que James Bond fue enviado a Moscú para averiguar lo que está pasando allí bajo Gorbachov y va a la panadería y no hay pan, y escribe en un pequeño cuaderno «No hay pan»; va a la carnicería, no hay carne, y escribe «No hay carne». Hay un oficial del KGB siguiéndole y el oficial le mira por encima del hombro y le dice: «Hace un año, te fusilarían por hacer eso». Y Bond entonces escribe «Ya no hay balas». Cuando no había balas, la gente dejaba de trabajar, porque bajo el socialismo, la única manera de trabajar es bajo una amenaza a tu vida o a la de tus seres queridos, porque no hay absolutamente ningún incentivo para hacer nada. Y eso es lo que el Sr. Gorbachov no entendió.

Al principio de su reinado, Gorbachov parecía confundido. Por ejemplo, decía que la planificación centralizada realmente funciona, que el problema es que nunca tuvimos un buen plan, etc. Eso definitivamente no lo mostraba como si supiera lo que estaba haciendo. Pero definitivamente, jugó algún papel positivo en la destrucción de ese imperio del mal.

Hoy tenemos al Sr. Biden, que está construyendo un nuevo imperio del mal. Creo que su discurso sobre los mandatos de las vacunas nos dice que ahora mismo está en pie de guerra. Está buscando desesperadamente enemigos y quiénes pueden ser esos enemigos. Así que eligió a las personas no vacunadas como sus enemigos, porque perdió la guerra en Afganistán de forma dramática. Ha fastidiado completamente la evacuación y ahora necesita atraer la atención de las masas hacia otra cosa. Eso es lo que creo que está pasando.

Y también están, creo, probando el agua, para ver si pueden salirse con la suya con esta vacunación obligatoria, con la vacunación forzada, con arrastrar a la gente a los centros de vacunación, lo que me recuerda a los abortos forzados en China, entonces ese será el objetivo final: tu pérdida de libertad. Si recuerdas a John Locke, su principal pregunta era quién es tu dueño. ¿Eres dueño de ti mismo? Si lo eres, eres un hombre libre, y si otro te posee, eres un esclavo. Si no eres dueño de tu cuerpo, ¿quién lo es? El gobierno actúa como si fuera dueño de tu cuerpo y sabe mejor qué poner en él. Y ahora, si nos van a vacunar a la fuerza eso sería el fin de lo que creemos que estamos viviendo y sería el comienzo de la esclavitud.

D: Sigamos con esta comparación entre Biden y Gorbachov, porque me gusta. Escribes que la glasnost y la perestroika fueron básicamente esquemas fraudulentos de amiguismo en la práctica, que no son en absoluto lo que informaron los medios de comunicación occidentales. Citas a Gorbachov diciendo: «Lo que queremos es un mercado socialista planificado y regulado». Eso es esencialmente lo que defienden hoy los tipos del Banco Mundial.

M: Absolutamente. Debemos tener esta economía dirigida por el gobierno, no por el sector privado. Todo lo que ha hecho el señor Biden desde su toma de posesión va en esa dirección, más regulaciones para todo, para la industria. A la gente no le gusta su predecesor, el Sr. Trump, pero bajo él se estaban eliminando regulaciones, el 20% de ellas, pero Biden ha restaurado todo lo que se eliminó. Su vicepresidenta, no sólo es una socialista, sino una especie de estalinista. Mira sus discursos, el más reciente en California. Es una época muy triste la que estamos viviendo, pero el pueblo se la ha infligido a sí mismo. No sé si las elecciones han sido justas o no, pero creo que es muy sencillo si vas a votar a un socialista o vas a votar a un capitalista.

D: Mencionaste que tu tiempo de trabajo con Gorbachov te convence de que no sabía nada de economía. Era un completo analfabeto en la materia. Sospecho que eso es igualmente cierto en el caso de Biden.

M: Sí, sí. En sus cincuenta años en el gobierno su historial de trabajo es simplemente atroz. Cuando era presidente de la Comisión Judicial del Senado, era increíble escucharle. Sin embargo, no sé si es estúpido o malvado, y creo que ambas cosas. Es una persona ávida de poder, al igual que la gente que le rodea.

