The Free Market

Facebook icon
LinkedIn icon
Twitter icon
A
A
Home | Mises Library | La lección de la Medicina Soviética

La lección de la Medicina Soviética

Tags Gran GobiernoSaludIntervencionismo

08/31/2018Yuri N. Maltsev

El Mercado Libre 27, no. 10 (Octubre de 2009)

En 1918, la Unión Soviética se convirtió en el primer país en prometer una cobertura de salud universal "de la cuna a la tumba", que se lograría a través de la socialización completa de la medicina. El "derecho a la salud" se convirtió en un "derecho constitucional" de los ciudadanos soviéticos.  Las ventajas proclamadas de este sistema eran que "reduciría los costos" y eliminaría el "desperdicio" que se derivaba de "la duplicación y el paralelismo innecesarios", es decir, la competencia.

Estos objetivos fueron similares a los declarados por el Sr. Obama y la Sra. Pelosi: objetivos atractivos y humanos de cobertura universal y bajos costos. ¿Que no les gusta?.

El sistema tuvo muchas décadas para funcionar, pero la apatía generalizada y la baja calidad del trabajo paralizaron el sistema de salud. En las profundidades del experimento socialista, las instituciones de salud en Rusia estaban por lo menos cien años atrás del nivel promedio de los Estados Unidos. Además, la inmundicia, los olores, los gatos vagando por los pasillos, el personal médico ebrio y la ausencia de jabón y productos de limpieza se añadían a una impresión general de desesperanza y frustración que paralizaba el sistema. Según las estimaciones oficiales rusas, el 78 por ciento de todas las víctimas del SIDA en Rusia contrajeron el virus a través de agujas sucias o sangre contaminada por el VIH en los hospitales estatales.

La irresponsabilidad, expresada por el dicho popular ruso "Aparentan que nos están pagando y aparentamos que estamos trabajando", resultó en una calidad de servicio espantosa, corrupción generalizada y pérdidas extensas de vidas. Mi amigo, un famoso neurocirujano en la Rusia de hoy, recibió un salario mensual de 150 rublos, un tercio del salario promedio del conductor del autobús.

Para recibir una atención mínima por parte de los médicos y el personal de enfermería, los pacientes debían pagar sobornos. Incluso presencié el caso de un paciente "no pagado" que murió tratando de llegar a un baño al final del largo pasillo después de una cirugía cerebral. Por lo general, la anestesia estaba "no disponible" para abortos o cirugías menores de oídos, nariz, garganta y piel. Esto fue utilizado como un medio de extorsión por burócratas médicos inescrupulosos.

Para mejorar las estadísticas sobre el número de personas que mueren en el sistema, los pacientes fueron empujados habitualmente por la puerta antes de tomar su último aliento.

Como Diputado del pueblo en la región de Moscú de 1987 a 1989, recibí muchas quejas sobre negligencia criminal, sobornos tomados por equipos médicos, equipos de ambulancias ebrios e intoxicaciones alimentarias en hospitales y centros de cuidado de niños. Recuerdo el caso de una niña de catorce años de mi distrito que murió de nefritis aguda en un hospital de Moscú. Murió porque un médico decidió que era mejor guardar la película de rayos X "valiosa" (importada por los soviéticos para la moneda fuerte) en lugar de verificar dos veces su diagnóstico. Estas radiografías habrían descartado su diagnóstico de dolor neuropático.

En cambio, el médico trató al adolescente con una compresa de calor, que la mató casi al instante. No había remedio legal para los padres y abuelos de la niña. Por definición, un sistema pagador único no puede permitir tal remedio. Los abuelos de la niña no pudieron hacer frente a esta pérdida y ambos murieron dentro de los seis meses siguientes. El médico no recibió ninguna reprimenda oficial.

No es sorprendente que los burócratas del gobierno y los funcionarios del Partido Comunista, ya en 1921 (tres años después de la socialización de la medicina de Lenin), se dio cuenta de que el sistema igualitario de atención de la salud era bueno solo para su interés personal como proveedores, gerentes y racionarios, pero no como usuarios privados del sistema.

Entonces, como en todos los países con medicina socializada, se creó un sistema de dos niveles: uno para las "masas grises" y el otro, con un nivel de servicio completamente diferente, para los burócratas y sus servidores intelectuales. En la antigua URSS, a menudo ocurría que mientras los trabajadores y los campesinos morían en los hospitales estatales, la medicina y el equipo que podían salvarles la vida no se usaban en el Sistema Nomenklatura.