D: Dejaste la Unión Soviética y llegaste a Estados Unidos en 1989. Muchos expatriados soviéticos en EEUU se convirtieron en neoconservadores o guerreros fríos, pero tú lograste evitarlo.

M: Sí, porque el neoconservadurismo no es más que otra cara del trotskismo. Que debemos imponer nuestra voluntad a otros pueblos en contra de su voluntad. Ves lo que está sucediendo, cómo atrapamos a la gente en Vietnam o en Afganistán o en Irak o en Siria, tratando de iniciar guerras que no tenemos intención de ganar. Es para hacer más felices y ricos a algunos e imponerles todo tipo de teorías sociales de izquierdas. Es como imponer la democracia: este tipo de cosas no se pueden hacer desde arriba o desde el exterior del país.

D: En los años ochenta y noventa, sobre todo, al Conservadurismo S.A. no le gustaba nada más que un desertor soviético dispuesto a denunciar a la URSS. La derecha de Buckley purgó a la Vieja Derecha con el argumento de que teníamos que derrotar a los soviéticos por encima de todo, por lo que la Guerra Fría justificaba aceptar un gobierno más grande en casa.

M: Definitivamente era una amenaza. Estoy de acuerdo con esa parte, pero por otro lado, ¿cómo nos opusimos a los soviéticos? La CIA provocó la revolución en Hungría, no apoyamos a esa gente como habíamos prometido, así que muchos de ellos fueron asesinados, incluido el muy reformista primer ministro, el señor Nagy, y unos trescientos mil húngaros huyeron. Hicimos lo mismo con Checoslovaquia y la guerra de Vietnam fue lo mismo. Así que ese es un problema que tenemos, que nos estamos involucrando en guerras, que están diseñadas sólo para alimentar a algunas personas, para alimentar el complejo militar-industrial del que nos hablaba el presidente Eisenhower en 1961.

D: Como recién llegado a principios de la década de 1990, ¿pensaste que América era en general capitalista y libre en ese momento o ya intuías que había problemas profundos aquí?

M: Trabajé, si se puede llamar trabajo, para el gobierno federal en Washington, DC, en el Instituto de la Paz de los Estados Unidos, que todavía está allí. Es un think tank del Congreso. Es enorme en este momento. Pude ver que había problemas profundos.

D: Tienen un enorme edificio junto al Lincoln Memorial. Me pregunto cuál es su presupuesto en relación con el Instituto Mises.

M: Oh, probablemente varios cientos de veces más, si no miles. Y también construyeron, hace apenas cuatro o cinco años, un enorme campus en el sureste de Washington, DC, simplemente increíble.

D: Aparentemente no hay más paz que cuando empezaron.

M: No, nunca se cerrará. Y para mí, lo sorprendente fue que me concedieron este puesto tan prestigioso. Me convertí en becario de Estados Unidos ... el título completo era aún más feudal, algo así como Senador Jennings Fellow del Congreso de los Estados Unidos en la Paz. Pensé que tal vez estudiarían la paz. Mi vecino con una oficina a la derecha era Eugene Rostow. Eugene Rostow fue posiblemente el belicista más destacado de la historia de Estados Unidos y casi por sí solo inició la guerra de Vietnam. La presidenta del consejo era Elspeth Rostow, que era su esposa. Esto formó una especie de dictadura de Rostow. Había generales y similares, más bien un asilo para los neoconservadores. Lo peor no era que financiaran a esta gente que no necesitaba los estipendios porque ya eran ricos, sino que dispensaban decenas de millones de dólares. Ahora están dispensando cientos de millones de dólares, para envenenar nuestra academia, para proporcionar supuestas becas para estudiar la resolución de conflictos. ¿Y cómo se pueden resolver los conflictos, acusando a todo el mundo de racismo o pagando a la academia de izquierda para que desarrolle la teoría crítica de la raza y otras cosas por el estilo?

D: En ese momento, a principios de los noventa, ya habías descubierto la economía austriaca.

M: Bueno, yo me inclinaba por la economía austriaca desde mis días en la Unión Soviética. Cuando era estudiante de tercer año en la Universidad Estatal de Moscú me regalaron un libro de Hayek,

Camino de servidumbre, y en aquella época me podían castigar entre ocho y diez años de prisión, sólo por tener el libro.

D: ¿Sólo por poseerlo?

M: Sólo por poseerlo. Y a la persona que me lo diera le caerían cincuenta años, porque se le acusaría de difundir calumnias antisoviéticas. Ese era el llamado artículo 57 del Código Penal de la URSS. Este es incluso un libro inocente. Pero estaba en la lista de libros prohibidos del KGB, al igual que Solzhenitsyn y Orwell.

Debido a la influencia de Hayek, cambié de carrera. En lugar de estudiar historia y ciencias sociales, comencé a estudiar historia económica e historia del pensamiento económico. Fue entonces cuando recibí una carta a través de la Biblioteca de Lenin, ahora la Biblioteca Estatal Rusa, en la que se me decía que, puesto que me dedicaba a criticar la economía política burguesa vulgar, debía tener acceso al contenido de la biblioteca. ¿Cómo se puede criticar algo sin saber lo que es? Así que obtuve acceso real. Mientras estaba allí también leí muchas otras cosas. Vas a una sala marcada y firmas un compromiso de que nunca contarás a nadie lo que lees allí. Lo lamentable es que en esa época no conocía a Murray Rothbard ni a Ludwig von Mises, así que leía insaciablemente a Hayek.

Cuando llegué a Estados Unidos me invitaron a la Fundación Shevchenko Jamestown, que es un think tank muy interesante, algo así como el club de los desertores del mundo. No me pagaron nada, pero fueron muy amables al proporcionarme un ordenador, una oficina y un teléfono, y mientras estuve allí escribí un artículo sobre la perestroika para The Freeman. Me invitaron al Instituto Mises, a dar clases en la Universidad Mises, en ese momento en la Universidad de Stanford, y entonces conocí a Murray Rothbard y nos hicimos muy buenos amigos. Se convirtió en mi verdadero mentor. Conocí a mucha gente estupenda, como Tom DiLorenzo, Walter Block, Bob Higgs y muchos, muchos otros. No fue un momento de conversión, porque yo ya estaba convertido, pero recuerdo que Murray me hizo una entrevista y la tituló «Mises desde Moscú». Estaba muy entusiasmado con el futuro de Europa del Este y de la antigua Unión Soviética para encontrar el camino de la libertad.

Creo que fue en 1990, el Instituto Mises organizó una conferencia en Washington, DC, para honrar a Gottfried Haberler. Haberler era un gran economista austriaco, pero luego se volvió más mainstream. Empezó a dar clases en Harvard y no estaba asociado al Instituto en absoluto y al Instituto tampoco le gustaba por su tendencia dominante. Yo lo conocía bastante bien porque almorzaba con él todos los miércoles en Washington. Aconsejé a Murray que lo atrajera de vuelta a su lugar, y el Instituto Mises organizó una maravillosa conferencia en Washington, DC, en la que Haberler intervino.

A la conferencia de Washington asistió una delegación de doce empresarios y políticos lituanos que llegaron a Estados Unidos justo después de que Lituania se convirtiera en un país independiente. Todos quedaron entusiasmados, y hoy tenemos una escuela de economía austriaca muy fuerte en Lituania. El Instituto Lituano de Mercado Libre está haciendo un gran trabajo de promoción de las ideas austriacas y algunas son muy visibles en el Seimas, que es el parlamento lituano. Fue una época interesante porque nadie sabía lo que estaba pasando. Murray, escribió bastante sobre la economía de la transición y tenía este maravilloso lema: la tierra para los campesinos, y las fábricas para los trabajadores, y los burócratas para los burócratas, ese era su enfoque. Ese era su principal mensaje para ellos. Y alabó a los Estados bálticos porque estaban por delante de las otras antiguas repúblicas soviéticas y hoy están por delante en la promoción de la libertad.

D: Tenemos toda la historia del siglo XX para ver el fracaso de la Unión Soviética. Lo viviste. Pero como has señalado, Mises predijo todo esto en 1920, sin el beneficio de la retrospectiva, en su ensayo «Cálculo económico en la mancomunidad socialista». Qué logro.