Al final del experimento socialista, la tasa oficial de mortalidad infantil en Rusia era más de 2,5 veces mayor que en los Estados Unidos y más de cinco veces la de Japón. La tasa de 24,5 muertes por cada 1.000 nacidos vivos fue cuestionada recientemente por varios diputados al Parlamento Ruso, que afirman que es siete veces mayor que en los Estados Unidos. Esto haría que la tasa de mortalidad Rusa fuera 55 en comparación con la tasa estadounidense de 8,1 por cada 1000 nacidos vivos.

Una vez dicho eso, debo dejar en claro que Estados Unidos tiene una de las tasas más altas del mundo industrializado solo porque cuenta a todos los bebés muertos, incluyendo bebés prematuros, que es donde ocurren la mayoría de las muertes.

La mayoría de los países no cuentan muertes prematuras de bebés. Algunos no cuentan las muertes que ocurren en las primeras 72 horas. Algunos países ni siquiera cuentan las muertes de las dos primeras semanas de vida. En Cuba, que tiene una tasa de mortalidad infantil muy baja, los bebés solo se registran cuando tienen varios meses de vida, lo que deja fuera de las estadísticas oficiales todas las muertes infantiles que ocurren durante los primeros meses de vida.

En las regiones rurales de Karakalpakia, Sakha, Chechenia, Kalmykia e Ingushetia, la tasa de mortalidad infantil es cercana a 100 por cada 1000 nacimientos, situando a estas regiones en la misma categoría que Angola, Chad y Bangladesh. Decenas de miles de bebés son víctimas de la gripe cada año y la proporción de niños que mueren por neumonía y tuberculosis va en aumento. El raquitismo, causado por la falta de vitamina D, y desconocido en el resto del mundo moderno, está matando a muchos jóvenes.

El daño uterino es generalizado, gracias a los 7,3 abortos que la mujer rusa promedio sufre durante los años fértiles. Teniendo en cuenta que muchas mujeres evitan los abortos por completo, el promedio de 7,3 significa que muchas mujeres tienen una docena o más de abortos en su vida.

Incluso hoy, según el Comité Estatal de Estadísticas, la esperanza de vida promedio para los hombres rusos es inferior a 59 años -58 años y 11 meses- mientras que la de las mujeres rusas es de 72 años. La cifra combinada es de 65 años y tres meses. En comparación, el promedio de vida de los hombres en los Estados Unidos es de 73 años y para las mujeres de 79 años. En los Estados Unidos, la esperanza de vida al nacer para la población total ha alcanzado un máximo histórico de 77.5 años, frente a los 49,2 años de hace un siglo. La esperanza de vida Rusa al nacer es 12 años menor.

Después de setenta años de socialismo, el 57 por ciento de todos los hospitales rusos no tenían agua caliente, y el 36 por ciento de los hospitales ubicados en las zonas rurales de Rusia no tenían agua ni alcantarillado en absoluto. ¿No es sorprendente que el gobierno socialista, mientras desarrolla la exploración espacial y armas sofisticadas, ignorara por completo las necesidades humanas básicas de sus ciudadanos?

La pésima calidad del servicio no es simplemente característica de la "bárbara" Rusia y otras naciones de Europa del Este: es un resultado directo del monopolio gubernamental en la atención médica y puede suceder en cualquier país. En la Inglaterra "civilizada", por ejemplo, la lista de espera para cirugías es casi 800.000 de una población de 55 millones. El equipamiento de última generación no existe en la mayoría de los hospitales británicos. En Inglaterra, solo el 10 por ciento del gasto en atención médica proviene de fuentes privadas.

Gran Bretaña fue pionera en el desarrollo de tecnología de diálisis renal y, sin embargo, el país tiene una de las tasas de diálisis más bajas del mundo. The Brookings Institution (apenas un partidario de los mercados libres) descubrió que cada año 7000 británicos que necesitan reemplazo de cadera, entre 4000 y 20000 que necesitan cirugía de revascularización coronaria, y entre 10000 y 15000 que necesitan quimioterapia para el cáncer no reciben atención médica en Gran Bretaña .

La discriminación por edad es particularmente evidente en todos los sistemas de salud administrados o regulados por el gobierno. En Rusia, los pacientes mayores de 60 se consideran parásitos sin valor y los mayores de 70 a menudo se les niega incluso las formas más elementales de atención médica.

En el Reino Unido, en el tratamiento de la insuficiencia renal crónica, a los que tienen 55 años se les niega el tratamiento en el 35 por ciento de los centros de diálisis. Al 45% de los pacientes de 65 años de los centros se les niega el tratamiento, mientras que los pacientes de 75 años o más raramente reciben atención médica en estos centros.

En Canadá, la población se divide en tres grupos de edad en términos de acceso a la atención médica: los menores de 45 años, los que tienen entre 45 y 65 años y los que tienen más de 65 años. Evidentemente que el primer grupo, que podría llamarse "contribuyentes activos", disfruta de un tratamiento prioritario.