M: Cierto, absolutamente. Leí el libro de Ludwig Mises «Cálculo económico en la mancomunidad socialista» y su libro Socialismo sólo cuando llegué a Estados Unidos, y tuve el honor de escribir una introducción a «Economic Calculation» publicada por el Instituto Mises. Muchas cosas se volvieron realmente claras.

Cuando vives en la Unión Soviética, especialmente si eres economista, entiendes que el sistema no funciona. Entiendes que los precios son todos falsos, que los precios son inventados, que son ignorados. Pero después de leer Socialismo de Mises, entonces todo se vuelve claro como el cristal. Es como procesar una película cuando la imagen ya está ahí, es sólo después de revelar la película que la imagen se vuelve clara. Ese fue el papel de Hayek para mí con Camino de servidumbre. Así que fue una época interesante.

En la Unión Soviética, en ese momento, se les ocurrió la idea del Programa de los 500 Días. Este es el tiempo que se necesitaría para hacer la transición de una esclavitud socialista a la libertad económica. Mi punto de vista era ¿por qué quinientos días? En quinientos días no se puede hacer nada. Si haces una transición como esta, debes hacerla inmediatamente de un solo golpe. Y efectivamente, mientras escribía esto, Margaret Thatcher hizo un comentario interesante. Dijo algo así como que si en el Reino Unido decidiéramos pasar de conducir por la izquierda a hacerlo por la derecha y lo hiciéramos en quinientos días, sería un caos en la carretera». Lo mismo ocurre con todas las reformas económicas. Creo firmemente, y Murray Rothbard me apoyó mucho en esto, que una transición gradual es una transición sólo para el tercer mundo. Puedes hacer una transición de inmediato o ni siquiera lo intentes.

D: David Gordon y Gary North también escribieron sobre el hombre Marx, en su colección de ensayos. Marx no era necesariamente tan brillante. No era tan consumado. Gary North nos dice que Friedrich Engels era mucho más inteligente y ambicioso. Marx vivió una vida bastante mimada y subvencionada, y tenía mucho más dinero que el trabajador soviético medio. Y sin embargo, esta aparente mediocridad parece tener una influencia duradera. ¿Por qué?

M: Porque proporciona un argumento muy bueno para que los llamados intelectuales se hagan con el poder. Porque toda la idea del marxismo es que el proletariado, las grandes masas, están oprimidas. ¿Pero qué deben hacer? Deben seguir a la gente con visión, a los revolucionarios profesionales. Y quiénes serían mejores para eso que los intelectuales. Así que, ese es el punto. Hayek también lo dice en su maravilloso ensayo «Por qué los intelectuales aman el socialismo». Marx, era un individuo muy ávido de poder. Nunca tuvo poder real, pero por otro lado, sus escritos tratan sobre el poder, sobre cómo conseguirlo. ¿Y hoy es popular por qué razón?

Hay otra cara del marxismo. No es sólo proletariado y burguesía, trabajadores y capitalistas, sino también opresores y oprimidos. Porque si lees a Marx, especialmente Das Kapital, los capítulos veintitrés, veinticuatro, todavía recuerdo todo esto, él está escribiendo que toda la historia de la humanidad fue una lucha entre opresores y oprimidos, una influencia que sería como los esclavos y los dueños de esclavos y los señores feudales y los campesinos y ahora tenemos a los trabajadores y lo que sea. Eso es fácil para los llamados intelectuales de hoy en día para poner a quien quieran, para poner cualquier tipo de grupo que creen que es un grupo victimizado, y presentarlos como oprimidos. Esta agenda de victimización será retomada por los intelectuales de la izquierda. Es importante para ellos tener algo a lo que apuntar, tomemos la llamada crisis medioambiental, que es otra crisis inventada que tenemos, y también las cuestiones raciales. Y estas dos cuestiones, creen, pueden destruir el capitalismo, destruir los Estados Unidos, destruir la sociedad en la que vivimos, y proporcionarles un poder ilimitado, porque eso es lo que es: si controlas la energía, por ejemplo, controlas la cultura, entonces estás a cargo de todo. La educación, hoy en día, siento decirlo, pero creo que estamos perdiendo esta guerra cultural ante esta gente porque controlan los medios de comunicación, controlan Hollywood, controlan la producción de la cultura.

D: Sigamos con ese pensamiento. Existe este concepto de marxismo cultural, en el que el enfoque de la clase económica se desplazó a la política de identidad porque los argumentos económicos no funcionaban. La clase media estadounidense, los trabajadores sindicalizados, no se lo creían. Así que la izquierda cambió su enfoque. Hoy tenemos un montón de términos sueltos como «woke» y «SJW» y «PC» para describir este fenómeno. Como alguien que enseña a los jóvenes en el campus, ¿cuánto han cambiado las cosas desde que llegó a Estados Unidos?

M: Es muy triste, porque cuando empecé a enseñar, y empecé a enseñar casi inmediatamente cuando llegué a Estados Unidos, estuve enseñando primero como profesor adjunto en la Universidad George Mason, en el campus de Arlington, y luego me trasladé a Wisconsin. Ahora llevo treinta y dos años en el mundo académico. Y en aquella época, los estudiantes eran muy curiosos, estaban muy a la derecha del profesorado. El profesorado siempre estuvo, al menos el que yo traté, muy a la izquierda del centro. Tenían una agenda para reproducirse, porque eso significa que el profesorado de izquierda sólo contratará a profesores de izquierda, y ahora son mayoría. Tenemos muy pocos académicos realmente de libre mercado, pero un montón de socialistas y socialistas radicales y comunistas y socialistas democráticos, así llamados, lo que es un oxímoron. El Sr. Bernie Sanders visitó mi universidad, el, y muchos profesores estaban sentados desde las tres de la mañana porque tenían miedo de no poder entrar a conocer al gran líder.

D: ¿Los estudiantes también acamparon durante la noche?

M: Algunos, sí, los que ya tienen el cerebro lavado.

D: Y es de suponer que muy pocos chicos de Carthage College están de alguna manera oprimidos.

M: [Risas] Cierto. Excepto cuando buscan estacionamiento por la mañana.

D: Quiero aclararlo: ¿Crees que los estudiantes de algunas escuelas de artes liberales de este país están realmente a la izquierda de su profesorado?

M: Yo diría que no muchos, pero hay algunos. Hay algunos activistas que son simplemente fanáticos, que se convirtieron en fanáticos porque se fastidiaron en el instituto y luego vinieron a Carthage. Tenemos profesores que refuerzan sus puntos de vista. No estoy diciendo que todo el profesorado. También tenemos algunos socialistas moderados. Tenemos incluso en nuestro campus algunas personas que todavía están del lado de la libertad, pero no muchas, la mayoría no lo está. Lo que está pasando hoy con esta mascarada, si se fijan en lo que dice el profesorado en sus blogs, por ejemplo: «Ayer vi a un estudiante que tomaba café sin máscara y lo hacía muy despacio, porque le gustaba no llevar máscara». No puedo imaginar que un profesor escriba eso.

D: Algo que ha cambiado mucho en EEUU desde que usted llegó es la secularización. Hoy hay mucha menos observancia religiosa en Estados Unidos que hace treinta años. El ensayo de Rothbard en su colección Réquiem por Marx compara la teoría marxista con el regreso del mesías en la teología cristiana, el marxismo pondrá fin a la historia y establecerá un nuevo cielo y una nueva tierra. El establecimiento del comunismo marca un punto final a la historia humana, un estado final perfeccionado de la humanidad. Así que la secularización de América es un objetivo marxista necesario.

M: Cierto, sí. Murray escribió «La escatología religiosa de Marx». La escatología, es el fin de la historia. Marx odiaba la religión, la llamaba opio del pueblo, y sólo en la Unión Soviética asesinaron a más de un millón de clérigos de todas las religiones. Acabo de leer un artículo histórico espantoso. En Odessa, por ejemplo, metían plomo hirviendo a los cristianos, diciendo que esto es una comunión para ustedes. Y colgaban a monjes, monjas y sacerdotes de los campanarios. ¿Por qué tales atrocidades? Porque es obvio que si eres creyente, crees en Dios, no importa la denominación o religión que seas, entonces no tienes espacio en tu mente para que Marx y Lenin y Stalin sean dioses. Eso sería algo muy poco cristiano o muy poco islámico o muy poco judío, creer que hay un dios, en el Kremlin o en la Casa Blanca o en otro lugar. Por eso tenían que limpiar el lugar y por eso se prohibió la religión hasta 1942.