Los defensores de la medicina socializada en los Estados Unidos usan tácticas de propaganda soviética para lograr sus objetivos. Michael Moore es uno de los propagandistas socialistas más prominentes y efectivos de América. En su película, Sicko, comparó injusta y desfavorablemente la atención médica para pacientes mayores en los Estados Unidos con enfermedades complejas e incurables con la atención médica en Francia y Canadá para mujeres jóvenes que tienen embarazos de rutina. Si hubiera hecho lo contrario, es decir, comparar la atención médica para mujeres jóvenes en Estados Unidos que tienen bebés con pacientes mayores con enfermedades complejas e incurables en sistemas de salud socializados, la película habría sido la misma, excepto que el sistema de salud de Estados Unidos parecería ideal, y el Reino Unido, Canadá y Francia parecerían bárbaros.

Ahora, en los Estados Unidos, nos estamos preparando para la discriminación en el tratamiento de los ancianos en lo que respecta a la atención médica. Ezekiel Emanuel es director del Departamento de Bioética Clínica de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos y arquitecto del plan de reforma de la atención médica de Obama. También es hermano de Rahm Emanuel, jefe de gabinete de Obama en la Casa Blanca. Foster Friess informa que Ezekiel Emanuel ha escrito que los servicios de salud no deben garantizarse a "las personas que se ven irreversiblemente impedidas de ser o convertirse en ciudadanos participantes".  Un ejemplo obvio no es garantizar los servicios de salud a los pacientes con demencia".

Un artículo igualmente perturbador, en coautoría de Emanuel, apareció en la revista médica The Lancet en Enero de 2009. Los autores escriben que "a diferencia de la asignación [de asistencia sanitaria] por sexo o raza, la asignación por edad no es discriminación injusta; cada persona vive a través de diferentes etapas de la vida en lugar de tener una sola edad. Incluso si los de 25 años de edad reciben prioridad sobre los de 65 años, todos los que tienen 65 años ahora tenían 25 años. Tratar a los 65 años de manera diferente a causa de estereotipos o falsedades sería discriminación contra los mayores; tratarlos de manera diferente porque tienen más años de vida no lo es".

La medicina socializada creará burocracias gubernamentales masivas, similares a nuestros distritos escolares unificados, impondrá mandatos costosos para destruir el trabajo a los empleadores a fin de proporcionar la cobertura e imponer controles de precios que inevitablemente conducirán a la escasez y la mala calidad del servicio. También conducirá a un racionamiento no basado en los precios (es decir, un racionamiento basado en consideraciones políticas, corrupción y nepotismo) de la asistencia sanitaria por parte de los burócratas del gobierno.

“Los ahorros" reales en un sistema de salud socializado solo pueden lograrse al exprimir a los proveedores y negarles la atención; no hay otra manera de ahorrar. Los mismos argumentos se usaron para defender el cultivo del algodón en el sur antes de la Guerra Civil. La esclavitud ciertamente "redujo los costos" de la mano de obra, "eliminó el desperdicio" de la negociación de los salarios y evitó "la duplicación y el paralelismo innecesarios".

Al apoyar el llamado a la medicina socializada, los profesionales de la salud estadounidenses son como ovejas que demandan por lobo: no entienden que el alto costo de la atención médica en los Estados Unidos se basa en parte en que los profesionales de la salud estadounidenses tienen el más alto nivel de remuneración. el mundo. Otra fuente del alto costo de nuestra atención médica son las regulaciones gubernamentales existentes sobre la industria, las regulaciones que evitan que la competencia reduzca el costo. Las reglas existentes, como los "Certificados de necesidad", la concesión de licencias y otras restricciones sobre la disponibilidad de servicios de salud, impiden la competencia y, por lo tanto, dan lugar a precios más altos y menos servicios.

Los sistemas médicos socializados no han servido para elevar la salud general o los estándares de vida en ninguna parte. De hecho, tanto el razonamiento analítico como la evidencia empírica apuntan a la conclusión opuesta. Pero el fracaso absoluto de la medicina socializada para aumentar la salud y la longevidad de las personas no ha afectado su atractivo para los políticos, los administradores y sus servidores intelectuales en busca del poder absoluto y el control total.

La mayoría de los países esclavizados por el Imperio Soviético salieron de un sistema completamente socializado a través de la privatización y asegurando la competencia en el sistema de salud. Otros, incluidas muchas democracias sociales Europeas, pretenden privatizar el sistema de salud a largo plazo y descentralizar el control médico. La propiedad privada de hospitales y otras unidades se considera un factor determinante crítico del nuevo sistema, más eficiente y más humano.

Cite This Article

Maltsev, Yuri N. "The Lesson of Soviet Medicine." The Free Market 27, no. 10 (October 2009): 1–4.

Shield icon interview