En 1942, la Unión Soviética legalizó la Iglesia Ortodoxa Rusa. ¿Por qué razón? Porque hubo cerca de 3 millones de deserciones del ejército soviético hacia los alemanes. Stalin tenía miedo de que todo se desmoronara sin eso. Y la mayoría creía que Stalin y otros eran una especie de anticristo. Eso es una cosa, destruir la religión, entonces lo siguiente es la familia. Cuando las familias son destruidas entonces la sociedad civil es destruida y entonces estás desnudo ante ellos. Entonces no tienes ningún mecanismo de apoyo. Yo no soy una persona religiosa, pero la religión es una institución social muy importante, porque proporciona mucho apoyo social a la gente.

D: ¿Consideraban los soviéticos que la religión competía con el Estado por la lealtad de la gente?

M: Sí y no, porque algunos, por ejemplo, la Iglesia Ortodoxa Rusa, eran sólo una institución estatal bajo Stalin y sus sucesores, dirigida en su mayoría por la KGB.

D: Así que el Estado coopta a la Iglesia como coopta a otras instituciones.

M: Sí. Bajo Gorbachov, cuando la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas se desmoronó en la gloriosa Nochebuena de 1991, el Estado se derrumbó tal y como lo conocemos. Si miras la Iglesia Ortodoxa Rusa hoy, están bendiciendo la agresión rusa contra los ucranianos, contra otros, están celebrando misas para apoyar a las tropas rusas. Están bendiciendo tanques y cohetes. Hay algunas denominaciones que no son realmente denominaciones estatistas. Hay algunas denominaciones protestantes en Rusia que creen que no necesitas ningún intermediario entre tú y Dios. Y eso llevó a la idea incluso a John Locke de que todos somos iguales ante el Señor.

D: Hablemos de la libertad académica. Un conocido profesor de filosofía de la Universidad Estatal de Portland, Peter Boghossian, dimitió ayer por el acoso que ha sufrido por parte del profesorado y los estudiantes. ¿Te preocupa tu propia libertad académica?

M: Lo único que me gusta de las citas de Marx es que no tenemos nada que perder, salvo las cadenas en los pies. Y por eso, no me preocupa, porque simplemente lucho. Estoy luchando. Afortunadamente para mí, fui titular hace veinticinco años y por eso digo que si te rindes en algo, entonces se apoderarán de todo. Y ese fue el mayor mensaje de Solzhenitsyn en el gulag, no te rindas. Sobrevivieron e incluso fueron respetados por sus carceleros, por los guardias de la prisión. Además, diría que todas mis clases están llenas y tengo listas de espera. Diría que el gran cambio llegó con Ron Paul. Especialmente cuando Ron Paul era muy activo, muchos estudiantes eran sus seguidores y era el mejor embajador de las ideas de libertad en los campus. Definitivamente necesitamos líderes como él para los estudiantes, para que sean vistos como modelos a seguir.

D: Dr. Maltsev, creo que es un lugar perfecto para parar. Gracias.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Author:

Contact Yuri N. Maltsev

Yuri N. Maltsev, Senior Fellow of the Mises Institute and professor of economics at Carthage College, worked as an economist on Mikhail Gorbachev's economic reform team before defecting to the United States in 1989. He has testified before the US Congress and appeared on CNN, PBS News Hour, C-Span, CBC, and other American, Canadian, Spanish, South African, and Finnish television and radio programs. He has authored and co-authored fifteen books and numerous articles. He is a recipient of the Luminary Award of the Free Market Foundation.

Cite This Article

Maltsev, Yuri, "The Sovietization of America," The Austrian 7, no. 5 (2021): 4–12.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here